Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros en todo el mundo, especialmente en el Tercer Mundo, donde hay pocos, si es que hay, seminarios teológicos o escuelas Bíblicas.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 43 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




¡MIENTRAS TANTO, TÚ ESTÁS SOLO!

por el Sr. John Samuel Cagan

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Mañana del Día del Señor, 23 de Abril del 2017

“¡Ay del solo!” (Eclesiastés 4:10).


El mundo te ha dejado una poderosa, sensación vacía. Te ha dejado una sensación de soledad. Este sentimiento de soledad es diferente, ya que persiste más y más que la tristeza. Te recuerda que aunque estás feliz en este momento, el momento está pasando muy rápido ahora, y pronto volverás a tu lugar de vacío. El mundo te ha dejado solo, y estar solo es ensordecedor en su silencio. Te quedas con la sensación de una creciente oscuridad que parece imposiblemente irreversible. Estar solo se hace más terrible por el hecho de que es experimentado por la misma fuente que lo causa. Nadie sabe qué estás solo. Si lo supieran, no estarías solo por mucho tiempo. No hay nadie allí para sentir lástima por ti. La vida sigue para todos los demás, mientras te dejan solo en la tuya. No hay nadie allí para expresar su preocupación, su amor, su participación en tus sufrimientos. Si estuvieras muriendo lentamente en el hospital, por lo menos alguien podría saber y alguien podría preocuparse. Pero nadie sabe cuándo estás solo. Por eso, a nadie le importa. Existes, torturado por tu propia conciencia. El mundo te deja ser afligido por ti mismo. Ellos no están ahí para ti, y así te quedas para estar contigo mismo, y no eres suficiente. Sabes que no eres suficiente y lo sientes, y esa es la peor sensación del mundo.

“¡Ay del solo!” (Eclesiastés 4:10).

I. Primero, el mundo te ha dejado solo.

Estás solo en esta vida. Pero esta no es la forma en que quieres que tu vida sea. Así que comienzas a girar en busca del calor del amor como una planta gira en busca del calor de la luz del sol. Te imaginas que el amor se siente como el cielo. Te imaginas que el amor será lo mejor del mundo, pero todavía no lo has sentido. Así que giras y doblas y formas tu vida como un radar buscando la señal más pequeña. Pero mientras tanto, tú estás solo.

El mundo te ha enseñado a medicar esta soledad con entretenimiento. Tú consciente o inconscientemente te mantienes distraído. Los juegos de video son tu morfina. Las películas son tus vendajes. El esfuerzo para introducir la risa y el gozo en tu vida es tu obsesión. Te has convertido en un adicto al gozo. Estás vagando de dosis a dosis de gozo. Haces esto para experimentar la oscuridad del sentimiento que se esconde en cada momento de quietud. El mundo no quiere que te des cuenta de lo que te ha hecho. El mundo te ha usado y seguirá usándote, hasta que te haya usado del todo. El mundo no tiene nada que ofrecerte. Tu vida es desesperadamente solitaria en este mundo. Te dices que esto no durará para siempre. Algún día, va a cambiar. Algún día, alguien te encontrará. Alguna hermosa muchacha o un muchacho guapo te encontrarán. Algún grupo perfecto de amigos te aceptará. Te dices, que esto no es para siempre. Pero durará para siempre, y mientras tanto, tú estás solo.

“¡Ay del solo!” (Eclesiastés 4:10).

Nadie podría soportar vivir de esta manera, y tampoco tú. Por lo tanto, todo en tu vida está diseñado como un cohete, para despegar y escapar de este mundo terrible que es la vida que se vive solo. La sociedad a tu alrededor te anima a tratar de escapar de tu realidad actual. El mundo te dice que tal vez si pudieras ganar bastante dinero, podrías escapar. Tal vez si pudieras comprar una casa grande, y un auto rápido, la gente con la que quieres estar, finalmente querría estar contigo. Quizás si estudiaras lo suficiente y trabajaras lo suficiente, tus padres te aceptarían. Tal vez si hicieras ejercicio y trabajaras lo suficiente, ese joven o esa joven te mirarían. Tal vez si usaras ropa más bonita, la gente miraría en tu dirección. Pero mientras tanto, tú estás solo.

Pero el mundo está haciendo promesas vacías. Estás persiguiendo algo que sabes que nunca atraparás, pero estás desesperadamente tratando de hacerte ir más rápido. No quieres ser quien eres. No quieres ser como eres. No quieres ser lo que el mundo te ha dejado que seas: alguien que está afuera, un recurso, una batería para ser usada y luego tirada. Quieres que sea diferente. Por eso compras cosas. Es por eso que haces cosas. Es por eso que trabajas, estudias y juegas. Estás tratando de ganar una vida que es lo suficientemente buena como para que otros quieran estar en ella. Pero mientras tanto, tú estás solo.

“¡Ay del solo!” (Eclesiastés 4:10).

Tienes momentos en que sientes que no tendrás éxito en tus intentos de ser lo suficientemente bueno. Desafortunadamente, tus sospechas son correctas. A pesar de lo que los vendedores te hacen creer, nunca comprarás una manera de salir de la soledad. A pesar de lo que las universidades enseñan, tu educación sólo agravará tu situación. Las personas más inteligentes y educadas que alguna vez han vivido estaban terriblemente solas. Tu cuenta bancaria solo te compra más ansiedad. Tu auto solo te lleva a lugares a donde realmente no querías ir. Tu educación te enseña a notar y medir cosas que no puedes disfrutar. Está trabajando, estudiando, y jugando muy duro hacia un objetivo que nunca alcanzarás, y mientras tanto, tú estás solo.

“¡Ay del solo!” (Eclesiastés 4:10).

II. Segundo, la iglesia te ha dejado solo.

La verdad es que si has tenido que ganar la aceptación de alguien, nunca fue aceptación verdadera. Si tuviste que ser alguien más para ser amado, nunca fuiste realmente amado. Necesitas verdadera aceptación, verdadero amor, y verdadero cuidado. Pero nunca encontrarás esto en el mundo. Cuando Dios creó el mundo, todo era perfecto. Pero incluso en este mundo perfecto creado por Dios, todavía había algo malo. Dios vio lo primero que estaba mal, y Dios dijo:

“No es bueno que el hombre esté solo” (Génesis 2:18).

Incluso si pudieras vivir en un mundo perfecto, no sería bueno que estuvieras solo. Si eres honesto contigo mismo, sabes que esto es cierto. Pero, ¿dónde encontrarías tal amistad, amor y cuidado? Todo mundo parece estar realmente solo mirando por sí mismo. ¿Existe realmente un lugar de amor y cuidado? Tal lugar existe, aunque está casi extinto hoy. Tal lugar fue reservado por Dios con el propósito de llegar a gente como tú. Dios decidió que este lugar debería ser reservado para ofrecerte aceptación, amor y cuidado. Este lugar existe, y es la iglesia.

La iglesia no es un edificio mágico. La iglesia no es un momento especial de la semana. La iglesia es el pueblo de Dios. Lamentablemente hoy en día, la mayoría de las iglesias son sólo edificios y horas en la semana. Lamentablemente, la mayoría de las iglesias no son el pueblo de Dios. La iglesia fue intencionada por Dios para llegar a gente como tú, pero las iglesias han fracasado. En cambio, muchas iglesias hacen sus propias prioridades. La iglesia debía ser distinguida por una característica: se suponía que la iglesia se compone de personas que han sido salvas. Pero debido a que las iglesias no están hechas de personas que han sido salvas por Jesús, ellas no son diferentes del resto del mundo. Así como el mundo lo hace, las iglesias te han dejado solo

.

La iglesia debería ser diferente. La iglesia debería ser un lugar de amor, y de cuidado de las personas. Pero cada vez más, la gente empezó a darse cuenta de que cuando las iglesias veían a una persona, sólo veían algo que pudieran obtener de ellas. Ésa no es la manera en que Jesús se comportó. Pero la mayoría de las iglesias han dejado a Jesús afuera. Y porque la iglesia ha dejado a Jesús afuera, ya no tienen nada que ofrecerte, y no son diferentes del mundo. Y así las iglesias están heridas y muriendo. Jesús debe ser central en una iglesia. ¡Ningún programa, o enseñanza, o actuación musical puede reemplazar a Jesucristo! Porque sólo el amor de Jesús puede hacer diferencia en la vida de una persona.

En esta iglesia, estamos tratando de ser una iglesia como Jesús lo intentó. Estamos tratando de ser como la iglesia que estaba centrada en Jesús y Su amor. ¡Estamos orando por avivamiento, así que nuestra iglesia estará aún más centrada en Jesús y Su amor! La Biblia describe la primera iglesia centrada en Jesús que estamos tratando de ser,

“Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo” (Hechos 2:46).

No somos perfectos, pero creemos en Jesús, y lo seguimos. Te invitamos a ser parte de nuestra iglesia. Te invitamos a ser una parte de nuestra familia – “nuestra familia de la iglesia”. ¡Te invitamos a que nos ayudes mientras buscamos aun más el amor de Jesús! Nuestra visión es una iglesia donde la gente puede experimentar el verdadero amor Cristiano y la aceptación. Queremos construir un lugar donde la gente realmente pueda ser ayudada y las vidas realmente puedan ser cambiadas por Jesús. Pero incluso esta iglesia te decepcionará. Esta iglesia no es perfecta. Esta iglesia también tiene algo de egoísmo. ¡Ven a ayudarnos mientras oramos por un derramamiento del amor de Jesús! Invitamos a tu vida a vivir junto a la nuestra. Ven con nosotros, para que mientras tanto, no estés solo.

III. Tercero, Jesús te llama de la soledad del mundo a Él Mismo.

Porque solo se importa a sí mismo, el mundo te ha dejado solo. Pero tú también solo te importas tú. Has dejado a la gente sola. Todavía dejas a la gente sola. La ausencia de Dios es evidente en tu vida. Estás separado de Dios. Estás separado de Dios, y realmente no lo sabes, pero lo sientes. Estos sentimientos son una reacción al pecado. El pecado es la fuente de tu soledad. El pecado es la fuente del egoísmo. El pecado ha corrompido el mundo y ha causado que el mundo sea egoísta y cruel. El pecado ha corrompido tu corazón también. El pecado es la fuente de la oscuridad y pesadez de tu alma. Pero Jesús vino a salvarte del pecado en todo su cansancio y dolor. Jesús dijo:

“Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga” (Mateo 11:28-30).

Hay alguien que te ama y se preocupa por ti y conoce todos tus problemas y preocupaciones. Él es el único lugar donde encontrarás la verdadera aceptación y amor, Él es el hombre Cristo Jesús. No puedes evitar ser un pecador. ¡Pero Jesús es el amigo de los pecadores! Jesús es el mejor amigo de todos. Jesús era amigo incluso de las personas más rechazadas de su tiempo. Mientras Él estaba ministrando en la tierra, la élite religiosa le criticó por ser el amigo de los pecadores.

“Vino el Hijo del Hombre, que come y bebe, y dicen: He aquí un hombre comilón, y bebedor de vino, amigo de publicanos y de pecadores. Pero la sabiduría es justificada por sus hijos” (Mateo 11:19).

Criticaron a Jesús por ser amigo de los pecadores, pero no se avergonzó de su compañía. Jesús vino a buscar y salvar a los perdidos. Jesús vino a salvar a los perdidos. Jesús vino a buscar a aquellos que el mundo ha dejado solos y quebrantados. Jesús vino por los que estaban enfermos y necesitaban un médico. El mundo no se ha preocupado por ti. La iglesia no se ha preocupado por ti. Pero Jesús te ama. Jesús vino a perseguirte, aun a costa de Su propia vida. Jesús dijo:

“¿Qué os parece? Si un hombre tiene cien ovejas, y se descarría una de ellas, ¿no deja las noventa y nueve y va por los montes a buscar la que se había descarriado? Y si acontece que la encuentra, de cierto os digo que se regocija más por aquélla, que por las noventa y nueve que no se descarriaron. Así, no es la voluntad de vuestro Padre que está en los cielos, que se pierda uno de estos pequeños” (Mateo 18:12-14).

Jesús no sólo habló de cuidarte y amarte pero no hacer nada al respecto. Jesús no era un hipócrita. Jesús te amó tanto, que estuvo dispuesto a bajar a la tierra de la majestad del Cielo. Jesús te amó tanto, que estuvo dispuesto a ser burlado y escupido. Jesús estuvo dispuesto a bajar del Cielo y morir en la Cruz por tu pecado. Jesús te amó tanto que fue crucificado por ti. Jesús experimentó el sufrimiento, la soledad y la muerte en la Cruz para pagar la pena por tu pecado. Por eso Jesús es el mejor amigo de todos. La Biblia dice:

“Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos” (Juan 15:13).

Tú eres un pecador, y debido a esto, estarás solo y separado de Dios para siempre a menos que confíes en Jesús. Necesitas que tus pecados sean perdonados. Necesitas que tus pecados sean limpiados de tu registro. Necesitas confiar en Jesús. Confía en Jesús, y serás salvo. Confía en Jesús y encuentra descanso para tu alma. Confía en Jesús, para que puedas ser aceptado a los ojos de Dios. Una vez que confíes en Jesús, estarás a salvo para siempre en Sus manos. Caminarás los días de tu vida con el Dios del Universo. Tendrás un Salvador que nunca te dejará ir. Confía en Jesús y se libre de la soledad del pecado y del mundo. Dr. Hymers, por favor, venga y cierre este servicio.


CUANDO LE ESCRIBAS A DR. HYMERS DEBES DECIRLE DE QUE PAÍS LE ESTÁS ESCRIBIENDO O ÉL NO PODRÁ CONTESTAR TU CORREO. Si estos sermones te bendicen por favor envía un correo electrónico a Dr. Hymers y díselo pero siempre incluye de qué país estás escribiendo. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net (oprime aquí). Puedes escribirle a Dr. Hymers en cualquier idioma, pero escribe en Inglés si es posible. Si deseas escribirle a Dr. Hymers por correo postal, su dirección es P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015. Puedes llamarle por teléfono al (818) 352-0452.

(FIN DEL SERMÓN)
tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.sermonsfortheworld.com.
Oprime en “Sermones en Español”.

Estos manuscritos de sermones no tienen derechos de autor. Pueden ser usados
sin la autorización de Dr. Hymers. Sin embargo, todos los mensajes de video de
Dr. Hymers, y todos los otros sermones en video de nuestra iglesia, sí tienen
derechos de autor y solo pueden ser usados con autorización.

La Escritura Leída Antes del Sermón por el Sr. Noah Song: Hechos 2:42-47.
El Solo Cantado Antes del Sermón por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith:
“Boulevard of Broken Dreams” (por Green Day, 2004).


EL BOSQUEJO DE

¡MIENTRAS TANTO, TÚ ESTÁS SOLO!

por el Sr. John Samuel Cagan

“¡Ay del solo!” (Eclesiastés 4:10).

I.   Primero, el mundo te ha dejado solo, Eclesiastés 4:10.

II.  Segundo, la iglesia te ha dejado solo, Génesis 2:18; Hechos 2:46.

III. Tercero, Jesús te llama de la soledad del mundo a Él Mismo,
Mateo 11:28-30, 19; 18:12-14; Juan 15:13.