Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros en todo el mundo, especialmente en el Tercer Mundo, donde hay pocos, si es que hay, seminarios teológicos o escuelas Bíblicas.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 42 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




¡SIGUIENDO A JESUS PARA EDIFICAR
UNA NUEVA IGLESIA!

por el Dr. R. L. Hymers, Jr.,
Pastor Emérito

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Noche del Día del Señor, 9 de febrero de 2020


Por favor, volteen conmigo en la Biblia a Mateo 16:18 (pág. 981 Scofield), la segunda mitad del versículo:

“Edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella” (Mateo 16:18b).

Estamos comenzando una nueva iglesia en el Valle de San Gabriel. Tendremos mucho cuidado de seguir a Jesús en este asunto. Oraremos y nos someteremos a Jesús para que pueda decir: “Edificaré mi iglesia”.

El domingo pasado por la noche hablé de ¡Victoria a través de Jesús! En ese sermón les dije cómo Dios nos llevó al Dr. Cagan y a mí a salir de la ciudad interior de Los Ángeles y comenzar una nueva iglesia en un suburbio de Los Ángeles. Empezaríamos una nueva iglesia, y la llamaríamos, “El Tabernáculo Bautista Chino del Gran Los Ángeles”. Esta visión comenzó cuando Dios nos dijo que obedeciéramos lo que Jesús dijo a sus Discípulos en Mateo 10:14:

“Y si alguno no os recibiere, ni oyere vuestras palabras, salid de aquella…ciudad, y sacudid el polvo de vuestros pies” (Mateo 10:14; 969 Scofield).

Y de nuevo, recordé lo que sucedió cuando la gente de Antioquía rechazó el Evangelio:

“Entonces Pablo y Bernabé, hablando con denuedo, dijeron: A vosotros a la verdad era necesario que se os hablase primero la palabra de Dios; más puesto que la desecháis, y no os juzgáis dignos de la vida eterna, he aquí, nos volvemos a los gentiles…Ellos entonces, sacudiendo contra ellos el polvo de sus pies, llegaron a Iconio. Y los discípulos estaban llenos de gozo y del Espíritu Santo” (Hechos 13:46, 51-52; págs. 1124).

Otro dicho del Señor Jesucristo ya me había sido iluminado:

“No deis lo santo a los perros, ni echéis vuestras perlas delante de los cerdos, no sea que las pisoteen, y se vuelvan y os despedacen” (Mateo 7:6; pág. 963).

+ + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + +

NUESTROS SERMONES ESTÁN DISPONIBLES
EN SU TELÉFONO CELULAR AHORA.
IR A WWW. SERMONSFORTHEWORLD. COM.
HAGA CLIC EN EL BOTÓN VERDE
CON LA PALABRA “APP” SOBRE TAL.
SIGA LAS INSTRUCCIONES QUE APAREZCAN.

+ + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + +

El Dr. J. Vernon McGee dijo: “No debemos dar lo que es santo a los perros o lanzar nuestras perlas ante los cerdos; hay una decisión que debemos hacer” (nota en Mateo 7:6). La Biblia del Estudio de Reforma agrega esto: “Los creyentes no deben seguir predicando a las personas que han rechazado el Evangelio con desprecio y burla” (nota mateo 7:6).

Reconocí esta verdad con respecto a la predicación callejera. Yo mismo prediqué en las calles durante muchos años. Hasta mi conocimiento esta actividad produjo muy pocos conversos. Sólo gané dos personas predicando en las calles de Los Ángeles durante años. Detuve a nuestra gente de hacer eso cuando fueron a un desfile de Sodomitas, y la gente con la que hablaron los mordió y los escupió, tratando de infectarlos con el virus del SIDA.

Pero también era un verso que se aplicaba a nuestra propia gente, que se negaba a convertirse en Cristianos normales. ¡Después de que llegaron a nuestra iglesia, continuaron cometiendo grandes pecados de la carne después de escuchar la enseñanza solida de la Biblia durante años!

“Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a éstas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios” (Gálatas 5:19-21; pág. 1204).

Aprendieron a loro las palabras de la salvación. ¡Pero seguían comportándose como personas perdidas!

Finalmente, después de 44 años de hacer todo lo posible para que dejaran la cultura del centro de la ciudad, decidimos dejar de echar “perlas delante de los cerdos”. Dijimos: “Que los que tienen la cultura del centro de la ciudad continúen en el pecado”. Dijimos: “Adiós a los que quieren vivir así. ¡Te despedimos para siempre!”

“Por lo cual, Salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, Y no toquéis lo inmundo; Y yo os recibiré, y seré para vosotros por Padre, Y vosotros me seréis hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso” (II Corintios 6:17, 18; pág. 1191).

“Mi corazón no tiene ganas de quedarme.” ¡Es número tres en tu cancionero! ¡Párate y canta!

Mi corazón no quiere estar done hay dudas y temor;
Aunque unos moren allí, yo, en tierra alta quiero estar.
Elévame, Señor a andar por fe en el Cielo caminar,
Lugar más alto aun, “Señor, en tierra alta plántame.”

Por sobre el mundo he de vivir, aunque me ataque Satanás;
Canción de santos por la fe con gozo yo puedo cantar.
Elévame, Señor a andar por fe en el Cielo caminar,
Lugar más alto aun, “Señor, en tierra alta plántame.”

Yo quiero alturas escalar, un poco de gloria mirar;
Así hasta el Cielo, “Señor, en tierra alta plántame.”
Elévame, Señor a andar por fe en el Cielo caminar,
Lugar más alto aun, “Señor, en tierra alta plántame.”
(Traducción libre de “Higher Ground” por Johnson Oatman, Jr., 1856-1926).

Diáconos que intentaron entrar en una pelea a puñetazos con un predicador de casi 80 años – ¡adiós! Los diáconos que destrozaron una iglesia para su propio beneficio – ¡adiós! ¡Mujeres que impidieron que sus hijos sirvieran al Señor, llevándolos de vuelta al mundo! – Adiós! ¡Eran como la “multitud de toda clase” que llevó a los israelitas a la confusión en el desierto – adiós!

Elévame, Señor a andar por fe en el Cielo caminar,
   Lugar más alto aun, “Señor, en tierra alta plántame.”

¡Canta conmigo!

Elévame, Señor a andar por fe en el Cielo caminar,
   Lugar más alto aun, “Señor, en tierra alta plántame.”

¡La “multitud de toda clase” del centro de la ciudad se han ido! ¡No eran necesarios! Sólo causaron problemas y confusión. ¡Cuarenta y cuatro años en el centro de la ciudad fue más que suficiente! ¡Nos fuimos! ¡Caminamos hacia un nuevo futuro con Cristo como nuestro guía! ¡No más quebrantamientos! ¡No más reuniones secretas! ¡No más rebelión y confusión! Haremos de la oración del apóstol Pablo nuestra consigna:

“Os ruego, pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que habléis todos una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer” (I Corintios 1:10; pág. 1169).

Oramos para que Dios enviara el avivamiento durante décadas. ¡Pero la gente de la ciudad era demasiado rebelde para recibirla! Ahora se han ido. ¡Echamos el polvo del centro de la ciudad de nuestros pies! Siempre tendremos una traducción al español por auriculares en la nueva iglesia. Continuaremos predicando al mundo entero a través de las múltiples traducciones en nuestro sitio web.

Deje que la “multitud de toda clase” de la ciudad interior se supuren y peleen y se envidien. ¡Nosotros obedeceremos la Palabra de Dios!

“Por lo cual, Salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, Y no toquéis lo inmundo; Y yo os recibiré, y seré para vosotros por Padre, Y vosotros me seréis hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso” (II Corintios 6:17, 18; pág. 1191).

“Por sobre el mundo he de vivir” – ¡párate y canta!

Por sobre el mundo he de vivir, aunque me ataque Satanás;
   Canción de santos por la fe con gozo yo puedo cantar.
Elévame, Señor a andar por fe en el Cielo caminar,
   Lugar más alto aun, “Señor, en tierra alta plántame.”

Amén. Pueden sentarse.

Ahora, volvamos conmigo a I Corintios 16:9 (página 1186). Dr. Cagan, por favor lea I Corintios 16:9 en voz alta en inglés. Sólo Dr. Cagan. Párate y léelo.

“Porque se me ha abierto puerta grande y eficaz, muchos son los adversarios” (I Corintios 16:9).

Gracias. Sr. Song, por favor léalo en chino (Él lo lee en chino).

El ESV lo traduce así:

“Porque una puerta ancha para la obra eficaz se ha abierto a mí, y hay muchos adversarios” (I Corintios 16:9 ESV).

Es aparente que ya se ha abierto una gran puerta para una obra eficaz entre los jóvenes chinos del Valle de San Gabriel. Ya hemos recibido a varios jóvenes chinos como visitantes en nuestra iglesia, a pesar de que todavía nos estamos reuniendo en el centro de Los Ángeles. Un joven chino ya ha confiado en Jesús. Otro viene regularmente, y parece abierto a confiar en Jesús. La “puerta” del evangelismo parece abrirse ancho para nosotros, especialmente entre los jóvenes chinos.

Pero antes de que nos pongamos demasiado alegres por esto, recuerden que habrá muchos adversarios. ¡No vamos al Cielo! Vamos a ganar nuevos jóvenes a Jesús. ¡Pero el diablo se opondrá a nosotros! ¡Podemos contar con ello! El apóstol Pedro nos recuerda que “Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar; al cual resistid firmes en la fe” (I Pedro 5:8, 9; pág. 1272). Por lo tanto, mis queridos hermanos y hermanas, por favor no piensen que será muy fácil para nosotros tener nuevas conversiones y nuevos discípulos. El diablo siempre será el enemigo. Por eso debemos orar mucho. Todo lo que hacemos debe hacerse en oración seria. ¡Ora por todo lo que hacemos! Oren por su nombre por cada visitante y cada persona nueva. Oren por los sermones del Dr. Cagan los domingos por la mañana. Oren por mis sermones los domingos por la noche. La oración es la herramienta que Jesús nos dio para vencer a nuestro adversario el diablo. Oren para que Dios nos dé el Espíritu Santo para ayudarnos a evangelizar y cuidar de la nueva gente. Jesús dijo: “¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?” (Lucas 11:13; pág. 1049).

Ahora voltea a Hechos 14:22 (pág. 1125). Párate y léelo en voz alta juntos.

“confirmando los ánimos de los discípulos, exhortándoles a que permaneciesen en la fe, y diciéndoles: Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios” (Hechos 14:22).

Se pueden sentar.

Este es un versículo clave para aquellos que están pensando en convertirse en Cristianos: “Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios”. La palabra “tribulación” allí es “thlipsis” en el griego original. Significa “presiones” o “problemas”. Tus amigos no Cristianos pueden tratar de presionarte para que no vengas a la iglesia. Incluso algunos de tus padres no Cristianos pueden decirte que no pases tanto tiempo en la iglesia. Debes resistirte a lo que dicen. Debes “a través de (muchas presiones) entrar en el reino de Dios”.

Los que somos Cristianos ya debemos orar largo y duro para que Jesús ayude a cada persona más nueva a resistir las presiones y sea posible por el Espíritu Santo para “entrar en el reino de Dios”. ¡Y ustedes, que son nuevos aquí, también, deben orar por ustedes mismos para ser capaz de resistir las presiones del diablo y convertirse en Cristianos sólidos! ¡Tú debes “a través de (muchas presiones) entrar en el reino de Dios”!

Por favor, párate y canta el número 3 en tu cancionero una vez más.

Mi corazón no quiere estar done hay dudas y temor;
Aunque unos moren allí, yo, en tierra alta quiero estar.
Elévame, Señor a andar por fe en el Cielo caminar,
Lugar más alto aun, “Señor, en tierra alta plántame.”

Por sobre el mundo he de vivir, aunque me ataque Satanás;
Canción de santos por la fe con gozo yo puedo cantar.
Elévame, Señor a andar por fe en el Cielo caminar,
Lugar más alto aun, “Señor, en tierra alta plántame.”

Yo quiero alturas escalar, un poco de gloria mirar;
Así hasta el Cielo, “Señor, en tierra alta plántame.”
Elévame, Señor a andar por fe en el Cielo caminar,
Lugar más alto aun, “Señor, en tierra alta plántame.”
(Traducción libre de “Higher Ground” por Johnson Oatman, Jr., 1856-1926).