Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros de todo el mundo, especialmente del Tercer Mundo, donde hay muy pocos seminarios teológicos o escuelas Bíblicas, si es que hay.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 40 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




¡PUEDES ENCONTRAR A DIOS!
¡LOS COMUNISTAS NO LO HAN MATADO!

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Mañana del Día del Señor, 21 de Octubre, 2012

“Entonces me invocaréis, y vendréis y oraréis a mí, y yo os oiré; y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón” (Jeremías 29:12-13).


Estas son palabras que Dios le dijo a Su pueblo por el profeta Jeremías. Moisés casi dijo lo casi lo mismo:

“Mas si…buscares a Jehová tu Dios, lo hallarás, si lo buscares de todo tu corazón y de toda tu alma” (Deuteronomio 4:29).

David también dijo: “si buscares a Jehová de Dios, lo hallarás” (I Crónicas 28:9).

Todos estos pasajes muestran que tienes que hacer un esfuerzo para hallar a Dios. Sobre esa condición se hace esta promesa. Dios promete revelarse a ti – pero solo con la condición que le busques, “de todo tu corazón”. En el Nuevo Testamento vemos la misma idea. Jesús dijo: “desde entonces el reino de Dios es anunciado, y todos se esfuerzan por entrar en él” (Lucas 16:16). Jesucristo nos dijo que tienes que forzar tu entrada al reino de Dios. “Esfuerzan” en el Griego original es bien fuerte – “esfuerzan por entrar en” la presencia de Dios.

Cristo lo hizo muy claro cuando dijo: “Esforzaos a entrar por la puerta angosta” (Lucas 13:24). La palabra Griega traducida “esforzaos” significa “luchar” o “batallar”. La palabra Griega es “agonizomai.” De ella nosotros tenemos la palabra “agonía”. Entonces, Jesús dijo que te debes esforzar a entrar, luchar y batallar para entrar, para hallar a Dios y a Su Hijo. Dios dice:

“Me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón” (Jeremías 29:13).

Esa es la razón por la que tan pocos Americanos y Europeos en verdad conocen a Dios. No están dispuestos a buscarlo “de todo [su] corazón”. No están dispuestos a esforzar su entrada, a luchar para hallar a Dios y a Cristo. Por esta razón, la gran mayoría de Americanos y Europeos solo tienen una idea vaga, opaca de Dios – pero no conocen a Él. Ellos conocen ciertos hechos sobre Él, pero no lo conocen personalmente. Y muchos otros aquí en el mundo el Occidental ni siquiera creen en la existencia de Dios. Muy pocos Americanos o Europeos tienen un conocimiento vital, vivo, dinámico de Dios. Su dios es solo una teoría – y ni siquiera una teoría muy importante para la mayoría de ellos. Y un gran número de ellos ni siquiera creen en Dios teóricamente. En los últimos cuarenta años, desde la rebelión de los Hippies en la década de 1960, más y más Americanos ahora dicen que no creen en Dios para nada. Son demasiado perezosos espiritualmente para hallarlo. No quieren hacer el esfuerzo de “buscar[lo] de todo [su] corazón”. No quieren pasar por la incomodidad o el esfuerzo de entrar. No quieren gastar la energía que se necesita para luchar y “esforzarse a entrar” donde Dios está, y donde Cristo está. Para esos Americanos y Europeos perezosos es demasiado problema. Prefieren ver películas sangrientas, fumar marihuana, o jugar juegos de video hora tras hora, que “buscar al Señor” o “buscar[lo] de todo [su] corazón”.

Una chica China nacida en Estados Unidos dijo: “Parece ser mucho como una tarea”. Un muchacho Chino nacido en Estados Unidos dijo: “toma demasiado trabajo”, así que se fue de la iglesia y volvió a los juegos de video. Fue una lástima ver que se habían vuelto espiritualmente perezosos como los jóvenes Estadounidenses en sus escuelas.

Yo se que algunos Cristianos Reformados pueden pensar que estoy equivocado en insistir que toma esfuerzo hallar a Dios. Pero si me critican por decir eso, quizá han olvidado Filipenses 2:12-13, que dice:

“Ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor, porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad” (Filipenses 2:12-13).

Así que si en verdad estás interesado en el esfuerzo que se necesita para hallar la salvación en Dios mediante Cristo, quiere decir que Dios Mismo te ha motivado a hacerlo. “Dios es el que en vosotros produce”, la energía para “buscar [a Dios] de todo vuestro corazón” (Jeremías 29:13). Como dijo Albert Midlane (1825-1909) en uno de sus himnos:

¡Avivanos, Senor!
   Cread por ti gran sed;
¡Y por el pan de vida dad
   Gran hambre en nuestros!
(Traducción de “Revive Thy Work” por Albert Midlane).

Solo aquellos a quienes Dios ha escogido hallarán que Él ha creado “sed” de Él. Si Dios no hace eso en ti, quedarás como miles de jóvenes Americanos perezosos, de quienes la Biblia dice:

“No hay quien entienda. No hay quien busque a Dios”
       (Romanos 3:11).

Si tienes algún deseo, “sed de alma”, para hallar a Dios, es porque Dios Mismo ha puesto ese deseo en ti. Si Él no lo hace tú vivirás y morirás sin Dios, como dice la Biblia: “Sin esperanza y sin Dios en el mundo” (Efesios 2:12).

¡Que terrible cosa es esa – “Sin esperanza y sin Dios en el mundo”! Sí es terrible vivir y morir sin esperanza. Y sin Dios, ¿qué esperanza hay? Sin Dios, ¿cómo puede haber alguna esperanza? Sin Dios la persona vive su vida entera esperando la muerte – sin ninguna esperanza – porque esa pobre alma piensa que no hay nada después de la muerte. La vida de un pobre ateo es como la de un hombre en prisión, o esperando la pena capital, esperando ser ejecutado. Así, la vida de un ateo no tiene más esperanza que la de un criminal condenado, esperando que los guardianes vengan y lo lleven a la ¡cámara de gas!

El movimiento Comunista desde el principio se opuso violentamente contra la Cristiandad. Karl Marx dijo: “La religión es el opio de la gente”. Josef Stalin mató a 20 millones de personas, y puso a miles de Cristianos en prisión. Mao Tse Tung mató a aun más. Sesenta y cuatro millones de Chinos fueron matados por Mao, y decenas de miles de ellos fueron matados o echados en prisión solamente por ser Cristianos. Estos son hechos bien conocidos aquí en el Occidente. Pero en las escuelas del gobierno en la China Comunista a los jóvenes se les dice que Mao era un gran hombre que volvió a China en un gran poder mundial. ¿Cómo sabemos si la China no hubiera sido una nación todavía más grande si un Cristiano como Chiang Kai-Shek hubiera sido su líder? Mao puso en prisión a muchos Cristianos Chinos por 20 años o más, solo por creer en nuestro Dios y en Su Cristo. Yo conozco a un pastos Chino, que tuvo un compañero de casa que pasó 10 años en prisión por predicar el Evangelio en una iglesia de casa cerca de Beijin. Sin embargo la Cristiandad ha florecido en China en los últimos 20 años. Se calcula que ahora hay más de 120 millones de Cristianos en China, y la mayoría son miembros de las iglesias de casa, clandestinas. Como 700 personas a toda hora, noche y día, se vuelven Cristianas en China hoy. Acabé de leer un informe que dice que el Gobierno Comunista va a caer sobre el movimiento de iglesias de casas otra vez, porque muchos Chinos se están volviendo Cristianos de modo que preocupa a las autoridades. Los Comunistas llaman a los Cristianos evangélicos miembros de un “culto maligno”. ¡Qué triste! ¡Qué ciegos son!

Sé que las escuelas y colegios en China enseñan que no hay Dios. Pero no es realmente diferente aquí. Todos nuestros jóvenes van a colegios donde se les enseñan a rechazar a Dios y a la Biblia. ¡Esto no detiene a nuestros jóvenes de hacerse Cristianos! Ellos saben que sus maestros están espiritualmente ciegos. Millones de jóvenes en China también rechazan la falsa enseñanza contra Dios en sus escuelas.

David Aikman es un periodista que pasó veinte años como corresponsal de la revista Time en Beijin, y en el Sudeste de Asia. Yo quisiera que toda joven Chino pudiera leer su libro, [Jesús en Beijin] Jesus in Beijing (Regnery Publishing, Inc., 2003). En las últimas páginas de su libro, el Sr. Aikman dice que ahora hay tantos Cristianos Protestantes Chinos que es uno de los grupos más grandes de la Cristiandad en el mundo entero. Él dice que el siglo veintiuno será el siglo de China, y que el centro de la Cristiandad se moverá del Occidente hacia la China. Esta explosión de la Cristiandad en China ha sucedido aunque el gobierno Comunista periódicamente ha torturado y echado en prisión a miles de Cristianos fieles allí.

¿Por qué alguien desearía estar en peligro, y hasta en prisión, por volverse un seguidor de Cristo? El Rev. Richard Wurmbrand era un pastor Luterano que pasó muchos años en una presión Comunista por predicar el Evangelio en Rumania. Él escribió lo que a él le sucedió en prisión, y en prisión apartada, en su libro Torturado por Cristo, que ya ha sido traducido a 65 idiomas. Casi al final de este libro el Pastor Wurmbrand cuenta esta bella historia:

      Un capitán del Ejército Ruso fue a ver a un ministro en Hungría y pidió verlo a solas. El joven capitán era brusco, y estaba muy consciente de su papel de conquistador. Cuando fue llevado a una sala de conferencias y tras puerta cerrada, señalo hacia la cruz que colgaba en la pared.
        “Usted sabe que eso es mentira” le dijo al ministro. “Solo es un truco que ustedes los ministros usan para engañar a la pobre gente, para facilitarle a los ricos mantenerlos en ignorancia. De veras, estamos a solas. ¡Admítame que en realidad nunca ha creído que Jesucristo es el Hijo de Dios!”
       El ministro sonrió. “Bueno, pobre joven, claro que sí lo creo. Es verdad”.
        “¡Yo no permitiré que haga sus trucos conmigo!” exclamó el capitán. “¡Esto es serio, no se ría de mi!”
       Él sacó su revólver y lo puso cerca del ministro.
        “¡Si no me dice que es mentira, dispararé!”
        “No puedo admitir eso, porque no es cierto. Nuestro Señor en verdad es el Hijo de Dios”, dijo el ministro.
       El capitán tiró su revólver al piso y abrazó al varón de Dios. Lagrimas brotaron de sus ojos.
        “¡Es cierto!” él gritó, “¡Es cierto! Yo también lo creo, pero no podía estar seguro de que hombres pudieran morir por creerlo sin verlo yo mismo. Oh, gracias! Ha fortalecido mi fe. Ahora yo también puedo morir por Cristo. Usted me ha mostrado cómo”.

Entonces el Pastor Wurmbrand dijo: “Ganaremos a los Comunistas. Primero, porque Dios está de nuestra parte. Segundo, porque nuestro mensaje corresponde a las necesidades más profundas del corazón” (traducción libre de Richard Wurmbrand, Th.D., Tortured for Christ, The Voice of the Martyrs, edición de 1998, pp. 113, 114).

Sí, el corazón del hombre clama por perdón y esperanza. El ateísmo no puede llenar esas necesidades. ¡Solo Dios nos puede dar perdón y esperanza! Es por eso que Dios envió a Su Hijo unigénito a morir en la Cruz en nuestro lugar, para pagar por nuestros pecados, para que pudiéramos ser perdonados. Es por eso que Dios resucitó a Jesús físicamente de los muertos, para darnos esperanza, hasta la esperanza de la vida eterna.

Lenin está muerto. He visto una foto de su cuerpo embalsamado, en exhibición en Moscú. Mao Tse Tung esta muerto. He visto una foto de su cuerpo embalsamado, en una exhibición en el Mausoleo de Tienanmen Square. Pero Dios no está muerto. ¡Él está vivo y bien en los corazones de millones de Cristianos por todo el mundo! Cristo no está muerto. Él está vivo y bien, sentado a la diestra de Dios en el Cielo, en otra dimensión, ¡donde Él está orando por ti ahora mismo!

Ahora mismo, en Cuba, Vietnam y la Republica China, hay millones de Cristianos sirviéndole a Dios en iglesias clandestinas. Y estoy seguro que todavía hay Cristianos secretos en Corea del Norte también, aunque los Cristianos de Corea del Norte han sido perseguidos por los Comunistas aun más duramente que en cualquier otro lugar del mundo. El ateísmo Comunista nunca ha podido destruir la fe de ellos en Dios, y en Su Hijo Jesús. ¡Tenemos reportes que hasta oficiales Comunistas se vuelven Cristianos “secretos” en China! El Evangelio de Cristo sí llena las necesidades más profundas del corazón del hombre. El ateísmo Comunista no ofrece dicha esperanza y perdón. ¡No hay poder en la tierra que pueda detener el Evangelio de Cristo! Aun está penetrando las tierras Musulmanas hoy. En mi estudio tengo un libro llamado [Movimientos Milagrosos] Miraculous Movements por Jerry Trousdale (Thomas Nelson Publishers, 2012). En la cubierta de ese libro, se hallan estas palabras: “Cientos de Miles de Musulmanes se enamoran de Jesus”. ¡Gloria a Su santo nombre!

El Pastor Wurmbrand dijo: “Una de cada cinco personas en el mundo vive en la China Comunista, donde miles de…Cristianos evangelizan sin ‘permiso’. La persecución siembre ha producido mejores Cristianos – un Cristiano que testifica, un Cristiano que gana almas. La persecución Comunista ha producido Cristianos serios, dedicados, lo cual es raro hallar en las tierras libres. Estas personas no pueden comprender cómo alguien puede ser Cristiano y no querer ganar a cada alma que encuentran” (Wurmbrand, ibid., pp. 116, 117).

¡Sí! ¡Amén! Y es nuestra oración que tú, también, vengas a Jesús por fe, y seas limpiado de tu pecado por Su Sangre preciosa! Estamos orando que te vuelvas un Cristiano verdadero pronto. Y asegúrate de volver a la iglesia el próximo Domingo! Que Dios te bendiga! Amén. De pie, canta la número siete en tu hoja de canciones.

Dr. Chan, por favor guíenos en oración antes de cantar (oración). ¡Ahora, cántala!

¡Fe de los padres! Cual vive aun,
   Que foso, espada y fuego venció:
Cómo se alegra nuestro corazón
   Al escuchar, “su fe triunfo”.
¡De nuestros padres, santa fe,
   Fiel te seremos siempre aquí!

Libre conciencia, pudieron tener,
   Aunque moraron en la prisión.
Cual a sus hijos su ejemplo será
   Miel para su destinación.
¡De nuestros padres, santa fe,
   Fiel te seremos siempre aquí!

¡Fe de los padres! Lucharemos
   por ganar toda nación a Ti,
Por la verdad que viene de Dios
   El hombre es libre solo por Ti.
¡De nuestros padres, santa fe,
   Fiel te seremos siempre aquí!

¡Fe de los padres! Amaremos
   Si son amigos o no lo son.
Con amor predicaremos de ti
   Más que palabras con buena acción:
¡De nuestros padres, santa fe,
   Fiel te seremos siempre aquí!
(Traducción de “Faith of Our Fathers” por Frederick W. Faber, 1814-1863).

(FIN DEL SERMÓN)
Puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.realconversion.com. Oprime “Sermones en Español”.

You may email Dr. Hymers at rlhymersjr@sbcglobal.net, (Click Here) – or you may
write to him at P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015. Or phone him at (818)352-0452.

La Escritura Leída por el Sr. Kyu Dong Lee Antes del Sermón: Jeremías 29:11-13.
El Solo Cantado por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith Antes del Sermón:
“How Big Is God” (por Stuart Hamblen, 1908-1989).