Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros en todo el mundo, especialmente en el Tercer Mundo, donde hay pocos, si es que hay, seminarios teológicos o escuelas Bíblicas.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 43 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.



LECCIONES DEL DR. ROY BRANSON

por el Dr. R. L. Hymers, Jr.,
Pastor Emérito

Una lección dada en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles.
Tarde del día del Señor, 2 de Agosto de 2020

El Himno Cantado Antes El Sermón:
     “Am I a Soldier of the Cross?”/“¿Soy Un Soldado De La Cruz?”
         (por Dr. Isaac Watts, 1674-1748).


El Llamado de Dios

La Escritura dice, “¿cómo predicarán si no fueren enviados?” (Romanos 10:15; p. 1161 Scofield). Esto no significa que sean enviados por una iglesia. Significa que deben ser enviados por Dios. El Dr. Roy Branson dijo,

“Si eres un predicador, probablemente no deberías serlo.”

“Tu iglesia probablemente esta pastoreada por un hombre que debería estar haciendo otra cosa.”

“Al menos nueve de cada diez pastores creyentes en la Biblia deberían renunciar.”

“¡Al menos nueve de cada diez iglesias creyentes en la Biblia son pastoreadas por hombres que no tienen derecho a pastorear o predicar!”

“Al menos diecinueve de cada veinte iglesias de este tipo no tienen la menor idea de qué buscar en un pastor.”

+ + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + +
NUESTROS SERMONES ESTÁN DISPONIBLES
EN SU TELÉFONO CELULAR AHORA SE VAS A
WWW.SERMONSFORTHEWORLD.COM
Y MARCA EN EL BOTÓN
VERDE CON LA PALABRA “APP” SOBRE TAL.
SIGA LAS INSTRUCCIONES QUE APAREZCAN.
ENTONCES PODRAS OBTENER LOS SERMONES POR
SIMPLEMENTE MARCANDO EL BOTON APP.
+ + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + +

¿Cómo puede el Dr. Branson hacer tales preguntas? Él ha sido predicador por casi cincuenta años. Cuando escribe sobre un dolor insoportable, muestra por experiencia de lo que está hablando. Ha sufrido un terrible quebrantamiento de la iglesia, mientras pastoreaba una iglesia grande, y se quedó para recoger las piezas.

El Dr. W. A. Criswell dijo sobre el libro del Dr. Branson, Dear Preacher, Please Quit [Estimado Predicador, Por Favor, Ríndete], “Lectura obligatoria para cada ministro.” El Dr. John Rawlings dijo, “Felicito al Dr. Branson por su esfuerzo estudioso.” El Dr. Lee Roberson dijo, “Ciertamente estoy de acuerdo con el énfasis general de [Dr. Branson].” El Dr. David Otis Fuller dijo que su libro está “lleno de consejos de sentido común...Las Escrituras se citan profusamente.”

La Biblia dice, “¿cómo predicarán si no fueren enviados?” (Romanos 10:15). El Dr. Branson dijo que Dios “revela su llamado de muchas maneras diferentes. Pero cuando llama a un hombre, ese hombre lo sabrá y lo recordará.”

No había un llamado electrizante para mí cuando era joven. Estaba pensando en qué hacer con mi vida. Yo era actor había actuado en muchas obras, pero sabía que había pocas esperanzas de “triunfar” en el teatro. Avancé en el llamado al altar y le dije al pastor que iba a ser un predicador. Eso fue todo. No recibiría un “llamado” más espiritual por muchos años hasta que hubiera fallado en todo, y Dios me llamó una noche tarde cuando estudiaba en un seminario liberal que odiaba.

Mi “llamado” no fue bien recibido en mi iglesia. Mi primer sermón fue un desastre. Dije no voy a predicar nunca más. ¡Pero no pude cumplir ese voto!

El Dr. Martyn Lloyd-Jones fue considerado uno de los mejores predicadores del siglo veinte. El Dr. Lloyd-Jones (y lo cito de memoria) dijo que una de las formas de determinar tu “llamado” es escuchar lo que otros líderes de la iglesia piensan de ti. Le dirán si Dios lo envió o no, y si tiene o no el don de la predicación. El Dr. Branson dijo, “[Dios] puede revelar su llamado de muchas maneras diferentes.”

La Fuerza De Dios

El Dr. Branson citó a un médico que le dijo a un pastor, “Nunca podría pararme bajo la carga que llevas...Me pregunto porque no más predicadores tienen fracaso de varios tipos.”

El Dr. Branson dijo, “Las palabras del predicador caen en oídos más sordos que receptivos. Sus motivos son más sospechosos y se le atribuyen erróneamente con más frecuencia que a otros. Si él es fiel a la Biblia, nadie es más odiado por el mundo en general. Ninguna clase de personas en la historia ha tenido que soportar tanta persecución, prejuicio, abuso, ridículo, resistencia y encarcelamiento como predicadores. Ninguno ha sido tanto objeto de malicia, chismes, calumnias, falsas acusaciones y odio como los predicadores. En proporción a su número, ninguno ha contribuido con tantos mártires a ninguna causa. Más de cincuenta millones de Bautistas fueron martirizados antes del día de Martín Lutero. Siempre fueron los pastores los primeros encarcelados, torturados o matados. El pastor Constantino fue apedreado hasta la muerte en 690 A.C., y su sucesor fue quemado en la hoguera. El pastor Gerhard fue cruelmente castigado en Inglaterra a mediados de 1100. La vida de John Wycliffe estuvo continuamente en peligro hasta su muerte en 1384. John Huss fue quemado en la hoguera en 1415. El gran predicador Savonarola fue torturado y matado en 1498. John Bunyan fue encarcelado en una prisión durante 12 años. Su ‘crimen’ fue predicar el Evangelio de Cristo. Su hija ciega tuvo que mendigar y ser golpeada. Sin embargo, Bunyan dijo, ‘yo tengo que predicar. Tengo que hacerlo.’

Roger Williams, John Clarke y muchos otros predicadores fueron desterrados de Massachusetts en 1635. El pastor James Ireland fue encarcelado en Virginia por predicar. Mientras estaba en la cárcel, sus enemigos trataron de explotarlo con pólvora y luego de sofocarlo quemando azufre debajo de la ventana de su cárcel. Luego intentaron que un médico lo envenenara.

En los últimos cien años, millones de predicadores han sido perseguidos o encarcelados por predicar el Evangelio. Dondequiera que los comunistas han llegado al poder, los pastores cristianos han sido los primeros objetivos de persecución y muerte. El pastor Richard Wurmbrand se quedó con cicatrices por vida durante catorce años en una prisión comunista.

Ahora en Los Estados Unidos, los predicadores ya están experimentando persecución gubernamental y pública. El pastor Everett Sileven pasó 157 días en la cárcel por enseñar la Biblia a los niños en su Escuela Dominical. El pastor Lester Roloff fue encarcelado y mintió en la portada de una revista nacional. Su “crimen” fue ayudar a los jóvenes a dejar las drogas.”

Yo he estado leyendo un libro sobre la vida del Dr. J. Gresham Machen. Fue profesor en la Universidad de Princeton. Me caí y lloré cuando leí lo que los liberales le hicieron a este gran erudito y hombre de Dios. En 1922, Harry Emerson Fosdick comenzó a luchar contra el Dr. Machen al predicar un “sermón” que llamó, “¿Ganarán Los Fundamentalistas?” Recuerde que Fosdick hizo que el Dr. John Sung se encarcelado en una institución mental para creer la Biblia. Ahora iba tras el Dr. Machen. Fosdick atacó la inspiración verbal de la Biblia. Él atacó el nacimiento de virgen de Cristo. Atacó la segunda venida de Cristo. Atacó la fe misma, llamándola de mente estrecha y sin valor.

En la quinta página de su “sermón” Fosdick llamó a las doctrinas fundamentales del Cristianismo, “Algunos asuntos menores del denominacionalismo sectario.” Al final de su diatriba, Fosdick pidió “asuntos más importantes de la ley – mentalidad abierta, tolerancia y liberalismo” (p. 5).

Escuche lo que los “liberales” hicieron a los mejores predicadores de todos los tiempos.

Crisóstomo fue exiliado.

Lutero fue expulsado.

Baxter fue encerrado en la Torre de Londres.

John y Charles Wesley fueron expulsados de la Iglesia Anglicana.

Whitefield fue puesto afuera de todas las iglesias de Londres.

Edwards fue expulsado de su propia iglesia y despedido.

Spurgeon fue censurado por la Unión Bautista.

Machen fue expulsado por la Iglesia Presbiteriana.

¿Se equivocaron estos hombres? ¡No! ¡Es el Harry Emerson Fosdick, y hombres como él, los que están equivocados! Por favor voltea Juan 15:19, 20 (p. 1093).

“Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece. Acordaos de la palabra que yo os he dicho: El siervo no es mayor que su señor. Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán; si han guardado mi palabra, también guardarán la vuestra” (Juan 15:19, 20).

Ahora voltea Juan 16:2 (p. 1093).

“Os expulsarán de las sinagogas; y aun viene la hora cuando cualquiera que os mate, pensará que rinde servicio a Dios” (Juan 16:2).

Y luego, también, la Biblia dice,

“Y también todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución” (II Timoteo 3:12; p. 1238).

¿Dónde podemos obtener fuerzas para continuar sirviendo a Dios?

Dios Da Fuerza A Través De Pasos Progresivos

Estudiamos eso la semana pasada, que Jose aprendió a confiar en Dios y tener fuerza mediante una serie de pruebas. Eso es cierto para cualquiera que quiera ser un vencedor, particularmente un predicador, pero también para todos los que quieran ser un vencedor.

Muchos predicadores y miembros de la iglesia me han preguntado cómo yo podía ser tan fuerte. Aquí está la respuesta:

El Dr. Branson dice, “Dios nos prepara para tareas y problemas mayores mostrándonos, primero, a tareas menores. Moisés progresó del tener Aarón hablar a Faraón por él, a hablar por sí mismo, a sacar a la gente de Egipto, a enfrentar al ejército más poderoso del mundo – sin temor.”

El Dr. A. W. Tozer dijo, “Hay pocas cosas que suscitan tanta lástima como la vista de un pequeño hombre vanidoso que se hincha para tratar de ocultar su pequeñez.” Recuerdo haber visto a un hombre pequeño ponerse un sombrero negro de vaquero que era tan grande que lo hacía parecer un enano. También recuerdo que mi hijo vio a un hombre grande caminando por una calle con botas de vaquero con un sombrero de vaquero Stetson, ¡tratando de parecerse como Goliat! ¡Aunque su cuerpo era grande, mi hijo se río de él!!! ¡Un hombrecito que intenta parecer grande! ¡Un hombre grande con un alma pequeña, tratando de esconder su pequeñez interna!!

Ambos hombres se llamaron a sí mismos “predicadores.” ¡Pero eran mui demasiado pequeños por dentro como para hacer algo mucho por Dios! ¡Las botas de vaquero y los sombreros de vaquero no hacen que un hombre sea lo suficientemente grande como para hacer mucho por Dios!

¿Qué debe hacer un predicador cuando Dios le dice que haga algo que sabe que en realidad puede causar problemas e incluso quebrantar su iglesia? Bueno, más vale que realmente ores y consigas que Dios guía el asunto.

Aquí hay algo que me pasó. Sin contar toda la historia, solo diré que despacito comencé a darme cuenta de que nuestra iglesia del centro de la ciudad de Los Ángeles, la mayoría de la gente venia de malas culturas. Era todo lo que podían hacer para estar en la iglesia los domingos. Ellos no tenían idea de cómo tener un hogar verdaderamente cristiano, y no podían recordar o actualmente hacer lo que yo ensenaba desde el púlpito. Yo no creo en rendirme fácilmente. Entonces continué predicando y dirigiendo la iglesia. Sin embargo, cada pocos años las personas rebeldes del centro de la ciudad hacen quebrantamiento de iglesia, una tras otra. No cambié nada durante mucho tiempo, pero los problemas no desaparecieron. Finalmente Dios llamó mi atención a dos versículos de las Escrituras:

(1) Mateo 7:6 (p. 963).

“No deis lo santo a los perros, ni echéis vuestras perlas delante de los cerdos, no sea que las pisoteen, y se vuelvan y os despedacen” (Mateo 7:6).

(2) Lucas 10:10-11 (p. 1046).

“Mas en cualquier ciudad donde entréis, y no os reciban, saliendo por sus calles, decid: Aun el polvo de vuestra ciudad, que se ha pegado a nuestros pies, lo sacudimos contra vosotros. Pero esto sabed, que el reino de Dios se ha acercado a vosotros” (Lucas 10:10-11).

Yo sabía dentro de mí que Dios quería que nuestra iglesia tuviera un alcance misionero en nuestro sitio interred para ayudar a los predicadores en el Tercer Mundo. Pero la cultura de la mayoría de las personas en nuestra iglesia del centro de la ciudad nunca podría (debido a su cultura) ser capaz de construir una iglesia que fuera lo suficientemente fuerte para hacer lo que yo sabía que Dios quería que tuviéramos.

Nunca me he corrido de los problemas. Salmo 27 ha sido mi Salmo personal durante muchos años. Los últimos dos versículos me han mantenido en las buenas y en las malas. Voltea a esos dos versículos y párate mientras los leo – Salmo 27:13, 14 (p. 575).

“Hubiera yo desmayado, si no creyese que veré la bondad de Jehová En la tierra de los vivientes. Aguarda a Jehová; Esfuérzate, y aliéntese tu corazón; Sí, espera a Jehová” (Salmo 27:13, 14).

Puedes estar sentado. Por lo tanto, nunca tomo decisiones rápidas. “Sí, espera a Jehová” (27:14).

Durante las semanas y meses luché con Salmo 27:13-14 y los dos versículos en Mateo y Lucas. Finalmente comencé a enseñarle a nuestra gente que era hora de ir del centro de la ciudad y comenzar una iglesia con personas de una mejor cultura, los Chinos y otras personas Orientales que vivían en un suburbio de Los Ángeles. Cuando enseñé esas cosas, supe que quebrantaría la iglesia. Yo sabía que la mayoría de nuestra gente querría quedarse en el centro de la ciudad. Una iglesia que era apenas un poco más que una iglesia de tienda estaría mejor en la cultura de ellos. Puedes ver por ti mismo cuál era su cultura viendo las noticias en televisión, con la inestabilidad y los disturbios que ocurren allí todas las noches. Yo sabía que nuestra iglesia tendría que pasar por un gran quebrantamiento para hacer lo que Dios quería que hiciéramos.

¡Bingo! A medida que nos acercamos a mover la iglesia, comenzó el siguiente quebrantamiento. Un diácono trató de pelear conmigo frente a mucha de nuestra gente. Otro diácono comenzó a tener “reuniones secretas” para reclutar personas para una iglesia que quería mantener en el centro de la ciudad. Un tercer diácono tomó fotos pornográficas de él y su esposa y las puso en Internet. La iglesia se voló y la gente del centro de la ciudad se rebeló en maneras que un predicador de una cultura mejor y ambiente medio no creería. Recuerdo el día en que tanta gente se fue que mi joven “predicador” pensó que era el final de la iglesia – y él se fue. Pero Dios me dio paz perfecta porque sabía de antemano lo que sucedería. ¡Y luego llegó el coronavirus! Mi hijo Robert vendió nuestro edificio del centro y el Dr. Cagan encontró otra iglesia en los suburbios que compramos.

Los dos hombres que usaban sombreros de vaquero para verse grandes escaparon con dos tercios de nuestra gente. Tenemos que reunirnos en casas, con la predicación en videos, debido al coronavirus.

Es algo muy inusual para que un hombre como yo, en el año 80 de vida, comienza una nueva iglesia. Ciertamente no podría hacerlo si el Dr. Cagan, mi querida esposa y mis hijos no estuvieran con nosotros. “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.” (Filipenses 4:13; p. 1218).

Por favor, párate mientras yo leo Salmo 23 (p. 573).

“Jehová es mi pastor; nada me faltará. En lugares de delicados pastos me hará descansar; Junto a aguas de reposo me pastoreará. Confortará mi alma; Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre. Aunque ande en valle de sombra de muerte, No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; Tu vara y tu cayado me infundirán aliento. Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores; Unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando. Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, Y en la casa de Jehová moraré por largos días.” (Salmo 23:1-6).

¡Por favor canta nuestro!

¿Soy un soldado de la cruz, Le sigo a Jesús,
¿Y temeré servirle fiel, O me avergüenzo de Él?

¿Al cielo buscare entrar Con gran comodidad,
¿Cuándo otros premios ganaran Su sangre al derramar?

¿No hay enemigos para mí? ¿El ataque parar?
¿el mundo es amigo de dios, para llevarme a el?

¡Debo luchar, si he de reinar; Dadme valor, ¡Jesús!
Carga y dolor podre aguantar, Al ser guiado en tu luz.
        (“Am I a Soldier of the Cross?” “¿Soy Un Soldado De La Cruz?”
                  por Dr. Isaac Watts, 1674-1748).

 

Si usted todavía no estás salvo, quiero que confíes en Jesucristo. Él bajó del Cielo para morir en la Cruz para pagar el castigo de vuestros pecados. En el momento en que confíes en Jesús, Su Sangre te limpiará de todos vuestros pecados. Yo rezo que usted confiarás en Jesús.