Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros en todo el mundo, especialmente en el Tercer Mundo, donde hay pocos, si es que hay, seminarios teológicos o escuelas Bíblicas.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 42 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




JESÚS – LA LUZ DEL MUNDO

por el Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Noche del Miercoles, 14 de agosto de 2019

“En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Éste era en el principio con Dios. Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho. En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. La luz en las tinieblas resplandece, y las tinieblas no prevalecieron contra ella. Hubo un hombre enviado de Dios, el cual se llamaba Juan. Éste vino por testimonio, para que diese testimonio de la luz, a fin de que todos creyesen por él. No era él la luz, sino para que diese testimonio de la luz.” (Juan 1:1-8; pág. 1071 Scofield).


Puede sentarse.

Volvamos a lo que aprendimos la última vez, versículo por versículo:

v. 1, Antes del comienzo de los tiempos, el “Verbo” [logos] estaba con Dios y era Dios, no “un” dios como los Testigos de Jehová la traducen mal. No hay griego que apoye la adición de “un”. Además, esto nos abriría a creer que hay más de un Dios, la puerta de vuelta a la idolatría.

v. 2, Jesús estuvo allí desde antes de la creación del universo.

v. 3, Jesús creó todas las cosas.

“Porque en él fueron creadas todas las cosas... por medio de él y para él” (Colosenses 1:16; p. 1220).

“y todas las cosas en él subsisten” (Colosenses 1:17; p. 1220).

“Subsisten” es literalmente “mantenerse unido”. ¡Si Jesús no sostenía a los átomos, todo el universo estaría en caos! La NASB traduce Colosenses 1:17 de esa manera, “En él todas las cosas se mantienen unidas.” Jesús creó todo en el universo de la nada (ex nihilo). El Dr. Criswell dijo: “Obviamente, esto es una refutación de la teoría evolutiva”.

v. 4, “En él estaba la vida; y la vida era la luz de los hombres.” Cualquier luz débil que el hombre tenga de Dios viene de Dios.

v. 5, la humanidad ya no podía conocer a Dios a través de la naturaleza o la conciencia.

+ + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + +

NUESTROS SERMONES ESTÁN DISPONIBLES
EN SU TELÉFONO CELULAR AHORA.
IR A WWW. SERMONSFORTHEWORLD. COM.
HAGA CLIC EN EL BOTÓN VERDE
CON LA PALABRA “APP” SOBRE TAL.
SIGA LAS INSTRUCCIONES QUE APAREZCAN.

+ + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + +

Eso nos lleva a la parte II.

JESÚS – EL LOGOS HECHO CARNE

De pie.

“Hubo un hombre enviado de Dios, el cual se llamaba Juan. Éste vino por testimonio, para que diese testimonio de la luz, a fin de que todos creyesen por él. No era él la luz, sino para que diese testimonio de la luz. Aquella luz verdadera, que alumbra a todo hombre, venía a este mundo. En el mundo estaba, y el mundo por él fue hecho; pero el mundo no le conoció. A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron. Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios. Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad” (Juan 1:6-14; p. págs. 1071-1072).

Puede sentarse.

v. 6, “Había un hombre enviado de Dios, cuyo nombre era Juan.”

1. Juan era sólo un hombre.

– Jesús era Dios (Juan 1:1-2).
– Juan era un hombre, pero sólo un hombre. Juan era el
   hijo de un hombre. Jesús era el Hijo Unigénito de Dios.

2. Juan fue “enviado de Dios” en una misión.

1.  No iniciar una religión.
2.  No organizar y administrar una religión.
3.  No ministrar (Juan nunca sanó a nadie; Juan nunca hizo
      un milagro).
4.  Todo el ministerio de Juan era “para que diese
      testimonio de la luz” (versículo 7, pág. 1071).


La misión de Juan era señalar a las personas a Jesús, la luz del mundo, visto en Juan 1:29 y 34; p. pág. 1072 y 1073.

El mundo perdido en pecado se vio;
   Jesús es la luz del mundo;
Más en la tinieblas la gloria brilló;
   Jesús es la luz del mundo.
Ven a la luz, no quieres perder;
   Gozo perfecto al amanecer;
Yo ciego fui, más ya puedo ver;
   Jesús es la luz del mundo.
(Traducción libre de “The Light of the World is Jesus”
     por Philip P. Bliss, 1838-1876).

Nuestra misión principal es como la misión de Juan el Bautista, decirle a la gente: “Ven a la luz. Yo ciego fui, más ya puedo ver, Jesús es la luz del mundo.”


La misión de la iglesia es decir con Juan el Bautista: “He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo” (Juan 1:29; p. 1072).

“Hubo un hombre enviado de Dios, el cual se llamaba Juan. Éste vino por testimonio, para que diese testimonio de la luz, a fin de que todos creyesen por él. No era él la luz, sino para que diese testimonio de la luz” (Juan 1:6-8; p. 1071).

“He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo” (Juan 1:29; p. 1072).

Nuestro mensaje no debe ser: “Ven con nosotros y encuentra una comunión maravillosa y nuevos amigos”. Eso es humanismo.

Nuestro mensaje debe ser: “He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo” (Juan 1:29). Hablen acerca de Jesús y de lo que ha hecho por ustedes. Yo vi la iglesia de Dr. Lin crecer de 60 personas a más de 2.000 miembros. Alguien me dijo: “¿Qué método usó el Dr. Lin?” Le contesté: “Nos dijo que traigamos un amigo a la iglesia contigo”. Hable acerca de Jesús con ellos, luego trabaje duro para que vengan a un servicio. Habrá literalmente miles de orientales en San Gabriel. Ve y haz te haces amigo de una persona. Hablen de Jesús con entusiasmo. Entonces llévalos contigo a un servicio de la iglesia. ¡Te sorprenderás, en los próximos años, de lo que Dios hará en San Gabriel!

De pie y canta el coro de “Bring Them In”.

Tráiganla, Tráiganla,
   Tráiganla del campo del pecar;
Tráiganla, Tráiganla,
   A Jesús trae la oveja.
(“Bring Them In” por Alexcenah Thomas, siglo XIX;
     alterado por el Dr. Hymers).