Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros en todo el mundo, especialmente en el Tercer Mundo, donde hay pocos, si es que hay, seminarios teológicos o escuelas Bíblicas.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 43 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.



DIÁCONOS BÍBLICOS

por el Dr. R. L. Hymers, Jr.,
Pastor Emérito

Una Lección Enseñada en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
6 La Tarde del Día del Señor, 10 de Enero de 2021

Himno Cantado Antes la Lección: “Take Time to be Holy”/
       “Haz Tiempo a ser Santo” por William D. Longstaff, 1822-1894; estrofas 1, 2, y 4).


Esta tarde yo quiero que vean lo que Dios dice sobre los diáconos. Por favor, voltea a Los Hechos 6:1-7 (p. 1113 Scofield).

“En aquellos días, como creciera el número de los discípulos, hubo murmuración de los griegos contra los hebreos, de que las viudas de aquéllos eran desatendidas en la distribución diaria. Entonces los doce convocaron a la multitud de los discípulos, y dijeron: No es justo que nosotros dejemos la palabra de Dios, para servir a las mesas. Buscad, pues, hermanos, de entre vosotros a siete varones de buen testimonio, llenos del Espíritu Santo y de sabiduría, a quienes encarguemos de este trabajo. Y nosotros persistiremos en la oración y en el ministerio de la palabra. Agradó la propuesta a toda la multitud; y eligieron a Esteban, varón lleno de fe y del Espíritu Santo, a Felipe, a Prócoro, a Nicanor, a Timón, a Parmenas, y a Nicolás prosélito de Antioquía; a los cuales presentaron ante los apóstoles, quienes, orando, les impusieron las manos. Y crecía la palabra del Señor, y el número de los discípulos se multiplicaba grandemente en Jerusalén; también muchos de los sacerdotes obedecían a la fe.” (Los Hechos 6:1-7; p. 1113 Scofield).

Se pueden sentar.

+ + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + +
NUESTROS SERMONES ESTÁN DISPONIBLES
EN SU TELÉFONO CELULAR AHORA SE VAS A
WWW.SERMONSFORTHEWORLD.COM
Y MARCA EN EL BOTÓN
VERDE CON LA PALABRA “APP” SOBRE TAL.
SIGA LAS INSTRUCCIONES QUE APAREZCAN.
ENTONCES PODRAS OBTENER LOS SERMONES POR
SIMPLEMENTE MARCANDO EL BOTON APP.
+ + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + +

Mi pastor desde hace mucho tiempo en la Primera Iglesia Bautista China de Los Ángeles, Dr. Timothy Lin, requirió que todos los candidatos a diáconos se comprometieran a cumplir diez requisitos:

“Diez ‘TIENE QUE SER’ Para Un Candidato A Diácono En La Iglesia”

(1) Tiene que tener el deseo de servir al Señor como diácono y la voluntad de honrarse unos a otros.

(2) Tiene que seguir los requisitos establecidos en 1 Tim. 3:1-10.

(3) Tiene que estudiar la Biblia y orar todos los días y dar el diezmo con alegría y regularidad.

(4) Tiene que estar casado y la esposa debe estar dispuesta a ayudar a su esposo como diácono lo mejor que pueda.

(5) Tiene que poder enseñar en la escuela Dominical.

(6) Tiene que estar dispuesto a servir al Señor en cualquier capacidad, especialmente en la visitación.

(7) Tiene que ir a todas las reuniones básicas, tales como servicios de adoración, escuela Dominical, reuniones de oración, reuniones de oficiales y reuniones de negocios; y apoyar todas las organizaciones y proyectos de la Iglesia.

(8) Tiene que participar en oportunidades de entrenamiento y entrenamiento de otros a través del Programa de Entrenamiento de la Iglesia u otros programas.

(9) Tiene que dar un buen ejemplo ante los Cristianos más jóvenes. Nunca discuta con ellos ni se enoje con ellos sin un propósito de entrenamiento.

(10)Tiene que trabajar con los pastores.

       (Dr. Timothy Lin, The Secret of Church Growth, [El Secreto Del Crecimiento De La Iglesia] pp. 45, 46).


El Dr. Lin tenía razón. Si los diáconos siguieran lo que dijo el Dr. Lin, no causarían quebrantamientos de la iglesia. Pero hoy no es así.

Los diáconos, en iglesias independientes como la nuestra, son los más propensos a causar quebrantamientos en las iglesias. Los diáconos causan el 92 por ciento de los quebrantamientos de iglesias en nuestras iglesias. Los diáconos causan el 93 por ciento de los quebrantamientos de iglesias en las iglesias Bautistas del Sur. Estas cifras fueron tomadas de Church Split, [Quebrantamiento de Iglesia] por el Dr. Roy L. Branson. El Dr. W. A. Criswell dijo esto sobre el libro del Dr. Branson, Church Split, [Quebrantamiento de Iglesia],

Si tu pierdes algún otro libro este año, no te pierdas Church Split,
[Quebrantamiento de Iglesia]
. Es uno que todo pastor necesita leer.

– Dr. W. A. Criswell,
Pastor de mucho-tiempo de la
Primera iglesia Bautista de
Dallas, Texas.


El Dr. Lee Roberson, rector de la Tennessee Temple University, [Tennessee Temple Universidad], dijo sobre el libro del Dr. Branson,

Los pastores y líderes se beneficiarán en leer este libro.

El Dr. Branson dice que, “La mayoría de los diáconos son peligrosos porque tratan de hacer un trabajo para el que no están capacitados” (p. 51).

¿Cómo podemos evitar quebrantamientos en el futuro? El Dr. Branson dice que debemos volver a los primeros principios. El Dr. Branson dice que

a. El programa de ellos era predicar, orar, enseñar y evangelizar.

b. Ellos fueron gobernados por sus pastores.

“Acordaos de vuestros pastores, que os hablaron la palabra de Dios; considerad cuál haya sido el resultado de su conducta, e imitad su fe” (Hebreos 13:7; p. 1260).

“Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos; porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta; para que lo hagan con alegría, y no quejándose, porque esto no os es provechoso” (Hebreos 13:17; p. 1260).

c. Ganar a los perdidos y enseñarles era su pasión.

d. ¡Simplifica todo!

Boten todo excepto predicación, oración y evangelización.

1. Boten las reuniones de negocios mensuales.

2. Boten las reuniones de diáconos.

3. Etc. (págs. 228, 229, 230 Branson).

4. Boten las reuniones de negocios y todas las juntas y consejos.

El Dr. Branson dijo, “Las únicas ‘reuniones de negocios’ en la Biblia fueron cuando los pastores/profetas reunieron a la gente y dijeron en esencia, ‘Esto es lo que vamos a hacer,’ y la gente respondió, ‘Muy bien, nosotros lo haremos.’”

El Dr. Branson dice que, “La mayoría de los diáconos son peligrosos porque tratan de hacer un trabajo para el que no están capacitados” (p. 51).

Los diáconos no son juntas directivas; en la Biblia no se les da ninguna autoridad para tomar decisiones. El gobierno de la iglesia se le da solamente al pastor. Dios dice,

“Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos; porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta; para que lo hagan con alegría, y no quejándose, porque esto no os es provechoso” (Hebreos 13:17; p. 1260).

Uno de los diáconos preguntó, “¿Qué tú crees que se supone que deben hacer los diáconos?”

El pastor abrió a Los Hechos 6:1-6. Entonces el pastor dijo, “Este es el único trabajo que se da específicamente en la Biblia.” El diácono dijo, “¡La Biblia da mucha más autoridad a los diáconos que eso!”

Luego, otro diácono dijo, “Yo sé que la Biblia les da a los diáconos mucho más que eso.”

El pastor dijo, “Eso fue lo último que supimos del tema. ¿Por qué? Porque no hay nada que se pueda encontrar en la Biblia.”

Dado que los diáconos no deben ser ordenados y no deben decirle al pastor qué hacer o qué no hacer, como el fundador y el pastor emérito de esta iglesia, yo nombraré ahora mismo a tres hombres como diáconos por un año. Yo nombro al Sr. Mencía, al Sr. Ngann y John Wesley Hymers como diáconos por un año, y al Dr. Cagan por dos años.

Tendremos una reunión de negocios cada Enero, en la que yo nombraré o volveré a nombrar a los diáconos por un año más, si yo lo considero oportuno.

Ahora yo volveré a leer el pasaje con que empezamos. Por favor, voltea conmigo en su Biblia a Los Hechos 6:1-7 (p. 1113).

“En aquellos días, como creciera el número de los discípulos, hubo murmuración de los griegos contra los hebreos, de que las viudas de aquéllos eran desatendidas en la distribución diaria. Entonces los doce convocaron a la multitud de los discípulos, y dijeron: No es justo que nosotros dejemos la palabra de Dios, para servir a las mesas. Buscad, pues, hermanos, de entre vosotros a siete varones de buen testimonio, llenos del Espíritu Santo y de sabiduría, a quienes encarguemos de este trabajo. Y nosotros persistiremos en la oración y en el ministerio de la palabra. Agradó la propuesta a toda la multitud; y eligieron a Esteban, varón lleno de fe y del Espíritu Santo, a Felipe, a Prócoro, a Nicanor, a Timón, a Parmenas, y a Nicolás prosélito de Antioquía; a los cuales presentaron ante los apóstoles, quienes, orando, les impusieron las manos. Y crecía la palabra del Señor, y el número de los discípulos se multiplicaba grandemente en Jerusalén; también muchos de los sacerdotes obedecían a la fe.” (Los Hechos 6:1-7).

Por favor, párate y canta nuestro himno de hoy,

Haz tiempo a ser santo, Habladle al Señor;
     Medita en los dichos Del fiel salvador.
Andad con Cristianos, Al débil servid;
     Buscad bendiciones De nuestro Adalid.

Haz tiempo a ser santo, Que el mundo es fugaz:
     Con Jesús en secreto Buscad ver su faz.
Tan solo con verle Te transformara;
     Y en tu conducta Jesús brillara.

Haz tiempo a ser santo, Te puedes calmar,
     Que Jesús controle Todo tu pensar;
Con tu santo soplo Guiado serás,
     Y ya preparado Con el reinaras.
     (“Take Time to be Holy” [Haz Tiempo a ser Santo] por William D. Longstaff,
     1822-1894; estrofas 1, 2, y 4).