Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros de todo el mundo, especialmente del Tercer Mundo, donde hay muy pocos seminarios teológicos o escuelas Bíblicas, si es que hay.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 40 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




DISCÍPULOS Y DEMONIOS

Un sermón escrito por el Dr. R. L. Hymers, Jr.
y predicado por el Rev. John Samuel Cagan
en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Mañana del Día del Señor, 22 de Julio del 2018


Este es el tercer estudio que estamos dando sobre Jesús entrenando a Sus Discípulos. Mientras seguimos a Jesús entrenándolos, aprendemos cómo entrenar a los discípulos hoy.

Jesús no entrenó a Sus Discípulos del mismo modo que nuestras iglesias intentan entrenar a los jóvenes hoy. Debemos prestar mucha atención a la forma en que Jesús hizo discípulos, porque tuvo mucho éxito, y nuestras iglesias generalmente fracasan. Uno de los errores de hoy es intentar que nuestros discípulos sean convertidos antes de enseñarles a ser discípulos. Jesús pasó tres años enseñando a Sus Discípulos, antes de que nacieran de nuevo (Juan 20:22, ver J. Vernon McGee y Thomas Hale). Esa es una gran diferencia entre lo que hizo Jesús y lo que intentamos hacer hoy.

Otra gran diferencia está en los temas que Jesús les enseñó. Al principio, Jesús los llamó y les dijo: “haré que seáis pescadores de hombres” (Marcos 1:17). Él los entrenó con un propósito principal – hacerlos capaces de ayudar a otros a convertirse en discípulos. Jesús les dijo que ese era su objetivo desde el principio. Y ese es mi objetivo también. No estoy aquí para enseñarte historias Bíblicas, como lo hacen hoy en la Escuela Dominical. Mi objetivo es enseñarte a ser ganador de almas, a traer a otros a seguir a Jesús y ganar almas perdidas. Jesús les dijo eso desde el principio (ver Marcos 1: 16-20).

La segunda cosa que Jesús les enseñó fue cómo lidiar con Satanás y sus demonios. Mira Marcos 1: 21-27.

“Y entraron en Capernaum; y los días de reposo, entrando en la sinagoga, enseñaba. Y se admiraban de su doctrina; porque les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como los escribas. Pero había en la sinagoga de ellos un hombre con espíritu inmundo, que dio voces, diciendo: ¡Ah! ¿qué tienes con nosotros, Jesús nazareno? ¿Has venido para destruirnos? Sé quién eres, el Santo de Dios. Pero Jesús le reprendió, diciendo: ¡Cállate, y sal de él! Y el espíritu inmundo, sacudiéndole con violencia, y clamando a gran voz, salió de él. Y todos se asombraron, de tal manera que discutían entre sí, diciendo: ¿Qué es esto? ¿Qué nueva doctrina es esta, que con autoridad manda aun a los espíritus inmundos, y le obedecen?” (Marcos 1:21-27).

Mira hacia acá. La segunda cosa que Jesús enseñó a Sus primeros cuatro Discípulos fue sobre Su poder sobre Satanás y sus demonios. La Biblia de Estudio de la Reforma (página 290) dice:

Los demonios son ángeles caídos...sirviendo a Satanás. Habiéndose unido a la rebelión de Satanás, fueron expulsados del cielo...El ejército de demonios de Satanás [usa] el engaño y el desaliento en muchas formas. Para oponerse a ellos es la tarea de la guerra espiritual (Efesios 6:10-18).

Como nuevo discípulo, Jesús quiere que sepas acerca de Satanás y sus demonios. Uno de los hombres con los que Jesús se encontró estaba poseído por el demonio. En la Biblia King James en Inglés, la palabra Griega para demonios se traduce como “diablos”. Mira Marcos 1:39,

“Y [Jesús] predicaba en las sinagogas de ellos en toda Galilea, y echaba fuera los demonios” (Marcos 1:39).

Cuando te conviertes en un discípulo de Jesús, debes tomar conciencia de los demonios que te rodean. Los demonios ciegan a la gente a la verdad dada en la Biblia. Los demonios intentarán asustarte y lograr que dejes de venir a nuestra iglesia. Los demonios intentarán evitar que te conviertas en Cristiano. El Dr. Thomas Hale dijo:

Debemos recordar que la posesión demoníaca no es una forma de enfermedad mental. Los demonios o los espíritus malignos son siervos del demonio principal, Satanás. Ellos son trabajadores del mal. Cuando entran en un hombre, lo hacen prisionero o esclavo de Satanás. Solo a través del poder de Jesús se pueden vencer estos demonios y se le puede dar libertad al hombre (traducción de Thomas Hale, M.D., The Applied New Testament Commentary; note on Mark 1:21-28).

Las personas se vuelven endemoniadas por el abuso de drogas, el ocultismo y otras formas de rebelión profunda contra Dios.

“Bueno”, dice alguien, “no he tomado drogas, no he participado en lo oculto, no he hecho estas cosas”. Me alegro de que no hayas llegado tan lejos en el pecado. Sin embargo, tu mente ha sido trabajada (energizada) por “el príncipe de la potestad del aire” (Satanás; Efesios 2:2). Entonces tu mente no convertida es energizada por Satanás, “el príncipe de la potestad del aire”.

Lo segundo que hace Satanás es cegarte a la verdad. Escucha II Corintios 4:3-4.

“Pero si nuestro evangelio está aún encubierto, entre los que se pierden está encubierto; en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios” (II Corintios 4:3-4).

“El dios de este siglo” se traduce mejor como “el dios de esta era”. Satanás es el dios de esta era. Satanás ha segado las mentes de “los incrédulos”. Te preguntarás por qué no entiendes el Evangelio de Jesús. La respuesta es simple – el dios de esta era [Satanás] ha segado tu mente. Pero Jesús tiene un poder mucho mayor que Satanás, o cualquiera de sus demonios. Es por eso que Jesús fácilmente expulsó a ese demonio en Capernaum. Jesús dijo: “¡Sal de él! y el demonio “salió de él” (Marcos 1:25, 26).

Si quieres ser un verdadero Cristiano y un discípulo de Jesús, entonces Jesús debe quitarle el control a Satanás de tu pensamiento. Un Hippie le dijo una vez a Dr. Hymers: “Necesito un trasplante de cerebro”. Eso fue demasiado extremo. Lo que ese joven necesitaba era que su mente fuera limpiada por Jesús. La forma en que Jesús hace eso es muy simple. Él lava tu mente con la Palabra de Dios – la Biblia. La Biblia habla del “lavamiento del agua por la palabra” (Efesios 5:26). El Salmo 119:130 dice:

“La exposición de tus palabras alumbra; Hace entender a los simples” (Salmo 119:130).

¿Quieres ser un discípulo de Jesús? Aquí hay una forma práctica de comenzar. Lee uno de los manuscritos de sermones de Dr. Hymers en nuestro sitio de Internet todas las noches antes de dormir. Nuestro sitio de Internet es www.sermonsfortheworld.com. Si lees uno de los sermones de Dr. Hymers todas las noches antes de irte a dormir, ¡los versículos y comentarios de la Biblia limpiarán tu mente y pronto confiarás en Jesús y serás salvo! Por favor, ponte de pie y canta el himno número 5, “Cierta es la Biblia, Yo Sé”.

La Biblia vino de Dios yo sé, Lo Antiguo y Nuevo es de Él;
   Palabra santa, Inspirada fiel, Sé que la Biblia es verdad.
Yo sé, yo sé, sé que la Biblia es verdad;
   Y cada palabra Él la inspiró, Sé que la Biblia es verdad.

Yo sé la Biblia toda es verdad; Pues paz siempre a mí me da;
   Consuelo contra todo pecar Y victoria contra el mal.
Yo sé, yo sé, sé que la Biblia es verdad;
   Y cada palabra Él la inspiró, Sé que la Biblia es verdad.

El enemigo la negará Antigua pero nueva es;
   Su verdad dulce es cada vez, Yo sé la Biblia es verdad.
Yo sé, yo sé, sé que la Biblia es verdad;
   Y cada palabra Él la inspiró, Sé que la Biblia es verdad.
    (Traducción libre de “I Know the Bible is True”
       por Dr. B. B. McKinney, 1886-1952).


CUANDO LE ESCRIBAS A DR. HYMERS DEBES DECIRLE DE QUE PAÍS LE ESTÁS ESCRIBIENDO O ÉL NO PODRÁ CONTESTAR TU CORREO. Si estos sermones te bendicen por favor envía un correo electrónico a Dr. Hymers y díselo pero siempre incluye de qué país estás escribiendo. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net (oprime aquí). Puedes escribirle a Dr. Hymers en cualquier idioma, pero escribe en Inglés si es posible. Si deseas escribirle a Dr. Hymers por correo postal, su dirección es P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015. Puedes llamarle por teléfono al (818) 352-0452.

(FIN DEL SERMÓN)
tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.sermonsfortheworld.com.
Oprime en “Sermones en Español”.

Estos manuscritos de sermones no tienen derechos de autor. Pueden ser usados
sin la autorización de Dr. Hymers. Sin embargo, todos los mensajes de video de
Dr. Hymers, y todos los otros sermones en video de nuestra iglesia, sí tienen
derechos de autor y solo pueden ser usados con autorización.

El Solo Cantado Antes del Sermón por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith:
“I Know the Bible is True” (por Dr. B. B. McKinney, 1886-1952).