Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros en todo el mundo, especialmente en el Tercer Mundo, donde hay pocos, si es que hay, seminarios teológicos o escuelas Bíblicas.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 43 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.


Himno cantado antes del sermón: “Am I a Soldier of the Cross?”/“¿Soy Un Soldado de la Cruz?” (por Dr. Isaac Watts, 1674-1748).


¡CRUCIFICADO CON CRISTO!

por el Dr. R. L. Hymers, Jr.,
Pastor Emérito

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Tarde del día del Señor, 17 de Mayo de 2020

“Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí” (Gálatas 2:20; p. 1200 Scofield).


¿Qué significa ser “crucificado con Cristo”? Creo que significa que debemos pasar por una noche oscura del alma. Debemos sentir nuestro pecado, sentir el azote de la ley, sentir los clavos, morir con Cristo - unidos con Cristo en su muerte, así como en Su resurrección.

El pastor Richard Wurmbrand experimentó la crucifixión con Cristo mientras estuvo en prisión, en condena solitario durante dos años. En su libro, In God’s Underground, En el Subterráneo de Dios, explicó cómo fue crucificado con Cristo. Wurmbrand dijo,

Estuve en condena solitario en esta celda durante dos años. No tenía nada que leer ni material de escritura; Solo tenía lo que pensaba por compañía, y yo no era un hombre meditativo, sino un alma que rara vez había conocido la tranquilidad.
¿Creía en Dios? Ahora había llegado la prueba. Yo estaba solo. No había salario que ganar, ni opiniones de oro que considerar. Dios solo me ofreció sufrimiento, ¿continuaría amándolo?

Poco a poco aprendí que en el árbol del silencio cuelga el fruto de la paz...Descubrí que aun aquí [en condena solitario] mis pensamientos y sentimientos se volvieron hacia Dios, y que podía pasar noche tras noche en oración, ejercicios espirituales y alabanzas. Ahora sabía que no estaba actuando en teatro. ¡YO CREÍ! (In God’s Underground, En el Subterráneo de Dios, p. 120).

+ + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + +

NUESTROS SERMONES ESTÁN DISPONIBLES
EN SU TELÉFONO CELULAR AHORA.
IR A WWW.SERMONSFORTHEWORLD.COM.
HAGA CLIC EN EL BOTÓN VERDE
CON LA PALABRA “APP” SOBRE TAL.
SIGA LAS INSTRUCCIONES QUE APAREZCAN.

+ + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + +

¿Qué significa ser “crucificado con Cristo”? Significa que debes pasar por una noche oscura del alma. Debes sentir tu pecado, sentir el azote de la ley, sentir los clavos, morir con Cristo, unidos con Cristo en su muerte, así como en su resurrección.

A menudo, un hombre terco como yo debe pasar por esto varias veces antes de que se rinda y esté completamente “crucificado con Cristo.” Todavía estoy en el proceso de aprender esta verdad, aunque ahora estoy en mi octavo año de vida.

Primero comencé a aprender esta verdad al quedarme en una iglesia China, donde fui un “extraño” durante décadas. Quería irme, pero Dios no me dejaba ir. Claramente me dijo que no me fuera en Hebreos 10:25 y en otras partes de la Biblia. Así comencé a ser “crucificado con Cristo.”

La próxima vez que fui probado fue en el seminario Bautista del Sur en el condado de Marin. Yo odiaba el lugar porque casi todos los profesores eran liberales inconversos que destrozaban la Biblia en casi todas las clases. Yo odiaba estar allí, pero de nuevo, Dios me dijo que me quedara, no importa cómo me sentía. Después de la medianoche, en mi habitación en el seminario, Dios me llamó en la noche. En una “voz suave y pequeña” Dios me dijo, “Dentro de muchos años pensarás en esta noche y recordarás que te dije que tu trabajo principal solo comenzaría cuando seas viejo...Ahora aprenderás a no tener miedo. Yo estaré contigo...Si no lo dices nadie lo dirá, y desesperadamente necesita ser dicho - otros tienen miedo decirlo, así que si to no lo dices nadie lo hará, o al menos no lo harán bien.”

Luego estaba mi profesor de homilética, el Dr. Gordon Green, quien me dijo, “Hymers, eres un muy buen predicador, uno de los mejores. Pero...nunca conseguirás una iglesia Bautista del Sur para pastorear si no dejas de causar problemas.” Lo miré a los ojos y dije, “Si eso es lo que cuesta, no quiero uno.” No tenía nada que perder ahora (Against All Fears, Contra todos los Miedos p. 86).

Entonces vine a Los Ángeles y comencé esta iglesia. Después, Kreighton quebranto esta iglesia porque “no estaba de acuerdo” conmigo. ¿Con qué no estaba de acuerdo? No estaba de acuerdo con mis valientes posiciones sobre varios temas, ¡eso es con lo que no estaba de acuerdo! ¡Él es solo un “ratoncito” hombre pequeño con temor de defender la verdad de Dios! ¡Adiós ratoncito!

Ahora, en mi año 80, me doy cuenta de que Dios me ha estado preparando todo el tiempo para ser una voz profética para Él durante la apostasía del tiempo del fin (II Tesalonicenses 2:3).

Mientras que otros dicen que serás raptado, yo digo que tendrás que pasar por la mayor parte de la Gran Tribulación, como dice Marvin J. Rosenthal en The Pre-Wrath Rapture of the Church, El Rapto de la Iglesia Antes de la Ira. Mientras que otros, como Kreighton, quieren llevarte al Nuevo-Evangelicalismo, yo estoy diciendo, “Ponte firme de pies por Cristo - no importa lo que pase.”

Yo no odio a John Samuel. Me doy cuenta de que él no es lo suficientemente fuerte para ser una voz profética en estos últimos días. Temía que iba “chocar y quemar” si se quedaba conmigo. Es porque John Samuel todavía no ha sido “crucificado con Cristo.” ¡Yo he “chocado y quemado” tantas veces que ya no me asusta!

El Dr. Cagan sigue diciéndome que le gusta lo que predico sobre ser fuerte en estos últimos días. ¡Eso es más que suficiente estímulo para mí! Si estás “crucificado con Cristo” te podrás quedar conmigo y con el Dr. Cagan durante estos días de apostasía (II Tesalonicenses 2:3), ¡y serás un glorioso mártir, o al menos un glorioso confesor, como el pastor Wurmbrand!

“Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí” (Gálatas 2:20; p. 1200).

Dr. Timothy Lin, en su libro The Kingdom of God, El Reino de Dios, dijo, “Hoy en día, muchos miembros de la iglesia no pueden escuchar la voz de Dios porque se aman a sí mismos por encima de todo lo demás...Sus corazones se han endurecido, por lo cuanto más aprenden, menos escuchan. Muchos piensan que lo saben todo, cuando en realidad ignoran muchas verdades básicas. ¡Muchos de ellos ni siquiera pueden decirte cuál es su propósito en la vida!” El Dr. A. W. Tozer dio este ejemplo.

Pregúntele a un joven estudiante universitario: "Bob, ¿por qué estás aquí?"
“Me quiero casar; Me gustaría ganar dinero; y me gustaría viajar.”
“Pero Bob, estas son cosas miopes. Los harás y luego envejecerás y morirás. ¿Cuál es el gran propósito de tu vida?”
Entonces Bob podría decir, "No sé si tengo algún propósito en la vida.”
La mayoría de las personas no conocen su propósito en la vida. (“The Purpose of Man”/“El Propósito del Hombre”, p. 27).

Un cristiano puede decir que su propósito en la vida es ir al cielo. ¡Pero el Dr. Lin dijo repetidamente que no hay un verso de la Escritura que diga que ir al Cielo es el propósito de tu vida!

Para mostrarte cuál debería ser tu propósito en la vida, mira II Timoteo 2:12 (p. 1237). Lee la primera mitad del versículo 12,

“Si sufrimos, también reinaremos con él…”

“Sufrir” significa “aguantar.” “Apocalipsis 20:6 dice, “serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años.” La palabra “sufrir” significa “aguantar.” El contexto de II Timoteo 2:12 se da en II Timoteo 2:1-11. La nota de Scofield sobre el versículo 1 dice correctamente, “El camino de un ‘buen soldado’ en el momento de la apostasía.” Este reinado con Cristo se muestra claramente en la parábola de las diez monedas, en Lucas 19:11-27. Los que se preparan para reinar con Cristo recibirán “autoridad sobre diez ciudades” (v. 17) o “sobre cinco ciudades” (v. 19). El Dr. Lin dijo que esto será bastante literal. ¡Los que aguantan en esta vida reinarán con Cristo en su Reino venidero! La palabra “sufrir” significa “aguantar.”

Entonces, ¿qué debemos aguantar? Aguantamos al no amar al mundo,

“No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo. Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.” (I Juan 2:15-17; p. 1278).

Nosotras aguantamos por no salir en un quebrantamiento de la iglesia,

“Salieron de nosotros, pero no eran de nosotros; porque si hubiesen sido de nosotros, habrían permanecido con nosotros; pero salieron para que se manifestase que no todos son de nosotros” (I Juan 2:19; p. 1279).

Resistimos al negarnos a seguir a los falsos maestros,

“Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo” (I Juan 4:1; p. 1280).

Aguantamos haciendo esas cosas que agradan a Dios,

“Y cualquiera cosa que pidiéremos la recibiremos de él, porque guardamos sus mandamientos, y hacemos las cosas que son agradables delante de él” (I Juan 3:22; p. 1280).

Resistimos al guardar el mandamiento de Dios,

“y cualquiera cosa que pidiéremos la recibiremos de él, porque guardamos sus mandamientos, y hacemos las cosas que son agradables delante de él. Y este es su mandamiento: Que creamos en el nombre de su Hijo Jesucristo, y nos amemos unos a otros como nos lo ha mandado.” (I Juan 3:22, 23; p. 1280).

Resistimos sometiéndonos a nuestros maestros,

“Acordaos de vuestros pastores, que os hablaron la palabra de Dios; considerad cuál haya sido el resultado de su conducta, e imitad su fe… Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos; porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta; para que lo hagan con alegría, y no quejándose, porque esto no os es provechoso.” (Hebreos 13:7, 17; p. 1260).

Resistimos “siempre abundando en la obra del Señor” - ¡Fiel Sin Moverse!

“Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano” (I Corintios 15:58; p. 1186).

Al aguantar estas cosas, Dios nos entrena para convertirnos en discípulos, que reinarán con Cristo en su Reino venidero.

“Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono…El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias” (Apocalipsis 3:21, 22; p. 1290).

El pastor Wang Ming Dao (1900-1991) pasó 22 años en prisión en China Comunista, por su fe. Él dijo,

“Algunos me han preguntado qué camino debería tomar la iglesia hoy. Respondo sin dudas, el camino de los Apóstoles...siendo fieles hasta la muerte.” El predicó el funeral para el Dr. John Sung. Perdió todos sus dientes, el poder escuchar y su vista mientras estaba en prisión. Después de salir de prisión, él y su esposa enseñaron a grupos de cristianos en su departamento hasta su muerte en 1991.

Por favor, párate y canta nuestro himno,

¿Soy un soldado de la cruz, Le sigo a Jesús,
Y temeré servirle fiel, O me avergüenzo de Él?

¿Al cielo buscare entrar con gran comodidad,
Cuando otros premios ganaran su sangre al derramar?

¿No hay enemigos para mí? ¿El ataque parar?
¿El mundo es amigo de dios, Para llevarme a Él?

¡Debo luchar, si he de reinar; Dadme valor, ¡Jesús!
Carga y dolor podre aguantar, Al ser guiado en tu luz.
     (“Am I a Soldier of the Cross?”/”¿Soy Un Soldado de la Cruz?”
         por Dr. Isaac Watts, 1674-1748)