Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros en todo el mundo, especialmente en el Tercer Mundo, donde hay pocos, si es que hay, seminarios teológicos o escuelas Bíblicas.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 43 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




EL TESTIMONIO DEL CENTURIÓN

por el Dr. R. L. Hymers, Jr.,
Pastor Emérito

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Tarde del Día del Señor, 12 de Abril de 2020

La Escritura Leída Antes del Sermón: Mateo 27:33-54.

“El centurión, y los que estaban con él guardando a Jesús, visto el terremoto, y las cosas que habían sido hechas, temieron en gran manera, y dijeron: Verdaderamente éste era Hijo de Dios” (Mateo 27:54; p. 1003 Scofield).

El centurión, y los que estaban con él, eran romanos. ¡Estos pocos soldados romanos fueron los únicos que "temieron mucho" y se "llenaron de asombro" (ESV) cuando miraron al Cristo crucificado en la Cruz!

Recuerdo muy bien lo que sentí cuando era adolescente cuando me dijeron de la crucifixión la primera vez en una iglesia bautista. Las lágrimas llenaron mis ojos y estaba "llena de admiración" y asombro. Los otros jóvenes quedaron completamente inmóviles cuando Cristo murió en la Cruz.

¿Cuál fue la diferencia entre yo y los otros jóvenes ese día? Era nuevo y real para . ¡Era solo otro servicio para ellos! La diferencia era que sabía que estaba perdido. Los otros niños pensaron que se salvaron porque rezaron y se bautizaron. El Dr. AW Tozer dijo: "El hombre que no puede encontrar un objeto digno de su verdadera devoción está perdido, y es parte de nuestra pérdida que no sepamos cuán perdidos estamos" (“Man: The Dwelling Place of God,” "Hombre: El lugar de morada de Dios," p. 93).

Pensé que era extraño, y que los otros niños eran normales. Los otros niños estaban seguros de que estaban bien, y entonces, el Jesús crucificado no tenía nada más para ellos. Temí mucho, asombrado de Jesús en la Cruz. ¡Ellos dejaron que las palabras del predicador suenen sin escuchar! “Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.” (Romanos 10:17; p. 1161).

+ + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + +

NUESTROS SERMONES ESTÁN DISPONIBLES
EN SU TELÉFONO CELULAR AHORA.
IR A WWW. SERMONSFORTHEWORLD. COM.
HAGA CLIC EN EL BOTÓN VERDE
CON LA PALABRA “APP” SOBRE TAL.
SIGA LAS INSTRUCCIONES QUE APAREZCAN.

+ + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + +

El pueblo judío pensó que ya estaban salvados. Entonces no sintieron nada cuando vieron el terremoto, y vieron a Jesús muriendo por su pecado. Escuche al Dr. Tozer mientras habla del Infierno de Dante:

“Dante, en su viaje imaginario a través del infierno, se encontró con un grupo de almas perdidas que suspiraban y lloraban continuamente mientras giraban sin rumbo fijo en el aire oscuro. Virgil, su guía, explicó que se trataba de las "personas miserables", "casi sin alma", que mientras vivían en la tierra no tenían la energía moral suficiente para ser buenos o malos. No ganaron elogios ni culpas. Y con ellos y compartiendo su castigo estaban aquellos ángeles que no tomarían partido ni con Dios ni con Satanás. La condena de toda esta tripulación débil e irresoluta debía suspenderse entre un infierno que los despreciaba y un cielo que no recibiría su presencia contaminada. Ni siquiera sus nombres debían mencionarse nuevamente en el Cielo, la tierra o el Infierno. "Mira", dijo la guía, "y pasa".

¿Estaba Dante simplemente diciendo a su manera lo que nuestro Señor había dicho mucho antes a la iglesia en Lardácea: "Me gustaría que estuvieras frío o caliente. Entonces, como no eres frío ni caliente, ¿te vomitaré de mi boca"?

El bajo nivel de entusiasmo moral entre nosotros puede tener un significado mucho más profundo de lo que estamos dispuestos a creer (“Of God and Men,” "De Dios y los Hombres").

Piensa en esas personas en la Cruz. Vieron el terremoto. Vieron el sol borrado, hasta las 3:00 PM. Escucharon a la gente gritar blasfemia a Jesús. Pero nada de eso conmovió a la multitud en absoluto.

Pero el centurión pagano romano se conmovió profundamente en su corazón. Estaba asombrado cuando escuchó y vio las mismas cosas que las personas "religiosas" vieron y oyeron.

Adán pecó y, en su pánico, trató de esconderse de la presencia de Dios. El Dr. Tozer dijo: "Nada puede tomar el lugar del toque de Dios en el alma" (“The Divine Conquest,” "La conquista divina", p. 25).

Dios "tocó" mi alma ese día y quedé asombrado. Todavía no me había salvado, pero me conmovió profundamente. Y eso es lo que me llevó más allá de la mera religión: ¡finalmente confiar en Jesús y ser verdaderamente salvo!

Alguien puede decir que soy uno de los "elegidos". Pero esa es una forma de esconderse del hecho de que simplemente vi, por la gracia de Dios, que necesitaba a Jesucristo - ¡más que cualquier otra cosa que este mundo muerto ofrezca! Si has visto eso, ¡tú también puedes ser uno de los "elegidos"! La tradición nos dice que este centurión se convirtió en un verdadero cristiano. ¡Y creo en esa tradición con todo mi corazón! ¡La fuerte tradición nos dice que este hombre se convirtió en mártir de Cristo! ¡Y ese es el mayor honor que cualquier cristiano puede tener!

No debería sorprendernos saber que la mayoría de las personas "religiosas" que ridiculizaron a Cristo en la Cruz, ¡nunca lo vieron cuando resucitó de la muerte, tres días después!

¿Qué pasa con el coronavirus? Las almas muertas nos dicen que nos mantengamos alejados de la iglesia. El alcalde de Nueva York quiere que nos mantengamos alejados de la iglesia. ¡Es un hombre inconverso! Incluso un equipo de caballos salvajes no podía mantenerme fuera de la iglesia - ¡el domingo de Pascua de Resurrección!

Ahora escucha al apóstol Pablo,

“Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo. Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo, y ser hallado en él, no teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la fe; a fin de conocerle, y el poder de su resurrección, y la participación de sus padecimientos, llegando a ser semejante a él en su muerte, si en alguna manera llegase a la resurrección de entre los muertos. No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto; sino que prosigo, por ver si logro asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús. Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.” (Filipenses 3:7-14; p. 1217).

¡Que ese sea nuestro objetivo también! ¡Dios te bendiga en este domingo de Pascua de Resurrección y siempre! Amén.

¡Por favor, párate y canta “O For a Thousand Tongues!” “¡Oh Que Tuviera Lenguas Mil” de Charles Wesley, número 1 en tu hoja de canciones!

Oh, que tuviera lenguas mil para cantar alabanza a mi gran Redentor,
La gloria de mi Dios y Rey, Los triunfos de Su gracia.

Mi amable Maestro y mi Dios, Ayúdame a proclamar:
Para decir por toda la tierra extranjera Los honores de Tu nombre.

¡Jesús! El nombre que calma nuestros miedos, Que a nuestra tristeza dice parar;
Es música en los oídos del pecador, Es vida, salud y paz.

El rompe las cadenas del pecado cancelado, el libra al prisionero;
Su sangre puede limpiar al ser más vil; Su sangre dada por me.
(“O For a Thousand Tongues.” “Oh Que Tuviera Lenguas Mil” de Charles Wesley, 1707-1788).

Ahora canta, “The Strife Is O’er,” “La Batalla Termino”

¡Aleluya! ¡Aleluya! ¡Aleluya!
La lucha se terminó, la batalla termino;
La victoria de la vida se ganó.
El canto triunfal comenzó, ¡Aleluya!
¡Aleluya! ¡Aleluya! ¡Aleluya!

Los poderes de la muerte hicieron su peor,
Pero Cristo esparció las legiones de desesperación;
Que gritos de santo gozó se oigan, ¡Aleluya!
¡Aleluya! ¡Aleluya! ¡Aleluya!

Tres días tristes pasaron;
El gloriosamente resucita de los muertos;
¡Toda gloria a nuestra Cabeza resucitada! ¡Aleluya!
¡Aleluya! ¡Aleluya! ¡Aleluya!

El cero las puertas anchas del Infierno:
Las barras de la puerta alta del cielo cayeron:
Deja que himnos de alabanza digan, ¡Aleluya!
¡Aleluya! ¡Aleluya! ¡Aleluya!

Senior por las heridas que hirieron a Ti,
Del temeroso aguijón de la muerte has tu siervo libre,
Que nosotros vivamos y cantemos a Ti. ¡Aleluya!
¡Aleluya! ¡Aleluya! ¡Aleluya!
(“The Strife Is O’er,” “La Batalla Termino” traducido por Francis Pott, 1832-1909).