Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros en todo el mundo, especialmente en el Tercer Mundo, donde hay pocos, si es que hay, seminarios teológicos o escuelas Bíblicas.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 43 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.


Canto cantado antes del sermón: “I Wish We’d All Been Ready/Oh, Que Estuvieras Listo” (por Harry D. Clarke, 1888-1957).


El PATRIARCA ENOC

por el Dr. R. L. Hymers, Jr.,
Pastor Emérito

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Angeles
La Tarde del Día del Señor, 31 de Mayo de 2020

“Vivió Enoc sesenta y cinco años, y engendró a Matusalén. Y caminó Enoc con Dios, después que engendró a Matusalén, trescientos años, y engendró hijos e hijas. Y fueron todos los días de Enoc trescientos sesenta y cinco años. Caminó, pues, Enoc con Dios, y desapareció, porque le llevó Dios” (Genesis 5:21-24; p. 10 Scofield).


El Dr. Henry M. Morris dijo,

“Es de esta sección [de la Escritura] que nos dice que los hombres podían vivir casi mil años, que deducimos algo de la naturaleza maravillosa del primer ambiente del mundo” (Henry M. Morris, Ph.D., The Genesis Record, El Archivo de Génisis Baker Book House, edición de 1986, p. 151).

El Dr. John MacArthur dio una nota útil sobre esto,

“La vida larga no usual se atribuye al ambiente de la tierra antes del diluvio, estando bajo una capa de agua, filtrando los rayos ultravioletas del sol y produciendo una condición más moderada...así extendiendo la vida” (The MacArthur Study Bible, La Biblia de Estudio de MacArthur, Word Bibles, edición de 1997, notas de Genesis 5:5 y de Genesis 1:7).

+ + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + +
NUESTROS SERMONES ESTÁN DISPONIBLES
EN SU TELÉFONO CELULAR AHORA SE VAS A
WWW.SERMONSFORTHEWORLD.COM
Y MARCA EN EL BOTÓN
VERDE CON LA PALABRA “APP” SOBRE TAL.
SIGA LAS INSTRUCCIONES QUE APAREZCAN.
ENTONCES PODRAS OBTENER LOS SERMONES POR
SIMPLEMENTE MARCANDO EL BOTON APP.
+ + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + +

Y aquí, en los días antes el diluvio de la época de Noé, leemos sobre la vida del patriarca Enoc. Fue un tiempo malvado. Los hombres se olvidaron de Dios y dejaron a Dios fuera de sus vidas. Era un tiempo de humanismo secular, incredulidad, anarquía y pecado. Era bastante similar a la forma en que las personas piensan y viven hoy. Jesús dijo,

“Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre. Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca, y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre” (Mateo 24:37-39, p. 994).

I. Primero, la vida de Enoc.

Dos veces es dicho, “Y caminó Enoc con Dios” (Genesis 5:22; p. 11) y de nuevo en el Genesis 5:24, “Caminó, pues, Enoc con Dios.” Esta frase significa que Enoc era un hombre de fe, en un momento en que la mayoría de los demás no tenían fe en Dios. En Hebreos 11:5-6, se nos dice,

“Por la fe Enoc...tuvo testimonio de haber agradado a Dios. Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan” (p. 1257 Scofield).

Mientras todos los demás solo pensaban en esta vida, ganar más dinero, acumular cosas materiales y “comer y beber, casarse y casarse” (Mateo 24:38; p. 994), Enoch adoptó una opinión diferente, como Robert Frost, que dijo,

He de decir de esto con un suspiro,
En algún lugar en edades que están por venir,
Dos caminos se abrieron en un bosque, y yo,
Tomé el que menos se viajaba,
Y eso ha hecho toda la diferencia.
(Robert Frost, “The Road Not Taken,” “El Camino No Tomado”).

Enoc escogió caminar con Dios. No fue un camino fácil para él.

Cuando yo era adolescente, yo sabía que estaba perdido. Yo sabía que no había nadie que me ayudara - nadie que me diera una cama para dormir - nadie que me ayudara a pagar la matrícula y los libros - nadie que me ayudara a pasar la universidad y el seminario. Todos pensaban que yo era un soñador. ¿Por qué un joven “normal” sacrificaría su juventud trabajando 16 horas al día para convertirse en un misionero solitario? La gente de mi familia dijo que yo era un tonto. Pero Dios me dijo que no los escuchara. ¡Dios me dijo que caminara con Él, sin importar lo que cueste! Así aprendí de joven a caminar con Dios en un mundo naturalista de materialismo egoísta. Mientras ellos buscaban sexo, juegos de apostar y diversión, yo seguí caminando solo con Dios. Mi primo me dijo, “Robert, te voy a llevar a un prostíbulo en Tijuana. ¡Las chicas son hermosas!” Le dije, “Yo no puedo hacerlo, Johnny.” Un poco después Johnny murió y lo enterré. Después de un tiempo, los otros también estaban muertos. Conduje sus funerales lo mejor que yo pude. Me esforcé por ir a la universidad por la noche, mientras trabajaba ocho horas al día. Pero yo seguí caminando con Dios. Enoch era un amigo especial mío. Yo a menudo pensaba en él, caminando con Dios a través de los escombros de un mundo muriendo. ¡Y por fin tuve una hermosa esposa y una gran casa que me regaló mi madre – quien fue salva a los 80 años!!!

Otros abandonaron la iglesia china - Wilkie Han, sus amigos y otros, que pensaban que el Dr. Lin era demasiado estricto. Pero aún todavía yo caminé por un camino diferente - el camino no tomado. Kreighton pensó que tenía que agarrar a nuestros jóvenes para poder “predicarles.” ¡Yo nunca he hecho eso, y nunca lo haré! Yo predico - y vienen - y algunos de ellos son convertido. ¡Los hombres jóvenes como Jack Ngann son mi gloria y mi alegría! Yo no soy un hombre perfecto, de ninguna manera. ¡Pero yo he caminado con Dios, y Dios no me ha decepcionado! ¡Kreighton y Waldrip pensaron que podían pararme! ¡Qué tontos! Se olvidaron de que yo era como el “Terminador.” Podrían dispararme las piernas debajo de mí, pero mis brazos seguirían arrastrándose hacia adelante - ¡buscando a la gente! Por la gracia de Dios, yo puedo decir con Enoc, “¡Caminaré con Dios!”

II. Segundo, los sermones de Enoc.

Durante los primeros sesenta y cinco años de su vida, nada se menciona en las Escrituras sobre Enoc. Pero entonces nació su hijo Matusalén. Nuestro texto dice,

“Vivió Enoc sesenta y cinco años, y engendró a Matusalén. Y caminó Enoc con Dios, después que engendró a Matusalén…” (Génesis 5:21-24; p. 11).

No se dice que Enoc caminó con Dios antes de que naciera su hijo. El versículo implica que el nacimiento de su bebé fue lo que trajo a Enoc a esta relación cerca con Dios.

También el nombre que le dio a su hijo Matusalén indica lo que Dios le había revelado a Enoc sobre el diluvio que venía. Arthur W. Pink fue un comentarista de la Biblia en Inglés. Confiando en el comentarista Newberry, Pink dijo,

El nombre Matusalén implica fuertemente que Enoc había recibido una revelación de Dios. El nombre Matusalén significa, “Cuando él muera se enviará - o sea, se enviara el diluvio” se conmemora una revelación divina en este nombre... Dios le dijo a Enoc, “¡El mundo durará tanto como él viva y no más! Cuando el niño muere...se abrirán las ventanas del cielo. Las fuentes del abismo se romperán y la humanidad perecerá” (Arthur W. Pink, Gleanings in Genesis, Recolecciones en Génesis, Moody Bible Institute, 1922, p. 78).

Enoch sabía que desde el momento del nacimiento de su hijo que, “cuando esté muerto, será enviado.”

Puedo entender la experiencia de Enoch porque fui convertido de joven cuando escuché al Dr. Charles J. Woodbridge predicar sobre el fin de este mundo de II Pedro, capítulo tres. Mientras hablaba el Dr. Woodbridge, supe que lo que dijo era cierto. El juicio venía a este mundo, ¡y mi única esperanza estaba en Jesucristo! ¡Eso es una gran cosa para ver en la Biblia! Cuando una persona ve eso, huirá a Cristo, ¡cuando Noé huyó al Arca! Te inspirará a hablar con Dios como lo hizo Enoc. ¿Has visto la verdad del juicio venidero? La Biblia dice,

“Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre” (I Juan 2:17; p. 1278).

Enoc lo sabía por fe. ¡No me sorprende que yo Juan 2:17 es el verso de vida del Dr. Cagan! Esta iluminación hace al Dr. Cagan en un hombre aparte. A los predicadores de voz alta no les gustan el Dr. Cagan porque viven en un mundo superficial. El Dr. A. W. Tozer dijo,

“Los cristianos que conozco que realmente representan algo para el Salvador están muy fuera de tono y sintonizados con su generación” (I Call It Heresy, Lo Llamo Herejía, p. 41).

El Dr. Tozer era un hombre de oración. Así es el Dr. Cagan. No es extraño que los predicadores no convertidos no le gustaron a el Dr. Tozer. No es extraño que no le gusten a el Dr. Cagan. Y estoy seguro de que tampoco les gustaron Enoch. Enoc era un hombre contemplativo, un hombre en que Dios podía confiar con verdades eternas. Enoc solo sabía que se acercaba el diluvio. ¡Y Dios también le mostró la Segunda Venida de Cristo y el Juicio Final!

Voltea a Judas 14-19 (p. 1285). Por favor, párate mientras lo leo.

“De éstos también profetizó Enoc, séptimo desde Adán, diciendo: He aquí, vino el Señor con sus santas decenas de millares, para hacer juicio contra todos, y dejar convictos a todos los impíos de todas sus obras impías que han hecho impíamente, y de todas las cosas duras que los pecadores impíos han hablado contra él. Estos son murmuradores, querellosos, que andan según sus propios deseos, cuya boca habla cosas infladas, adulando a las personas para sacar provecho. Pero vosotros, amados, tened memoria de las palabras que antes fueron dichas por los apóstoles de nuestro Señor Jesucristo; los que os decían: En el postrer tiempo habrá burladores, que andarán según sus malvados deseos. Estos son los que causan divisiones; los sensuales, que no tienen al Espíritu.” (Judas 14-19).

Se pueden sentar,

Enoc anduvo predicando en la tierra ese mensaje sobre el juicio final. Lo que él dijo fue pasado cuidadosamente por los rabinos y puesto en un libro apócrifo. Pero Judas, el hermano de Jacobo, fue guiado por el Espíritu Santo a citar aquellas palabras en las Santas Escrituras. Esto los autentica como verdaderas palabras de Enoc, que han sido preservadas en el libro apócrifa que lleva su nombre. Estas palabras tienen el imprimátur apostólico del Espíritu Santo sobre ellas. Así sabemos hoy que Enoc era un predicador en llamas. Él predicaba sobre el Diluvio que venía. Él predicaba sobre la venida del Señor

“...con sus santas decenas de millares, para hacer juicio”
(Judas 14-15).

en este mundo malvado, incrédulo. Él predicaba del Cielo y del Infierno, y de la salvación por la Sangre de Cristo preencarnado. Él no tuvo muchos conversos. Pocos creyeron lo que él dijo. Pero Noé oyó al hijo de Enoc, a Matusalén, repetir los sermones de su padre. Sin duda Matusalén le dijo a Noé lo que su padre había predicado. Él le habrá dicho, “Mi padre Enoc dijo que Dios juzgaría la tierra con un gran diluvio en el año que yo muera. Cuando yo esté muerto, entonces vendrá. Eso es lo que Dios le mostró a mi padre Enoc, y por eso me dio ese nombre.” De joven, Noé fue profundamente conmovido cuando Matusalén le daba largas citaciones de los sermones de Enoc, su padre. Y yo creo que fue por medio de los sermones de Enoc, que Noé oía de Matusalén, que Dios le habló y él

“con temor preparó el arca en que su casa se salvase” (Hebreos 11:7).

Otros pensaban que era solamente la predicación de un viejo loco. Pero Noé creyó lo que Enoc había predicado, y fue salvo. Muchos hombres han sido movidos y sacudidos por algún sermón viejo de tiempos de antes. John Bunyan, nuestro viejo padre Bautista fue llevado a Cristo mayormente por leer una vieja copia de Lutero’s Commentary on Galatians, El Comentario de Gálatas, con la cubierta cayéndosele porque el libro estaba mui viejo. Bunyan dijo,

Después de muchas agonías en mi mente, el Dios en cuya mano se hallan todos nuestros días y nuestros caminos, un día, un libro de Martín Lutero, era su comentario sobre Gálatas –estaba tan viejo que se estaba listo para despedazaba si lo volteaba. Ahora yo estaba contento de que tal libro hubiera caído en mis manos; porque, cuando avía mirado un poco, pronto hallé mi condición, en su experiencia, tratada en gran profundidad, como que su ese libro hubiera sido escrito de mi corazón. Esto me sorprendió porque pensé que este hombre no podía saber nada sobre el estado de los Cristianos ahora, sino que escribía y hablaba de la experiencia de días pasados...Yo prefiero este libro de Martín Lutero, sobre los Gálatas, con excepción de la Santa Biblia, antes de todos los libros que he visto, como los más adecuados para una conciencia herida (John Bunyan, “Grace Abounding to the Chief of Sinners,” “Gracia Abundante a la Jefa de los Pecadores, The Works of John Bunyan, Las obras de John Bunyan, The Banner of Truth Trust, reimpreso en 1991, tomo I, secciones 129-130, p. 22).

Cómo quisiera que tu generación oyera a los patriarcas y los profetas, los Apóstoles, y a Cristo Mismo. Cómo quisiera que tú escucharas a aquellos hombres de otra época, y a Lutero y a los otros Reformadores, a los Puritanos, y a los grandes evangelistas del Primer Gran Despertamiento, a Edwards y a Whitefield y a John Wesley. Cómo oro que tú oigas a John Bunyan y al gran Spurgeon. Oh, sí, yo sé que ellos vivieron mucho antes de tu tiempo, pero ellos, por sus escritos, pueden decirte más de Dios y de la conversión que cualquier otro hombre vivo que yo conozco hoy día. Sé sabio como Noé, que oyó del mensaje del viejo Enoc y construyó el arca con temor, para que él y su familia no se ahogaran el en gran Diluvio. Oye a los hombres de otra época, hombres que caminaron con Dios, y predicaron del juicio venidero, que predicaron del Infierno, y de la salvación por la fe en la Sangre santa de Cristo. Esa es la clase de predicación que se necesita desesperadamente hoy en nuestras iglesias y en nuestra nación – ¡pero que está tan trágicamente ausente! Ojalá que tú oigas los predicadores viejos como lo hizo Noé. Ojalá que leas al Dr. Martyn Lloyd-Jones, y a Thomas Hooker, y a Joseph Alleine y a Richard Baxter, y especialmente a Jonathan Edwards, el gran psicólogo Bíblico del espíritu humano en su estado inconverso. Ojalá que tú andes con temor y huyas a Cristo cuando leas a los hombres de otros tiempos. Como dijo el Apóstol Pedro,

“Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos” (Los Hechos 4:12).

¿Estas tu salvo? ¿Tú has sido unido a Cristo? ¿Están lavado tus pecados por la Sangre de Cristo? ¿Tú eres un verdadero cristiano? ¿Tú estás en la iglesia cada vez que se abre la puerta? Si no eres un verdadero cristiano, te quedarás atrás y perderás la gloria preparada para aquellos que conocen a Cristo por un encuentro personal con Él. Tú perderás la gloria preparada para aquellos que son limpiados de sus pecados por la Santa Sangre de Cristo.

III. Tercero, el fin de Enoc.

Por favor voltea a Apocalipsis 11:3-12 (p. 1296), mientras lo leo.

“Y daré a mis dos testigos que profeticen por mil doscientos sesenta días, vestidos de cilicio. Estos testigos son los dos olivos, y los dos candeleros que están en pie delante del Dios de la tierra. Si alguno quiere dañarlos, sale fuego de la boca de ellos, y devora a sus enemigos; y si alguno quiere hacerles daño, debe morir él de la misma manera. Estos tienen poder para cerrar el cielo, a fin de que no llueva en los días de su profecía; y tienen poder sobre las aguas para convertirlas en sangre, y para herir la tierra con toda plaga, cuantas veces quieran. Cuando hayan acabado su testimonio, la bestia que sube del abismo hará guerra contra ellos, y los vencerá y los matará. Y sus cadáveres estarán en la plaza de la grande ciudad que en sentido espiritual se llama Sodoma y Egipto, donde también nuestro Señor fue crucificado. Y los de los pueblos, tribus, lenguas y naciones verán sus cadáveres por tres días y medio, y no permitirán que sean sepultados. Y los moradores de la tierra se regocijarán sobre ellos y se alegrarán, y se enviarán regalos unos a otros; porque estos dos profetas habían atormentado a los moradores de la tierra. Pero después de tres días y medio entró en ellos el espíritu de vida enviado por Dios, y se levantaron sobre sus pies, y cayó gran temor sobre los que los vieron. Y oyeron una gran voz del cielo, que les decía: Subid acá. Y subieron al cielo en una nube; y sus enemigos los vieron.” (Apocalipsis 11:3-12).

Se pueden sentar.

¿Quiénes son los “dos testigos” en el versículo 3? La mayoría de los comentaristas dicen que serán Moisés y Elías. Pero creo que están equivocados acerca de Moisés. Sí, Elías ciertamente será uno de ellos. Pero me he convencido de que el otro es Enoc. Aquí es por qué creo eso.

Moisés murió (vea Deuteronomio 34:5). Solo dos hombres en la Biblia no murieron: ¡Enoc y Elías! El Dr. Timothy Lin dijo, “Es interesante que la misma palabra que describió Enoc [rapto] se usa para hablar del tomar de Elías” (Genesis: A Biblical Theology, Génesis: Una Teología Bíblica, página 80). Ambos hombres fueron llevados al cielo sin morir. La Biblia dice, “Está establecido que los hombres mueran una sola vez” (Hebreos 9:27; p. 1255). Los dos testigos en Apocalipsis 11:7 son matados por la Bestia. Luego son resucitados y luego raptados, 11:12. Puede que no tenga razón, pero creo que sí tengo razón. El Dr. MacArthur dice que Moisés es probablemente uno de ellos. Pero si lo es, entonces Moisés murió dos veces, pero “está establecido para los hombres que mueran una sola vez” (Hebreos 9:27). Entonces yo creo que el segundo testigo es Enoch.

¡Qué hombre él era! Él caminó con Dios. Él predijo el diluvio en su predicación. ¡Así es como Noé supo del Diluvio - de Enoc! Fue “fue traspuesto para no ver muerte” (Hebreos 11:5; p. 1257). Él predicó sobre la segunda venida de Cristo - ¡antes del diluvio! ¡Y probablemente fue uno de los dos testigos que predicarán al mundo un poco antes de la Segunda Venida de Cristo! ¿Qué mayor honor podría tener un hombre?

“Vivió Enoc sesenta y cinco años, y engendró a Matusalén. Y caminó Enoc con Dios, después que engendró a Matusalén, trescientos años, y engendró hijos e hijas. Y fueron todos los días de Enoc trescientos sesenta y cinco años. Caminó, pues, Enoc con Dios, y desapareció, porque le llevó Dios.” (Génesis 5:21-24; p. 11).

¡Sé como Enoch en este mundo impío! ¡Camina con Dios en este mundo sin Dios! ¡Habla por Dios en este mundo sin Dios! ¡Entonces estarás preparado para reinar con Cristo en su Reino venidero!

¡Ponte de pie y canta nuestra canción!

La guerra la vida llenó,
Y pisoteados todos cayeron,
Oh, que estuvieras listo,
Mueren niños, gran frialdad,
Se puede con un pan oro comprar,
Oh, que estuvieras listo.
Tiempo no hay para cambiar,
¿por qué quisiste tan ciego estar?
Has rechazado al salvador,
El ya volvió y te has quedado atrás,
Te has quedado atrás,
Te has quedado atrás.

Los casados durmiendo,
Hay ruido y ella ve – él no está.
Oh, que estuvieras listo.
Suben cerro dos hombres,
Tomado uno, el otro se quedó,
Oh, que estuvieras listo.
Tiempo no hay para cambiar,
¿por qué quisiste tan ciego estar?
Has rechazado al salvador,
El ya volvió y te has quedado atrás,
Te has quedado atrás,
Te has quedado atrás.
     (I Wish We’d All Been Ready, Oh, Que Estuvieras Listo, por
         Larry Norman (1947-2008), coro alterardo por el Dr. Hymers).