Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros en todo el mundo, especialmente en el Tercer Mundo, donde hay pocos, si es que hay, seminarios teológicos o escuelas Bíblicas.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 42 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




CONSEGUIR LO QUE PIDES EN ORACIÓN

por el Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Noche del Día del Señor, 14 de julio 2019

“Tú oyes la oración; A ti vendrá toda carne”
(Salmo 65:2).


Dios escucha y contesta la oración. Dios mismo inspiró esas palabras, y David las escribió. Uno de los títulos que Dios eligió es “tú [que] oyes la oración”. A través de la Biblia Dios se revela como “tú oyes la oración.”

“A ti vendrá toda carne”. Dios oyó la oración de una mujer cananea. Dios oyó la oración del centurión italiano. Dios oyó la oración del ladrón moribundo, el publicano en el templo y la mujer pecadora tan fácilmente como la oración del pueblo piadoso. ¡El Dios de la Biblia escucha las oraciones de todo tipo de personas, incluso las oraciones de las personas perdidas! “Tú oyes la oración; A ti vendrá toda carne”.

El hombre que dijo: “sabemos que Dios no oye a los pecadores” fue un pecador perdido. Pero más tarde este hombre oró y Jesús lo salvó (Juan 9:36, 38). ¡Así que Dios respondió a la oración de este hombre antes de ser salvo! Dios oyó la oración de los marineros perdidos mencionados en el libro de Jonás. Dios oyó y contestó las oraciones de mi madre, mucho antes de que fuera salva. El Dr. John R. Rice dijo: “Dios escucha la oración incluso a los de que no son salvos en muchos casos”. “Tú oyes la oración; A ti vendrá toda carne” ¡Nadie puede ser salvo, nadie puede complacer a Dios a menos que crea que Dios responde a la oración!

¿Pero, por qué debemos orar? Porque Dios nos manda orar en la Biblia. Jesús dijo: “la necesidad de orar siempre, y no desmayar” (Lucas 18:1).

La Biblia nos dice: “Orad sin cesar” (I Tesalonicenses 5:17). Una vez más, la Palabra de Dios dice: “Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias” (Filipenses 4:6).

+ + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + +

NUESTROS SERMONES ESTÁN DISPONIBLES
EN SU TELÉFONO CELULAR AHORA.
IR A WWW. SERMONSFORTHEWORLD. COM.
HAGA CLIC EN EL BOTÓN VERDE
CON LA PALABRA “APP” SOBRE TAL.
SIGA LAS INSTRUCCIONES QUE APAREZCAN.

+ + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + +

La oración es el método de Dios para nosotros obtengamos cosas. Yo trabajé ocho horas al día para pagar por mi universidad. Pero un día un predicador me dijo que quería contratarme como pastor juvenil en su iglesia. Lin me dijo que lo tomara para tener más tiempo para estudiar. El otro predicador bautista me dijo que me presentara a trabajar en su iglesia en un día determinado, aproximadamente un mes después. Así que renuncié a mi trabajo por el estado de California y tomé unas cortas vacaciones. Entonces llegó el día en que debía presentarme a trabajar para el predicador bautista. Fui a su oficina y le dije: “Me estoy reportando para trabajar”. Me miró y me dijo: “Lo siento, pero he decidido que no puedo pagarte”. Salí de su iglesia llena de miedo. ¡Yo había confiado en él y ahora no tenía ningún trabajo en absoluto! Me detuve afuera y oré a Dios por otro trabajo. Luego conduje hasta el edificio estatal y miré el tablón de anuncios. Había una oferta de trabajo en ello. ¡Conseguí ese trabajo, y era un trabajo mejor que el que tenía antes! El predicador bautista me había decepcionado. ¡Pero Dios no me decepcionó! Dios me oyó orar por otro trabajo, y Dios me lo dio. ¡No me perdí ni un día de trabajo porque mi Padre Celestial responde a la oración! ¡¡¡Esa fue una de las primera veces que aprendí a orar y a obtener exactamente lo que oré a Dios!!!

Ahora tengo casi ochenta años. Si perdiera mi trabajo en esta iglesia nadie querría contratar a un viejo como yo. Dos malvados predicadores bautistas trataron de quitarme esta iglesia y dejarme sin ningún ingreso. Sus nombres son Waldrip y Chan. Sacaron casi la mitad de esta iglesia. ¿Qué haría yo? ¡A decir verdad, no me preocupaba en absoluto! Me entristeció, pero no me preocupó. En cambio, oré a Dios, y Dios me dio paz. A casi ochenta años, con piernas que apenas me funcionan (del tratamiento oncológico) sé que Dios me ayudará a iniciar una nueva iglesia, porque oré para que me ayudara. La Palabra de Dios dice,

“Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús” (Filipenses 4:6, 7).

Dios promete dar paz a los que oran “en Cristo Jesús.”

Obtuvimos un nuevo edificio por oración. Obtuvimos un nuevo pianista por oración. Conseguí a mi querida madre salva por oración. Conseguí a mi dulce esposa por oración. Mis dos hijos están aquí conmigo en la iglesia por oración. Y sé que tendremos una gran iglesia nueva en el Valle de San Gabriel. ¡Lo sé porque Dios escucha y contesta la oración hoy, al igual que respondió a la oración en tiempos bíblicos! ¡Es un Dios que escucha la oración! “Tú oyes la oración; A ti vendrá toda carne” (Salmos 65:2) ¡La oración contestada demuestra que hay un Dios que escucha la oración!

La oración es pedir por cosas específicas. Orar es pedir. No es alabanza o confesión. ¡La oración es pedir a Dios las cosas que necesitas! Los liberales que rechazan la Biblia no creen en la oración real que pide cosas y obtiene esas cosas de Dios. Harry Emerson Fosdick no creía en la oración que obtiene las cosas de Dios. Fosdick no creía en la Biblia. Fosdick dijo que gente como nosotros era como niños. Dijo: “Orar a Dios como si fuera Santa Claus es infantil”. ¡No maravilles que las iglesias liberales que rechazan la Biblia estén fallando! ¡La oración es pedir cosas a Dios y conseguir lo que pedimos!

Muchos carismáticos piensan que la oración es alabanza. La oración no es alabanza. Alabar es bueno, pero no es oración. La oración es pedir a Dios cosas específicas que necesitamos. Le pedí a Dios que me diera un trabajo. Me dio un trabajo. Le pedí a Dios que me diera una esposa. Me dio una esposa. Le pedí a Dios que salvara a mi madre. Salvó a mi madre. Le pedimos a Dios que nos diera un edificio en el Valle de San Gabriel. Nos dio ese edificio. Le pedimos a Dios que nos diera un pianista. Nos dio un pianista. La Biblia dice: “cualquiera cosa que pidiéremos la recibiremos de él” (I Juan 3:22). Un leproso oró para que Jesús lo sanara. Jesús le respondió: “Quiero; sé limpio” (Mateo 8:2, 3). El recibió exactamente por lo que el oró. Pedro fue encarcelado, pero la iglesia oró para que Pedro fuera liberado. Dios respondió a su oración y Pedro fue liberado (Hechos 12:5-16). Jesús dijo: “Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. ¿Qué hombre hay de vosotros, que, si su hijo le pide pan, le dará una piedra? ¿O si le pide un pescado, le dará una serpiente? Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que le pidan?” (Mateo 7:8-11). El apóstol Juan dijo: “Cualquiera cosa que pidiéremos la recibiremos de él” (I Juan 3:22). El Dr. Rice dijo: “Es la voluntad de nuestro amoroso Padre celestial que podamos venir a El... preguntar lo que queremos, y recibirlo. El Dr. Charles Blanchard, en su libro, Getting Things From God, dijo esto: “Una respuesta a la oración es una concesión de lo que se desea.” El Apóstol Santiago dijo: “pero no tenéis lo que deseáis, porque no pedís.” (Santiago 4:2).

El Dr. Cagan dijo que hiciera una lista de ocho cosas por las que orar todos los días en su tiempo de oración.


1.  Oren por las necesidades de nuestra iglesia. Pero es una pérdida de tiempo orar: “Señor, satisface las necesidades de nuestra iglesia”. Si das una “oración” general como esa, ¿cómo sabrás cuando Dios si responde? La forma específica de orar es pidiendo algo definitivo: “Oren para que este edificio sea vendido”. Entonces, cuando se venda el edificio, ¡sabrás que Dios respondió a tu oración!

2.  Oren para que la gente sea salva. Eso es demasiado general. Una oración específica pide y recibe la respuesta. En lugar de “gente”, ora para que personas nombradas específicas sean salvas, gente como Miguel, como Abel Jr., como Abigail. Entonces sabrán que Dios respondió a su oración cuando sean salvos.

3.  Oren por otros cristianos. Eso es demasiado general. Una oración especifica es, “Ora para que el Dr. Cagan predique un buen sermón el domingo.” Entonces, cuando predique un buen sermón, sabrán que Dios respondió a sus oraciones por él.

4.  Ora por ti mismo. Eso es demasiado general. Una oración especifica es: “Dios, ayúdame a estudiar bien y a recordar lo que estudié cuando tomo este examen”.

5.  Oren por nuestro presidente. Eso es demasiado general. ¡Un hombre oró por el “presidente” de China! “Nuestro presidente” es Donald Trump. Una oración específica sería: “Ora para que el presidente Trump sepa qué hacer hoy”.

6.  Oren por nuestra misión en Internet. Eso es demasiado general. Una oración específica sería: “Ora para que una persona perdida lea un sermón y se salve”.

7.  Oren por la obra de Cristo en otras tierras. Eso es demasiado general. Una oración específica sería: “Oren para que el dictador de Corea del Norte firme un acuerdo no para fabricar bombas nucleares, sino para firmar un acuerdo con el presidente Trump,” u ore ¡que Dios le dé a nuestro hermano Purwanto una conversión esta semana!”

8.  Oren por sus pastores. Eso es demasiado general. Una oración específica sería: “Ayuda al Dr. Cagan a saber lo que Dios quiere que predique el próximo domingo”. “Cura los músculos de la parte baja de la espalda del Dr. Hymers, para que pueda levantarse a predicar otra vez”.

Es mejor orar por ocho cosas que tener una lista más larga por la que no tengas tiempo de orar.

Reserva treinta minutos cada día para la oración y el estudio bíblico – 10 minutos para la lectura de la Biblia; 10 minutos para la meditación de los versículos bíblicos que lees; 10 minutos para orar por tu lista de oraciones.

Haz esto a la misma hora todos los días. Un tiempo que funciona mejor para ti. Treinta minutos cuando te levantas por la mañana. Tal vez durante el almuerzo. Tal vez antes de irte a la cama por la noche. Trate de mantenerlo a la misma hora todos los días. Cualquier tiempo que funcione mejor para ti. ¡Dios te bendiga como lo haces!

Por favor, párate y canta “Enséñame a orar”.

Enséñame a orar, Señor, enséñame a orar;
   Este es mi día de llorar el corazón hasta el día;
Anhelo conocer Tu voluntad y Tu camino;
   Enséñame a orar, Señor, enséñame a orar.
(Traducción libre de “Teach Me To Pray”, por Albert S. Reitz, 1879-1966).

Voltee a Romanos 10:13:

"porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo"

No tenía a nadie que me guiara a Jesús. Pero clamé una y otra vez a Dios en el nombre de Jesús. ¡Escuchó mi llanto y me salvó a las 10:30 de la mañana, el 28 de septiembre de 1961! “Tú oyes la oración; A ti vendrá toda carne”.