Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros en todo el mundo, especialmente en el Tercer Mundo, donde hay pocos, si es que hay, seminarios teológicos o escuelas Bíblicas.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 43 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.



CÓMO NUESTRA CONCIENCIA DADA POR DIOS
NOS PERMITE CONOCER Y OBEDECER
LA VOLUNTAD DE DIOS PARA NOSOTROS

por Timothy Lin, Ph.D.,
Anterior Pastor, Profesor y Presidente de Seminario.
Introducción por Eugene Merrill, Ph.D.,
Distinguido Profesor del Antiguo Testamento,
Seminario Teológico de Dallas.

Un sermón predicado por Dr. R. L. Hymers, Jr., Pastor Emérito
en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Tarde del Día del Señor, 28 de Junio de 2020


Himno cantado antes del sermón: “Have Thine Own Way, Lord!”/“Señor, ¡Haz Lo Que Quieras!” (por Adelaide A. Pollard, 1862-1934).

Por favor voltea a Romanos 2:14-15 (p. 1147 Scofield). Párate mientras lo leo.

“Porque cuando los gentiles que no tienen ley, hacen por naturaleza lo que es de la ley, éstos, aunque no tengan ley, son ley para sí mismos, mostrando la obra de la ley escrita en sus corazones, dando testimonio su conciencia, y acusándoles o defendiéndoles sus razonamientos” (Romanos 2:14-15).

Se pueden sentar.

+ + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + +
NUESTROS SERMONES ESTÁN DISPONIBLES
EN SU TELÉFONO CELULAR AHORA SE VAS A
WWW.SERMONSFORTHEWORLD.COM
Y MARCA EN EL BOTÓN
VERDE CON LA PALABRA “APP” SOBRE TAL.
SIGA LAS INSTRUCCIONES QUE APAREZCAN.
ENTONCES PODRAS OBTENER LOS SERMONES POR
SIMPLEMENTE MARCANDO EL BOTON APP.
+ + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + +

La conciencia funciona de la misma manera en los cristianos. Antes de actuar, la conciencia nos anima a continuar o nos advierte que paremos.

Una vez que se ha tomado una decisión, la conciencia espera su turno para hablar. La voz de la conciencia espera hablar después de que la mente se desacelera y las emociones se enfrían.

La conciencia quizás no habla inmediatamente después que se hizo un hecho. Si la voz de la conciencia se ignora repetidamente, puede que se retire, pero nunca se rendirá. Pronto ella repetirá su juicio de nuestro pecado pasado y nos condenará una vez más. Si rechazamos el juicio de nuestra conciencia toda nuestra vida, la conciencia triunfará en la vida venidera. “Dando testimonio su conciencia, y acusándoles o defendiéndoles sus razonamientos, en el día en que Dios juzgará por Jesucristo los secretos de los hombres, conforme a mi evangelio” (Romanos 2:15-16; p. 1148).

En su famoso discurso ante la Asamblea en la Cuidad Worms en 1521, Martín Lutero dijo, “Mi conciencia está ligada a la Palabra de Dios. No puedo retractarme de nada, porque es inseguro y peligroso hacer algo contra la conciencia.”

Voltea a Proverbios 20:27 (p. 660).

“Lámpara de Jehová es el espíritu del hombre, La cual escudriña lo más profundo del corazón.”

Esto habla de la conciencia del hombre. La conciencia es la vela de Dios, buscando en el interior de un hombre. El comentario sobre esto se da en I Corintios 2:11 (p. 1170),

“Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios.”

Dr. Lin dijo, “Cuando un Cristiano rechaza la conciencia por desobediencia habitual, la conciencia no se rinde. La voz de la conciencia no se va. Pero cuando una persona continúa en pecado, su conciencia frecuentemente continúa condenado de culpa y nos advierte del juicio. Para evitar la autoacusación de la conciencia, los hombres intentan amortiguar su voz. Cuando un hombre lucha contra su conciencia, puede provocar un colapso nervioso o, lo que es peor, volver loco a una persona al final. Cuando el rey Saúl se demonizó, intentó matar a David y luego se suicidó. Cuando Judas traicionó a Jesús, se llenó de remordimiento. ‘salió, y fue y se ahorcó’” (Mateo 27:3-5; p. 1000).

Además, repetidamente no obedeciendo la conciencia puede causar enfermedades físicas. Hace años, el Dr. Lin estaba teniendo reuniones en cierta iglesia. La familia de una joven llego a las reuniones trayendo a la joven con ellos sobre una alfombra. El Dr. Lin descubrió que la niña se había paralizado, ya no podía pararse o caminar. El Dr. Lin se reunió con la niña en privado. Ella le dijo al Dr. Lin que odiaba absolutamente a sus padres. El Dr. Lin le dijo que este era un pecado terrible contra Dios. Él le dijo que confesara este pecado y recibiera perdón y limpieza. Cuando hizo esto, ¡pudo sentarse, entonces levantarse y salió de la reunión para encontrarse con sus alegres padres!

Estas son algunas de las maneras en que las personas intentan amortiguar sus conciencias:

1. Por usar alcohol y drogas.

2. Por manteniéndose ocupado todo el tiempo.

3. Por adoptar una posición lógica en lugar de moral.

Pero ninguna de estas cosas hace feliz a una persona al final. “No hay paz, dijo mi Dios, para los impíos” (Isaías 57:20-21; p. 735).

Personalmente, he conocido a algunos hombres que fueron llamados a predicar, pero resistieron la llamada por miedo. ¡Nunca fueron felices otra vez! Un hombre incluso le contó su pecado al Dr. Cagan. Pero no le sirvió por nada. La Biblia dice, “El que encubre sus pecados no prosperará; Mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia” (Proverbios 28:13; p. 667).

Usted puede preguntar, “¿Por qué Waldrip y Chan quebraron nuestra iglesia? ¿No tenían conciencia?” Sí, pero rechazaron sus conciencias. ¿Por qué? En primer lugar, rechazaron al Dr. Cagan. Sabían que yo tengo un gran respeto por el Dr. Cagan – pero ellos no lo respetaban. Sabían que el verso de vida del Dr. Cagan era I Juan 2:17 (p. 1278).

Párate mientras leo I Juan 2:15-17.

“No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo. Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre” (I Juan 2:15-17).

Se pueden sentar. Ellos pensaron que el Dr. Cagan era extraño. ¡Siempre lo hacen cuando se encuentran con un hombre que ama la Palabra de Dios!

Ellos pensaron que yo era demasiado áspero. Entonces ellos también me rechazaron. Fueron con Kreighton y al instante se convirtieron en nuevos-evangélicos. El Dr. Lin dijo,

Para su gran pérdida, muchos cristianos contemporáneos ignoran la voz de Dios en su conciencia. Escucharán la enseñanza y la predicación de cada Día del Señor...pero rara vez escucharán la voz de su conciencia... La voz de nuestra conciencia regenerada, la radio celestial de Dios en el interior, siempre satisfará nuestras necesidades y nos guiará paso a paso. Quien permite que la conciencia sazone su discurso y sus obras, hace que sus palabras sean verdaderas y justas, y que sus acciones sean nobles y justas.

Este mensaje está tomado de Timothy Lin, Ph.D., The Holy Spirit, El Espíritu Santo, Biblical Studies Ministries International, Inc., www.bsmi.org, 820 Bennett Court, Carmel, IN 46032, copyright 2002.

SEÑOR, ¡HAZ LO QUE QUIERAS!

¡Haz lo que quieras de mí, Señor!
    Tú el alfarero, yo el barro soy.
Dócil y humilde anhelo ser,
     cúmplase siempre en mí Tu querer.

¡Haz lo que quieras de mí, Señor!
     mírame y prueba mi corazón.
Lávame y quita toda maldad,
     para que tuyo sea en verdad.
(por Adelaide A. Pollard, 1862-1934).