Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros en todo el mundo, especialmente en el Tercer Mundo, donde hay pocos, si es que hay, seminarios teológicos o escuelas Bíblicas.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 43 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.



ORANDO HASTA EL FINAL

por el Dr. R. L. Hymers, Jr.,
Pastor Emérito

Una lección dado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Tarde del Día del Señor, 30 de Agosto de 2020

Himno cantado antes del sermón:
    “Teach Me to Pray”/“Enséñame a Orar” (por Albert S. Reitz, 1879-1966).


Volteemos en nuestra Biblia a Lucas 18:1-8 (p. 1058 Scofield). Por favor, párese mientras yo leo.

“También les refirió Jesús una parábola sobre la necesidad de orar siempre, y no desmayar, diciendo: Había en una ciudad un juez, que ni temía a Dios, ni respetaba a hombre. Había también en aquella ciudad una viuda, la cual venía a él, diciendo: Hazme justicia de mi adversario. Y él no quiso por algún tiempo; pero después de esto dijo dentro de sí: Aunque ni temo a Dios, ni tengo respeto a hombre, sin embargo, porque esta viuda me es molesta, le haré justicia, no sea que viniendo de continuo, me agote la paciencia. Y dijo el Señor: Oíd lo que dijo el juez injusto. ¿Y acaso Dios no hará justicia a sus escogidos, que claman a él día y noche? ¿Se tardará en responderles? Os digo que pronto les hará justicia. Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará fe en la tierra?” (Lucas 18:1-8).

Usted puede estar sentado.

Estos versículos muestran el poder de la oración persistente. Estoy levantando el versículo ocho como nuestro texto principal, “Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará fe en la tierra?” (Lucas 18:8).

Dr. Timothy Lin dijo, “El contexto de este versículo [muestra] claramente que la palabra “fe” aquí se refiere a la fe en la oración...Cristo se lamenta de que Su iglesia perderá la fe de la oración en la víspera de Su segunda venida. Las iglesias hoy en día a menudo cancelan sus reuniones de oración por completo [o reemplazan sus reuniones de oración con un sermón o estudio de la Biblia]. Es realmente una señal de que la segunda venida del Señor está [cerca].” “El período antes del regreso de Cristo estará marcado por la persecución, la apostasía y la incredulidad” (MacArthur).

+ + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + +
NUESTROS SERMONES ESTÁN DISPONIBLES
EN SU TELÉFONO CELULAR AHORA SE VAS A
WWW.SERMONSFORTHEWORLD.COM
Y MARCA EN EL BOTÓN
VERDE CON LA PALABRA “APP” SOBRE TAL.
SIGA LAS INSTRUCCIONES QUE APAREZCAN.
ENTONCES PODRAS OBTENER LOS SERMONES POR
SIMPLEMENTE MARCANDO EL BOTON APP.
+ + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + +

El Dr. Timothy Lin dijo que las iglesias de los últimos días tendrán poco deseo de reuniones de oración por dos razones:

(1) Las restricciones de Satanás.

    Satanás sabe que debe trabajar duro para hacer que los miembros evitan las reuniones de oración para mantenerlos indefensos y prolongar su reinado maligno. La Escritura dice, “El diablo ha descendido a vosotros con gran ira, sabiendo que tiene poco tiempo” (Apocalipsis 12:12; p. 1297).

(2) Los engaños de la carne.

    La Biblia dice, “Los designios de la carne son enemistad contra Dios” (Romanos 8:7; p. 1157). “Queridos hermanos y hermanas, por favor [recuerden] que [orar] en las reuniones de oración de la iglesia es una condición para mantener la presencia de Dios... la negligencia en las reuniones de oración nos costará la presencia de Dios y, por lo tanto, todos los esfuerzos que se realicen serán perseguir el viento o buscando sombras. Al final no queda nada” (The Secret of Church Growth, El Secreto Del Crecimiento De La Iglesia, página 99).

    ¿Nuestro pasaje en Lucas 18 se refiere a reuniones de oración? Sí, lo hace. Vea el versículo siete.

“¿Y acaso Dios no hará justicia a sus escogidos, que claman a él día y noche? ¿Se tardará en responderles?” (Lucas 18:7; p. 1059).

¿Por qué los primeros Cristianos tenían tal poder? La respuesta se da en Los Hechos 4:24, “alzaron unánimes la voz a Dios” (p. 1111). El Dr. Lin dijo, “Solo hay una diferencia entre una sinfonía y una reunión de oración...que tiene la presencia de Dios. La [sinfonía] desea la armonía de los sonidos, mientras que la reunión de oración desea la armonía de los corazones.” La Biblia China traduce “unánimes” como “con el mismo corazón y la misma mente.”

El Dr. Lin dijo, “Solo hay una diferencia entre una sinfonía y una reunión de oración...que tiene la presencia de Dios. La [sinfonía] desea la armonía de los sonidos, mientras que la reunión de oración desea la armonía de los corazones.” La Biblia China se traduce “unánimes” como “con el mismo corazón y la misma mente.” (ibid., pp. 93, 94).

Voltea a Mateo 18:19-20. Párate y lee estos dos versículos en voz alta (p. 984).

“Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos. Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.” (Mateo 18:19-20).

Usted puede estar sentado.

Estos versos muestran que debemos tener “un acuerdo” para que Dios responda a nuestras oraciones.

Es por eso por lo que debemos tener más cuidado de permitir solo aquellos que están verdaderamente convertidos unirse a nuestra iglesia. Mira a II Corintios 6:14 (p. 1191). Pónganse de pie y leamos verso 14 juntos,

“No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas?” (II Corintios 6:14).

Usted puede estar sentado. “No os unáis en yugo desigual con los incrédulos.”

No podemos orar juntos “unánimes” si permitimos que personas inconversas se unan a nuestra iglesia - ¡a menos que queramos más quebrantamientos de iglesias!

Dios da una lista de la clase de personas que odia. Se encuentra en Proverbios 6:16-19 (p. 647). Por favor, párese mientras lo leo.

“Seis cosas aborrece Jehová, Y aun siete abomina su alma: Los ojos altivos, la lengua mentirosa, Las manos derramadoras de sangre inocente, El corazón que maquina pensamientos inicuos, Los pies presurosos para correr al mal, El testigo falso que habla mentiras, Y el que siembra discordia entre hermanos.” (Proverbios 6:16-19).

Aquí hay un verso más, Proverbios 22:10 (p. 661).

“Echa fuera al escarnecedor, y saldrá la contienda, Y cesará el pleito y la afrenta” (Proverbios 22:10).

Donde me equivoqué

Desarrollé un plan basado en Lucas 14:23, “Ve por los caminos y por los vallados, y fuérzalos a entrar…” Pero nuestra gente siguió leyendo y dijo, “para que se llene mi casa.” Esto llevó a nuestra gente a trabajar duro para traer gente a nuestra iglesia sin estar dispuestos a convertirse en verdaderos discípulos de Jesús. Así, nuestra iglesia se llenó de personas que no estaban dispuestas a arrepentirse y convertirse en discípulos de Jesús.

El Dr. Lin dijo, “Si una iglesia quiere tener un futuro brillante y significativo, su estándar para aceptar nuevos miembros debe ser muy estricto. Antes de bautizar o aceptar a una persona como parte del cuerpo de Cristo, la iglesia primero debe investigar a fondo lo siguiente: ¿Ha nacido de nuevo verdaderamente? ¿Han cambiado sus prioridades, pensamientos y valores? ¿Confía en la Palabra de Dios en su [vida] Cristiana? La negligencia de una investigación exhaustiva nos colocará en la misma categoría que los escribas y fariseos de la época de Jesús, que viajaron por tierra y mar para hacer un prosélito. Cuando se hizo el prosélito, lo hicieron un ‘hijo del infierno.’” Jesús dijo,

“¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque recorréis mar y tierra para hacer un prosélito, y una vez hecho, le hacéis dos veces más hijo del infierno que vosotros” (Mateo 23:15; p. 991).

Al no ser lo suficientemente estricto en la aceptación de nuevas personas, nuestra iglesia se llenó de gente perdida e incluso demonizada. Por lo tanto, las nuevas personas que ingresaron a nuestra iglesia no eran discípulos de Jesús. ¡No es de extrañar que causaron un quebrantamiento de iglesia tras otra!

¿Cuál es la respuesta a este problema? Se nos da en la Gran Comisión. Vuélvete a Mateo 28:18-20 (p. 1004). Voltea a él y párese mientras lo leo.

“Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.” (Mateo 28:18-20).

Usted puede estar sentado.

El Dr. Timothy Lin dijo que la traducción precisa debería ser:

“Por tanto, mientras que vayan, haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del siglo.”

El Dr. Lin dijo, “haced discípulos es un mandato; también es el tema principal de la Gran Comisión” (The Secret of Church Growth, El Secreto Del Crecimiento De La Iglesia pp. 57-63).

Mi objetivo no es transferir nuestra antigua iglesia a la nueva iglesia. Si hiciera eso, tendríamos una iglesia llena de gente indisciplinada. Chan cree que puede remediar la situación de rebelión en la iglesia que nos robó en un párrafo rápido. Aquí está, tomado de su lección, “The Subtilty of Evil,” “La Sutileza Del Mal” por Chan, 12 de Julio de 2020, página 7 del manuscrito,

Hay algunos aquí que han entregado su corazón a la rebelión abierta y no hablarán con el pastor sobre su condición pecaminosa, sino que buscarán el consuelo de la compañía de sus amigos. Otros viven en pecado secreto pensando que el simple hecho de asistir a la iglesia eventualmente los salvará. Pero estás tratando con Dios cuyos ojos “están en todo lugar contemplando el mal.” Algunos de ustedes piensan que son Cristianos, pero nunca piensan en Dios, el Cielo o incluso en ganar un alma. Algunos de ustedes piensan que son Cristianos, pero nunca piensan en Dios, el Cielo, o incluso en ganar un alma. Todas tus conversaciones con los demás muestran que solo tienes pensamientos de este mundo temporal y que el mundo del espíritu no es real para ti en absoluto. Sea honesto acerca de su vida. No te mientas a ti mismo. La Biblia dice que eres “sabio para hacer el mal, pero para hacer el bien, [tu] no tienes conocimiento.” No te humillará ni admitirá tu pecado. ¿Por qué no? Porque en tu orgullo obtienes mucho placer al hacer lo que quieres hacer. Pero al final, eres el gran perdedor. Crees que eres sabio, pero fiestes [engañó] el “engaño del pecado.” Si no te arrepiente de tus pecados, tu corazón se endurecerá tanto que estará más allá de toda esperanza de recuperación.

La mayoría de las personas que él robó de nuestra iglesia no son discípulos de Jesús. Eso esta claro. El párrafo anterior no cambiará a nadie que lo haya escuchado. ¡Está tratando de discipular a la gente con un párrafo! ¡No funcionará!!!

Por lo tanto, comenzaré una clase de pastor para todas las personas más nuevas, con el objetivo de convertirlas en verdaderos discípulos de nuestro Señor. Permanecerán en mi clase el tiempo que sea necesario para interiorizar “todas las cosas que [Cristo] ha mandado.” Esto debe hacerse antes de que se bauticen y continuar después. “Hacer discípulos” viene antes del bautismo en la Gran Comisión. Yo personalmente decidiré cuándo deben ser bautizados y unirse a nuestra iglesia. Por lo tanto, con la ayuda de Dios, haré todo lo posible por hacer discípulos verdaderos que no se rebelen y causen otro quebrantamiento de iglesia.

Es doloroso tener que obedecer la Biblia y “Quitad, pues, a ese perverso de entre vosotros.” (I Corintios 5:13; p. 1173). Les pido que oren por esto hasta que prevalezcan. Comience ahora orando para que yo inicie este grupo de discipulado para todas las personas más nuevas en nuestra nueva iglesia.

Por favor, párate y escucha mientras y oleo de nuevo Lucas 18:1-8 (p. 1058).

“También les refirió Jesús una parábola sobre la necesidad de orar siempre, y no desmayar, diciendo: Había en una ciudad un juez, que ni temía a Dios, ni respetaba a hombre. Había también en aquella ciudad una viuda, la cual venía a él, diciendo: Hazme justicia de mi adversario. Y él no quiso por algún tiempo; pero después de esto dijo dentro de sí: Aunque ni temo a Dios, ni tengo respeto a hombre, sin embargo, porque esta viuda me es molesta, le haré justicia, no sea que viniendo de continuo, me agote la paciencia. Y dijo el Señor: Oíd lo que dijo el juez injusto. ¿Y acaso Dios no hará justicia a sus escogidos, que claman a él día y noche? ¿Se tardará en responderles? Os digo que pronto les hará justicia. Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará fe en la tierra?” (Lucas 18:1-8).

El Dr. John R. Rice, un gran hombre de oración dijo, “¡Oh, que el pueblo de Dios se anime a orar, que se anime a orar hasta el final!

Sigue rezando
    Hasta que ores al fin
Sigue rezando
    Hasta que ores al fin
Las grandes promesas de Dios
     Son siempre verdad
Sigue rezando
     ¡Hasta que ores al fin!”

(John R. Rice, Prayer: Asking and Receiving, Oración: Pedid y Recibiréis, p. 310).

Por favor, lleve esta lección a casa y ore todos los días para que Dios nos ayude a hacer lo que se ha escrito aquí.

Por favor, ponte de pie y canta nuestro himno de nuevo, “Teach Me to Pray,” “Enséname A Orar.”

Enséñame, Señor, a orar; Es mi anhelo Contigo estar;
     Quiero cumplir yo Tu voluntad; Enséñame, Señor a orar.

Dame poder en la oración En este mundo de iniquidad,
     Donde las almas se pierden hoy; ¡Dame poder, Señor, ¡a orar!

Mi vida débil transformaras Y Tu camino me indicaras;
     Y nueva fuerza me infundirás; ¡Dame poder Señor para orar!

Enséñame, Señor, a orar; Tus instrucciones quiero escuchar;
     Ahora y siempre me sostendrás; Enséñame, Señor, a orar.
(“Teach Me to Pray,” “Enséñame A Orar” por Albert S. Reitz, 1879-1966).