Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros de todo el mundo, especialmente del Tercer Mundo, donde hay muy pocos seminarios teológicos o escuelas Bíblicas, si es que hay.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 40 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




LOS DÍAS DE LOT Y LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Tarde del Día del Señor, 24 de Junio, 2012

“Como fue en los días de Noé, así también será en los días del Hijo del Hombre. Comían, bebían, se casaban y se daban en casamiento, hasta el día en que entró Noé en el arca, y vino el diluvio y los destruyó a todos. Asimismo como sucedió en los días de Lot; comían, bebían, compraban, vendían, plantaban, edificaban; mas el día en que Lot salió de Sodoma, llovió del cielo fuego y azufre, y los destruyó a todos. Así será el día en que el Hijo del Hombre se manifieste” (Lucas 17:26-30).


La Biblia enseña que Jesucristo va a regresar del cielo para juzgar a las naciones del mundo por su impiedad e injusticia. Este día del juicio está profetizado en muchas ocasiones, tanto en el Antiguo como el Nuevo Testamento. Cristo dio una descripción de los días antes de Su Segunda Venida en el capítulo veinticuatro de Mateo y en los capítulos diecisiete y veintiuno de Lucas.

En el capítulo diecisiete de Lucas Cristo dio dos períodos de la historia que son los tipos o ilustraciones de lo que el mundo será en Su venida en juicio. Estos dos períodos de la historia son los días antes del Diluvio en el tiempo de Noé, y los días antes de la destrucción de Sodoma en los días de Lot. Justo antes de los juicios de la Tribulación los días de Noé y los días de Lot se repetirán de acuerdo con la profecía del Señor Jesucristo. Vamos a estudiar cómo era en Sodoma, en los días de Lot, en este sermón. Los días de Noé y los días de Lot son los tipos o ilustraciones del anti-tipo, de los días del Juicio al final de esta era. Los días antes del Diluvio, y los días antes a la destrucción de Sodoma, se están repitiendo en nuestro tiempo. Cristo dijo:

“Asimismo como sucedió en los días de Lot; comían, bebían, compraban, vendían, plantaban, edificaban; mas el día en que Lot salió de Sodoma, llovió del cielo fuego y azufre, y los destruyó a todos. Así será el día en que el Hijo del Hombre se manifieste” (Lucas 17:28-30).

Entonces, ¿cómo era en los “días de Lot”? Ahora vamos a ver ese período y veremos (1) cómo los días de Lot eran similares a nuestro tiempo, y (2) cómo no eran similares.

I. Primero, cómo los días de Lot eran similares a nuestro tiempo.

Cristo dijo: “Ellos comían, bebían, compraban, vendían, plantaban, edificaban; mas el mismo día en que Lot salió de Sodoma, llovió del cielo fuego y azufre y los destruyó a todos” (Lucas 17: 28-29). Eso es lo primero que era similar a nuestro tiempo. No hay nada esencialmente malo en comer y beber, comprar y vender, plantar y edificar. Lo que estaba mal era que esto es todo lo que estaban haciendo. Vivían sólo para comer y beber. Vivían sólo para comprar y vender, sembrar y edificar. Eran totalmente materialistas. Sus mentes estaban fijas en las cosas de esta vida, sin pensar en Dios.

Creo que es muy interesante que no hay ninguna mención de la religión jugando ningún papel, ni en los días de Noé ni en los días de Lot en Sodoma. No leemos nada acerca de la religión en Sodoma, cuando leemos acerca de esa ciudad en el Génesis dieciocho y diecinueve. ¡Ni siquiera leemos que adoraban a los ídolos! No hay ninguna mención de la adoración de ídolos, o cualquier religión teniendo un impacto en la gente de Sodoma. Ellos no parecían tener ningún interés en la religión, ni siquiera en la religión falsa. Por lo tanto podemos decir que Sodoma era una imagen de las ciudades seculares de nuestro tiempo. Sodoma parece haber sido una ciudad completamente secular. Comían y bebían, compraban y vendían, plantaban y edificaban, sin pensar en lo espiritual. ¡Qué imagen de nuestro día!

Los Ángeles fue nombrada “la ciudad de los ángeles” por el misionero católico, el Padre Junípero Serra. Sin embargo no existe el pensamiento de ángeles, y casi ningún pensamiento de Dios, aquí en la actualidad. Durante mi propia vida he visto a esta ciudad hacerse secular, olvidándose de la parte espiritual de la vida. Varias de nuestras universidades tienen ahora sus graduaciones Domingo por la mañana, durante la hora tradicional del servicio Cristiano. Una maratón tras otra es programada para el Domingo por la mañana también. Miles de personas corren o van en bicicleta por nuestras calles sin pensar en Dios varios Domingos por la mañana cada año. Eso nunca podría haber sucedido cuando yo era un niño. Las iglesias no lo habrían permitido. ¡Pero hoy en día las iglesias son tan débiles que ni siquiera protestan por esta caída en el paganismo secular! ¡Esto también se aplica en las principales ciudades del mundo en nuestros días! ¡Todo lo que gente piensa es en “divertirse” y ganar dinero! ¡Como lo fue en los días de Lot en Sodoma, así es en nuestro tiempo!

Segundo, fue un tiempo de soberbia, saciedad de pan, y ocio. El profeta Ezequiel, comparando Jerusalén a Sodoma, dijo:

“Vivo yo, dice Jehová el Señor, que Sodoma tu hermana y sus hijas no han hecho como hiciste tú y tus hijas. He aquí que esta fue la maldad de Sodoma tu hermana: soberbia, saciedad de pan, y abundancia de ociosidad tuvieron ella y sus hijas; y no fortaleció la mano del afligido y del menesteroso. Y se llenaron de soberbia, e hicieron abominación delante de mí, y cuando lo vi las quité” (Ezequiel 16:48-50).

Estaban llenos de “soberbia”, no sentían necesidad de Dios. Ellos tuvieron “saciedad de pan”. Ellos eran prósperos. Tenían “abundancia de ociosidad”. El trabajo era algo que debía evitarse.

¿No es una imagen de nuestro día también? ¿No es nuestra gente soberbia hoy en día? ¡De hecho lo son! Puedes ir y venir por las calles de esta ciudad y descubrirás que todo el mundo piensa que es un experto en religión. La religión es la única cosa que no requiere de estudio para que seas un experto. ¡Todo el mundo piensa que es autoridad en la Biblia y Dios! ¿Qué es eso sino Soberbia? La Biblia dice:

“El malo, por la altivez de su rostro, no busca a Dios; No hay Dios en ninguno de sus pensamientos” (Salmo 10:4).

“Dice en su corazón: Dios ha olvidado; Ha encubierto su rostro; nunca lo verá” (Salmo 10:11).

“No hay temor de Dios delante de sus ojos” (Romanos 3:18).

¿No tiene nuestra gente saciedad de pan? ¡La obesidad es el principal problema de salud en el mundo Occidental! Sí, nosotros también tenemos “saciedad de pan”. ¿Qué hay de “ocio”? Hoy en día la gente tiene tanto tiempo libre que están en constante búsqueda de recreación, “diversión”, y pecado. ¡Se han convertido en insensatos en la búsqueda de placer sensual! ¡Tenemos tantos fines de semana de tres días que es casi imposible convencer a la gente de venir a la iglesia todos los domingos! Una vieja canción dice:

Rechazando a Jesús una línea cruzáis,
   El Espíritu Santo se va,
Y alocado al placer de este mundo corréis,
   ¿Lo que cuesta, lo que cuesta sabéis?
Lo que cuesta sabéis, si tu alma perdéis,
   ¿Aunque el mundo entero ganéis?
Y podría ser que ya cruzaste el lumbral,
   ¿Lo que cuesta, lo que cuesta sabéis?
(Traducción libre de “Have You Counted the Cost?”
     por A. J. Hodge, 1923).

Cuando estas condiciones se hicieron incontrolables en Sodoma, en los días de Lot, Dios derramó Su juicio sobre la ciudad, y fue quemada por fuego. El Señor Jesucristo dijo: “Así será en el día en que el Hijo del Hombre se manifieste” (Lucas 17:30).

Tercero, era una época que estaba obsesionada con el sexo. Lee el capítulo diecinueve de Génesis, y verás cómo estaban obsesionados con el sexo. Hoy en día los delitos sexuales y horribles prácticas se reportan a diario en nuestros periódicos y la televisión. Incluso el Presidente de los Estados Unidos se ha declarado a favor del matrimonio homosexual. ¡Cuando yo era niño nunca nadie hubiera imaginado que podría suceder! ¡Cuando yo era joven no había ninguna revista Playboy, y el único lugar donde podías comprar pornografía era en Tijuana! ¡Nunca vimos pornografía en las décadas de 1940 y 1950! El Dr. M. R. DeHaan dijo,

      Clubes organizados para la práctica de los crímenes más obscenos y repugnantes existen en la actualidad. El asunto del sexo en sí mismo...es el blanco de las bromas del público, chistes y comedias...La parte triste es que estos comediantes sucios están respondiendo a la demanda del público. Esta condición sórdida no sólo es causada por, sino favorece la tendencia a la baja moral de hoy en día. El entretenimiento que pone de relieve el desnudo en el nombre del arte, el desnudarse y la explotación de lo que no es modesto, ha producido una condición de Sodoma y seguramente [anuncia] un bautismo de fuego y juicio como el que cayó en esa ciudad impía...confío en que puedas ver por ti mismo que los días de Sodoma se repiten ante nuestros ojos (traducción de M. R. DeHaan, M.D., Signs of the Times, Kregel Publications, 1996 edición, pp. 112-113).

En la Epístola de Judas leemos que

“Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas, las cuales de la misma manera que aquéllos, habiendo fornicado e ido en pos de vicios contra naturaleza, fueron puestas por ejemplo, sufriendo el castigo del fuego eterno” (Judas 7).

Y Jesús dijo:

“Asimismo como sucedió en los días de Lot; comían, bebían, compraban, vendían, plantaban, edificaban; mas el día en que Lot salió de Sodoma, llovió del cielo fuego y azufre, y los destruyó a todos. Así será el día en que el Hijo del Hombre se manifieste” (Lucas 17:28-30).

Estas son algunas de las formas que los días de Lot eran una fotocopia del tiempo que vivimos esta noche.

II. Segundo, cómo los días de Lot eran diferentes a nuestro día.

Es un error presionar el tipo del tiempo de Lot y el anti-tipo de los últimos días con demasiada fuerza, como lo han hecho algunos. Al enfocarse en los puntos de menor importancia de los días de Lot han dicho que sólo un pequeño número de personas se salvarán, y que Dios no puede enviar avivamiento en nuestro tiempo. Pero la comparación que Jesús dio en nuestro texto fue para demostrar que muchos no estarán preparados cuando Él venga. Ir más allá de eso, no es Bíblico.

¿Podemos tener avivamiento ahora, aún en los últimos días? Muchos que creen en la dispensación han dicho: “No, no podemos tener un avivamiento ahora”. Estos son buenos hombres, pero creo que están equivocados. Yo estuve presente en una reunión hace muchos años cuando oí un hombre bueno y piadoso decir: “La edad se apaga en la oscuridad de la apostasía. No habrá avivamiento. “He estado pensando en eso por casi cincuenta años, y creo que estaba equivocado. He aquí por qué.

Primero, creo que estaba equivocado debido a la promesa de Cristo, dada al final de la Gran Comisión,

“Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén” (Mateo 28:18-20).

Jesús dijo: “Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra” (Mateo 28:18), y terminó diciendo: “He aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo” (literalmente, “al final de la edad”). El Dr. Charles C. Ryrie, un Dispensacionalista prominente, dio este comentario en la Biblia de Estudio Ryrie, [Ryrie Study Bible] “La presencia personal y poderosa del que está vívidamente descrito en este Evangelio es prometido a Sus seguidores. En Su poder la comisión puede ser realizada”. ¡Sí! “La presencia poderosa” de Cristo hace posible la realización de la Gran Comisión y ganar almas “hasta el fin de esta edad”, que significa Su presencia y poder están disponibles hasta el final de esta presente dispensación. ¡Por lo tanto avivamientos aún son posibles hoy en día!

Segundo, existe la promesa de Joel 2:28, 29. Esta profecía fue citada por el Apóstol Pedro en el Día de Pentecostés, cuando dijo:

“Mas esto es lo dicho por el profeta Joel: Y en los postreros días, dice Dios, Derramaré de mi Espíritu sobre toda carne, Y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán; Vuestros jóvenes verán visiones, Y vuestros ancianos soñarán sueños; Y de cierto sobre mis siervos y sobre mis siervas en aquellos días Derramaré de mi Espíritu, y profetizarán…Y todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo” (Hechos 2:16-21).

En este pasaje en Joel, “los postreros días” se refiere a todo el período de esta edad, desde Pentecostés hasta la Segunda Venida de Cristo. Eso queda claro en Hechos 2:39, donde Pedro dijo lo siguiente sobre el don del Espíritu Santo:

“Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare” (Hechos 2:39).

El Dr. John R. Rice correctamente dijo, respecto a la profecía de Joel:

Joel predijo realmente toda una época, la era del avivamiento, la era del evangelio, que incluiría Pentecostés y se extiende hasta el regreso de Cristo...Este gran período de tiempo anunciado por Joel como “los postreros días” es coexistente con el alcance de la Gran Comisión [en Mateo 28:19-20]. La Gran Comisión cubre un período de tiempo que comienza con Cristo, y termina con “el fin del mundo”, es decir, la “consumación de la edad”...Durante la era del evangelio el evangelio debe ser llevado a todo el mundo, como la Gran Comisión había expuesto con claridad (traducción de John R. Rice, D.D., We Can Have Revival Now, Sword of the Lord Publishers, 1950, pp. 64-65).

Luego el Dr. Rice sostuvo que los avivamientos son posibles a lo largo de la dispensación del Evangelio, durante toda la era Cristiana. Creo que tenía toda la razón.

Pero la profecía en el segundo capítulo de Joel tiene una referencia especial a la última parte de esta presente dispensación. Estoy de acuerdo en general con la nota de Scofield sobre Joel 2:28, que los “últimos días” en ese verso “tiene un cumplimiento parcial y continuo durante los 'últimos días' que comenzaron con la primera venida de Cristo; pero su mayor cumplimiento aguarda todavía ‘los últimos días’, tal como éstos se aplican a Israel” (La Biblia de Estudio Scofield, nota sobre Joel 2:28). Eso significa que podemos ver avivamientos a lo largo de la dispensación Cristiana, con un gran avivamiento al final. Por lo tanto creo, igual que el Dr. Rice, ¡que los mayores derramamientos del Espíritu Santo en avivamiento están por venir!

Cuando le dije eso a un ministro dijo: “¡Tú eres de los de la lluvia tardía!” ¡Sí, lo soy! Yo creo exactamente lo que Joel y el Apóstol Pedro dijeron, que los mayores derramamientos del Espíritu Santo en avivamiento están por venir. Como el Presidente Reagan dijo, al final del primer período de su presidencia, “¡Aún no has visto nada!” El Dr. Rice dijo: “Apocalipsis 7:9-17 nos da una bella imagen de los conversos del avivamiento de la Gran Tribulación...En la primera parte de este capítulo tenemos una discusión de los 144,000 Israelitas que serán convertidos durante el tiempo de la Gran Tribulación...Pero aparte de los Israelitas, aquí hay ‘una gran multitud, la cual nadie podía contar, de todas las naciones y tribus y pueblos y lenguas’ que es salva. Estos saldrán de la gran tribulación” (Rice, ibíd.). ¡Por lo tanto, los avivamientos más grandes están por venir!

Tercero, ¡uno de los más grandes avivamientos en la historia del Cristianismo está sucediendo ahora mismo! Sí, en la República Popular de China, bajo la persecución Comunista, La Sociedad Americana de la Biblia [American Bible Society] calcula que hay allí cerca de 1,000 conversos cada hora – ¡más de 20,000 conversos cada día! ¡Eso tiene que ser uno de los avivamientos más importantes de todos los tiempos! ¡Y está sucediendo ahora mismo, mientras estoy hablando!

Esto nos debe animar a ganar almas y orar por un avivamiento ahora, ¡aún en estos últimos días! Los Cristianos al final de este siglo verán los avivamientos más grandes de todos los tiempos – más grande que el avivamiento de la Reformación, más grande que el Primer Gran Despertamiento, o el Segundo o Tercer Gran Despertamientos; más grande que el avivamiento de Gales de 1904-1905, ¡y mucho mayor que el avivamiento en la Isla de Lewis en la década de 1940!

Yo ya estaba vivo en la época del avivamiento en la Isla de Lewis, cuando yo era un niño. Vi con mis propios ojos el gran avivamiento en la Primera Iglesia Bautista China de Los Ángeles a finales de 1960 y principios de 1970. Yo prediqué allí en una de las reuniones cuando cuarenta y cuatro jóvenes fueron convertidos. Muchos de ellos están todavía en esa iglesia. Yo vi con mis propios ojos avivamiento durante el llamado “Movimiento de Jesús” en San Francisco, cuando los hippies y muchos adictos a las drogas se convirtieron maravillosamente. Vi con mis propios ojos un maravilloso avivamiento en una iglesia en Virginia en 1992, ¡cuando más de 500 personas se convirtieron en esa iglesia en menos de tres meses! ¡Sé por mi propia experiencia que Dios puede enviar avivamiento ahora!

Pero, mientras tanto, no debemos dejar de ganar almas para esperar por un avivamiento. No, la profecía de Joel dice: “Todo aquel que invocare el nombre el Jehová será salvo”, o como se da en la lengua Griega en Hechos 2:21, “Todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.” ¡Esa es una promesa para ti ahora mismo! En Romanos 10:13 se nos dice lo mismo: “Porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo”.

¡Jesús está listo para salvarte de tus pecados! ¡Llámale y Él te salvará del pecado y el infierno! Clama con los leprosos, “Jesús, Maestro, ten misericordia de nosotros” (Lucas 17:13). Clama con Bartimeo: “Jesús, Hijo de David, ten misericordia de mí” (Lucas 18:38). Clama con David: “Salvame conforme a tu misericordia” (Salmo 109:26). ¡No esperes! El juicio viene, como llegó en los días de Lot. “Pero el mismo día en que Lot salió de Sodoma, llovió fuego y azufre del cielo y los destruyó a todos. Aún así será en el día en que el Hijo del Hombre se manifieste” (Lucas 17:29-30). ¡Será demasiado tarde! Clama el nombre de Jesús ahora, antes de que sea demasiado tarde. Clama a Él: “Jesús, ten misericordia de mí”, ¡y Él te salvará de tus pecados por Su expiación de Sangre en la Cruz! ¡Sí, estás perdido! ¡Sí, necesitas a Cristo! Mientras cantamos el himno número 7 en tu cancionero, sal de tu asiento y ve a la parte posterior del auditorio. El Dr. Cagan te llevará a un lugar para orar.

Preciosa sangre Él derramó,
   Que trae bendición;
Ven hoy al rojo manantial
   Y limpio quedarás.
A Jesús ven, a Jesús ven,
   Y confía en Él.
Él te salva, Él te salva,
   Él te salvará.
(Traducción libre de “Only Trust Him” por John H. Stockton, 1813-1877).

(FIN DEL SERMÓN)
Puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.realconversion.com. Oprime “Sermones en Español”.

You may email Dr. Hymers at rlhymersjr@sbcglobal.net, (Click Here) – or you may
write to him at P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015. Or phone him at (818)352-0452.

La Escritura Leída Antes del Sermón por el Dr. Kreighton L. Chan: Lucas 17:24-33.
El Solo Cantado Antes del Sermón por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith:
“What Will You Say Then?” (por Dr. John R. Rice, 1895-1980).


EL BOSQUEJO DE

LOS DÍAS DE LOT Y LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

“Como fue en los días de Noé, así también será en los días del Hijo del Hombre. Comían, bebían, se casaban y se daban en casamiento, hasta el día en que entró Noé en el arca, y vino el diluvio y los destruyó a todos. Asimismo como sucedió en los días de Lot; comían, bebían, compraban, vendían, plantaban, edificaban; mas el día en que Lot salió de Sodoma, llovió del cielo fuego y azufre, y los destruyó a todos. Así será el día en que el Hijo del Hombre se manifieste” (Lucas 17:26-30).

I.   Primero, cómo los días de Lot eran similares a nuestro tiempo,
Lucas 17:28-29; Ezequiel 16:48-50; Salmo 10:4, 11; Romanos 3:18;
Lucas 17:30; Judas 7.

II.  Segundo, cómo los días de Lot eran diferentes a nuestro día,
Mateo 28:18-20; Hechos 2:16-21, 39; Romanos 10:13;
Lucas 17:13; 18:38; Salmo 109:26; Lucas 17:29-30.