Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros de todo el mundo, especialmente del Tercer Mundo, donde hay muy pocos seminarios teológicos o escuelas Bíblicas, si es que hay.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 40 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




LA CURA DE DIOS PARA LA SOLEDAD DEL HOMBRE

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Mañana del Día del Señor, 16 de Septiembre, 2012


Yo fui miembro de la Primera Iglesia China Bautista de Los Ángeles por veintitrés años. Mi pastor en la iglesia China era el Dr. Timothy Lin. Él llegó a la iglesia de enseñar idiomas Bíblicos y teología en la Universidad Bob Jones. Muchas de las cosas que yo sé hoy me las enseñó el Dr. Lin en dicha iglesia China, cual solía ser. El Dr. Lin me enseñó mucho sobre predicar.

      De entre todos los deberes pastorales, la tarea más importante es saber, sin duda, el mensaje que Dios quiere que predique cada Día del Señor...A veces hasta el Jueves el mensaje que ha de ser predicado todavía no está claro. Si [ese] fuese el caso, entonces el pastor debe ayunar y orar fervientemente…nuestra conciencia espiritual a menudo es aclarada tan pronto comenzamos a ayunar y a orar, y el mensaje que Dios intenta [dar] se volverá claro como el cristal. Esto lo hablo por mi experiencia personal (traducción de Timothy Lin, Ph.D., The Secret of Church Growth, First Chinese Baptist Church, 1992, p. 23).

Recientemente Dios ha sido tan bueno con nosotros. Él me ha dado un sermón tras otro, sin ninguna clase de problemas. A mí me parece muy fácil saber que predicar el Domingo en la mañana y el Domingo en la noche, ¡y hasta el Sábado en la noche! Algunos pastores me han preguntado: “¿Cómo puedes predicar tres sermones diferentes cada semana, y mantener la atención de las personas?” ¡Solo puedo decir que es por la gracia de Dios! Pienso que es fácil saber qué predicar porque estamos ayunando y orando todos los sábados. ¡El ayuno y la oración han traído las bendiciones de Dios, y han facilitado para mí el saber qué predicar!

Eso fue lo que pasó la semana pasada. Pasé mucho tiempo trabajando en el sermón del Domingo en la noche. Pero no tenía idea qué predicar el domingo en la mañana. Pero parecía que Dios me decía: “No te preocupes. ¡Tan pronto termines de escribir el sermón de la noche, te mostraré qué predicar el domingo en la mañana”. ¡Gloria a Dios! ¡Fue eso exactamente lo que sucedió!

Tan pronto terminé de escribir el sermón del domingo en la noche, Dios me mostró qué predicar esta mañana. Es así como sucedió: Terminé el sermón de la noche y fui a la sala a almorzar. Usualmente veo el noticiero de Fox al almorzar. Así que encendí la televisión. Extrañamente estaba en otro canal que yo no veo. Pero cuando la encendí George Beverly Shea estaba cantando:

El tiempo las noticias da, un día más pasó.
   Alguien se cayó, ¿fue ese alguien tú?
Tal vez anhelas más vigor, Y renovar valor;
   No te desanimes – noticias yo te doy.
No es secreto lo que hace Dios,
   Lo que a otros hizo, por ti hará.
Con su abrazo perdón dará,
   No es secreto lo que hace Dios.
(Traducción libre de “It Is No Secret” por Stuart Hamblen, 1908-1989).

Mi esposa vino a la sala a oír al Señor Shea cantar. Luego Billy Graham apareció y comenzó a predicar. Era un viejo video hecho en Denver, Colorado, en 1988. Yo ni sabía de él cuando encendí la televisión. El Señor Graham comenzó a predicar su gran sermón acerca de la soledad. ¡Dios instantáneamente me dijo que predicara sobre ese tema esta mañana! Fue confirmado cuando mi esposa me dijo: “Robert, necesitas predicar sobre ese tema el próximo Domingo en la mañana”. La Sra. Hymers raramente me dice qué hacer en la iglesia – muy raramente. Cuando lo hace, siempre le escucho. Me he dado cuenta de que siempre tiene la razón cuando lo hace. Así que, aquí está mi versión del famoso sermón del Sr. Graham sobre la soledad!

Voltea por favor a Salmo 102:6-7.

“Soy semejante al pelícano del desierto; Soy como el búho de las soledades; Velo, y soy Como el pájaro solitario sobre el tejado” (Salmo 102:6-7).

Se pueden sentar. El Dr. John Gill (1697-1771) dio un buen comentario sobre esos versos. El Dr. Gill dijo:

       Los Judíos tenían techos planos sobre sus casas, y los pájaros solitarios se sentaban allí solos en las noches, a los cuales el Salmista se compara, siendo abandonado por sus amigos y conocidos, o, estando en circunstancias [tristes y solitarias], él escoge estar solo, doliéndose por su estado y condición dolorosos (traducción de John Gill, D.D., An Exposition of the Old Testament, The Baptist Standard Bearer, reimpresión de 1989, tomo IV, p. 127; nota sobre Salmo 102:6-7).

“Soy semejante al pelícano del desierto; Soy como el búho de las soledades; Velo, y soy Como el pájaro solitario sobre el tejado” (Salmo 102:6-7).

Muchos jóvenes se sienten así – tan solitarios como un pelicano del desierto, o como el búho de las soledades. Hoy es común hallar a jóvenes universitarios que se sienten solitarios como pájaro solitario sobre el tejado. He ministrado a jóvenes de escuela secundaria y a universitarios por cincuenta y cuatro años. Me he dado cuenta que muchos jóvenes sienten una soledad dolorosa por dentro. Una persona joven dijo:

       Yo quiero ser especial para alguien, pero no hay nadie a quien le importe yo. Yo no puedo recordar que nadie me haya acariciado, sonreído, o querido estar conmigo…Estoy tan solitario que casi no lo puedo soportar (citado por Josh McDowell, The Disconnected Generation, Word, 2000, p. 11).

Miles de jóvenes se sienten así hoy. El Dr. Leonard Zunin, un psiquiatra reconocido, dijo: “El peor problema de la humanidad es la soledad”. El Psicoanalista Erich Fromm dijo: “La necesidad más profunda del hombre es la necesidad de vencer su apartamiento, de dejar la celda de la prisión de la soledad”.

Y para los jóvenes no hay un lugar más solitario que una ciudad grande como Los Ángeles. El autor Herbert Prochnow dijo: “Una ciudad es una comunidad grande donde la gente esta solitaria junta”. Un estudiante Chino dijo una vez: “Nadie me entiende. Desde el momento en que me levanto en la mañana, hasta que me voy a la cama en la noche, me siento solo”. ¿Has sentido alguna vez algo así? ¿Sientes a veces que a nadie le importas en realidad? ¿Sientes a veces que nadie te entiende, o simpatiza contigo? ¿Te sientes a veces solo cuando estás en una multitud? Yo he oído a jóvenes decir que se van a caminar a algún centro comercial, solo para estar junto a otra gente. ¡Pero no ayuda en nada! Ellos se sienten solos entre una multitud de gente feliz. Otros se ríen y bromean, pero ellos no pueden escapar de la celda de la prisión de su soledad.

El Dr. Lin a menudo hablaba de “la soledad de la juventud”. Él la comprendía bien, y hablaba sobre ella tan a menudo, que yo se que era algo que él mismo había sentido. Se habría sentido muy solo cuando estaba lejos de su hogar, estudiando en la universidad en China, cuando era joven. ¿Qué de ti? ¿Te has sentido así alguna vez? ¿Alguna vez te has sentido solitario y no deseado?

El autor Ernest Hemingway (1899-1961) tuvo todo lo que el dinero podía comprar. John Kennedy lo invitó a hablar en la inauguración Presidencial de los Estados Unidos. Pero Hemingway no pudo participar porque estaba muy deprimido. Pero dijo que estaba tan solitario que se sentía “como un tubo de radio quemado”. Poco tiempo después se suicidó. Cuando mi familia y yo estuvimos en Key West, Florida, fuimos a una gira a la casa donde él escribió el 75% de sus novelas e historias cortas. Mientras Ileana y los muchachos fueron a otra parte, yo regresé a la casa de Hemingway. Ya estaba entrada la tarde. Fue una experiencia espeluznante. Parecía que la casa entera estaba hundida en depresión y soledad. Se sentía absolutamente demoníaco, un lugar donde la esperanza y la felicidad estaban ausentes, y un hombre podía enloquecer de soledad. Unos cuantos años después, en Ketchum, Idaho, Hemingway tomó una escopeta y se voló los sesos, de las cejas para arriba. Allí estuvimos también un año que fuimos de vacación. Uno de sus biógrafos dijo: “Su muerte en toda su palidez sangrienta queda inolvidable” (traducción de Kenneth S. Lynn, Hemingway, Harvard University Press, 1987, p. 593). Yo mismo nunca he podido olvidarla.

¿Sabías que el suicidio es la causa de muerte número dos en jóvenes menores de veinticinco años de edad? Yo tenía un amigo en la escuela secundaria que se suicidó igual que Ernest Hemingway. Se disparó en la cabeza. Después su madre me dijo que yo era su único amigo. Eso atormentó mi conciencia por años, porque yo no hice lo suficiente para ayudarlo. Yo sentía que yo lo había matado porque nunca lo traje a la iglesia. Por favor no hagas el mismo error que yo hice. ¡Trae a todos tus amigos a oír el Evangelio! ¡Repito – trae a todos tus amigos a la iglesia a oír el evangelio! Así nunca tendrás remordimientos!

Ayuda a alguien hoy, por tu senda a alguien;
   Dando amistad, la soledad se va.
Oh, ¡Ayuda a alguien hoy!
    (“Help Somebody Today” por Carrie E. Breck, 1855-1934;
     alterada por el Pastor).

Mi amigo el Dr. John S. Waldrip es un pastor. Cuando él era joven él dijo:

       Yo estaba en un lugar que rebalsaba de muchachos y muchachas jóvenes. Allí estaba yo, en un salón lleno de gente, completamente solo y desconectado de todos los demás. Nosotros empacamos nuestros horarios con eventos…Pero a pesar de toda actividad, raramente conectamos profundamente con otros. Nos hemos vuelto una sociedad de conocidos, más que de amigos (traducción de John S. Waldrip, Th.D., “Cure for the Lonely Heart,” May 2, 2004).

¡Con razón tanta gente se siente como el Salmista!

“Soy semejante al pelícano del desierto; Soy como el búho de las soledades; Velo, y soy Como el pájaro solitario sobre el tejado” (Salmo 102:6-7).

“Help Somebody Today.” Sing it!

Ayuda a alguien hoy, por tu senda a alguien;    Dando amistad, la soledad se va. Oh, ¡Ayuda a alguien hoy!

Pero Dios no quiere que estés solo. En el Huerto de Edén Dios dijo: “No es bueno que el hombre esté solo” (Génesis 2:18). El poeta Cristiano John Milton (1608-1674) dijo: “La soledad fue la primera cosa que Dios dijo que no era buena”. Eso es tan cierto hoy como lo era entonces. Dios no quiere que estés solo. Él dijo: “No es bueno que el hombre esté solo” – ¡ni la mujer tampoco! Es por eso que Dios ha provisto dos curas para la soledad.

I. Primero, Dios envió a Su Hijo a morir en la Cruz, para curar tu soledad espiritual y tu alienación.

Cuando nuestros primeros padres pecaron, fueron alienados inmediatamente de Dios, separados de Dios. Adán se escondió de Dios (Génesis 3:10). Ambos, Adán y su esposa fueron expulsados del Huerto del Edén a causa de su pecado. Ellos fueron cortados de la comunión con Dios. La Biblia enseña que la naturaleza pecaminosa pasó a toda la raza humana. Es por eso que Dios parece irreal para ti. El pecado te separa de Dios. La Biblia dice:

“Vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro” (Isaías 59:2).

Aún hoy en día, la gente vaga por el mundo sin Dios, y sin esperanza. El ateo H. G. Wells (1866-1946) dijo: “Tengo sesenta y cinco años, y me siento solo y nunca he encontrado la paz”. Pero Dios no quiere que estés en esa condición. Dios quiere restaurarte a la comunión [con Él]. Es por eso que Él envió a Jesús a morir en la Cruz, para que tus pecados sean perdonados y puedas ser restaurado para con Dios. La Biblia dice:

“Fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida” (Romanos 5:10).

Cuando vienes a Jesucristo por fe, tus pecados te son perdonados por Su muerte en tu lugar en la Cruz – ¡y eres reconciliado con Dios! Y Jesús resucitó físicamente de entre los muertos para darte vida eterna. Ven a Jesús por fe y Él te salvará del pecado y del alejamiento de Dios. Yo estoy disponible para hablar con cualquiera de ustedes que quiera confiar en Jesús y ser salvo. ¡Cántala!

Ayuda a alguien hoy, por tu senda a alguien;
   Dando amistad, la soledad se va.
Oh, ¡Ayuda a alguien hoy!

II. Segundo, Dios nos dio la iglesia local para curar nuestra soledad emocional.

Yo no creo que Dios quiere salvarte y luego dejarte solo en este mundo frío y hostil. Me gustó parte del sermón de Billy Graham. Pero no creo que dijo suficiente. Dijo confiar en Cristo y ser salvo de la alienación y la soledad espiritual de Dios. Pero necesitaba decir más. Tenía que decir que Cristo vino a edificar Su iglesia, para salvarte de la soledad emocional. Cristo dijo:

“Edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades [el Infierno] no prevalecerán contra ella” (Mateo 16:18).

Dios dio la iglesia local como un lugar de compañerismo y gozo – donde tu soledad emocional se puede curar. “Ayuda a Alguien Hoy”. ¡Cántala!

Ayuda a alguien hoy, por tu senda a alguien;
   Dando amistad, la soledad se va.
Oh, ¡Ayuda a alguien hoy!

Cuando te gradúas de la escuela secundaria o la universidad, todos dicen: “Mantente en contacto” o “Nos vemos pronto”. Pero no sucede. Si alguna vez los vuelves a ver nuevo, será 40 ó 50 años después – ¡y apenas los vas a reconocer! Pero nunca te gradúas de tu iglesia local. ¡Incluso cuando mueres se juntan unos con otros en el paraíso! Es por eso que escribí esa pequeña canción que el Sr. Griffith cantó hace un momento:

No cuidan de ti los de la gran ciudad;
   Y nada te ofrecen, carecen de amor.
Más tú a Jesús ven y encontrarás,
   ¡Comida en la mesa y mucha amistad!
A la iglesia ven, en amistad comed;
   ¡Deleite será, en la iglesia al comer!
(Traducción libre de “Come Home to Dinner”
   por Dr. R. L. Hymers, Jr.; con la melodía de “On the Wings of a Dove”).

¡Canta el coro conmigo!

A la iglesia ven, en amistad comed;
   ¡Deleite será, en la iglesia al comer!

¡Pero no curará tu soledad si solo vienes por un par de horas el domingo en la mañana! ¡Oh, no! ¡Es por eso que muchas iglesias no pueden ganar a los jóvenes del mundo porque cierran sus servicios del domingo por la tarde! ¡No puedo pensar en nada más tonto! ¿No pueden ver que eso es lo que mató las iglesias de las denominaciones principales? Mató a los Metodistas y los Presbiterianos. ¡Y matará a esas necias iglesias Bautistas independientes que cierran sus servicios el domingo por la noche! No matará a tu iglesia de inmediato, pero sí la matará en unas cuantas décadas. Los jóvenes deben regresar el domingo por la noche o su soledad no se va a curar. Y deben estar con la gente en la iglesia el sábado por la noche también. El Dr. Lin solía decir, “Haz de la iglesia tu segundo hogar”. Él tenía razón. Es por eso que muchos cientos de jóvenes Chinos llenaban la iglesia cuando él era pastor. Vino el avivamiento, y su iglesia China se convirtió como la iglesia en Jerusalén. Ellos estaban “Alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos” (Hechos 2:47).

Y una cosa más. Si realmente quieres que esta iglesia sane tu soledad, ¡trae a alguien contigo la próxima vez que vengas! ¡Sí! Trae a un amigo o un familiar contigo la próxima vez que vengas – ¡incluso esta noche! Un joven Chino que ha estado aquí sólo unas de semanas, me escuchó decir eso el pasado Domingo por la mañana. ¡Él trajo a un amigo con él cuando regresó el domingo por la noche! Esa es la manera de curar tu soledad. ¡Empieza a pensar en ayudar a alguien más! La primera cosa que Jesús dijo a Sus Discípulos fue: “Venid en pos de mi, y os haré pescadores de hombres” (Mateo 4:19). ¡Ve a pescar esta tarde! Ve y trae a un amigo o familiar contigo esta noche – ¡o el próximo domingo a más tardar! “Os Haré Pescadores de Hombres”. ¡Cántala!

Pescador de hombres te haré,
   De hombres te haré, de hombres te haré,
Pescador de hombres te haré
   Si me sigues a mí;
Si me sigues a mí, si me sigues a mí;
   Pescador de hombres te haré
Si me sigues a mí.
    (Traducción libre de “I Will Make You Fishers of Men”
     por Harry D. Clarke, 1888-1957).

¡Cuando estás ocupado trayendo a otros a la iglesia no tendrás tiempo para sentirte solo! Cuántos dirán: “Lo haré, pastor. Voy a tratar de traer a alguien conmigo la próxima vez que venga a la iglesia”. Por favor levanten la mano. Dr. Chan, ven y ora por ellos (la oración). ¡Canta ese coro de nuevo!

Pescador de hombres te haré,
   De hombres te haré, de hombres te haré,
Pescador de hombres te haré
   Si me sigues a mí;
Si me sigues a mí, si me sigues a mí;
   Pescador de hombres te haré
Si me sigues a mí.

¡Trae a alguien contigo para divertirse en la fiesta de cumpleaños – para almorzar o cenar con nosotros, y escuchar el Evangelio! “Ven a la iglesia”. ¡Canta el coro una vez más!

A la iglesia ven, en amistad comed;
   ¡Deleite será, en la iglesia al comer!

¡Dios, ayúdelos a que lo hagan! En el nombre de Jesús, Amén. “Help Somebody Today”. ¡Cántala!

Ayuda a alguien hoy, por tu senda a alguien;
   Dando amistad, la soledad se va.
Oh, ¡Ayuda a alguien hoy!

(FIN DEL SERMÓN)
Puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.realconversion.com. Oprime “Sermones en Español”.

You may email Dr. Hymers at rlhymersjr@sbcglobal.net, (Click Here) – or you may
write to him at P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015. Or phone him at (818)352-0452.

La Escritura Leída por el Dr. Kreighton L. Chan Antes del Sermón: Salmo 102:1-7.
El Solo Cantado por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith, Antes del Sermón:
“Come Home to Dinner” (por Dr. R. L. Hymers, Jr;
a la melodía de “On the Wings of a Dove”)/
“I Will Make You Fishers of Men”
(por Harry D. Clarke, 1888-1957)/
“Help Somebody Today” (por Carrie E. Breck, 1855-1934;
alterado por el Pastor).


EL BOSQUEJO DE

LA CURA DE DIOS PARA LA SOLEDAD DEL HOMBRE

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

“Soy semejante al pelícano del desierto; Soy como el buho de las soledades; Velo, y soy Como el pájaro solitario sobre el tejado” (Salmo 102:6-7).

(Génesis 2:18)

I.   Primero, Dios envió a Su Hijo a morir en la Cruz, para curar
tu soledad espiritual y alienación, Génesis 3:10;
Isaías 59:2; Romanos 5:10.

II.  Segundo, Dios nos dio la iglesia local para curar nuestra
soledad emocional, Mateo 16:18; Hechos 2:47; Mateo 4:19.