Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros de todo el mundo, especialmente del Tercer Mundo, donde hay muy pocos seminarios teológicos o escuelas Bíblicas, si es que hay.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 40 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




EL HOMBRE QUE SE OLVIDÓ DE SER AGRADECIDO –
UN SERMÓN DE ACCIÓN DE GRACIAS

(SERMÓN #65 SOBRE EL LIBRO DE GÉNESIS)

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Mañana del Día del Señor, 18 de Noviembre, 2012

“Y el jefe de los coperos no se acordó de José, sino que le olvidó”
(Génesis 40:23).


El jefe de los coperos había ofendido al Faraón. Fue puesto en prisión, el mismo calabozo donde José estaba. José era Hebreo, acusado de un crimen que no cometió. Pero debido a que el Señor estaba con él, el jefe de la cárcel había puesto a todos los prisioneros bajo la supervisión de José. En su primera noche en la cárcel, el jefe de los coperos Egipcio tuvo un sueño. Él le preguntó a José qué significaba. José le dijo que le diría con la ayuda de Dios. José interpretó el sueño del jefe de los coperos, diciéndole que sería liberado y restaurado por Faraón. El jefe de los coperos prometió hablar de la inocencia de José a Faraón si era liberado. Tres días después la interpretación de José del sueño se hizo realidad, y el jefe de los coperos fue puesto en libertad y devuelto a su lugar en la corte de Faraón.

José ahora estaba seguro de que tenía un amigo en la corte que hablaría con el Faraón, y le diría de su inocencia. Pero pasaban las semanas y meses, y no había ninguna palabra del jefe de los coperos. El jefe de los coperos no podía haberse olvidado por completo de José. Pero sin duda tuvo miedo de apelar su caso ante Faraón. Podría enojar a Faraón y él lo pondría de nuevo en la cárcel. O tal vez había otra razón. De cualquier manera el jefe de los coperos se olvidó de José. Si José hubiera perjudicado al jefe de los coperos el hombre no lo habría olvidado. Pero como José lo había ayudado, rápidamente se olvidó. “Y el jefe de los coperos no se acordó de José, sino que le olvidó” (Génesis 40:23).

¡Qué cuadro de ingratitud! ¡Qué común es para la humanidad depravada ser ingratos! El jefe de los coperos fue un hombre que se olvidó de ser agradecido. Esa es una característica cada vez más grande en estos días malos. El Apóstol Pablo dijo:

“También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos” (II Timoteo 3:1-2).

“Desobedientes a los padres, ingratos, impíos”. ¡Qué descripción de esta generación en los “postreros días”! El jefe de los coperos ilustra a mucha gente hoy en día, “y el jefe de los coperos no se acordó de José, sino que le olvidó”, (Génesis 40:23). Esta es una generación de “ingratos” e “impíos”. Existen tres áreas principales en las que muchos jóvenes se olvidan de agradecer.

I. Primero, muchos no agradecen a sus padres.

La Biblia dice: “Honra a tu padre y a tu madre”. Dice esto dos veces en el Antiguo Testamento (Éxodo 20:12, Deuteronomio 5:16) y seis veces en el Nuevo Testamento (Mateo 15:4, 19:19; Marcos 7:10; 10:19; Lucas 18:20, Efesios 6:2). Ese mandamiento se da sin ninguna condición. No dice: “Honra a tu padre y a tu madre si eran buenos contigo”. No, simplemente dice honrarlos. Cuando ves a un bebé que llora en los brazos de su madre, ¿no te hace recordar que tu madre te hizo eso? ¿Alguna vez has pensado en lo que tu madre hizo por ti, cambiando tus pañales sucios, velando por ti, lavado y planchado tu ropa, dándote de comer, orando por ti, esperándote cuando llegas tarde, preocupándose y pensando en ti como su preciado tesoro?

Doy gracias a Dios que mi madre me enseñó a hablar a los seis meses de edad. Doy gracias a Dios de que ella me leía a menudo cuando estaba enfermo cuando era un niño pequeño, sin televisión en esos días. Puedo sentir su mano en mi frente y su beso en la mejilla, incluso ahora, después de que murió hace muchos años. Doy gracias a Dios por mi dulce madre todos los días. ¿Y tú? ¿Cuándo fue la última vez que le dijiste lo mucho que la amas?

Thaddeus Stevens fue uno de los estadistas más poderosos de Estados Unidos durante la Guerra Civil. Su madre trabajaba día y noche para ayudar a su hijo, que era cojo de una pierna, a obtener una educación. Cuando se hizo un exitoso abogado le daba una moneda de oro cada semana para que la pusiera en el plato de la ofrenda en la iglesia Bautista a la que asistía. Hasta el día de hoy, cada primavera y verano, encontrarás rosas y otras flores que crecen junto a su tumba. En su testamento Thaddeus Stevens dejó una gran suma de dinero para mantener flores en la tumba de su madre perpetuamente.

En un cementerio en Escocia hay una lápida puesta por el gran misionero Dr. David Livingstone, y sus hermanos y hermanas. Estas palabras fueron inscritas en ella:

Para mostrar el lugar de descanso de
   Neil Livingstone
Y Agnes Hunter, su esposa,
Y para expresar el agradecimiento a Dios
   de sus hijos
Por unos padres pobres y piadosos.

Shakespeare mostró la profundidad de la tristeza mortal en El rey Lear, donde el anciano rey y padre grita, “Más cortante que los dientes de una serpiente es tener un hijo ingrato”. La ingratitud es siempre una cosa mala, pero es peor cuando se muestra de un hijo a sus padres. Shakespeare dijo:

Ingratitud, malvado corazón de mármol,
Más espantoso, cuando te muestras en un niño,
¡Que el monstruo marino!

¿Cuándo fue la última vez que le dijiste a tu madre que la amas? ¿Cuándo fue la última vez que diste gracias a tu padre por criarte? Ingratitud a los padres es una cosa mala y cruel en los niños. “Y el jefe de los coperos no se acordó de José, sino que le olvidó”.

II. Segundo, muchos no agradecen a amigos y benefactores.

Jesús sanó a diez leprosos y los envió a los sacerdotes a declarar que fueron limpiados. Pero sólo uno de ellos volvió para dar gracias a Jesús. El Salvador dijo: “¿No son diez los que fueron limpiados? Y los nueve, ¿dónde están? ¿No hubo quien volviese y diese gloria a Dios sino este extranjero?” (Lucas 17:17-18).

Recordamos lesiones e insultos, pero qué pocos de nosotros nos acordamos de dar gracias a aquellos que nos han ayudado. Habiendo pasado por tantas dificultades y pruebas cuando era niño, me sorprendía siempre cuando alguien me ayudaba o me animaba. Esta mañana le doy gracias a Dios por los que lo hicieron. Recuerdo al Doctor Henry M. McGowan y a su esposa, quienes primero me llevaron a una iglesia Bautista, y quienes me permitieron ir a su casa noche tras noche, cuando yo era un adolescente perdido y solitario. Recuerdo al Sr. Ray Phillips, quien me enseñó a hablar en público. Recuerdo a Murphy y Lorna Lum, quienes me hicieron sentir bienvenido cuando yo era el único joven blanco en una iglesia China. Recuerdo a la señora Gwen Devlin, quien, después de que todo el mundo se había ido donde yo trabajaba, me animaba día a día para seguir yendo a la universidad por la noche, cuando sentía que no podía continuar. Recuerdo al señor Gene Wilkerson, mi amigo por cincuenta años. Qué consuelo saber que podía ir a su apartamento cualquier noche y dormir allí si no tenía otro lugar a donde ir. Un pensamiento así puede parecerle extraño a alguien que siempre ha tenido un lugar para dormir. Pero para un niño pobre como yo, era un verdadero consuelo tener un amigo como el Sr. Wilkerson. Recuerdo al Dr. Timothy Lin. Él fue muy duro conmigo algunas veces, pero sin él yo no sería nada hoy. Yo lo amaba con todo mi corazón porque él me enseñó casi todo lo que sé acerca del ministerio. Recuerdo a mi esposa, que siempre está ahí, quien siempre ama, siempre ayuda, siempre sirve. Yo recuerdo al Dr. Cagan, el más querido y mejor amigo que he tenido. Recuerdo a cada uno de “los 39”, las personas que se sacrificaron para que no perdiéramos nuestra iglesia. Estos, y otros, son personas por las que conscientemente doy gracias frecuentemente en mis oraciones. ¿Alguna vez has hecho una lista como esa? ¿Alguna vez le has dicho a la gente así lo agradecido que estás por ellos?

Haber sido un niño pobre, con poca gente para alentarme o ayudarme, yo estaba tan agradecido que yo le daba gracias a las personas, como las que he mencionado, en varias ocasiones a lo largo de mi vida. Siempre ha sido reconfortante hacerlo. Siempre me ha hecho sentir bien darles las gracias. ¡Y te recomiendo que hagas lo mismo! ¡Un buen amigo, y un verdadero mentor, vale oro!

No fue el puñal de Brutus, pero el corazón ingrato de Brutus, que mató a César. Como dijo William Shakespeare,

Porque cuando el noble César lo vio apuñalar,
La ingratitud, más fuerte que las armas traidoras,
Lo venció: luego estalló su poderoso corazón;
Y en su manto amortiguando su rostro,
Incluso en la base de la estatua de Pompeyo,
Donde corrió la sangre, el gran César cayó.
   – Julius Caesar, III, 2.

Siempre me he asombrado y entristecido profundamente por aquellos que “tomaron” de la gente en nuestra iglesia – y luego se fueron sin decir una palabra de agradecimiento. Estoy pensando en un líder en nuestra iglesia que se le pagó la escuela, al igual que su esposa, pero se fueron sin una palabra de agradecimiento, y dividió la iglesia. Pienso en un joven que fue ayudado en gran medida por mi madre, pero se fue una noche y le robó a mi madre un regado de su boda, un juego de cuchillos de plata y cubiertos de mesa, y la hizo llorar, porque ella lo miraba como a un segundo hijo. ¡Que Dios te ayude a nunca ser tan ingrato así! ¡Me pregunto cómo estas personas pueden considerarse miembros de la raza humana!

“Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido. Profesando ser sabios, se hicieron” (Romanos 1:21-22).

“Y el jefe de los coperos no se acordó de José, sino que le olvidó”. Debo detenerme aquí y agradecer al Dr. Clarence Macartney (1879-1957), un pastor Presbiteriano piadoso, por la idea de este sermón, y por algunas de las ilustraciones.

III. Tercero, muchos no agradecen a Dios.

El Apóstol Pablo dijo que los Gentiles se hicieron paganos porque ellos no glorificaron a Dios, ni le dieron gracias. Él dijo:

“Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido” (Romanos 1:21).

Ingratitud es un pecado contra Dios. A menudo nos olvidamos de agradecer a Dios por las bendiciones que nos ha dado. El apóstol Pablo dijo: “Dad gracias en todo” (I Tesalonicenses 5:18).

Mi madre no se convirtió hasta que tenía 80 años de edad. Ella estaba triste y deprimida acerca de la vida, pero todo eso cambió cuando por fin vino a Jesús. En mi última conversación con ella, vi cómo Cristo había cambiado su corazón. Allí estaba en el hospital, después de haber tenido una seria operación. Pero ella dio gracias a Dios. Ella cantó esa canción conmigo,

Cuando combatido por la adversidad,
   Creas ya perdida tu felicidad,
Bendiciones tuyas enuméralas,
   De lo que Dios hizo te sorprenderás.
(Traducción libre de “Count Your Blessings”
     por Johnson Oatman, Jr., 1856-1926).

Entonces mi madre dijo: “¡Robert, es realmente sorprendente lo que Dios ha hecho por nosotros!” A pesar de que estaba en el hospital frente a la muerte, Dios le había dado un corazón agradecido por las muchas bendiciones que Él le había dado a ella.

Mientras escribía esta parte del sermón una mujer me llamó preocupada por su hija que está en pecado. Le leí lo que acabo de decir sobre mi madre. Le dije que diera gracias de que su hija aún estaba viva, que aún podía orar por ella, que ella tenía muchas bendiciones en su propia vida, que el Apóstol Pablo pudo decir: “Dad gracias en todo” a pesar de había pasado por tantas pruebas y dificultades en su ministerio.

Bendiciones tuyas, cuéntalas,
Lo que Dios ha hecho luego tú verás.

El regalo más grande que Dios nos ha dado es Su Hijo, el Señor Jesucristo. Pablo tenía un vocabulario extenso, pero cuando habló de Jesús, su vocabulario le falló. Todo lo que pudo decir fue: “Gracias a Dios por su don inefable” (II Corintios 9:15).

El Pastor Richard Wurmbrand pasó 14 años en una prisión Comunista por predicar el Evangelio. Meses sin comunicación, años de tortura física, sufrimiento constante de hambre y frío, la angustia del lavado de cerebro y la crueldad mental fueron experimentados por el Pastor Wurmbrand. ¿Cómo pasó por todo eso y aún salió como un Cristiano victorioso? Él dijo:

Si el corazón es purificado por el amor de Jesucristo, si el corazón le ama, se puede resistir todas las torturas...Si amas a Cristo como lo hizo María, quien tuvo Cristo cuando era un bebé en sus brazos...entonces puedes resistir tales torturas (traducción de Richard Wurmbrand, Th.D., Tortured for Christ, Living Sacrifice Books, 1998 edition, p. 38).

Entonces, la pregunta realmente se reduce a esto – ¿amas a Cristo? Si lo haces, puede dar gracias a Dios por su Hijo, no importa cuáles sean las pruebas que te vendrán a ti. Pero si no amas a Cristo, entonces la vida tarde o temprano te presentará angustias que te dejaran sin esperanza.

¡Te ruego esta mañana que vengas a Jesús, confía en Él, y se salvo! En este mundo realmente no hay esperanza sin Cristo. Pero si lo conoces, no importa lo que pase, podrás decir con el Apóstol: “Gracias a Dios por su don inefable”. El verdadero agradecimiento viene de los corazones de aquellos que han experimentado el amor de Cristo, quien murió en la Cruz para pagar por tus pecados y resucitó de entre los muertos para darte vida y esperanza que vence al mundo.

Por favor pónganse de pie y canten el himno número tres en su hoja de canciones. Era el himno favorito de mi madre.

Cuando combatido por la adversidad,
   Creas ya perdida tu felicidad,
Bendiciones tuyas enuméralas,
   De lo que Dios hizo te sorprenderás.
Bendiciones tuyas, cuéntalas,
   Bendiciones, cuantas tú verás;
Bendiciones tuyas, cuéntalas,
   Lo que Dios ha hecho luego tú verás.

¿Andas agobiado por un gran pesar?
   ¿Duro te parece lo que has de llevar?
Bendiciones tuyas enuméralas,
   Y al pasar los días siempre cantarás.
Bendiciones tuyas, cuéntalas,
   Bendiciones, cuantas tú verás;
Bendiciones tuyas, cuéntalas,
   Lo que Dios ha hecho luego tú verás.

Cuando ves a otros con mucho oro,
   Piensa en lo que Cristo prometió;
Bendiciones tuyas enuméralas,
   En el cielo galardón tú tendrás.
Bendiciones tuyas, cuéntalas,
   Bendiciones, cuantas tú verás;
Bendiciones tuyas, cuéntalas,
   Lo que Dios ha hecho luego tú verás.

En cualquier conflicto que tú tengas hoy,
   No te desanimes, Dios está en control;
Bendiciones tuyas enuméralas,
   Paz y gran consuelo pronto hallarás.
Bendiciones tuyas, cuéntalas,
   Bendiciones, cuantas tú verás;
Bendiciones tuyas, cuéntalas,
   Lo que Dios ha hecho luego tú verás.
(Traducción libre de “Count Your Blessings”
     por Johnson Oatman, Jr., 1856-1926).

(FIN DEL SERMÓN)
Puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.realconversion.com. Oprime “Sermones en Español”.

You may email Dr. Hymers at rlhymersjr@sbcglobal.net, (Click Here) – or you may
write to him at P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015. Or phone him at (818)352-0452.

La Escritura Leída Antes del Sermón por el Dr. Kreighton L. Chan: Colosenses 3:12-15.
El Solo Cantado Antes del Sermón por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith:
“Great is Thy Faithfulness” (por Thomas O. Chisholm, 1866-1960).


EL BOSQUEJO DE

EL HOMBRE QUE SE OLVIDÓ DE SER AGRADECIDO –
UN SERMÓN DE ACCIÓN DE GRACIAS

(SERMÓN #65 SOBRE EL LIBRO DE GÉNESIS)

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

“Y el jefe de los coperos no se acordó de José, sino que le olvidó”
(Génesis 40:23).

(II Timoteo 3:1-2)

I.   Primero, muchos no agradecen a sus padres; Éxodo 20:12;
Deuteronomio 5:16; Mateo 15:4; 19:19; Marcos 7:10; 10:19;
Lucas 18:20; Efesios 6:2.

II.  Segundo, muchos no agradecen a amigos y benefactores,
Lucas 17:17-18; Romanos 1:21-22.

III. Tercero, muchos no agradecen a Dios, Romanos 1:21;
I Tesalonicenses 5:18; II Corintios 9:15.