Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros en todo el mundo, especialmente en el Tercer Mundo, donde hay pocos, si es que hay, seminarios teológicos o escuelas Bíblicas.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 42 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




LA GRAN COMISIÓN

por el Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Noche del Jueves, 16 de enero de 2020


La mayoría de los cristianos saben que la Gran Comisión nos ordena evangelizar a las personas no salvas. Pero mucha gente no conoce el papel de una iglesia en la Comisión.

La Gran Comisión se dio en cinco ocasiones diferentes. En cada ocasión Jesús añadió al mandamiento anterior. Debemos tener un poco de entendimiento de estas cinco ocasiones para comprender todas las implicaciones de la Gran Comisión.

I. Juan 20:21, pág. 1099-1100 Scofield.

“Como me envió el Padre, así también yo os envío” (Juan 20:21).

Esta parte de la Gran Comisión fue dada por Jesús a 10 de sus discípulos el día en que resucitó de entre los muertos. Jesús simplemente les dijo que debían salir, como Él salió, enviados por el Padre, desde el Cielo. Simplemente se les dijo a los discípulos que debían ser enviados para representarlo. El mensaje, el destino y la tarea no fueron dados a los discípulos en ese momento.

+ + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + +

NUESTROS SERMONES ESTÁN DISPONIBLES
EN SU TELÉFONO CELULAR AHORA.
IR A WWW. SERMONSFORTHEWORLD. COM.
HAGA CLIC EN EL BOTÓN VERDE
CON LA PALABRA “APP” SOBRE TAL.
SIGA LAS INSTRUCCIONES QUE APAREZCAN.

+ + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + +

II. Marcos 16:15, pág. 1028.

“Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura” (Marcos 16:15).

Esta parte de la Comisión se dio una semana más tarde en la aposento alto. Ahora Tomás estaba presente, dando ahora 11 discípulos que oyeron esto. Se añadieron dos aspectos diferentes a la Comisión: 1) No debían sólo a predicar a Israel; (2) Debían predicar el Evangelio a todos en el mundo.

III. Mateo 28:18-20, pág. 1004.

“Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo” (Mateo 28:18-20).

Esta parte de la Gran Comisión se dio dos semanas más tarde. Los discípulos ya no estaban en Jerusalén. Estaban en una montaña en Galilea, a unas 100 millas de Jerusalén. Aquí Jesús añadió dos aspectos más de la Gran Comisión: (1) Debían discipular (imperativo) que implica el mandato de obtener resultados; (2) Se centraron en naciones o grupos de personas. Las palabras finales, “estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo”, muestran que la Comisión fue para todos los discípulos, “hasta el fin del mundo”. Esto demuestra que Richard Olivas se equivocó, cuando dijo que la Gran Comisión era sólo para los discípulos originales. Los once discípulos originales y unos 500 hermanos escucharon esta parte de la Gran Comisión.

IV. Lucas 24:46-47, pág. 1070.

“Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día; y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén.” (Lucas 24:46, 47).

Esta parte de la Gran Comisión fue dada por Jesús en Jerusalén, el cuadragésimo día después de que resucitó de entre los muertos; 11 de los discípulos lo oyeron. Aquí Jesús les dijo que sus mensajes debían incluir el arrepentimiento y el “perdón de pecados”.

V. Hechos 1:8, pág. 1104.

“pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra” (Hechos 1:8).

La quinta vez que Jesús dio la Gran Comisión a los discípulos fue de nuevo el cuadragésimo día. Esta vez Jesús les dijo que (1) el poder del Espíritu Santo los habitaría; y (2) debían ir a “Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra”. Dio esta parte de la Gran Comisión sobre el Monte de los Olivos, justo antes de ascender de nuevo al Padre.

La manera correcta de cumplir con la Gran Comisión es que una iglesia fuerte de “madre” dé a luz a una nueva iglesia. He visto esto suceder maravillosamente en la Primera Iglesia Bautista China de Los Ángeles. Pero, aunque tratamos de hacer eso en nuestra iglesia, se hizo imposible. Quebrantamientos de iglesias han ocurrido y no han prosperado. Para aquellos que están interesados, dos libros deben ser leídos y estudiados. Ambos fueron escritos por el Dr. Roy Branson – (1) Church Split [Quebrantamiento de iglesia]; y (2) Dear Preacher, Please Quit [Querido predicador, por favor renuncie].

Nuestros recientes “quebrantamientos” ocurrieron cuando los hombres trataron de pastorear que no fueron llamados a predicar. No fueron donados en la predicación evangelística, ni en “obra de evangelista” (II Timoteo 4:5; pág. 1238). Esos hombres no pueden ganar almas del mundo, y por lo tanto no pueden fundar una iglesia. Tanto el Sr. Olivas como el Sr. Chan entran en esta categoría. Ambos produjeron “quebrantamientos” eclesiásticos de la iglesia que se vieron obstaculizados por el koinonitis, “una patología del crecimiento de la iglesia causada por un énfasis excesivo en el compañerismo, lo que resulta en una iglesia enfocada en el interior que pierde de vista a aquellos que necesitan ser alcanzados en una comunidad” (Evangelism and Church Growth [Evangelismo y crecimiento de iglesia] por el Dr. Elmer L. Towns, p. 284). He estado en el ministerio durante 61 años, y nunca he visto una iglesia fuerte y ganadora de almas saliendo del orgullo y la rebelión. ¡Ni uno! ¡Cuando finalmente producimos a un joven que era capaz de predicar y ganar almas, Satanás usó a un miembro de la familia para alejarlo!