Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros en todo el mundo, especialmente en el Tercer Mundo, donde hay pocos, si es que hay, seminarios teológicos o escuelas Bíblicas.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 42 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




¡TODO CRISTIANO PREDICANDO!

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Noche del Día del Señor, 19 de enero de 2020

“Pero los que fueron esparcidos iban por todas partes anunciando el evangelio. Entonces Felipe, descendiendo a la ciudad de Samaria, les predicaba a Cristo” (Hechos 8:4, 5; pág. 1115 Scofield).


Si no respondes a la llamada de Dios por ti, es una gran tragedia y un pecado horrible. Estos dos versículos del octavo capítulo de Hechos muestran que la llamada de Dios es para cada cristiano nacido de nuevo en el mundo.

En la iglesia primitiva, cada nuevo creyente fue llamado a ser un ganador de almas. Es por eso por lo que no fueron detenidos cuando Saulo los arrestó, los puso en prisión, y “esparcidos…por todas partes”. Dondequiera que estuvieran, y lo que les pasara, “los que fueron esparcidos iban por todas partes anunciando el evangelio”. Sé que algunos eruditos bíblicos dicen que la “predicación” de la congregación, y la “predicación” de Felipe en Samaria eran dos cosas diferentes, ¡pero no lo veo de esa manera! Cada uno de ellos, desde la congregación hasta el diácono Felipe, proclamaba el Evangelio de Jesús a un mundo arruinado por el pecado. Era una iglesia y un diácono en llamas, difundiendo el Evangelio de Jesús dondequiera que fueran, y lo que hicieran. La buenas nuevas de Jesús estaba en sus corazones y en sus labios, pase lo que pase. La iglesia primitiva era una iglesia emocionante, vibrando con nuevos conversos, porque cada miembro de la iglesia estaba constantemente en la búsqueda de almas perdidas. ¡¡¡Y estaban constantemente buscando a las personas a las que hablarían del Salvador, el Señor Jesucristo!!!

Hoy es tan extraño. Un seminario, que se supone que te equipe para testimoniar y predicar, ¡en realidad hace lo contrario! ¡Hablo de seminarios conservativos y creyentes en la Biblia! Envié a un joven a un seminario conservativo. ¡Salió de ella notando que nosotros en nuestra iglesia “predicamos” de manera diferente a ellos! ¡Estaba listo para tirar mis manos al aire! ¡¡¡Le había dicho a este joven repetidamente que nuestra forma de predicar era la forma clásica, y lo que hacían estos nuevos evangélicos no era predicar en absoluto!!! ¡Estos nuevos evangélicos sólo tardaron un par de años en arruinar la predicación de este joven! ¡¡¡Nunca enviaré a nadie más a ese seminario conservativo mientras viva!!!

+ + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + +

NUESTROS SERMONES ESTÁN DISPONIBLES
EN SU TELÉFONO CELULAR AHORA.
IR A WWW. SERMONSFORTHEWORLD. COM.
HAGA CLIC EN EL BOTÓN VERDE
CON LA PALABRA “APP” SOBRE TAL.
SIGA LAS INSTRUCCIONES QUE APAREZCAN.

+ + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + +

Luego está la falsa noción de una “llamada”. Dicen que tienes que ser LLAMADO o no puedes predicar. Un gran predicador escribió: “Una llamada generalmente comienza en la conciencia dentro de su propio espíritu...Es empujado sobre ti...casi forzado sobre ti constantemente de esta manera”. Desafortunadamente, esa idea de una “llamada” ha arruinado a muchos hombres, y les ha impedido ser predicadores eficaces. He conocido a jóvenes que buscaban constantemente ese “sentimiento”. Cuando no se sienten llamados, asumen que Dios no los ha “llamado”. Esa fue la experiencia de este hombre. Era un cirujano que no quería predicar. Tenía que ser “forzado” en ella por una “obsesión” interior.

Pero él conoce la historia de la iglesia lo suficientemente bien como para saber que George Whitefield, uno de los predicadores más grandes de todos los tiempos, “tuvo que ser persuadido por ministros y ancianos para hacer esto”. ¡Temía convertirse en predicador! Sorprendentemente, John Bunyan, uno de los más grandes predicadores bautistas de todos los tiempos, no fue “llamado” por una “compulsión interna”. Se le pidió que diera su testimonio. Su capacidad para predicar “fue inmediatamente evidente. A partir de ese día Bunyan sabía que había sido llamado a predicar” (Paul Chappell).

Luego estaba John Newton. ¡Era un joven horrible, que se convirtió en ateo! La gente no creía que un hombre tan malo pudiera ser un predicador. Pero se le dio la oportunidad de dar su testimonio de salvación. “Su llamado a predicar se hizo evidente para todos” (Paul Chappell). John Newton se convirtió en pastor. Es más conocido por su himno, “Amazing Grace” [“Asombrante Gracia”]. Newton fue a pastorear una iglesia importante en Londres. Poco antes de morir, John Newton dijo: “Mi memoria casi se ha ido, pero recuerdo dos cosas: que soy un gran pecador y Jesús es un gran Salvador”.

Entonces también, recuerde C. H. Spurgeon. A los dieciséis años, Spurgeon predicó su primer sermón, un simple mensaje de salvación. “Pero su discurso fue claro, y llegó al corazón del pueblo” (Paul Chappell). ¿Dónde leemos de la “llamada” mística de Spurgeon a predicar? ¡No se encuentra! Todo lo que leemos es que a los 15 años, Spurgeon pasó los sábados repartiendo tratados del Evangelio y enseñando la escuela dominical. Fue reclutado para ayudar al ministerio de predicación de la iglesia a los aldeanos cercanos. De sólo 16 años, Spurgeon predicó su primer sermón en la casa de alguien. Pronto predicaba varias veces a la semana.

¡Ahí lo tienes! George Whitefield no fue “llamado” por una experiencia interior y mística para predicar. ¡Tampoco fue John Bunyan! ¡Tampoco John Newton! Y tampoco fue “el príncipe de los predicadores” C. H. Spurgeon. ¡Cada uno de estos predicadores más grandes fue reclutado por otros para predicar! Y así sucedió desde el siglo I.

“Pero los que fueron esparcidos iban por todas partes anunciando el evangelio. Entonces Felipe, descendiendo a la ciudad de Samaria, les predicaba a Cristo” (Hechos 8:4, 5).

Les he dicho que los predicadores más grandes del pasado, como Ambrose, Whitefield, John Newton, Bunyan y Spurgeon, fueron reclutados por otros, y ¡no fueron llamados “místicamente” por una “obsesión” emocionalmente cargada en absoluto!

La iglesia primitiva estaba llena de gente que iba a todas partes predicando la Palabra. Algunos de ellos, como Felipe, fueron enviados a Samaria y les “predicaba a Cristo”. ¡Una y otra vez, la Biblia nos dice que la fidelidad de Dios es lo que produce ganadores de almas! Hace mucho tiempo Billy Graham dijo: “¿Estás dispuesto a llevar todas tus energías por el bien de Jesús? Tienes una variedad de dones y talentos que podrían cambiar el mundo si se ponen en manos de Jesús”. Entonces el Dr. Graham dijo: “Dios nos ha dado una puerta abierta, y nos ha dado las herramientas y la tecnología para tocar el mundo entero si tú y yo estamos serios”. Graham tenía algunos puntos ciegos. ¡Pero siguió predicando a Jesús a los pecadores hasta que tenía casi 100 años!

En términos de guardar los mandamientos, el joven rico gobernante fue fiel. Pero no estaba dispuesto a comprometerse con Jesús sin reservas. Tienes que tomar una decisión. Para los que no están salvos es una elección entre la vida y la muerte. ¿Conoces a Jesús personalmente como tu Salvador? ¿Estás seguro de que tus pecados son lavados por su sangre, derramados por ti en la Cruz?

Debes arrepentirte de tu pecaminoso estilo de vida. Debes poner todo tu peso en Jesús. Sólo debes confiar en Jesús, y debes ser fiel a Jesús en el compañerismo de la iglesia.

Jim Elliot salió como misionero a los indios en Ecuador. Cuando llegó a los indios fue asesinado. Murió como mártir de Jesús. Antes de morir, escribió: “No es necio quien da lo que no puede guardar para obtener lo que no puede perder”. ¿Están dispuestos a servir a Jesús de todo corazón para que podamos tener una iglesia fuerte, para llevar el Evangelio alrededor del mundo? ¿Vendrás a Jesús ahora? Él te ayudará a vivir por Él. Yo oro que confíen en Jesús ahora. Quiero ser un verdadero Cristiano. ¡Señor, ayúdame a ganar almas y vivir para ti para siempre! Amén.

Por favor, párate y canta uno de los himnos de John Newton. Es la última canción de tu hoja de canciones, “Amazing Grace”.

¡Sublime gracia que salvó, Tan vil ser como yo!
Fui ciego más hoy miro yo, Perdido y Él me halló.

Su gracia me enseñó a temer, Mis dudas ahuyentó;
Oh cuan preciosa gracia halle, Cuando mi alma creyó.

En los peligros o aflicción Que aquí he tenido yo;
Su gracia siempre me libró, ¿Y al Cielo me llevo?

Y cuando en Sion por siglos mil brillando este cual sol;
Yo cantare por siempre allí su amor que me salvo.
   (Traducción libre de “Amazing Grace” por John Newton, 1725-1807).

¡Si quieres hablar con nosotros acerca de confiar en Jesús, por favor ven y quédate aquí en el frente ahora mismo!