Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros en todo el mundo, especialmente en el Tercer Mundo, donde hay pocos, si es que hay, seminarios teológicos o escuelas Bíblicas.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 42 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




LA RESPUESTA A LAS MAQUINACIONES DE SATANÁS

por el Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Noche del Día del Señor, 30 de Junio de 2019

“Para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones” (II Corintios 2:11).


“Maquinaciones” proviene de la palabra griega nŏěma. Significa los ‘pensamientos’, ‘esquemas’ y ‘trucos’ de Satanás. El Apóstol dice, “nosotros”. “no ignoramos sus maquinaciones”. Eso se refiere a sí mismo y a Timoteo (II Corintios 1:1). “Nosotros”, los dos, “no ignoramos sus maquinaciones [de Satanás]”.

Pero muchos predicadores de hoy en día en verdad son muy ignorantes de las maquinaciones de Satanás. Nunca he oído a un predicador bautista dar un sermón sobre demonios, aparte de mi pastor chino, el Dr. Timothy Lin. El Dr. Lin fue un brillante comentarista bíblico, uno de los traductores de la NASB y profesor en el Seminario BJU y Talbot. El Dr. Lin dijo: “[Satanás] emplea sus malvados planes con todas sus fuerzas para impedir que la gente crea en Jesús” (The Secret of Church Growth, pág. 95). Si eso no funciona, el Diablo tratará de causar problemas en la iglesia, de confundir a los nuevos cristianos y evitar que se conviertan en discípulos de Jesús. ¡Por lo tanto, las divisiones de la iglesia son la obra de Satanás y sus demonios! ¡¡¡Todos los que he visto!!!

El Dr. Merrill F. Unger enseñó en el Seminario Teológico de Dallas durante muchos años. El Dr. Unger dijo: “Cuando no pueden mantener a [sus] víctimas de contacto con [Jesús] [Satanás] recurre al siguiente maquinación, para promover [sus] planes detestables. [Satanás] golpea los fundamentos mismos de la unidad cristiana” (Biblical Demonology, Kregel, 1994, pág. 175). Por lo tanto, Satanás y sus demonios son la fuerza espiritual detrás de la mayoría de las divisiones en nuestras iglesias hoy en día. El Dr. Thomas Hale dijo: “Miembros de la iglesia...deben permanecer unidos en Jesús. [Este es] el principal método de bloquear el plan de Satanás para dividir la iglesia” (The Applied New Testament Commentary, Kingsway Publications, 1996, pág. 696).

+ + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + +

NUESTROS SERMONES ESTÁN DISPONIBLES
EN SU TELÉFONO CELULAR AHORA.
IR A WWW. SERMONSFORTHEWORLD. COM.
HAGA CLIC EN EL BOTÓN VERDE
CON LA PALABRA “APP” SOBRE TAL.
SIGA LAS INSTRUCCIONES QUE APAREZCAN.

+ + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + +

El apóstol Pablo dijo esto a los líderes de la iglesia en Efeso:

“Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán al rebaño. Y de vosotros mismos [miembros de la iglesia] se levantarán hombres que hablen cosas perversas para arrastrar tras sí a los discípulos” (Hechos 20:29-30).

Incluso desde dentro, los líderes de la iglesia, los falsos maestros y profetas se levantarán. Esto sucede en la mayoría de quebrantamiento de iglesias.

En nuestra propia iglesia, un hombre llamado Chan sacó treinta personas para seguirlo en un quebrantamiento de iglesia recientemente. Chan hizo esto por celos amargos. Había sido un diácono en nuestra iglesia durante muchos años. Pero quería ser el principal predicador y líder de nuestra iglesia. Con mucho gusto le habría dejado hacer eso, para poder ir a empezar otra iglesia. Sólo había un problema: ¡Chan no tenía capacidad de predicación y no era capaz de traer gente a Jesús! Era demasiado tímido y temeroso. Le di un gran grupo de orientales en nuestra iglesia para enseñar, para probarlo. ¡Pero después de más de seis años no había traído ni una sola persona a Jesús! ¡Ni uno! en más de seis años de enseñanza de esa clase! ¡No sólo así, sino que incluso perdió a algunas personas a las que se les dio! ¡No sólo era incapaz de predicar, sino que no tampoco cuido la gente que se le dio!

Después de seis años de ministerio infructuoso, finalmente aparté a Chan y le dije: “Hermano, eres un buen hombre, pero no puedes predicar ni guiar a la gente a Jesús”. Chan dijo que estaba de acuerdo conmigo y renunció a ese cargo.

Pero en secreto Chan se convirtió en un hombre amargado y celoso. La Biblia dice:

“Mirad bien, no sea que alguno deje de alcanzar la gracia de Dios; que, brotando alguna raíz de amargura, os estorbe, y por ella muchos sean contaminados” (Hebreos 12:15).

El Dr. Hale dijo: “El pecado es como una raíz amarga, lo que amarga a todo el árbol. El pecado en nuestra vida hace que toda nuestra vida sea impura. El pecado en la iglesia hace que toda la iglesia sea impura; y al hacerlo, profanará a muchos” (The Applied New Testament Commentary, pág. 924).

Chan mantuvo su amargura en secreto. Fingió ser mi amigo. Pero cuando me debilité por el cáncer, su amargura comenzó a mostrarse. Empezó a reunir a un grupo de personas inmaduras a su alrededor. Y un día dejó nuestra iglesia y se los llevó con él.

Esto me dolió profundamente porque fingió ser mi amigo. Lo llevé a almorzar todos los martes antes de que dividiera nuestra iglesia. Nunca mencionó lo que planeaba hacer. Ahora está dirigiendo su pequeño grupo. Son un pequeño grupo confuso, y nuestra iglesia se entristece por su partida. Chan, en la amargura secreta de su corazón, ha hecho un gran daño a la causa de Jesús. El Dr. Unger dijo: “La Escritura considera la destrucción o el deterioro del cristianismo como uno de los principales desastres y calamidades del engaño demoníaco” (Unger, ibid., p. 175).

¿Cómo podemos escapar de la trampa satánica de un quebrantamiento de iglesia? Aquí hay tres sencillos pasajes bíblicos que te protegerán de ser arruinado por un quebrantamiento de la iglesia, si los obedeces.


(1) Hebreos 13:17. Le daré al NASB para mayor claridad en inglés moderno.

“Obedecen a sus líderes y se someten a ellos, porque vigilan sus almas como aquellos que deben dar una cuenta” (Hebreos 13:17 NASB).

El Dr. Charles C. Ryrie señala que estos “líderes” de la iglesia son los pastores (véase vers. 7), no nadie más. Sólo los pastores. Ni un diácono, ni un asistente del pastor, ni “amigos”, ni nadie más que los pastores.


(2) Romanos 16:17-18; I Corintios 1:10.

“Mas os ruego, hermanos, que os fijéis en los que causan divisiones y tropiezos en contra de la doctrina que vosotros habéis aprendido, y que os apartéis de ellos. Porque tales personas no sirven a nuestro Señor Jesucristo, sino a sus propios vientres, y con suaves palabras y lisonjas engañan los corazones de los ingenuos” (Romanos 16:17-18).

“Os ruego, pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que habléis todos una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer” (I Corintios 1:10).

(3) Corintios 15:58.

“Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano” (1 Corintios 15:58).

En mi autobiografía enumeré muchas de las luchas espirituales y los quebrantamientos de la iglesia que he tenido que lidiar en mis 61 años de ministerio. Ahora me doy cuenta de que estos problemas de la iglesia eran demoníacos en sus orígenes. Pero lo que no me di cuenta entonces era cómo salir de la resaca de la depresión que experimenté después de que el problema terminó.

“Para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones” (“esquemas” y “trucos”).

A finales de la década de 1970 comencé a trabajar con hippies que se interesaron por el cristianismo a través del “Movimiento De Jesús”. Dado que prácticamente todos ellos habían fumado marihuana y tomado drogas aún más fuertes, muchos de ellos fueron demonizados. Cada vez que conducía a la iglesia a través de uno de sus ataques, me sentía horrible durante semanas después. Tenga en cuenta que tengo leves “cambios de humor” incluso en el mejor de los tiempos. Después de uno de estos “ataques” mi estado de ánimo se hundiría tan bajo que no podía sonreír o predicar muy bien. Pero con el tiempo aprendí a superar esto, o al menos a controlarlo.

Esta vez fue peor que cualquier otra. Tenía 78 años y era un paciente de cáncer reciente. ¡La separación de Chan sacó a dos de mis amigos más cercanos! Uno de ellos era un joven estudiante de seminario que estaba siendo preparado para reemplazarme, para poder jubilarme. Otros eran los mayores donantes en la iglesia. Así que perdimos a mis amigos, la mitad de nuestras ofrendas semanales, y a mucha gente clave, alrededor de 30 de ellos. ¡Estaba seguro de que habíamos perdido la iglesia! ¡Mi mente estaba oscurecido por la desesperación y el miedo!

Pero había aprendido a superar este tipo de depresión. Esto es lo que hice. Puede utilizar este método para superar casi cualquier contratiempo o fracaso. Voltee a Isaías 40:31.

“pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán” (Isaías 40:31).

Primero “espera”. Esperar a menudo será el primer paso para superar la depresión. Sabía desde la experiencia pasada que debería “esperar”. Segundo, “espera al Señor”. El ESV traduce “sobre” como “para”. Salmos 27:14 dice: “guarda a Jehová…aliéntese tu corazón.” Dale tiempo a Dios para que te conteste y te ayude. “Los que esperan a el Señor tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas”. Ellos se “levantarán,” “correrán,” “caminarán y no se “fatigarán”. Dale tiempo a Dios y “tendrán” [tus] “nuevas fuerzas”, y tú “levantaras”, correrás y caminarás con fuerza renovada. Eso me pasa cada vez que me enfrento a la depresión, y creo que ya no puedo hacer el ministerio. En este momento, mientras escribo esto, Dios está renovando mi fuerza, y estoy empezando a saber en mi alma, que Dios me ayudará en el nuevo ministerio que me ha llamado a hacer.

Si te sientes derrotado por Satanás, recuerda Isaías 40:31. También, recuerden la promesa de Dios a los verdaderos cristianos en Filipenses 4:13:

“Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” (Filipenses 4:13).

Ese es mi “verso de vida”. A medida que esperen al Señor, Él les dará nuevas fuerzas que nunca supieron que tenían. Confiando en el poder de Jesús (“dunamis”, de la que obtenemos la palabra “dinamita”) se le permitirá enfrentar todos los problemas con satisfacción. Aprenderás el “secreto” del poder. ¡Si descansas en Jesús, pronto te fortalecerá para enfrentar todos los problemas y llegar victorioso! Lo he aprendido por experiencia. Es por eso Filipenses 4:13 es mi “verso de vida”. ¡Cada vez que escribo mi nombre, pongo Filipenses 4:13 debajo de él!

Por supuesto, todo esto depende de si estás salvo o no. Ruego que se aparten del pecado y se vuelvan a Jesús. Jesús murió en la Cruz para pagar por el juicio de tu pecado. Jesús derramó Su preciosa Sangre para limpiarte de todo pecado. Confía en Jesús y Él te salvará del pecado y del juicio. Y asegúrate de quedarte en la misma iglesia donde te convertiste.

“Para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error” (Efesios 4:14).

Por favor, de pie y canta el himno número cuatro. Si quieres que Jesús te salve del pecado y del juicio, por favor ven y párate al frente mientras cantamos el himno número cuatro, “Tal Como Soy.”

Tal como soy, sin ruego que,
   Tu sangre derramada fue,
Y que Tú estás llamándome,
   ¡De Dios Cordero a Ti yo voy!
(Traducción libre de “Just As I Am”
     por Charlotte Elliott, 1789-1871).