Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros de todo el mundo, especialmente del Tercer Mundo, donde hay muy pocos seminarios teológicos o escuelas Bíblicas, si es que hay.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 40 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




LIBERACIÓN A TRAVÉS DE LA SANGRE DE JESÚS

por el Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
Sábado por la Tarde, 1 de Septiembre del 2018

“Porque yo recibí del Señor lo que también os he enseñado: Que el Señor Jesús, la noche que fue entregado, tomó pan; y habiendo dado gracias, lo partió, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced esto en memoria de mí. Asimismo tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mí” (I Corintios 11:23-25).


Fue mi privilegio y gozo ganar una joven a Jesús el Domingo pasado por la noche. No había ganado un alma por varias semanas. Yo había estado predicando sobre el discipulado. Ese era un tema importante, ¡pero no me dio la mitad de alegría que me dio llevar a esa joven a confiar en Jesús!

Si has leído la historia de mi vida, sabes cuánto odié estudiar durante tres largos años en un seminario liberal. Pero llevé a dos predicadores Bautistas perdidos a Jesús mientras estuve allí. La alegría que sentí por haberlos ganado a Jesús compensó la tristeza que sentí mientras estudiaba allí entre los incrédulos. Creo que es por eso que el Apóstol Pablo le dijo al joven Timoteo: “soporta las aflicciones, haz obra de evangelista” (II Timoteo 4:5). Creo que Pablo sabía que Timoteo podía “soportar las aflicciones” si hacía el trabajo de un evangelista. ¡Cada alma que Timoteo ganara lo haría tan feliz que podría “soportar las aflicciones” sin importar cuán malas estuvieran las cosas! ¡Me sentí como un hombre joven otra vez después de ganar esa jovencita a Jesús el Domingo pasado por la noche!

¡He estado predicando sermones evangelísticos por más de sesenta años, y no deseo parar ahora! ¿Por qué un hombre querría retirarse de hacer algo que lo hiciera feliz?

Gavillas traed, gavillas traed,
Ven regocijando, ¡gavillas traed!
   (Traducción libre de “Bringing in the Sheaves”
      por Knowles Shaw, 1834-1878).

¡Y así, me regocijé nuevamente el Domingo pasado cuando ayudé a esa joven a venir a Jesús! Pero nunca podría haberla ayudado si no hubiera sabido lo que había en nuestro texto.

“Tomad, comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido…Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mí” (I Corintios 11:24, 25).

Puedes decir: “¿Qué dicen esos versículos acerca de ganar almas? Esos versículos hablan de la Cena del Señor. ¿Cómo se aplican a ganar almas?” Esto es lo que me dicen – ¡hay dos elementos en la Cena del Señor, no uno! Primero, el cuerpo de Jesús que murió en la Cruz para pagar la pena por nuestro pecado. ¡Segundo, la Sangre de Jesús, que nos limpia de todo pecado! Un famoso nuevo-evangélico está enseñando que la Sangre es solo otra palabra para la muerte de Jesús. Si él tiene razón, ¿por qué hay dos elementos en la Cena del Señor? ¡Las cosas que son diferentes no son lo mismo!

Cuando estudiaba en ese seminario liberal, uno de mis profesores citaba a Harry Emerson Fosdick en casi todas las clases. ¡Llamó a Fosdick un defensor de la Cristiandad! En realidad, Fosdick era un enemigo de Jesús y la Biblia. Cuando estaba en el Seminario Teológico Unión, el gran evangelista Chino, el Dr. John Sung estaba estudiando allí. Dr. Sung tuvo una experiencia en la que fue purificado por la Sangre de Jesús. Fosdick hizo encadenar al Dr. Sung en una institución mental. Por la intervención de Dios, el Dr. Sung escapó de ser encarcelado. Regresó a China y se convirtió en un evangelista de fama mundial. Pero escucha lo que Harry Emerson Fosdick dijo sobre la Sangre de Jesús.

La sangre de Jesús ha sido trasladada desde conceptos primitivos. Las ideas semi-mágicas sobre la sangre se tejen en algunos himnos cristianos, sermones y oraciones (A Guide to Understanding the Bible, Harper, 1938, p. 560).

Lo que me sorprende es que muchos nuevo-evangélicos creen exactamente lo que Fosdick creía sobre la Sangre de Jesús. Estos predicadores nuevo-evangélicos dicen cosas como esta: “La sangre física de Jesús no limpia del pecado”. Este mismo hombre dijo: “La sangre se usa como sustituto de la muerte”. Me pregunto cómo puede servir a la Cena del Señor – ¡que claramente enseña que el cuerpo y la Sangre de Jesús son dos cosas diferentes!

Este es un punto importante, ¡y por mi parte nunca lo dejaré pasar! Si el Domingo pasado le hubiera dicho a esa joven que la “sangre de Jesús no limpia del pecado”, ¡todavía estaría perdida! Los jóvenes de hoy no piensan como solían pensar las personas. Si les digo que Jesús murió por sus pecados, a menudo no pueden envolver sus mentes en eso. Ellos quieren algo más. El Diablo les dice que tienen que tener una sensación de algún tipo. Se agarran de un sentimiento como “algo más”. Se mantienen perdidos. Pero si les hablo sobre la Sangre de Jesús, a muchos de ellos les satisface y confían en Jesús y son salvos. Es por eso que debemos predicar ambos elementos en la Cena del Señor – la muerte del cuerpo de Jesús – y la Sangre de Jesús.

I. Primero, las personas perdidas son salvas por fe en la Sangre de Jesús.

Romanos 3:24 y 25 dice:

“Siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre…” (Romanos 3:24, 25).

“Propiciación” significa “lugar de misericordia”. Entonces, tenemos misericordia de Jesús “por medio de la fe en su sangre”.

Y mientras Él está en victoria, la maldición perdió su control sobre mí;
Porque yo soy Suyo y mío es Él– comprado con la preciosa Sangre de Jesús.
   (Traducción libre de “In Christ Alone”
      por Keith Getty y Stuart Townend, 2001).

¿Pero cómo puede ser eso si no hay Sangre?

¡Gracias a Dios que la Sangre de Jesús todavía está disponible! El Dr. Andrew Murray señaló dónde está la Sangre de Jesús hoy. En Hebreos 12:22-24 se nos da una lista de cosas que están en el Cielo. Entre ellas está la Sangre de Jesús. El Dr. Murray dijo:

“En los cielos, a Dios el Juez de todos…Jesús el Mediador del nuevo pacto, y a “la sangre rociada” (Hebreos 12:23, 24).

La Biblia claramente nos dice en Hebreos 12:23, 24 que la Sangre de Jesús está en el Cielo. El famoso predicador Juan Crisóstomo, de la iglesia antigua, dijo lo mismo. Crisóstomo dijo:

Su Sangre fue llevada al Cielo. Ves entonces que participamos de la Sangre que ha sido llevada al Lugar Santo, el verdadero Lugar Santo en el Cielo (John Chrysostom, Homilies on Hebrews, p. 517).

El gran Reformador John Calvin lo dijo también.

La sangre de Jesús, que no está sujeta a corrupción, es suficiente para nosotros hasta el fin del mundo, porque la sangre de Jesús siempre está destilando ante la presencia del Padre (John Calvin, Commentary on Hebrews, p. 235).

El comentarista del siglo XVII Matthew Poole dijo:

Entró una vez en el lugar santo; con esta sangre del pacto entró inmediatamente en la expiación de su alma en la cruz, en el lugar santísimo del cielo (Matthew Poole, A Commentary on the Whole Bible, volume 3, p. 849).

Spurgeon, el gran predicador Bautista de todos los tiempos:

Cuando vayamos al cielo, no habremos ido más allá de la sangre rociada; más aún, la veremos allí más verdaderamente presente que en cualquier otro lugar. “¿Qué?” Dices, “¿la sangre de Jesús en el cielo?” ¡Sí! Deja que aquellos que hablan a la ligera de la sangre preciosa corrijan su punto de vista antes de que sean culpables de blasfemia. Para mí, no hay nada que valga la pena pensar o predicar, sino este gran tema. La sangre de Jesús es la vida del evangelio (C. H. Spurgeon, “The Blood of Sprinkling,” February 28, 1886, M.T.P., volume 32, p. 121).

Y el Dr. J. Vernon McGee, el mundialmente famoso maestro de Biblia, dijo:

Aun ahora Su sangre está ahora en el cielo, y a través de las edades interminables estará allí para recordarnos el terrible precio que Jesús pagó para redimirnos (J. Vernon McGee, Thru the Bible, volume 5, page 560).

II. Segundo, ¡la Sangre de Jesús vence a Satanás y sus demonios!

La Biblia nos dice que los Cristianos en la Gran Tribulación vencerán a Satanás “por medio de la sangre del Cordero” (Apocalipsis 12:11). Cuando hoy predico a los jóvenes, sé que muchos de ellos, incluso de hogares Cristianos, han cometido pecados que nunca escuchamos cuando era joven. Muchos de ellos han fumado marihuana y otras drogas. La mayoría de ellos han tenido sexo. Casi todos han visto pornografía y muchos han cometido pecados demasiado horribles como para mencionarlos. Cuando vienen a nosotros, es obvio que algunos están demonizados, y si tomaron LSD, están endemoniados. Quieren liberarse de la condena, pero el Diablo acude a ellos por la noche y los atormenta, recordándoles los terribles pecados que han cometido. ¿Qué debemos decirles que les ayude? La psicología no ayuda. Lo intenté. No les da paz en absoluto. Esa es una de las razones por las que tantos jóvenes toman opioides hoy. Tragan puñados de píldoras para tratar de bloquear los recuerdos que los atormentan por sus pecados. ¿Qué puedo decir para ayudarlos? Sé que alguien me llamará carismático, ¡pero no lo soy! Pero debo decirte que Estados Unidos se ha convertido en un campo misionero. Así como los misioneros extranjeros expulsaron demonios, yo también he hecho eso. Pero aun así eso no trae alivio completo. ¡Todavía los poderes del demonio vienen a atormentarlos en la noche! ¡Entonces aprendí de mi pastor Chino el secreto de la liberación total! Está en Apocalipsis 12:7-12. Está en la página 1297 en la Biblia Anotada de Scofield. Por favor párate mientras lo leo.

“Hubo una gran batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles luchaban contra el dragón; y luchaban el dragón y sus ángeles; pero no prevalecieron, ni se halló ya lugar para ellos en el cielo. Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él. Entonces oí una gran voz en el cielo, que decía: Ahora ha venido la salvación, el poder, y el reino de nuestro Dios, y la autoridad de su Cristo; porque ha sido lanzado fuera el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba delante de nuestro Dios día y noche. Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte. Por lo cual alegraos, cielos, y los que moráis en ellos. ¡Ay de los moradores de la tierra y del mar! porque el diablo ha descendido a vosotros con gran ira, sabiendo que tiene poco tiempo” (Apocalipsis 12:7-12).

Se pueden sentar.

Los santos de la Tribulación superan los tormentos de los demonios por “la sangre del Cordero”. Cuando los pensamientos vienen a atormentarlos, les digo que canten un himno antiguo:

¿Libre serás de tu duro pecar?
   En ella hay poder, la sangre de Él;
¿Sobre el mal la victoria tendrás?
   Hay poder en la sangre de Él.
Hay poder, gran milagro y poder
   En la sangre de Él;
Hay poder, gran milagro y poder
   En la sangre, si, de Jesús.
(Traducción libre de “There is Power in the Blood”
     por Lewis E. Jones, 1865-1936).

Ponte de pie y canta el coro conmigo. Es el número 11 en tu cancionero.

Hay poder, gran milagro y poder
   En la sangre de Él;
Hay poder, gran milagro y poder
   En la sangre, si, de Jesús.

Se pueden sentar.

Si todavía estás atormentado, ven a ver a Dr. Cagan, a mí o a John Cagan. Es posible que primero necesites la liberación de algún demonio fuerte. Escucha el gran himno del Evangelio que el Sr. Griffith cantó hace un momento. Las palabras fueron escritas por Dr. Oswald J. Smith. La música fue compuesta por el Dr. Homer Rodeheaver. George Beverly Shea lo cantó muchas veces antes de que Billy Graham predicara sobre Satanás y sus demonios.

El pordiosero solo en el camino,
No podía ver la luz por ciego ser.
Con andrajos temblaba en las sombras,
Vino Jesús, su oscuridad huyó.
Viene Jesús, y ahuyenta al diablo;
Viene Jesús, el llanto secará.
La oscuridad Él quita y da la gloria,
Todo es mejor cuando llega Jesús.

Lo apartaron demonios de su gente,
En miseria en las tumbas vivió;
Se cortaba poseído de demonios,
Vino Jesús y le dio libertad.
Viene Jesús, y ahuyenta al diablo;
Viene Jesús, el llanto secará.
La oscuridad Él quita y da la gloria,
Todo es mejor cuando llega Jesús.
Los hombres hoy hayan capaz a Jesús,
Conquistar no podían sus pecados;
Tristes, solos con rotos corazones,
Vino Jesús en ellos a morar.
Viene Jesús, y ahuyenta al diablo;
Viene Jesús, el llanto secará.
La oscuridad Él quita y da la gloria,
Todo es mejor cuando llega Jesús.
   (Traducción libre de “Then Jesus Came” por Dr. Oswald J. Smith, 1889-1986;
      música por Homer Rodeheaver, 1880-1955).


CUANDO LE ESCRIBAS A DR. HYMERS DEBES DECIRLE DE QUE PAÍS LE ESTÁS ESCRIBIENDO O ÉL NO PODRÁ CONTESTAR TU CORREO. Si estos sermones te bendicen por favor envía un correo electrónico a Dr. Hymers y díselo pero siempre incluye de qué país estás escribiendo. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net (oprime aquí). Puedes escribirle a Dr. Hymers en cualquier idioma, pero escribe en Inglés si es posible. Si deseas escribirle a Dr. Hymers por correo postal, su dirección es P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015. Puedes llamarle por teléfono al (818) 352-0452.

(FIN DEL SERMÓN)
tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.sermonsfortheworld.com.
Oprime en “Sermones en Español”.

Estos manuscritos de sermones no tienen derechos de autor. Pueden ser usados
sin la autorización de Dr. Hymers. Sin embargo, todos los mensajes de video de
Dr. Hymers, y todos los otros sermones en video de nuestra iglesia, sí tienen
derechos de autor y solo pueden ser usados con autorización.

El Solo Cantado Antes del Sermón por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith:
“Then Jesus Came” (por Dr. Oswald J. Smith, 1889-1986;
música por Homer Rodeheaver, 1880-1955).


EL BOSQUEJO DE

LIBERACIÓN A TRAVÉS DE LA SANGRE DE JESÚS

por el Dr. R. L. Hymers, Jr.

“Porque yo recibí del Señor lo que también os he enseñado: Que el Señor Jesús, la noche que fue entregado, tomó pan; y habiendo dado gracias, lo partió, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced esto en memoria de mí. Asimismo tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mí” (I Corintios 11:23-25).

(II Timoteo 4:5)

I.   Primero, las personas perdidas son salvas por fe en la sangre de Jesús, Romanos 3:24, 25; Hebreos 12:23, 24.

II.  Segundo, ¡la Sangre de Jesús vence a Satanás y sus demonios! Apocalipsis 12:7-12.