Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros en todo el mundo, especialmente en el Tercer Mundo, donde hay pocos, si es que hay, seminarios teológicos o escuelas Bíblicas.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 42 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




“UN PLANO MAS ALTO QUE HE ENCONTRADO”

por el Dr. R. L. Hymers, Jr.
Pastor Emérito

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Noche del Día del Señor, 23 de febrero de 2020


El Dr. A. W. Tozer fue llamado profeta en su propia vida. El Dr. Tozer dijo: “Creo que la necesidad imperiosa de nuestros días no es simplemente el avivamiento, sino una reforma radical que arraigará nuestros males morales y espirituales, y tratará las causas, con la enfermedad más que con los síntomas”. La siguiente entrevista con el Dr. Tozer apareció en un número de 1954 de la revista Christian Life:

Pregunta: Dr. Tozer, ¿cómo definiría exactamente la “vida más profunda”?

Dr. Tozer: Significa una vida espiritual con una intensidad de pureza y fecundidad mucho mayor que la vida cristiana promedio. Implica una separación completa del mundo, no sólo en la práctica, sino en el espíritu, y una devoción plena a Dios sin reservas.

Pregunta: ¿Cómo se obtiene esta “vida más profunda”?

Dr. Tozer: Creo que es el resultado de una crisis en lugar de un lento crecimiento de la gracia. Un buen ejemplo puede encontrarse en la vida de Jacob. Conoció a Dios en Beth-el. “Y despertó Jacob de su sueño dijo: Ciertamente Jehová está en este lugar...No es otra cosa que casa de Dios...Y llamó el nombre de aquel lugar Beth-el (Casa de Dios)” (Génesis 28:16, 17, 19; pág. 40 Scofield). Este encuentro con Dios fue real y hasta cierto punto satisfactorio. Luego, después de vagar durante 20 años, durante los cuales estuvo arriba y abajo, a veces victorioso, pero sobre todo en la derrota, se encontró con Dios de nuevo en Beth-el, pero ahora lo llamó El-bet-el (“el Dios de la Casa de Dios”, Génesis 35:7; pág. 47). Esta segunda crisis dio lugar a una transformación moral y espiritual completa que permaneció con él por el resto de su vida.

+ + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + +

NUESTROS SERMONES ESTÁN DISPONIBLES
EN SU TELÉFONO CELULAR AHORA.
IR A WWW. SERMONSFORTHEWORLD. COM.
HAGA CLIC EN EL BOTÓN VERDE
CON LA PALABRA “APP” SOBRE TAL.
SIGA LAS INSTRUCCIONES QUE APAREZCAN.

+ + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + +

Estas dos crisis en la vida de Jacob se pueden comparar con las dos crisis en la vida de los discípulos de Jesús. Ellos recibieron “el Espíritu Santo” la noche en que Jesús resucitó de entre los muertos (Juan 20:22; pág. 1100). Fue entonces cuando nacieron de nuevo. Pero fueron “bautizados con el Espíritu Santo” 50 días después, justo antes de Pentecostés (Hechos 1:5, 8; pp. 1103, 1104).

Ahora volteen la Biblia a I Corintios 1:10 (pág. 1169). Párense y léalo en voz alta juntos.

“Os ruego pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que habléis todos, una misma cosa, y que no haya entre vosotros disensiones, antes seáis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer” (I Corintios 1:10).

Pueden sentarse. Señor Song, por favor léalo en chino (lo lee).

Esta es una imagen de una iglesia que ha experimentado el avivamiento. Sin embargo, no es el método de avivamiento. Es el objetivo del avivamiento, pero no el método para buscar el avivamiento. Si tratamos de copiar I Corintios 1:10, ciertamente no experimentaremos el avivamiento.

El gran Spurgeon dijo: “La mayoría de las grandes verdades de Dios tienen que ser aprendidas por problemas; deben ser quemados en nosotros por el hierro caliente de la aflicción, de lo contrario no los recibiremos verdaderamente”.

Eso fue exactamente lo que la señorita Marie Monsen aprendió en China. El avivamiento que Dios envió en su ministerio vino de la aplicación de tres pasajes de la Biblia.

(1)  Salmo 139:23, 24 (voltee allí, pág. 638)

“Examíname, oh, Dios, y conoce mi corazón: Pruébame y reconoce mis pensamientos: Y ve si hay en mí camino de perversidad, Y guíame en el camino eterno” (Salmo 139:23, 24).

(2)  Proverbios 28:13 (pág. 666)

“El que encubre sus pecados, no prosperará: Mas el que los confiesa y se aparta, alcanzará misericordia” (Proverbios28:13).

(3)   Santiago 5:16 (pág. 1266)

“Confesaos vuestras faltas unos a otros, y rogad los unos por los otros, para que seáis sanos”
        (Santiago 5:16).

La primera vez que la señorita Monsen vio los efectos de aplicar estos versículos, fue a un grupo de mujeres chinas que habían abortado a sus bebés. Una mujer lloró durante horas, confesó el asesinato de su hija pequeña y fue curada de su pecado. Otros lo siguieron. Señorita Monsen pasó a aplicar estos versículos a muchos chinos. ¡Incluso los predicadores y misioneros experimentaron el avivamiento! En un solo lugar, un grupo endurecido de piratas se convirtieron y revivieron. También lo fueron un gran grupo de estudiantes chinos, y muchos otros. El avivamiento que todavía vemos en las iglesias hogareñas de China surgió de los avivamientos inspirados en Dios de la señorita Monsen. ¡Amén!

¿Podemos tener al menos un “toque” de avivamiento en nuestra iglesia hoy? Sí, pero sólo si nos tomamos muy en serio esos tres versículos ahora. El Diablo puede decirle: “No funcionó antes”. ¡¡¡Bueno, por supuesto que no!!! ¡¡¡La gente de Kreighton no hizo lo que decían esos versículos!!! ¡Claro que no funcionó! Pero ¿qué de ti? ¿Harás lo que dicen los versículos?

(1)  “Examíname, oh, Dios, y conoce mi corazón: Pruébame y reconoce mis pensamientos: Y ve si hay en mí camino de perversidad, Y guíame en el camino eterno” (Salmo 139:23, 24).

¿Qué tal del aborto? ¿Qué tal de robos? ¿Qué tal de pornografía? ¿Qué tal si de no diezmar? ¿Qué tal de chistes sucios? ¿Qué tal de pecados secretos que nadie conoce? ¿Qué tal de rebelión contra el pastor? ¿Qué tal de rebelarse contra la autoridad de la iglesia? ¿Qué tal de amargura contra alguien en la iglesia? ¿Qué tal algo que no he mencionado? Di los versículos otra vez:

“Examíname, oh, Dios, y conoce mi corazón: Pruébame y reconoce mis pensamientos: Y ve si hay en mí camino de perversidad, Y guíame en el camino eterno” (Salmo 139:23, 24).

(2)  “El que encubre sus pecados, no prosperará: Mas el que los confiesa y se aparta, alcanzará misericordia” (Proverbios 28:13)

¿Estás dispuesto a confesar y renunciar a tus pecados secretos? ¡¡¡Si no, nunca serás avivado!!!

(3)  “Confesaos vuestras faltas unos a otros, y rogad los unos por los otros, para que seáis sanos”
        (Santiago 5:16).

¡¡¡Debes confesarlos antes que todo, con lágrimas sinceras!!! Dices, “¡No es fácil!” ¡Claro que no! ¡Pero no encontrarás paz y alegría interior hasta que lo hagas! ¡Tú no serás bautizado con el Espíritu Santo hasta que lo hagas!

La Biblia dice: “¿No volverás tú a darnos vida, Y tu pueblo se alegrará en ti?” (Salmo 85:6; pág. 609). ¡No te alegrarás hasta que lo hagas!

¿Cómo puedes alegrarte si sales sin confesar y abandonar tus pecados? ¡Alguien incluso puede tener una enfermedad física debido a un pecado no confesado! Puede que no se cure a menos que te deshagas de tu pecado confesándolo abiertamente. “No puedo hacer eso, soy chino”. ¡No seas necio! ¡La gente en China lo hace todos los días! ¡Por eso tienen un avivamiento y nosotros no tenemos avivamiento! ¡Hazlo porque la Biblia te dice que lo hagas!

Mira al rey David. Era un gran rey. Sin embargo, confesó su pecado abiertamente. ¡¡¡Lo escribió en la Biblia!!! ¿Eres más grande que el rey David? ¿Por qué eres tan terco? El rey dijo:

“Mi pecado está siempre delante de mí”.
“Y he hecho lo malo delante de tus ojos”.
“Crea en mí, oh, Dios, un corazón limpio”.
“Líbrame de homicidios, oh, Dios”.
“Vuélveme el gozo de tu salud”.
“Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado: Al corazón
contrito y humillado no despreciarás tú, oh, Dios”.

Estas fueron las confesiones abiertas del rey David. Sus pecados eran realmente horribles, pero los confesó abiertamente. ¿Puedes hacer menos?

En uno de los avivamientos del Dr. Jonathan Goforth en China, un ministro presbiteriano estricto, que nunca había visto un avivamiento antes, dijo esto –

      Seguramente Dios ha estado en este lugar y fuimos conscientes de ello. No puedo intentar decirles todo lo que he visto, pero simplemente daré algunas impresiones.
      El objetivo del Dr. Goforth en estas reuniones no era un avivamiento entre los paganos, sino entre los Cristianos...Los sermones del Dr. Goforth fueron directamente al corazón, bien ilustrados con incidentes de Corea, Manchuria, Shansi China y otros lugares.
      Después del sermón se dio una oportunidad para la oración. Varios de los chinos se rompieron en lágrimas, incapaces de seguir adelante. El Sr. Fan hizo una confesión pública de sus pecados y oró para que Dios lo perdonara. Entonces se hizo un poderoso llamamiento a todos para que nada les impidiera recibir una bendición del Espíritu Santo.
      Entonces ocurrió una escena que nunca había visto. Un hombre empezó a orar. No había dicho más de unas pocas palabras cuando otra persona, luego otra se unió. En un momento toda la congregación estaba gritando en voz alta a Dios por misericordia. Todas las emociones de una vida de pecado parecían derramarse en ese momento. Todos los pecados del pasado los miraban a la cara; y lloraban con angustia a Dios por misericordia.
      Hubo una tormenta de oración pidiendo ayuda para confesar sus pecados. No hubo ninguna retención, y no hubo intento de hacerlo. Los hombres y las mujeres quien estuvieron bajo el poder del Espíritu Santo confesaron sus pecados y recibieron un nuevo sentido de perdón, paz y poder.
      Vimos uno tras otro [entre los perdidos] seguir adelante y contar cómo Dios trajo la convicción del pecado a sus corazones.
      Grandes multitudes, más de setecientos, se aglomeraron al frente para confesar sus pecados...Fue una larga reunión, que duró todo el día.
      Fue impresionante ver la angustia de los hombres. Habían estado en la presencia de Dios y su luz se los había revelado a sí mismos. Uno de nuestros hombres más fuertes, un predicador, que se había jactado de que nunca derramaría una lágrima durante las reuniones, fue descubierto en su habitación sollozando en gran agonía de alma.
      Era una época en la que todos estábamos muy unidos, no sólo misioneros a misioneros, sino chinos a chinos, y chinos a misioneros. Jesús nos estaba diciendo otra vez: “para que sean una cosa…Yo en ellos, y tú en mí, para que sean consumadamente una cosa” Fue una inspiración estar en una atmósfera así.

Sin embargo, cuando Dr. Goforth predicó más tarde en Canadá, los predicadores rechazaron el avivamiento. Ese fue el principio del fin para la Iglesia Presbiteriana. En los años siguientes la denominación se volvió casi totalmente liberal, como la mayoría de las iglesias presbiterianas son hoy en día.

Yo estaba allí cuando el avivamiento llegó a la Primera Iglesia Bautista China. Nunca lo he olvidado. Anhelo ver a Dios moverse así al comenzar una nueva iglesia en el Valle de San Gabriel.

Debemos tener un avivamiento, o la nueva iglesia sólo será como la antigua, llena de rebelión y pecado no confesado.

¿Podemos al menos tener un pequeño avivamiento en nuestra nueva iglesia? Sí - si sólo obedecemos los tres textos que he dado:

(1)  “Examíname, oh, Dios, y conoce mi corazón: Pruébame y reconoce mis pensamientos: Y ve si hay en mí camino de perversidad, Y guíame en el camino eterno” (Salmo 139:23, 24).

(2)  “El que encubre sus pecados, no prosperará: Mas el que los confiesa y se aparta, alcanzará misericordia” (Proverbios 28:13).

(3)  “Confesaos vuestras faltas unos a otros, y rogad los unos por los otros, para que seáis sanos”
        (Santiago 5:16).

¿No volverás tú a darnos vida, Y tu pueblo se alegrará en ti? (Salmo 85:6).

Párate y canta “Fill All My Vision” [Llena toda mi visión], “Mi visión llena, que nada vil oscurezca la luz interior”.

¡Párate y cántalo de memoria!

Mi visión llena, que nada vil oscurezca la luz interior.
   ¡Que vea solo tu bella faz, Susténtame con tu gracia eternal!
Mi visión llena, bello Jesús, Haz que tu gloria brille en mi ser.
   Mi visión llena, que vean todos, Tu imagen santa reflejada en mí.
(Traducción libre de “Fill All My Vision” por Avis Burgeson Christiansen, 1895-1985).

Pueden sentarse.

Dr. Cagan y señor Song repartirán este manuscrito de sermón ahora. Dóblalo. Ponlo en tu Biblia ahora. Léelo y ore para que el avivamiento descienda entre nosotros. Hazlo todos los días de la semana que viene. ¡Amen!