Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros de todo el mundo, especialmente del Tercer Mundo, donde hay muy pocos seminarios teológicos o escuelas Bíblicas, si es que hay.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 40 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




¿ESTÁS LISTO PARA EL RAPTO?

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Mañana del Día del Señor, 25 de Noviembre, 2012

“Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre. Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca, y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre. Entonces estarán dos en el campo; el uno será tomado, y el otro será dejado. Dos mujeres estarán moliendo en un molino; la una será tomada, y la otra será dejada. Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor” (Mateo 24:37-42).


Cristo nos dijo como sería el mundo al fin de la historia. Él dio una gran señal que indica cómo las personas vivirían en los últimos días, justo antes del final de este siglo. Él dijo:

“Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca, y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre” (Mateo 24:38-39).

Estoy convencido de que estamos viviendo en esos días. El juicio está a punto de caer, pero estamos viviendo como si nunca va a suceder.

Hace algún tiempo fui con un grupo de personas a un restaurante de lujo en Universal City. Comida de todo tipo imaginable había a lo largo de ese restaurante. Fue la mayor cantidad de comida que había visto nunca. La gente comió hasta que se hartaron. Yo no podía dejar de pensar en los días de Noé. Cristo dijo: “Como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo...Y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre” (Mateo 24:38, 39).

El otro día leí en el periódico que los Estadounidenses compraron 581 millones de libras de pavo para el día de Acción de Gracias. Pero el artículo dijo que “204 millones de libras de [pavo] carne va a terminar en la basura después de la fiesta”. ¡Eso significa que los Estadounidenses van tirar suficiente carne de pavo para alimentar a cada hombre, mujer y niño en China! Piensa en ello – cada hombre, mujer y niño en China – ¡un billón de personas! El artículo continuó diciendo: “Durante todo el año, los Estadounidenses [tiran] $165 mil millones en alimentos no consumidos” (The Los Angeles Times, 20 de Noviembre de 2012, p. B3). ¡Tiramos suficiente comida cada año que puede alimentar a cada persona en la India, China y África por un mes! Estamos viviendo en lujo, tirando miles de millones en alimentos no consumidos mientras que muchas personas en el mundo se están muriendo de hambre. Al mismo tiempo vamos a gastar más miles de millones de dólares para prepararnos para “las fiestas” – donde nuestra gente se harta de más comida y bebida. Pero poca de nuestra gente va a pensar acerca de Dios durante la Navidad y el Año Nuevo. En 1949 Billy Graham dijo: “Es pecado no asistir a los servicios de la iglesia. La Biblia dice: ‘No dejando de congregarnos’. Para algunos de nosotros hace mucho tiempo que no vamos a la iglesia con regularidad. Este es un pecado contra Dios Todopoderoso” (traducción de Billy Graham, Revival in Our Time, Van Kampen Press, 1950, p. 112).

Me han acusado de “legalismo” por decirle a los jóvenes que estén en su iglesia en Navidad y Año Nuevo. ¿Fue Billy Graham “legalista” cuando dijo que no ir a la iglesia “es un pecado contra Dios Todopoderoso”? ¿O estaba diciendo la verdad? No estoy de acuerdo con él en algunas cosas, ¡pero él tenía toda la razón cuando dijo que es un pecado faltar a la iglesia!

La Biblia dice que Noé era un “pregonero de justicia” (II Pedro 2:5). Noé le dijo a la gente de su generación que se arrepintiera, que cambiaran, que vivieran para Dios. Pero se rieron de él. Ellos pensaron que él era un viejo tonto legalista. Ellos continuaron “comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca, y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre” (Mateo 24:38, 39). Yo digo con Billy Graham que ¡“es un pecado contra Dios Todopoderoso” vivir así! Yo digo que debes estar en tu iglesia durante el tiempo de Navidad y en la Víspera de Año Nuevo. Cuando yo era un niño siempre fuimos la iglesia en Navidad. Siempre pasamos la Víspera de Año Nuevo en la iglesia. ¿Hemos llegado a ser tan glotones y locos de placer que no podemos soportar ese tipo de predicación? ¿Estamos viviendo como ellos vivían en los días de Noé? Si estás viviendo así, el juicio caerá sobre ti como lo hizo en ellos, cuando “vino el diluvio y se los llevó a todos”. El modo de vida materialista que la mayoría de las personas están viviendo terminará en el juicio de Dios, la condenación y el Infierno. ¡Dile a alguien que dije eso! Es la verdad. “Vino el diluvio, y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del hombre”.

Cristo vendrá en el aire para llevar a los Cristianos verdaderos a estar con Él en el Cielo. Esto se conoce como el “rapto”. Vendrá tan de repente como vino el diluvio. Y muy poca gente va a estar preparado para ello. El Apóstol Pablo dijo:

“Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire...” (I Tesalonicenses 4:16-17).

Ese es el “rapto”, los Cristianos arrebatados para encontrarse con Cristo en el aire sobre la tierra. Va a suceder en un instante. Pablo dijo: “En un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados” (I Corintios 15:52). Los cuerpos de los verdaderos Cristianos serán cambiados en cuerpos glorificados, y nosotros seremos arrebatados en un instante para encontrar a Cristo en las nubes.

¡Oh, gozo, felíz! Que sin morir vayamos,
   Sin enfermedad, ni temor y sin llanto,
Arrebatados con Jesús en las nubes,
   Cuando toma a “los suyos” Jesús.
Cuánto tiempo será, Jesús hasta que cantemos,
   ¡Cristo vuelve! ¡Aleluya! ¡Aleluya! Amén,
¡Aleluya! Amén.
      (Traducción libre de “Christ Returneth” por H. L. Turner, 1878).

Pero el “rapto” llegará tan de repente que algunos de ustedes aquí esta mañana no van a estar preparados. Volviendo a nuestro texto, Cristo dijo “Y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre. Entonces estarán dos en el campo; el uno será tomado, y el otro será dejado. Dos mujeres estarán moliendo en un molino; la una será tomada, y la otra dejada” (Mateo 24:39-41). Comentando sobre estos versículos, el Dr. Henry M. Morris dijo:

En vista de este contexto, el primer evento de Su venida, el rapto repentino de los creyentes, es el tema aquí. El que se toma es arrebatado para estar con el Señor, mientras que su compañero de trabajo, un no creyente, es [dejado] para soportar la tribulación (traducción de Henry M. Morris, Ph.D., The Defender’s Study Bible, World Publishing, 1995, p. 1045; nota sobre Mateo 24:40).

“Uno será tomado”, para estar con Cristo en el rapto. “Y el otro será dejado” – dejado en la tierra para pasar los horrores de la “tribulación”. Antes en Mateo 24, Cristo dijo:

“Porque habrá entonces gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá” (Mateo 24:21).

Si no eres un verdadero Cristiano, serás dejado para pasar por la gran tribulación de ese período. Pasará a través de un Infierno literal en la tierra. Vas a experimentar horrores que ninguna otra generación nunca pasó.

Cuando el Dr. Bailey Smith fue el presidente de la Convención Bautista del Sur, dijo:

Durante el tiempo de la gran tribulación, habrá piedras de granizo que caerán del cielo con un peso de 100 libras cada una. Habrá fuego literalmente atravesando por la tierra. La Biblia habla de escorpiones del tamaño de los hombres que se mueven por la tierra picando a aquellos que no han entregado su vida a Cristo. Horrores monstruosos ocurrirán durante las plagas finales de la gran tribulación a los que han sido dejados (traducción de Bailey E. Smith, D.D., Real Evangelistic Preaching, Broadman Press, 1981, página 138).

Si tú nunca ha sido verdaderamente convertido, serás dejado para pasar por las plagas y los “horrores monstruosos” de la gran tribulación.

¿Te estoy tratando de asustar? ¡Sí, eso es exactamente lo que estoy tratando de hacer! Hace unas semanas mi familia y yo asistimos a un banquete de jubilación de un pastor Chino que conozco desde hace muchos años. Cuando el hijo del pastor habló dijo que hace años él me escuchó predicar sobre la Segunda Venida de Cristo, y lo asusté. ¡De hecho, lo asusté tanto que él confió en Jesús y fue salvo cuando prediqué el sermón! Pero sé muy bien que no puedo asustarte lo suficiente como para que confíes en Cristo. Sólo el Espíritu Santo puede hacer eso. Cuando el Espíritu Santo te asusta, podrás decir con John Newton, “Su gracia que enseñó temer”. Sólo la sublima gracia de Dios puede aterrorizarte lo suficiente como para huir a Cristo para la salvación. Pero piensa en ello. Estas cosas van a venir – y serás dejado para pasar por todo esto, según lo describió el Dr. Bailey Smith:

Durante el tiempo de la gran tribulación, habrá piedras de granizo que caerán del cielo con un peso de 100 libras cada una. Habrá fuego literalmente atravesando por la tierra. La Biblia habla de escorpiones del tamaño de los hombres que se mueven por la tierra picando a aquellos que no han entregado su vida a Cristo. Horrores monstruosos ocurrirán durante las plagas finales de la gran tribulación a los que han sido dejados.

Si tú nunca ha sido verdaderamente convertido, serás dejado para pasar por estos “horrores monstruosos”.

“Entonces estarán dos en el campo; el uno será tomado, y el otro será dejado. Dos mujeres estarán moliendo en un molino; la una será tomada, y la otra será dejada” (Mateo 24:40-41).

“Pero”, tú puedes decir: “Voy a arrepentirme y ser salvo entonces”. ¡Yo no contaría con eso! La Biblia enseña que la gente no podrá arrepentirse en ese tiempo horrible. Dice:

“Y los otros hombres que no fueron muertos con estas plagas, ni aun así se arrepintieron de las obras…y no se arrepintieron de sus [pecados]” (Apocalipsis 9:20, 21).

“Y mordían de dolor sus lenguas, y blasfemaron contra el Dios del cielo por sus dolores y por sus úlceras, y no se arrepintieron de sus obras” (Apocalipsis 16:10, 11).

Ves, no puedes arrepentirse en cualquier momento que quieras. La Biblia dice, “por si quizá Dios les conceda que se arrepientan para conocer la verdad” (II Timoteo 2:25). Es Dios quien da el arrepentimiento. En este punto de la tribulación Dios no le dará gracia a nadie para que se arrepientan y sean salvos. Todos serán entonces judicialmente endurecidos, y se dirá de ellos: “Dios los entregó a una mente reprobada” (Romanos 1:28). En una de sus canciones, el Dr. John R. Rice dijo:

Es muy tarde cuando no hay conciencia, Cuando el corazón piedra es.
   ¡Sin el Espíritu es muy tarde! Muy tarde cuando muerto esté.
¡Es muy tarde, oh, cuan tarde! Más Él toca aún.
   Y hoy vuelve a llamarme, el dulce Jesús.
(Traducción libre de “Too Long I Neglected” por Dr. John R. Rice, 1895-1980).

¡Será demasiado tarde para ti entonces! ¡Demasiado tarde! ¡Eternamente demasiado tarde! ¡Vas a morder tu lengua de dolor, y blasfemar contra el Dios del cielo por tus dolores y úlceras, pero no te arrepentirás en ese día! (Apocalipsis 16:10,11). ¡Demasiado tarde! ¡Demasiado tarde! “Es muy tarde cuando no hay conciencia, Cuando el corazón piedra es. Sin [Dios] el Espíritu es muy tarde. ¡Muy tarde cuando muerto esté!” Como el Dr. Smith dijo: “Horrores monstruosos ocurrirán durante las plagas finales de la gran tribulación a los que han sido dejados”. ¿Serás uno de los que serán dejados cuando Jesús venga para recibir a Su gente en el rapto?

Cuando yo estaba predicando en el área de San Francisco en la década de 1970, muchos jóvenes vinieron a la iglesia que yo empecé. Y muchos de ellos fueron salvos. Tuve el privilegio de ir allá a hablar en el 40 aniversario de esa iglesia el pasado Agosto. Una de las canciones que solíamos cantar en la década de 1970 era la que el Sr. Griffith cantó antes de este sermón. Escucha las palabras de nuevo, mientras la trato de cantar.

La guerra la vida llenó,
   Y pisoteados todos cayeron,
Oh, que estuvieras listo.
   Mueren niños, gran frialdad,
Se puede con un pan oro comprar,
   Oh, que estuvieras listo.
Tiempo no hay para cambiar,
   ¿Por qué quisiste tan ciego estar?
Haz rechazado al Salvador,
   Él ya volvió y te has quedado atrás.

Los casados durmiendo,
   Hay ruido y ella ve – él no está.
Oh, que estuvieras listo.
   Suben cerro dos hombres,
Tomado uno, el otro se quedó,
   Oh, que estuvieras listo.
Tiempo no hay para cambiar,
   ¿Por qué quisiste tan ciego estar?
Haz rechazado al Salvador,
   Él ya volvió y te has quedado atrás,
Te has quedado atrás,
   Te has quedado atrás.
(Traducción libre de “I Wish We’d All Been Ready”
     por Larry Norman, 1947-2008; altereda por el Pastor).

“Entonces estarán dos en el campo; el uno será tomado, y el otro será dejado. Dos mujeres estarán moliendo en un molino; la una será tomada, y la otra será dejada. Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor” (Mateo 24:40-42).

El último versículo da a la aplicación – “Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor” (Mateo 24:42). Eso es lo que necesitas hacer. Velar y estar listo. ¿Estás listo para ese día? La Biblia dice: “Prepárate para venir al encuentro de tu Dios” (Amós 4:12). ¿Estás preparado? Debes arrepentirte. Debes alejarte de tu estilo de vida pecaminoso y egoísta. Debes vivir una nueva vida en la iglesia el Domingo por la mañana y por la noche. Soy un antiguo Bautista de “época”. Yo creo en la iglesia local. Estoy convencido de que tienes que estar en tu iglesia local todos los domingos, por la mañana y por la noche. Debes voltearte de los “ídolos a Dios, para servir al Dios vivo y verdadero” (I Tesalonicenses 1:9). Y tienes que venir a Cristo por fe. Si no vienes a Cristo, no serás salvo aunque vengas a la iglesia. Él murió en la Cruz para pagar el castigo por tu pecado. Él se levantó de entre los muertos para darte vida. Él está allí, arriba en el cielo a la diestra de Dios. Debes venir a Él por fe. Jesús dijo: “Al que a mí viene, no le echo fuera” (Juan 6:37). Jesús dijo: “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar” (Mateo 11:28). Ven a Jesús, y descansa en Él. Él perdonará tus pecados, ¡y estarás preparado para encontrarte con Él cuando venga otra vez! Vamos a cantar el himno número siete. Por favor ponte de pie y voltea allí en tu cancionero. Pongámonos de pie y cantemos.

Mientras que oramos hoy,
   Y ves tú necesidad,
Mientras Dios te llama a ti,
   ¿Pecador tú no vendrás?
¿Por qué no? ¿Por qué no?
   ¿A Jesús no vienes hoy?
¿Por qué no? ¿Por qué no?
   ¿A Jesús no vienes hoy?

Ya muy lejos fuiste ya;
   No malgastes tiempo más;
No te alejes más de Dios,
   Más Su gracia acepta ya.
¿Por qué no? ¿Por qué no?
   ¿A Jesús no vienes hoy?
¿Por qué no? ¿Por qué no?
   ¿A Jesús no vienes hoy?

Mientras cantamos la siguiente estrofa, si no estás seguro de que eres salvo, deja tu asiento y ve a la parte de atrás del auditorio. El Dr. Cagan te llevará a un lugar tranquilo donde podamos hablar contigo acerca de venir a Jesús. Ve rápido mientras cantamos.

En el mundo no has hallado
   A tu corazón la paz;
A Jesús ven, fía en Él,
   Gozo y paz recibirás.
¿Por qué no? ¿Por qué no?
   ¿A Jesús no vienes hoy?
¿Por qué no? ¿Por qué no?
   ¿A Jesús no vienes hoy?
(Traducción libre de “Why Not Now?”
     por Daniel W. Whittle, 1840-1901; alterada por el Pastor).

Sr. Lee, por favor guíenos en oración.

(FIN DEL SERMÓN)
Puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.realconversion.com. Oprime “Sermones en Español”.

You may email Dr. Hymers at rlhymersjr@sbcglobal.net, (Click Here) – or you may
write to him at P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015. Or phone him at (818)352-0452.

La Escritura Leída Antes del Sermón por el Dr. Kreighton L. Chan: I Tesalonicenses 4:15-17.
El Solo Cantado Antes del Sermón por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith:
“I Wish We’d All Been Ready” (por Larry Norman, 1947-2008; alterada por el Pastor).