Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros en todo el mundo, especialmente en el Tercer Mundo, donde hay pocos, si es que hay, seminarios teológicos o escuelas Bíblicas.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 42 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




LO POR VENIR – UN SERMÓN DE AÑO NUEVO

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Noche del Día del Señor, 5 de enero de 2019

“Lo por venir, todo es vuestro, y vosotros de Cristo, y Cristo de Dios” (I Corintios 3:22-23; pág. 1172 Scofield).


“Lo por venir”. ¡Estas palabras son aterradoras para aquellos que no conocen a Jesús! “Lo por venir”. ¡La gente alrededor de nosotros afronta el futuro con temor y temblor! Ellos tienen un profundo sentimiento de desesperación y desesperanza.

Con el auge de la televisión, y el Internet, tragedias mundiales, guerras, terrorismo, muerte y destrucción son vistos por nosotros en nuestros hogares todos los días. Vemos los asesinatos. Vemos los atentados. Vemos los actos sangrientos de terrorismo. Violaciones, asaltos, saqueos, el hambre y la persecución son instantáneamente traídos ante nuestros ojos. Ninguna otra generación anterior tuvo tan fácil acceso a los horrores de este mundo. Nosotros vemos lo que ellos sólo leyeron al respecto. Vemos desastres en el mundo cada día en los programas de noticias que llenan las vías de comunicación con tensión, ansiedad y miedo. Creo que Jesús sabía de antemano sobre las comunicaciones electrónicas modernas. Él habló de “angustia” y “perplejidad” mundial (Lucas 21:25) con:

“Desfalleciendo los hombres por el temor y la expectación de las cosas que sobrevendrán en la tierra…” (Lucas 21:26).

Aviones son secuestrados. Edificios son explotados. Bombas nucleares están llegando a las manos de maniáticos que probablemente más las van a usar. Hombres famosos de la ciencia, y figuras políticas nos advierten de los peligros del calentamiento global que está en el futuro cercano. ¡No te rías! Sí, las palabras “lo por venir” son terribles para millones de personas. Así como Jesús predijo, “desfalleciendo los hombres [están] por el temor y la expectación de las cosas que sobrevendrán en la tierra”.

+ + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + +

NUESTROS SERMONES ESTÁN DISPONIBLES
EN SU TELÉFONO CELULAR AHORA.
IR A WWW. SERMONSFORTHEWORLD. COM.
HAGA CLIC EN EL BOTÓN VERDE
CON LA PALABRA “APP” SOBRE TAL.
SIGA LAS INSTRUCCIONES QUE APAREZCAN.

+ + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + +

Además de todas las horribles imágenes de la televisión, nos encontramos con las peores condiciones en Washington que he visto! ¡Muchos políticos parecen haber perdido la cabeza! ¡Especialmente los demócratas!

Añadido a todo esto está el hecho de que nuestras familias están fracturadas, el divorcio es galopante, nuestros niños están dispersos, confundidos y engañados por una estructura social que se está desmoronando por las costuras. ¡Una tercera parte de esta generación de jóvenes ha sido sacrificada en el vientre materno – más de 60 millones de ellos! Cuatro de cada siete niños Afroamericanos han tenido sus vidas arruinadas en el holocausto Americano por la sangre y matanza del aborto “legalizado”. Así, los tentáculos del terrorismo han penetrado adentro del vientre de millones de mujeres. ¡Ningún lugar es seguro! ¡No hay lugar para esconderse! El célebre poeta Irlandés William Butler Yeats lo dijo todo en su poema, [en Inglés “The Second Coming”] La Segunda Venida:

Las cosas se desmoronan; el centro no se puede sostener;
La anarquía misma ha sido desatada sobre el mundo,
La ola de sangre atenuada ha sido desatada, y por todos lados
La ceremonia de la inocencia se ahoga;
Los mejores carecen de convicción, mientras que los peores
Están llenos de apasionada intensidad…

Al recibir la Medalla de Oro del Congreso en Washington, Billy Graham dijo: “Somos una sociedad al borde de la autodestrucción” (traducción de Los Angeles Times, May 3, 1996, p. A-10). ¡La gente siente que ningún lugar es seguro! Ellos sienten que no hay lugar para esconderse de las terribles calamidades que vemos cada día en la televisión y el Internet. No es de extrañarse que las palabras “lo por venir” llena sus corazones con miedo y temblor.

Pero nuestro texto no fue dado a los perdidos. Fue escrito para aquellos que ya han sido convertidos. En el versículo 21, el Apóstol dijo: “Todo es vuestro”. En el versículo 22 da la lista de las cosas que pertenecen a los cristianos verdaderos. Al final de esa lista, dijo: “lo por venir, todo es vuestro” (I Corintios 3:22). ¡Si eres un cristiano verdadero, el futuro te pertenece!

“Lo por venir, todo es vuestro” (I Corintios 3:22).

I. Primero, ¡el triunfo de la Cristiandad es tuyo!

Jesús dijo:

“Edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella” (Mateo 16:18).

El Príncipe de Predicadores C. H. Spurgeon dijo:

Al mirar…a la situación política, pensamos que es oscuro y amenazante. Las nubes se juntan aquí y allá; temblamos por la misma la Iglesia de Dios, cuando su seguridad parece estar en peligro, en medio de los tronos que caen. Pero ningún cambio dinástico puede efectuar la destrucción de la Iglesia. En cada crisis de la historia, en cada convulsión del Estado, y en cada caso de desastre que afecte al mundo, la Iglesia siempre debe triunfar...de la quiebra de las naciones, Jesús [la iglesia] recoge la riqueza (traducción de C. H. Spurgeon, “Things to Come! A Heritage of the Saints,” Spurgeon’s Sermons Beyond Volume 63, Day One Publications, 2009, pp. 341-342).

El Imperio Británico se desmoronó y cayó, pero el Cristianismo florece en sus antiguas colonias. ¡La ola de avivamiento enviado por Dios está arrastrando a millones a las iglesias! Mientras el “Imperio” Americano se tambalea al borde del colapso, decenas de miles de personas en países del Tercer Mundo están siendo arrastrados a los brazos de Jesús por el poder soberano de Dios! Y, como digo esta noche, la profecía de Jesús se mueve sin descanso hacia su cumplimiento,

“Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones…” (Mateo 24:14).

“Tronos y coronas pueden perecer”. ¡Cántala!

Tronos y coronas, pueden perecer,
   De Jesús la iglesia constante ha de ser;
Nada en contra suya prevalecerá;
   Porque la promesa nunca faltará.
Soldados cristianos, a pelear marchar,
   ¡Yendo por delante la cruz del Señor!
(Traducción libre de “Onward, Christian Soldiers”
   by Sabine Baring-Gould, 1834-1924).

¡La iglesia, ahora militante, pronto será la iglesia triunfante! Pronto, la voz angelical va a proclamar:

“Los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo; y él reinará por los siglos de los siglos” (Apocalipsis 11:15).

“Lo por venir, todo es vuestro” (I Corintios 3:22).

II. Segundo, ¡el Reino venidero de Jesús es tuyo!

Jesús dijo:

“Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad” (Mateo 5:5).

De nuevo, Jesús dijo:

“No temáis, manada pequeña, porque a vuestro Padre le ha placido daros el reino” (Lucas 12:32).

Los cristianos son burlados y despreciados aquí en América y a través del mundo. Cristianos son perseguidos, encarcelados y a menudo asesinados por su fe en el Tercer Mundo. Los escépticos y humanistas de nuestro tiempo creen que vamos a fallar. ¡Pero están totalmente equivocados! La Biblia dice:

“Si sufrimos, también reinaremos con él” (II Timoteo 2:12)

¡Cuando Su Reino gobierne al mundo! Entonces le cantaremos a Jesús:

“…tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación; y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra” (Apocalipsis 5:9-10).

Canten himno número 2, en el cancionero, “Oscura fue la noche”. ¡Cántenla!

Oscura fue la noche, el pecado en nuestra contra;
   Pesada la carga que llevamos;
Pero ahora vemos la señal de Su venida;
   Nuestros corazones se regocijan,
¡La copa de gozo se rebalsa!
   Él viene otra vez, Él viene otra vez,
El mismo Jesús, rechazado por los hombres;
   Él viene otra vez, Él viene otra vez;
¡Con poder y gloria, Él viene otra vez!
   (Traducción libre de “He is Coming Again”
      by Mabel Johnston Camp, 1871-1937).

¡Cántenlo de nuevo!

Oscura fue la noche, el pecado en nuestra contra;
   Pesada la carga que llevamos;
Pero ahora vemos la señal de Su venida;
   Nuestros corazones se regocijan,
¡La copa de gozo se rebalsa!
   Él viene otra vez, Él viene otra vez,
El mismo Jesús, rechazado por los hombres;
   Él viene otra vez, Él viene otra vez;
¡Con poder y gloria, Él viene otra vez!

Si eres convertido, ¡el Reino venidero de Jesús es tuyo!

“Lo por venir, todo es vuestro” (I Corintios 3:22).

III. Tercero, ¡el nuevo cielo y la nueva tierra son tuyos!

¡Este viejo mundo pasará! Cuando Jesús haya reinado sobre la tierra por mil años, Satanás será soltado de su prisión y llevará a los rebeldes no convertidos del mundo en contra de Cristo (Apocalipsis 20:7-9). Entonces el fuego de Dios descenderá del Cielo (Apocalipsis 20:9):

“…en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas…en el cual los cielos, encendiéndose, serán deshechos, y los elementos, siendo quemados, se fundirán” (II Pedro 3:10, 12).

Pero nunca te desesperes, porque el Apóstol Juan dijo en su visión:

“Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más. Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo de Dios” (Apocalipsis 21:1-2).

¡Cuando Dios crea el Cielo nuevo y la nueva tierra, tú estarás allí en la Nueva Jerusalén – si eres un cristiano de verdad! ¡Sí, estarás allí para siempre en ese nuevo paraíso de Dios, en la nueva tierra, y en la Nueva Jerusalén!

Lo por venir, todo es vuestro” (I Corintios 3:22).

“Lo por venir, todo es vuestro” (I Corintios 3:22).

Pero tengo que cerrar regresando una vez más al texto completo, que leímos al principio:

“…lo por venir, todo es vuestro, y vosotros de Cristo, y Cristo de Dios” (I Corintios 3:22-23)

.

Hemos visto maravillas cosas “sea lo por venir” para aquellos que pertenecen a Jesús. ¿Pero, eres uno de ellos? ¿Puedes decir con certeza que “eres de Cristo”? ¡Si no puedes, entonces ninguna de esas promesas alegres te pertenece! Spurgeon dijo: “Si no tienes fe, el futuro no tiene nada para ti, sino miedo... Si no eres de Jesús, no podemos decir nada para animarte” (ibid., p. 347).

¿De qué te servirá ganar grandes sumas de dinero, y tener gran diversión y placer en esta vida, si, al final, lo perderás todo y la muerte te encontrará sin Jesús? “Sea lo por venir” será un gran terror para ti si no has sido fiel a Jesús. Te ruego que le des gran pensamiento a la salvación de tu alma. Te pido que pienses en tus pecados y tu corazón pecaminoso. Te ruego que consideres el hecho de que tu pecado debe, y te quitará, toda esperanza, y te condenará al Lago de Fuego. Oro que te alejes de las tinieblas y del pecado de este mundo. Oro que vengas directamente y de inmediato a Jesucristo. ¡Oro que lo mires por fe y su Sangre eterna se derrame sobre tu pecado! Ven a Jesús. Tírate de una vez sobre el crucificado, ahora glorificado, Hijo de Dios. ¡Él te salvará! ¡Él te salvará! ¡Entonces las cosas felices “por venir” de las que hablé, serán tuyas, así como son nuestras!

Si deseas hablar con nuestro pastor acerca de cómo convertirse en un verdadero cristiano, por favor deja tu asiento y camina hacia la parte de atrás de la sala para que él pueda hablar contigo acerca de tu pecado y la salvación en Cristo Jesús.

Ahora una palabra más para ti. ¿No es lo correcto que nosotros que tenemos tal esperanza en Jesús debemos tratar de difundirlo largo y a lo ancho? ¿No es apropiado para nosotros comenzar este nuevo año con una nueva dedicación de nuestras vidas a obedecer la Gran Comisión que Jesús nos dio (Mateo 28:19-20)?

Digamos, con todos nuestros corazones y almas, que vamos a obedecer a Jesús en evangelismo personal; y asistiendo a los afloramientos evangelísticos de nuestra iglesia; y también mediante la búsqueda de todas las oportunidades para traer familiares y amigos para escuchar el Evangelio de salvación en Jesús. ¡Que Dios nos ayude a obedecer a Jesús evangelizando en cada oportunidad en el 2020! Por favor pónganse de pie y canten el último himno en su cancionero.

Para el tiempo lema dad, que sea excitante, con poder,
Grito de guerra, con ardor para morir o conquistar.
Palabra que nos de excitación, para obedecer al Salvador.
Es la llamada: Alzaos hoy, ¡Evangeliza, el lema es!

El evangelio proclamad, en su nombre, id por doquier;
Se oye por todos los cielos ya, ¡salid a evangelizar!
A moribunda raza el don del evangelio traed;
Al tenebroso mundo ya, ¡salid a evangelizar!
   (Traducción libre de “Evangelize! Evangelize!”
      por Dr. Oswald J. Smith, 1889-1986; alterado por Dr. Hymers;
      a la melodia de “And Can It Be?” por Charles Wesley, 1707-1788).

¡Amén!


EL BOSQUEJO DE

LO POR VENIR – UN SERMÓN DE AÑO NUEVO

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

“Lo por venir, todo es vuestro, y vosotros de Cristo, y Cristo de Dios” (I Corintios 3:22-23).

(Lucas 21:25, 26; I Corintios 3:22).

I.    Primero, ¡el triunfo de la Cristiandad es tuyo! Mateo 16:18;
Mateo 24:14; Apocalipsis 11:15.

II.   Segundo, ¡el Reino venidero de Jesús es tuyo! Mateo 5:5;
Lucas 12:32; II Timoteo 2:12; Apocalipsis 5:9-10.

III.  Tercero, ¡el nuevo cielo y la nueva tierra son tuyos!
Apocalipsis 20:7-9; II Pedro 3:10, 12; Apocalipsis 21:1-2;
Mateo 28:19-20.