Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros en todo el mundo, especialmente en el Tercer Mundo, donde hay pocos, si es que hay, seminarios teológicos o escuelas Bíblicas.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 42 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




¡COMO LA BIBLIA DETIENE
LOS QUEBRANTAMIENTOS DE IGLESIA!

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Noche del Sabado, 13 de julio 2019

“Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.” (II Timoteo 3:16-17).


Mi pastor desde hace mucho tiempo, el Dr. Timothy Lin, dijo: “La iglesia de los últimos días debe tener la presencia de Dios si quiere crecer, o todos los esfuerzos serán inútiles” (Timothy Lin, Ph. D., The Secret of Church Growth, pág. 6).

Hemos tenido un par de veces cuando la presencia de Dios estaba con nosotros. ¡Pero la mayoría de las veces no está presente con nosotros en absoluto! ¿por qué? Porque no hicimos, como iglesia, todo lo que la biblia manda. El Dr. Lin dio dos puntos de Josué, capítulo 1:

1. Haz lo que dice la biblia, Josué 1:7.

2. Medita en lo que dice la biblia, Josué 1:8.


“Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos” (Santiago 1:22).

Para hacer lo que dice la biblia debemos meditar en las palabras de la biblia. El Dr. Lin dijo: “Muchas veces, justo después de leer la biblia, olvidamos lo que acabamos de leer”. Tienes que pasar un par de minutos después de leer la biblia para meditar en el versículo.

“Meditaré en todas tus obras, y hablaré de tus hechos” (Salmo 77:12).

“Me acordé de los días antiguos; Meditaba en todas tus obras; Reflexionaba en las obras de tus manos” (Salmo 143:5).

“La exposición de tus palabras alumbra” (Salmo 119:130).

“En mi corazón he guardado tus dichos, Para no pecar contra ti.” (Salmo 119:11)

Chan leyó la biblia una vez al año. Por ejemplo, Chan leyó estas palabras una vez al año durante más de cuarenta años. Pero obviamente no meditó en ellos,

“Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas para arrastrar tras sí a los discípulos” (Hechos 20:30).

Chan leyó I Corintios 1:10 al menos una vez al año durante más de 40 años. Pero no meditó en estas palabras.

“Os ruego, pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que habléis todos una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer” (I Corintios 1:10).

+ + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + +

NUESTROS SERMONES ESTÁN DISPONIBLES
EN SU TELÉFONO CELULAR AHORA.
IR A WWW. SERMONSFORTHEWORLD. COM.
HAGA CLIC EN EL BOTÓN VERDE
CON LA PALABRA “APP” SOBRE TAL.
SIGA LAS INSTRUCCIONES QUE APAREZCAN.

+ + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + +

El Dr. Lin habría estado muy molesto con Chan por leer rápidamente estos versículos, ¡pero no meditar en ellos! El Dr. Lin dio 4 condiciones requeridas para la presencia y ayuda de Dios:

1. Para tener la presencia de Dios, debemos hacer lo que dice su palabra.

2. Para hacer lo que dice su palabra, debemos dejar que su palabra more en nosotros.

3. Para dejar que su palabra more en nosotros, debemos meditar en ella.

4. Para meditar, debemos confiar en su palabra.


El Dr. Lin dijo: “Si seguimos estos cuatro pasos diligentemente, nuestro Dios que es fiel definitivamente estará con nosotros, como ha prometido en la Gran Comisión: “y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo” (Mateo 28:20).

“En mi corazón he guardado tus dichos, para no pecar contra ti” (Salmo 119:11).

Fui a un seminario muy liberal, que rechazaba la biblia, pero lo pasé y soy un predicador hasta el día de hoy. ¿por qué? Porque confié en Salmo 119:11, y lo pensé mucho en la meditación.

Otro joven fue a un seminario creyente de la biblia bastante bueno. ¡Sin embargo, este joven dejó el ministerio después de ser ordenado! Es muy inteligente. Gano grados A's en su estudio del hebreo. ¡Pero olvidó meditar en la palabra de Dios!

Todas las divisiones de la iglesia son causadas por personas que se negaron a meditar en la biblia. La Biblia de Estudio Reforma dice:

“Dios es el autor de la biblia. Se dio para dirigir la creencia y el comportamiento de su pueblo. La Escritura es la voz de Dios en el mundo. [Es por eso que debemos] someter nuestros pensamientos y normas morales a la biblia” (“The Authority of Scripture” in The Reformation Study Bible).

Lee II Timoteo 3:16-17 de nuevo.

“Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.” (II Timoteo 3:16-17).

El gran comentarista bíblico Matthew Henry dijo de estos versículos,

La Escritura tiene varios usos, y responde [muchas preguntas]. Es rentable para la doctrina, para la reprobación, para la corrección de todos los errores en el juicio y la práctica, y para la instrucción en rectitud. La Escritura es una regla perfecta de fe y práctica y fue diseñada para...el cristiano... ¡Oh, para que podamos amar más nuestras biblias, y [meditar] sobre ellas más que nunca! Entonces encontraremos el beneficio y la ventaja [ellos dan], y por fin alcanzaremos la felicidad que en ella se nos prometió y nos asegurará. (Matthew Henry's Commentary, volumen 6, Hechos a Apocalipsis, Hendrickson Publishers, 1991; nota en II Timoteo 3:16, 17).

En mi corazón he guardado tus dichos,
Para no pecar contra ti,
Para no pecar contra ti, Para no pecar contra ti,
En mi corazón he guardado tus dichos.
(“Thy Word Have I Hid in My Heart” por Ernest O. Sellers, 1869-1952).