Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros de todo el mundo, especialmente del Tercer Mundo, donde hay muy pocos seminarios teológicos o escuelas Bíblicas, si es que hay.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 40 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




EL CAMINO DE LOS TRANSGRESORES ES DURO

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Mañana del Día del Señor, 4 de Noviembre, 2012

“El buen entendimiento da gracia; Mas el camino de los transgresores es duro” (Proverbios 13:15).


Este proverbio contrasta la vida de la persona que entiende lo que Dios quiere que haga con el modo de vida del pecador. El comentario de Matthew Henry dice: “El buen entendimiento gana favor de Dios y el hombre [pero] el camino de los pecadores es áspero y difícil, y, por esta razón, desagradable para ellos mismos...duro para el pecador mismo, que puede tener poco gozo de sí mismo...el servicio al pecado es perfecta esclavitud, y el camino al infierno está sembrado de espinas y cardos...los pecadores obran en el fuego mismo”. El Dr. John Gill dijo: “El camino de los transgresores es duro…desagradable para ellos mismos y otros; es un camino áspero y duro, en el que tropiezan y caen, y que ellos mismos no pueden caminar con placer, cuando sus conciencias se despiertan, y son cargadas con culpa, y llenas de terror, y debe ser muy desagradable para aquellos que han visto la maldad de ellos”.

“El camino de los transgresores es duro” (Proverbios 13:15).

Los mejores Cristianos pueden sufrir mucho, pero sus corazones están llenos de esperanza. El Pastor Wurmbrand pasó 14 años en una cárcel Comunista por predicar el Evangelio. Pero él tuvo paz en su corazón, y él tenía el favor de Dios. Al final fue muy favorecido como un gran Cristiano. “El camino de los transgresores es duro”. Parece que les está yendo bien por un tiempo, pero no hay nada en el futuro para ellos solo tragedia y eterno sufrimiento. Aún en esta vida no tienen paz interior. La Biblia dice: “Y no conocieron camino de paz” (Romanos 3:17). “No hay paz, dijo mi Dios, para los impíos” (Isaías 57:21).

“El camino de los transgresores es duro” (Proverbios 13:15).

El pecador no salvo no tiene esperanza, y su vida en este mundo, como el Dr. Gill dijo, es “desagradable”, “un camino áspero y duro” para vivir.

I. Primero, el camino del pecador es el camino de la amargura.

La persona empieza esperando conseguir felicidad del pecado. Pero la dulzura del pecado se convierte en amargura, y el transgresor se da cuenta que el pecado nunca satisface de forma permanente. Finalmente él se siente como Salomón, quien dijo: “Todo es vanidad y aflicción de espíritu” (Eclesiastés 2:11). Una persona joven puede decir: “Yo voy a obtener todo el placer que pueda de la vida”. Pero un día se da cuenta que el pecado solo trae la miseria y la infelicidad.

Yo conocí a un joven en la iglesia China. Él era mi amigo. Pasamos mucho tiempo juntos. Pero él se rebeló contra el Dr. Lin. Se fue de nuestra iglesia y se unió a una iglesia extremadamente apóstata. Él llevó a su joven esposa con él. Gradualmente él se fue amargando y enojando. Su esposa no podía soportar vivir con él. Se divorció. Él nunca fue feliz después de eso. Pasaron varios años. Un día lo llamé por teléfono. Ni siquiera parecía ser la misma persona. Su voz sonaba muy dura y amarga. Ya no era el joven feliz que yo conocí. Había dejado de ir a la iglesia por completo. Ya no teníamos nada en común. Él se limitó a decirme pocas palabras por teléfono. Otro amigo me dijo que él estaba consumido por la amargura. “El camino de los transgresores es duro” (Proverbios 13:15).

II. Segundo, el camino del pecador es el camino del corazón endurecido.

Un hombre escucha el Evangelio y el Espíritu Santo le convence de su pecado y de su necesidad de Jesús. Sus ojos se llenan de lágrimas, pero continúa en pecado. Por fin su corazón se vuelve tan duro que ya no siente la necesidad de Jesús.

Yo conocí a un joven Chino así. Él rechazó a Cristo y dejó la iglesia. Pensé que nunca volvería a verlo. Entonces un día, cuando salía de una tienda, escuché una voz que decía: “Hola Bob”. Lo miré, pero no lo reconocí al principio. Sus ropas estaban muy sucias y rotas. Su rostro estaba sucio. Él estaba empujando un carrito de la tienda, viviendo en la calle. Esta era una manera muy inusual para un Chino terminar. Me di la vuelta, horrorizado. “El camino de los transgresores es duro” (Proverbios 13:15).

III. Tercero, el camino del pecador es el camino de muerte.

La Biblia dice: “El hombre que reprendido endurece la cerviz, De repente será quebrantado, y no habrá para él medicina” (Proverbios 29:1). Una vez conocí a un joven que endureció la cerviz a la predicación. Se fue de la iglesia enojado, y se fue a una vida de pecado. Un domingo por la mañana a las 11:00 en punto, justo cuando yo estaba en la iglesia, se lanzó de un muelle al océano. No se dio cuenta que el agua sólo tenía uno o dos pies de profundidad. Su cabeza tocó fondo. Se rompió el cuello. Quedó paralizado del cuello hacia abajo, y murió en un hospital maldiciendo a Dios. “El camino de los transgresores es duro” (Proverbios 13:15).

Rowland Hill, un famoso predicador Británico, vio una manada de cerdos seguir a un hombre al matadero donde los mataban. Rowland Hill le preguntó al hombre como hacía para que los cerdos lo siguieran. El hombre le dijo: “Yo llevo una canasta de granos conmigo, y voy dejando unos cuantos mientras camino. Los cerdos siguen el rastro de los granos, y los van comiendo camino al matadero”. Satanás lleva a la gente al pecado y al Infierno de la misma manera, llevándolos un pecado a la vez. Pequeños pecados llevan a una persona poco a poco hasta que es demasiado tarde para ser salvo.

IV. Cuarto, el camino del pecador es el camino al juicio.

Muchas personas sin Cristo actúan como si nunca tendrán que dar cuenta a Dios de sus vidas. Ellos continúan pecando, pensando que Dios no los va a molestar. Pero cuando lleguen al final de la vida ellos se encontrarán cara a cara con Dios. Él sabe todo acerca de ellos. Él tiene un registro completo de todos los pecados que han hecho, dicho y pensaron en su vida. La Biblia dice: “Sabed que vuestro pecado os alcanzará” (Números 32:23).

Cuando yo estaba asistiendo el Seminario Teológico Bautista Golden Gate, al norte de San Francisco, yo tenía un amigo llamado John Birch. Él era un viejo veterano del ejército, estaba estudiando para ser capellán. Una tarde John estaba conduciendo por la autopista. Al auto delante de él le estalló la llanta. El auto dio un vuelco a la derecha, se salió de la carretera y cayó bajo una colina, volcando varias veces antes de detenerse. John detuvo su coche al borde de la carretera y corrió colina abajo hasta donde el auto estaba. La muchacha todavía estaba consciente. Ella estaba engañando a su joven marido, y había pasado la tarde con otro hombre. John la tomó en sus brazos y bajó la vista hacia su cuerpo. Sus entrañas se derramaron en los brazos de John. Sabiendo que moriría en pocos segundos, él trató de guiarla a Cristo. Pero su mente estaba en su amante. Ella no dejaba de repetir su nombre. Aunque lo intentó, John no pudo hacer que pensara en Jesús. Ella no dejaba de repetir el nombre de su amante mientras perdía la consciencia. Cuando los paramédicos llegaron ya estaba muerta, y su alma se hundió en las llamas del Infierno. La Biblia dice: “Hay camino que al hombre le parece derecho; Pero su fin es camino de muerte” (Proverbios 14:12).

Vi a John Birch entrar en nuestro dormitorio unos minutos más tarde. Su rostro estaba tan blanco como un fantasma. Sus manos temblaban. Aunque había visto el combate en Corea, me dijo que la muerte de esa chica lo sacudió hasta la médula de su ser. Me dijo, “No pude ayudarla. No pude ayudarla. No pudo haber tenido más de veinte años de edad”. Estaba cubierto de sangre de los intestinos de la joven que se derramaron en sus brazos. El camino del pecador es el camino al juicio. “El camino de los transgresores es duro” (Proverbios 13:15).

V. Quinto, el camino del pecador es el camino a perderlo todo.

Conocí a un hombre joven que pensaba que ya la había hecho. Era dueño de una casa. Tenía una gran propiedad con caballos y ganado. Tenía una buena esposa y dos hijos. Pero no escuchó cuando el dije que necesitaba a Cristo. Él dijo, “Cada quien con lo suyo, Robert. Cada quien con lo suyo”. Él me dijo que yo tenía la religión, pero que él tenía todo lo que necesitaba. “Cada quien con lo suyo, Robert. Cada quien con lo suyo”. Todavía puedo oírlo en mi mente decir eso.

Un día llegó a casa del trabajo temprano. Le dijo a su esposa que tenía un dolor en el hombro, y le pidió que le trajera una cerveza. Ella fue a la cocina a traerla, pero escuchó un fuerte ruido en la sala. Cuando regresó, estaba tirado en el suelo – muerto de un ataque masivo al corazón. Aún no había cumplido los cincuenta años. Cuando me enteré me acordé de lo que me dijo cuando traté de guiarlo a confiar en Jesús, “Cada quien con lo suyo, Robert. Cada quien con lo suyo”. La Biblia dice: “El camino del necio es derecho en su opinión; Mas el que obedece al consejo es sabio” (Proverbios 12:15).

Su esposa tuvo una profunda depresión, y murió de cáncer un par de años más tarde. Sus hijos se involucraron con las drogas y fueron a la cárcel. Todo lo que poseía lo usaron para comprar drogas. Yo no podía dejar de pensar: “El camino de los transgresores es duro” (Proverbios 13:15).

VI. Sexto, el camino del pecador es el camino a una vida malgastada.

La Biblia dice: “El alma que pecare, esa morirá” (Ezequiel 18:4). Pensando en mi vida puedo recordar muchos de los que fueron por el mal camino, que no escucharon la Biblia, o al predicador, que pensaban que eran más inteligentes que Dios. La Biblia dice: “El principio de la sabiduría es el temor de Jehová; Los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza” (Proverbios 1:7).

Conocí a un hombre joven que no quiso escuchar. Se fue de la iglesia no salvo. Él me dijo que iba a volver, de alguna manera yo sabía que no lo haría. Unas semanas más tarde sonó el teléfono. Su madre me dijo que había sido asesinado en un callejón. Ella me pidió que hiciera su funeral. Fui a la funeraria para realizar el servicio. Me acerqué a su ataúd abierto. La mitad de la cabeza había sido destrozada por una escopeta. El de la funeraria había cubierto la mitad de la cabeza con un trozo de plástico. Pensé en ese verso, “Los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza” (Proverbios 1:7).

Conocí a una mujer que repetidamente me dijo que ella no tenía necesidad de ir a la iglesia, que ella podía practicar su “religión” en casa. Un día se trastornó…Se bebió la mitad de un galón de veneno, y tuvo una muerte lenta y horrible. Me pidieron que realizara su funeral. Podía oler el horrible olor de veneno que salía de su ataúd. “El camino de los transgresores es duro” (Proverbios 13:15).

¿Cuál es el remedio para el pecado? Sólo hay un remedio: “La sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado” (I Juan 1:7). Voltéate de tus pecados y ven a Jesús. Confiesa tu pecado a Él y confía en Él. Él limpiará tu pecado y te dará una nueva vida. Jesús murió en la Cruz para pagar por tus pecados. Él se levantó físicamente de entre los muertos. Él está allí para ti en el Cielo. Ven a Él por fe. Él salvará tu alma y te limpiará con Su Sangre preciosa. Te invito a confiar en Jesús esta mañana y ser salvo.

Vamos a cantar un himno antiguo. Mientras cantamos, sal de tu asiento y ve a la parte de atrás del auditorium. Te llevaremos a un lugar tranquilo para orar contigo. Por favor ven rápidamente mientras cantamos. Es la número siete en tu cancionero.

Tal como soy, sin ruego que,
   Tu sangre derramada fue,
Y que Tú estás llamándome,
   De Dios cordero a Ti yo voy.

Tal como soy, no espero ya
   Ninguna mancha a borrar,
Tu sangre sola limpiara,
   De Dios cordero a Ti yo voy.

Tal como soy, turbado así
   Con gran conflicto y duda en mí,
Temores dentro siento aquí,
   De Dios cordero a Ti yo voy.
(Traducción libre de “Just As I Am” por Charlotte Elliott, 1789-1871).

(FIN DEL SERMÓN)
Puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.realconversion.com. Oprime “Sermones en Español”.

You may email Dr. Hymers at rlhymersjr@sbcglobal.net, (Click Here) – or you may
write to him at P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015. Or phone him at (818)352-0452.

La Escritura Leída Antes del Sermón por el Dr. Kreighton L. Chan: Proverbios 13:13-15.
El Solo Cantado Antes del Sermón por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith:
“Have You Counted the Cost?” (por A. J. Hodge, 1923).


EL BOSQUEJO DE

EL CAMINO DE LOS TRANSGRESORES ES DURO

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

“El buen entendimiento da gracia; Mas el camino de los transgresores es duro” (Proverbios 13:15).

(Romanos 3:17; Isaías 57:21)

I.   Primero, el camino del pecador es el camino de la amargura,
Eclesiastés 2:11. II.  Segundo, el camino del pecador es el camino
del corazón endurecido, Proverbios 13:15.

III. Tercero, el camino del pecador es el camino de muerte, Proverbios 29:1.

IV. Cuarto, el camino del pecador es el camino al juicio, Números 32:23;
Proverbios 14:12.

V.  Quinto, el camino del pecador es el camino a perderlo todo,
Proverbios 12:15.

VI. Sexto, el camino al pecador es el camino a una vida malgastada,
Ezequiel 18:4; Proverbios 1:7; I John 1:7.