Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros en todo el mundo, especialmente en el Tercer Mundo, donde hay pocos, si es que hay, seminarios teológicos o escuelas Bíblicas.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 42 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




UNA PIEZA PERDIDA DE PROFECÍA BÍBLICA
ILUMINADA PARA NOSOTROS HOY

por el Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Noche del Día del Señor, 22 de septiembre de 2019

“Pero tú, Daniel, cierra las palabras y sella el libro hasta el tiempo del fin...” (Daniel 12:4; pág. 880 Scofield).

“Y yo oí, mas no entendí. Y dije: Señor mío, ¿cuál será el fin de estas cosas? Él respondió: Anda, Daniel, pues estas palabras están cerradas y selladas hasta el tiempo del fin” (Daniel 12:8, 9; pág. 881).


El profeta Daniel no entendía los detalles del “tiempo del fin”. Se nos dice claramente, en el versículo 8, “oí, mas no entendí”. Entonces Dios le dijo a Daniel: “palabras están cerradas y selladas hasta el tiempo del fin” (Daniel 12:9).

Daniel entendió las palabras de la profecía. Pero no entendía cómo se iban producir los eventos del fin del tiempo. “Pues estas palabras están cerradas y selladas hasta el tiempo del fin” (Daniel 12:9). Se le dieron las palabras por inspiración. Pero no estaba iluminado con respecto a su significado. La iluminación de las palabras no ocurriría “hasta el tiempo del fin”. A medida que nos acerquemos al final de esta época, habrá una mayor comprensión de la profecía.

Recuerdo claramente la primera vez que oí hablar del “rapto”. Mi maestro nos dijo que el rapto ocurriría antes del período de tribulación de siete años. Le pregunté a mi maestro dónde enseñaba la Biblia que el rapto ocurriría antes de la Tribulación. No podía contestarme. Por lo tanto, durante décadas he cuestionado el rapto del “cualquier momento”, antes de la Tribulación de siete años. Entonces descubrí que el rapto antes de la Tribulación fue popularizado por primera vez por J. N. Darby, y que Darby lo “consiguió” de una niña de quince años llamada Margaret MacDonald, una carismática que “soñaba” al respecto. Por alguna razón J. N. Darby comenzó a proclamarlo. Más tarde fue proclamado por C. I. Scofield en la Biblia del Estudio de Scofield. Esa es ahora la posición de la mayoría de los nuevos evangélicos.

Luego Marvin J. Rosenthal escribió un libro llamado The Pre-Wrath Rapture of the Church (Thomas Nelson, 1990). Aunque no estoy de acuerdo con todo lo que Rosenthal escribió, creo que abrió la puerta para una mejor comprensión de cuándo ocurrirá el “rapto”. Compre el libro y léalo cuidadosamente antes de criticar la opinión del reverendo Rosenthal. Enseña que el “rapto” tendrá lugar cerca del final del período de la Tribulación, poco antes de que Dios derrame su ira en los “juicios de las copas” de Apocalipsis, capítulo 16. ¡Eso tiene sentido para mí, mucho mejor sentido que uno basado en el sueño de una adolescente!

¿Por qué es importante? Te diré por qué. Si el rapto viene antes de la Tribulación de siete años, los cristianos no tienen que hacer nada. ¡Solo ande con la multitud durante una hora el domingo por la mañana! No tienes que ganar un alma. No tienes que separarte de lo impío. Esto tiende a producir antinomianismo (haga clic aquí para leer sobre él).

El título de este mensaje es, “Una pieza perdida de la profecía bíblica iluminada para nosotros hoy”. ¿Qué es esa “pieza perdida”? Es “La Apostasía”. He estado estudiando la profecía bíblica por más de 50 años. Me parece extraño que un tema tan importante como la Apostasía haya sido descuidado tanto en nuestro tiempo. Tengo en mi escritorio tres libros importantes sobre la profecía Bíblica, cubriendo todos los puntos principales del tema. Fueron escritos por hombres buenos y piadosos, hombres en los que se puede confiar en este importante tema. Pero ninguno de ellos tiene una sección sobre “La Apostasía”. Y “La Apostasía” es un punto crucial para nosotros hoy.

+ + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + +

NUESTROS SERMONES ESTÁN DISPONIBLES
EN SU TELÉFONO CELULAR AHORA.
IR A WWW. SERMONSFORTHEWORLD. COM.
HAGA CLIC EN EL BOTÓN VERDE
CON LA PALABRA “APP” SOBRE TAL.
SIGA LAS INSTRUCCIONES QUE APAREZCAN.

+ + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + +

Por favor, voltee a II Tesalonicenses 2:3. Aquí está en la Reina Valera:

“Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición” (II Tesalonicenses 2:3; pág. 1229 Scofield).

Aquí el verso es, como se traduce en la Nueva Biblia Estándar Americana:

“Que nadie os engañe, porque [el Día del Señor] no llegará hasta que la apostasía llegue primero, y se revele al hombre de la anarquía, el hijo de la destrucción” (II Tesalonicenses 2:3, NASB).

“La Apostasía” traduce “hē apostasía”. También se traduce como “alejándose”.

El Dr. W. A. Criswell obtuvo un doctorado en exégesis griega del Seminario Teológico Bautista del Sur en Louisville, Kentucky. El Dr. Criswell siempre prestó mucha atención a las palabras griegas del Nuevo Testamento. El Dr. Criswell dijo: “Antes del día del Señor, habrá una marcada caída de los creyentes profesos. El uso del artículo [hē] indica que Pablo tiene en mente una apostasía específica”. Sabiendo esto, aprendemos dos cosas importantes de II Tesalonicenses 2:3:

1.  Antes del Día del Señor, esta apostasía tendrá lugar.
2.  Antes del Día del Señor, el Anticristo será “revelado”.

Ambas cosas sucederán antes del Día del Señor, que es la Tribulación y el tiempo de la ira de Dios, al final de esta era. La teoría de rapto antes de la Tribulación dice que los cristianos ya se irán. ¡Es por eso por lo que “la apostasía” no se predica a los cristianos evangélicos hoy en día, y es por eso por lo que no hay ninguna sección sobre “la apostasía” en la mayoría de los libros sobre la profecía bíblica hoy!

Pero si Marvin Rosenthal tiene razón, y tiene razón, ¡entonces estamos en el comienzo de “la Apostasía” ahora mismo! ¿Cómo afecta esto a los cristianos de hoy? En el “Tercer Mundo” son más profundamente perseguidos que en cualquier otro tiempo anterior. Y en el “mundo occidental” estamos bajo grandes asaltos de Satanás y sus demonios. Al profeta Daniel se le dijeron estas cosas, pero dijo: “no entendí”. Entonces Dios le dijo a Daniel: “estas palabras están cerradas y selladas hasta el tiempo del fin” (Daniel 12:8, 9).

John S. Dickerson ha escrito un libro bastante bueno llamado La Gran Recesión Evangélica (Baker Books, 2013). Dickerson cita a Gabe Lyons, quien dijo:

“Este momento es diferente a cualquier otro momento de la historia. Su singularidad exige una respuesta original. Si no ofrecemos un camino diferente hacia adelante, [perderemos] generaciones enteras a la apatía y al cinismo...nuestros amigos continuarán a la deriva de otras formas de adoración...menos tiempo, pero más atractivo (The Next Christians, Doubleday, 2010, pág.11; énfasis mío).

La portada de la chaqueta del libro de Dickerson dice:

“La iglesia americana esta…encogiendo. Los jóvenes cristianos están huyendo. Nuestras donaciones se están secando...La cultura de los Estados Unidos se está volviendo rápidamente hostil y antagónica. ¿Cómo podemos evitar un colapso devastador?”

Aunque me encanta la primera mitad del libro de John Dickerson, no estoy de acuerdo con gran parte de la última sección sobre cómo prepararme.

Para prepararnos debemos darnos cuenta de que estamos, ahora mismo, en el comienzo de “la Apostasía”. Si pensamos que seremos raptados antes de que haya más problemas, no estaremos preparados para lo que nos espera.

El pastor Richard Wurmbrand fue un ministro evangélico que pasó 14 años en prisiones comunistas, torturado por Jesus en Rumania. Sus experiencias en prisión fueron mucho más allá de cualquier sufrimiento que los cristianos en Estados Unidos hayan conocido. Las ratas se comieron sus pies por la noche en su celda. Lo golpearon. Los hurgones al rojo vivo hicieron horribles tajos por todo el cuello y el cuerpo. Se padeció de hambre casi hasta el punto de la muerte. Y estos horrores continuaron durante 14 años. Esto hizo que el pastor Wurmbrand desarrollara lo que él llamó “sufrilogía”, la doctrina del sufrimiento. Después de llegar a América (por un milagro) enseñó la necesidad de prepararse para el sufrimiento en muchas iglesias, incluida nuestra propia iglesia. El pastor Wurmbrand enseñó que los cristianos en Estados Unidos deben prepararse para el sufrimiento. Dijo: “Tenemos que hacer la preparación ahora, antes de que seamos encarcelados. En la cárcel lo pierdes todo...nada de lo que hace que la vida sea agradable permanece. Nadie se resiste a que no ha renunciado a los placeres de la vida de antemano” (citado por John Piper en Let the Nations Be Glad, Baker Books, 2020, pág. 10).

El Dr. Paul Nyquist dijo: “Prepárense. A medida que los cambios culturales barren nuestro país, pronto seremos desafiados a vivir lo que dice la Biblia sobre...respondimiento a la persecución” (J. Paul Nyquist, Prepare: Living Your Faith in an Increasingly Hostile Culture, Moody Publishers, 2015, pág. 14).

LOS DIAS DE NOE SON LA APOSTASIA

Jesús dijo:

“Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre. Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca, y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre” (Mateo 24:37-39; pág. 994).

Muchos evangélicos creen que los días de Noé fueron una época de gran sufrimiento. Pero hay más. La gente en los días de Noé “estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca” (Mateo 24:38).

¡Eso es exactamente lo que está sucediendo en Estados Unidos y en el mundo occidental! En el “Tercer Mundo” hay mucha persecución. En lugares como China también hay un verdadero avivamiento. ¡Pero no en Estados Unidos u Occidente! Aquí la gente está preocupada por el materialismo. Comían y bebían, se casaban y daban en matrimonio. Parecen ser cosas normales que hacer. Pero hay más. Este es el centro de sus vidas: “comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento”. ¡Pensaron que esas eran las cosas por las que vivir! ¡El centro de sus vidas no era Dios! ¡Eran las cosas materiales de la vida las más importantes para ellos!

LA IGLESIA EN LAODICEA ES UNA IMAGEN DE
IGLESIAS EN AMÉRICA Y OCCIDENTE

Jesús dijo:

“Y escribe al ángel de la iglesia en Laodicea: He aquí el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios, dice esto: Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente! Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca. Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo. Por tanto, yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas. Yo reprendo y castigo a todos los que amo; sé, pues, celoso, y arrepiéntete” (Apocalipsis 3:14-19; pág. 1290).

Este es un imagen de la iglesia apóstata. Es una iglesia tibia, “ni frío ni caliente” (Apocalipsis 3:16). Es una iglesia llena de personas no convertidas (Apocalipsis 3:17). Era una iglesia que se negaba a arrepentirse (Apocalipsis 3:19).

Hemos experimentado dos grandes quebrantamientos de iglesia en los últimos 40 años. Ambas veces fueron los que querían ser “tibios” los que nos dejaron. Ambos se volvieron “tibios” por ganar almas. Ambos rechazaron el cristianismo serio. Lo que alejo a la gente de nosotros, a ellos, era que éramos “demasiado estrictos” y que tendrían más “diversión” si nos dejaran. Pero en ambas ocasiones no tuvieron una iglesia “en llamas”. Ambos descubrieron (demasiado tarde) que su propia gente no podía ser mantenida en un ambiente tibio. Ambos fallaron al final. Jesús dijo: “te vomitaré de mi boca” (Apocalipsis 3:16). No querían separarse del mundo, así que fueron infiltrados por el mundo, la carne y el diablo. ¡No querían ser fundamentalistas militantes, por lo que rápidamente se convirtieron en tibios nuevos evangélicos! Espiritualmente rápidamente se convirtieron en sólo medio vivos – ¡o peor!

Pregúntate a ti mismo. Si la gente que se fue con Chan hubiera estado en China, ¿se habrían quedado en la Iglesia Subterránea, o habrían ido a la “Iglesia de los Tres Seres”, ¿apoyada por los comunistas? ¡Sabes la respuesta! ¡Ya sabes la respuesta! Habrían corrido literalmente a la iglesia comunista. ¿por qué? Porque no querrían un cristianismo real. Sus bocas estaban hambrientas de una “iglesia” suave y nueva evangélica. ¡Y eso es lo que el apóstata Chan les dio! Una “iglesia” suave y nueva evangélica. ¡Tú lo sabes! ¡¡¡Ya lo sabes!!! ¡¡¡No te estoy diciendo nada nuevo!!!

Terminaré este mensaje con una descripción de apostasía en las iglesias nuevas evangélicas de nuestros días:

“También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios, que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a éstos evita” (II Timoteo 3:1-5; pp. 1237, 1238).

“Éstas siempre están aprendiendo, y nunca pueden llegar al conocimiento de la verdad” (II Timoteo 3:7; pág. 1238).

“Y también todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución” (II Timoteo 3:12; pág. 1238).

“que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina. Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que, teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas. Pero tú sé sobrio en todo, soporta las aflicciones, haz obra de evangelista, cumple tu ministerio” (II Timoteo 4:2-5; pág. 1238).

“porque Demas me ha desamparado, amando este mundo” (II Timoteo 4:10; pág. 1238).

“Mas os ruego, hermanos, que os fijéis en los que causan divisiones y tropiezos en contra de la doctrina que vosotros habéis aprendido, y que os apartéis de ellos. Porque tales personas no sirven a nuestro Señor Jesucristo, sino a sus propios vientres, y con suaves palabras y lisonjas engañan los corazones de los ingenuos” (Romanos 16:17, 18; pág. 1617).

Mis queridos hermanos y hermanas, el gran profeta Daniel no entendió plenamente las cosas que les he predicado esta noche. Pero gracias a Dios que levantó a un misionero llamado Marvin Rosenthal para hablar y darnos “una nueva comprensión del Rapto. La Tribulación y la Segunda Venida” de Jesús (cubierta de la chaqueta de The Pre-Wrath Rapture of the Church, Thomas Nelson, 1990).

Sí, ahora estamos en la etapa inicial de la gran apostasía de fin de tiempo. Sí, tendremos que pasar por persecuciones, como lo ha hecho la gente de China, como lo hizo Richard Wurmbrand, como lo han hecho las personas de todo el “Tercer Mundo”. Pero, al final, aquellos de nosotros que amamos a Jesús triunfaremos al final, porque Jesús dijo:

“Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia, yo también te guardaré de la hora de la prueba que ha de venir sobre el mundo entero, para probar a los que moran sobre la tierra. He aquí, yo vengo pronto; retén lo que tienes, para que ninguno tome tu corona. Al que venciere, yo lo haré columna en el templo de mi Dios, y nunca más saldrá de allí; y escribiré sobre él el nombre de mi Dios, y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén, la cual desciende del cielo, de mi Dios, y mi nombre nuevo. El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias” (Apocalipsis 3:10-13; pág.1290).

Por favor, párate y canta las estrofas 1, 2 y 4 de “¿Soy un Soldado de la Cruz?”

¿Soy un soldado de la cruz, le sigo a Jesús;
¿Y temeré servirle fiel, o me avergüenzo de Él?

¿Al Cielo buscaré entrar con gran comodidad,
¿Cuándo otros premios ganarán, su sangre al derramar?

¡Debo luchar, si he de reinar; dadme valor, ¡Jesús!
Carga y dolor podré aguantar, al ser guiado en Tu Luz.
   (Traducción libre de “Am I a Soldier of the Cross?”
     por Dr. Isaac Watts, 1674-1748).