Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros en todo el mundo, especialmente en el Tercer Mundo, donde hay pocos, si es que hay, seminarios teológicos o escuelas Bíblicas.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 42 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




LA CORONACIÓN DE ILEANA

por el Dr. R. L. Hymers, Jr.

A mi querida esposa, Ileana, en el 37º aniversario de nuestra boda

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Noche del Sábado, 28 de septiembre 2019


Antes de la fundación del mundo tu nombre, Ileana Patricia Cuellar, fue escrito en el “libro de la vida” de Dios (Apocalipsis 17:8; p. 1302 Scofield). Fue un gran privilegio predicarte Juan 3:16 en una noche hace mucho tiempo. Y tú recibiste a Jesús. Y fuiste sellado en el “libro de la vida” para siempre. Pero lo mejor para ti está por venir, porque eres un “vencedor”. Jesús dijo,

“El que venciere será vestido de vestiduras blancas; y no borraré su nombre [Ileana] del libro de la vida, y confesaré su nombre delante de mi Padre, y delante de sus ángeles” (Apocalipsis 3:5; p. 1289).

Estabas vestido con un hermoso vestido y sombrero en tu primera Comunión. Estabas vestida con un hermoso vestido de novia el día que nos casamos. Pero estos vestidos eran menos, mucho menos, importantes que el “vestido blanco” en el que estarás vestido cuando estés delante del Señor Jesús. Cristo pondrá “una corona de justicia” sobre vuestra cabeza (cf. II Timoteo 4:8). Entonces los santos y los ángeles le cantarán a Jesús,

“Digno eres…porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido… [mi dulce Ileana]…y [ella]…reinaremos sobre la tierra” (Apocalipsis 5:9, 10; p. 1335).

La cruz consagrada que llevaré
   Hasta que la muerte me libere,
Y luego ir al hogar mi corona usar,
   Porque hay una corona para mí.

Sobre el pavimento de cristal, hacia abajo
   A los pies perforados de Jesús,
Alegre, lanzaré mi corona dorada
   ¡Y su querido nombre repetir!

¡Oh, preciosa cruz! ¡Oh gloriosa corona!
   ¡Oh día de resurrección!
Sí ángeles, de las estrellas bajan,
   Y llevan mi alma.
(Traducción de “Must Jesus Bear the Cross Alone?”
   por Thomas Shepherd, 1665-1739).

+ + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + +

NUESTROS SERMONES ESTÁN DISPONIBLES
EN SU TELÉFONO CELULAR AHORA.
IR A WWW. SERMONSFORTHEWORLD. COM.
HAGA CLIC EN EL BOTÓN VERDE
CON LA PALABRA “APP” SOBRE TAL.
SIGA LAS INSTRUCCIONES QUE APAREZCAN.

+ + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + +

¡Cuando te conocí por primera vez eras tan hermosa que supe que no merecía una chica como tú! Te llevé a ver al Dr. y Sra. McGowan. ¡Estaba tan orgulloso de ti! Tienes una sonrisa encantadora en tu cara en la foto que nos tomaron ese día. Esa foto está en mi escritorio en casa. Lo miro todas las noches.

Cuando nos casamos alguien te tomó una foto mientras esperabas que comenzara la marcha de la boda. Esa foto cuelga en mi oficina en la iglesia. Eras increíblemente hermosa con tu vestido de novia. Tu cara, mirando hacia abajo, es como la de un ángel santo. Cuando lo veo, sé que no te merecía. Tal vez pensaste que te casabas con el pastor de una iglesia grande y próspera, porque teníamos más de mil personas entonces. No te diste cuenta de que la mayoría de ellos se iban ir, y tendrías que casarte con un pastor en apuros, y pasar por el dolor de un quebrantamiento de iglesia tras la otra, durante años. ¡Lamento no haber tenido una vida mejor preparada para ti! ¡Que Dios me perdone!

Junto a esa foto hay otra: una foto de nosotros sosteniendo a nuestros hijos gemelos. Estás sonriendo una sonrisa amplia y hermosa, como siempre. No nos dimos cuenta de que estábamos a punto de entrar en otro quebrantamiento desgarrador de la iglesia. Sólo tenías veinte años. Me trae lágrimas a los ojos que no tenía nada que darte más que tristeza al entrar en otro quebrantamiento de la iglesia. Te ofrecí una vida feliz, pero todo lo que pude darte fueron décadas de sufrimiento y dolor. Por favor, perdóname, dulce Ileana.

Luego hay una fotografía de nosotros en mi sexagésimo aniversario en el ministerio de la Biblioteca Nixon. Esa noche tuve la inquietante sensación de que lo peor estaba por venir. Y llegó. Menos de un año después tuvimos un horrible quebrantamiento de la iglesia, la peor de todas. Tus amigos salieron de nuestra iglesia, y tuviste que andar solo con una terrible enfermedad que la mayoría de la gente nunca supo. ¡Deseo ahora que toda la noche en la Biblioteca Nixon hubiera sido un tributo a ti - no yo! ¡Por favor perdóname, Ileana, por tomar toda la gloria y alabanza, en lugar de dártelo a ti!

Ahora soy un anciano, un sobreviviente de cáncer con artritis en las rodillas que me impide pararme a predicar. Estoy tan avergonzado que no te he dado una vida mejor. Perdóname.

Pero entonces mi madre vino a vivir con nosotros. Tenías que cuidarla tanto a ella como a mí. Pero mamá nos enseñó una canción que amaba:

Cuando combatido por la adversidad,
Creas ya perdida tu felicidad,
Bendiciones tuyas enuméralas,
De lo que Dios hizo te sorprenderás.
Bendiciones tuyas, cuéntalas,
Bendiciones, cuantas tú verás;
Bendiciones tuyas, cuéntalas,
Lo que Dios ha hecho luego tú verás.
   (Traducción libre de “Count Your Blessings”
     por Johnson Oatman, Jr., 1856-1922).

1.  Mi madre fue salva, sobre todo porque la amabas y la cuidaste.

2.  Tu propia madre fue salva, por la misma razón, tu amor por ella, y cuidar de ella.

3.  Nuestros dos hijos se quedaron con nosotros en la iglesia, mientras que casi todos los hijos de los demás se fueron en el quebrantamiento de la iglesia, por razón de ti.

4.  John Wesley se graduó de la universidad y es un maravilloso hombre cristiano de oración.

5.  Robert se casó con una chica maravillosa, y nos dieron dos nietas excepcionales! Y Robert es un destacado hombre de negocios y millonario a la edad de 35 años.

6.  Christopher Cagan ha sufrido mucho para pastorear la iglesia, ¡dejándome convertir en el pastor emérito! Estaríamos perdidos sin él. Uno de sus hijos llamó al Dr. Cagan “un santo” – ¡y tenía razón!

7.  Dios nos ha dado una nueva iglesia china de la que todos podemos estar orgullosos.

8.  Jack Ngann será el próximo pastor de esa iglesia cuando el Dr. Cagan y yo ya no podamos dirigirla.

9.  Y tú, mi excepcional esposa, has sido nuestra inspiración a través de todo. Eres una mujer de oración. Pasas una hora cada mañana en oración, leyendo la Biblia, leyendo a Spurgeon y al Dr. A. W. Tozer.

10. De maneras que no se pueden describir en el papel, tu, Ileana Cuellar Hymers, ha sido utilizado por Dios para sanar los cambios de humor que me plagaron desde la infancia. Tu eres, sin duda, la esposa del pastor más grande de todo el mundo. Cuando eras una joven en Guatemala querías ser monja. Eres mucho más que una monja. Salvaste nuestra iglesia. Sí, tú, más que cualquier otra persona, lo salvaste. Nunca has vacilado. Atiendes a cada reunión de oración y a cada servicio de nuestra iglesia. Te conozco mejor que nadie en el mundo. Y sé que sois una santa de Dios, y Jesús te dará una corona de justicia en ese día.


Ileana, sé que también se te dará otra corona cuando te arrodilles ante Jesús. Porque el apóstol Pedro dijo:

“Y cuando aparezca el Príncipe de los pastores, vosotros recibiréis la corona incorruptible de gloria” (I Pedro 5:4; p. 1271).

Puedo verte en mi mente, hermosa y eternamente joven, en tu cuerpo resucitado, arrodillado ante Jesús (el pastor principal) con una “corona de gloria” en tu frente. Desearía poder dártelo ahora. Pero sólo soy un hombre. Te di una vida dura, pero Jesús mismo te dará una “corona de vida” y una “corona de gloria”.

Sé que admiras a la reina Isabel II. Pero Jesús te admira aún más que esa buena mujer. Sólo tiene una corona incrustada con una joya. Pero tú, mi siempre fiel esposa, tendrás dos coronas enjoyadas. ¡No puedo esperar a ver tu coronación ese día!