Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros de todo el mundo, especialmente del Tercer Mundo, donde hay muy pocos seminarios teológicos o escuelas Bíblicas, si es que hay.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 40 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




UNO TOMADO Y UNO DEJADO

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Mañana del Día del Señor, 20 de Mayo, 2012

“El uno será tomado, y el otro será dejado” (Mateo 24:40).


Un famoso maestro de la Biblia en la radio ha dicho: “Esto claramente no es una referencia al arrebatamiento de los creyentes que se describe en I Tesalonicenses 4:16-17”. Su padre no dijo eso, pero él piensa que sabe más que su padre. Sin embargo, en los comentarios de este hombre sobre los versículos 43 y 44, dice que ellos se refieren a “el regreso del Señor”. ¡Para mí eso suena a doble discurso! Este pasaje se refiere claramente a la venida de Cristo. El versículo 42 lo deja muy claro,

“Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor” (Mateo 24:42).

Nadie sabe exactamente cuándo Jesús vendrá de nuevo. Yo sé que Harold Camping fijó una fecha hace como un año. Pero estaba equivocado, como lo están todos los que ponen fechas. Yo sé que el calendario Maya termina en Diciembre de este año, por lo que muchos piensan que el mundo terminará entonces. Pero se equivocan. Jesús dijo: “Vosotros no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor”. Sin embargo, cada señal parece indicar que será pronto, que no pasará mucho tiempo antes de “El uno será tomado, y el otro dejado”.

Es triste ver a los predicadores abandonar los puntos proféticos buenos del Dispensacionalismo, justo cuando muchas profecías del fin del siglo se cumplen. A la hora justa cuando necesitamos oír las grandes verdades de la profecía, estos predicadores han sido halados por el preterismo, la doctrina de que todas las profecías fueron cumplidas en el primer siglo. ¡Qué triste! Pero creo que es juicio de Dios sobre los predicadores que por tanto tiempo han bautizado a niños chiquitos sin examinar cuidadosamente sus testimonios, y un juicio sobre ellos [predicadores] por no hacer nada para detener el Holocausto Americano; 55 millones de bebés han sido matados sin que los predicadores alcen la voz. “Mejor le fuera que se le atase al cuello una piedra de molino y se le arrojase al mar, que hacer tropezar a uno de estos pequeñitos” (Lucas 17:2). Así estos predicadores son juzgados con tener entenebrecido el entendimiento de la profecía básica. “Por esto Dios les envía un poder engañoso, para que crean la mentira” (II Tesalonicenses 2:11). De tal modo una ceguera espiritual ha caído sobre muchos predicadores – como resultado de no proteger a los “pequeñitos” de quien habla Cristo. Con razón se vuelven preteristas y dejan la profecía Dispensacionalista básica, aunque menos culpa cae sobre aquellos que nunca entendieron dichas profecías para empezar.

Sí, cuando Jesús venga, “Uno será tomado, y el otro dejado”. Esto no puede referirse al regreso de Cristo para establecer Su Reino, ni puede referirse a Cristo separando a los perdidos de los salvos en el Juicio Final, porque Cristo no está hablando de ese Juicio, sino de “la venida del Hijo del hombre” (Mateo 24:37).

“El uno será tomado” da mayor claridad. La palabra Griega traducida como “tomado” significa “tomar para sí mismo” (George Ricker Berry). Esa misma palabra Griega (paralambanō) también aparece en Juan 14:3, donde se traduce “tomaré”. En ese versículo Jesús dijo: “Vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo”. Dado que esta misma palabra Griega está también en Mateo 24:40, estoy convencido de que “vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo” se refiere a ello – “Uno será tomado, y el otro dejado”. Como George Ricker Berry señaló, ambos “tomaré” en Juan 14:3 y “tomado” en Mateo 24:40 son traducciones de la misma palabra Griega, que significa “tomar para sí mismo”. El Dr. James O. Combs hizo una declaración acerca de la promesa de Cristo en Juan 14:3 (“Vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo”). El Dr. Combs dijo: “Esta es la primera enseñanza del Rapto en la Escritura” (traducción de Prophecy Study Bible, p. 1151; nota sobre Juan 14:3). Así que, ahí lo tienen. Jesús vendrá y nos tomará. Él dice “os tomaré a mí mismo” en las nubes, en el aire.

“Vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo” (Juan 14:3).

“El uno será tomado, y el otro será dejado” (Mateo 24:40).

Las palabras Griegas son las mismas, y en el contexto de “la venida del Hijo del hombre” (Mateo 24:37), los dos versículos se refieren al mismo evento, el evento del que se habla en I Tesalonicenses 4:16-17:

“Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor” (I Tesalonicenses 4:16-17).

“Vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo” (Juan 14:3).

“Uno será tomado, y el otro será dejado” (Mateo 24:40).

“Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatadospara recibir al Señor en el aire
       (I Tesalonicenses 4:17).

“Tomar”, “tomado”, “arrebatados” – todos se refieren al mismo evento – el arrebatamiento de los verdaderos Cristianos a encontrarse con Cristo “en el aire” en el momento del rapto. No podemos estar de acuerdo con un escolar que hace caso omiso de la promesa de I Tesalonicenses como algo “pastoral, para consolar a los afligidos”. No, toda la Escritura es doctrinal. “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar...” (II Timoteo 3:16). Categorizar algunas de las Escrituras como “doctrinales” y otras simplemente como “pastorales” es ignorar la autoridad de las Escrituras. ¡Nunca debemos hacer eso! Toda la Escritura es sin error, y es totalmente autoritaria. Cada palabra fue dada por inspiración y es completamente fiable.

Después de 54 años de estudiar estos versos, estoy totalmente convencido de que esos tres versículos se refieren al rapto:

“Vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo” (Juan 14:3).

“Uno será tomado, y el otro será dejado” (Mateo 24:40).

“Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados… para recibir al Señor en el aire”
       (I Tesalonicenses 4:17).

Todas las demás explicaciones de Mateo 24:40 que he leído parecen torcidas, inclinadas de una manera artificial, para adaptarse a la mente de algún maestro, y presuposiciones escatológicas. Como mi pastor chino, el Dr. Timothy Lin, que fue un gran escolar de la Biblia, a menudo dijo: “Inclina tu mente para adaptarla a la Biblia. No tuerzas la Biblia para adaptarla a tu mente”. Así que, ahí lo tienen:

“Uno será tomado, y el otro será dejado” (Mateo 24:40).

El uno será tomado en el rapto, y el otro dejado en la tierra. Como Enoc “fue traspuesto para no ver muerte” (Hebreos 11:5), como Elías “subió al cielo en un torbellino” (II Reyes 2:11), así todos los verdaderos Cristianos serán “arrebatados...para recibir al Señor en el aire” (I Tesalonicenses 4:17). Enoc fue tomado, Elías fue tomado, y todos ustedes que son salvos, serán tomados “para recibir al Señor en el aire”. ¡Aleluya!

¡Oh, gozo! ¡Oh, deleite! Sin morir nos iremos,
   Ni enfermos, ni tristes, ya no lloraremos,
En las nubes tomados al Señor a Su gloria,
   Los “Suyos” Jesús tomará.
Hasta cuando Señor, será,
   Será que cantemos aquí,
¡Jesús vuelve! ¡Aleluya! ¡Aleluya!
   Amén, ¡Aleluya! Amén.
(Traducción libre de “Christ Returneth” por H. L. Turner, 1878).

“Uno será tomado, y el otro será dejado” (Mateo 24:40).

¿Qué pasará cuando los verdaderos Cristianos sean tomados, recibidos en el Cielo, “arrebatados...para recibir al Señor en el aire”?

I. Primero, los Cristianos serán tomados.

“El uno será tomado...” (Mateo 24:40).

¿Cual? El que es Cristiano verdadero – ¡Ese! Eso no molestará a los pecadores para nada. ¡Se alegrarán al deshacerse de nosotros! Ahora nos persiguen todo el tiempo. Estarán felices cuando no estemos. Serán como la gente en Jerusalén durante la Tribulación, bailarán de gozo cuando los dos profetas de Dios sean matados:

“Y los moradores de la tierra se regocijarán sobre ellos y se alegrarán, y se enviarán regalos unos a otros; porque estos dos profetas habían atormentado a los moradores de la tierra”
      (Apocalipsis 11:10).

Serán felices cuando nos vayamos porque, aun ahora, los pecadores sienten que los atormentamos. Se regocijarán cuando no estemos porque hemos “atormentado a los moradores de la tierra”. ¿Cómo los atormentamos? Igual que los dos testigos de Dios, predicándoles (vea Apocalipsis 11:3). Aborrecen oírnos decirles que necesitan ser salvos. Nos desprecian por aun pensar que ellos van al Infierno.

Este mismo día, este mismo Domingo, los pecadores hacen lo mejor que pueden para detener a los Cristianos en Los Ángeles de ir a la iglesia. No pueden hacer sus juegos el Sábado. Tienen que hacerlos el Domingo – para detener a la gente de ir a la iglesia – ¡porque aborrecen a Dios! Tú dices, “En realidad no aborrecen a Dios, ¿verdad?” Claro que sí. La Biblia dice: “Los designios de la carne son enemistad contra Dios” (Romanos 8:7). Aborrecen a Dios de tal modo que hacen sus festines desordenados y juegos durante la hora de los servicios de Domingo, a propósito – para detener a la gente de ir a la iglesia a adorar a Dios – porque aborrecen a Dios, porque tienen “enemistad contra Dios”.

¿No sabías que el Alcalde Villaraigosa odia a Dios? ¡Claro que sí! Él fue presidente de la ACLU. Él paró a las iglesias de tocar sus campanas. Él quitó toda cruz que tuvo enfrente. Y ahora pone cada maratón que puede el día Domingo – para arruinar la asistencia y patear la Cristiandad, si puede. Él puso en horario una carrera de bicicleta esta mañana por el centro de Los Ángeles. Esta mañana durante la hora tradicional de adoración. Él permitió un juego de hockey a las 12:00 del mediodía en el estadio Staples Center, a una cuadra de distancia nuestra. Y los Dodgers también tendrán un partido a las 5:00 p.m., para detener a los Cristianos de sus servicios en la noche. Y habrá un partido de basketball de los Clippers a las 7:30 esta noche. Un partido de basketball, un partido de hockey, una carrera de bicicletas, y un partido de baseball de los Dodgers – todos en el horario durante los servicios de iglesia – todos a unas cuantas cuadras de nuestra iglesia. Las calles embotelladas como estacionamiento, las aceras topadas de gente como Neandertal, en camisetas con las barrigas destapadas, todos pecadores que aborrecen a Dios, casi hasta el último de ellos.

Casi no aguantan tener un solo Cristiano verdadero en el salón de clase en la universidad. Odio de los Cristianos en el salón de clase universitario no ocurrió de la noche a la mañana. Su intensidad se ha acumulado por años. Hace cien años, en 1912, el Dr. I. M. Haldeman, pastor de la Primera Iglesia Bautista de Nueva York dijo: “Todos los días a trescientos mil estudiantes en nuestras universidades e instituciones educacionales se les enseña a profanar las cosas sagradas” (traducción de The Signs of the Times, Charles C. Cook, 1912, p. 14).

Una maestra en una de las universidades aquí en Los Ángeles supo que una de nuestras jóvenes es Cristiana. La chica es tímida y callada, y nunca abre la boca en clase. Pero la maestra supo por medio de otra persona en la clase que ella es Cristiana. Esa maestra comenzó a atacar a la chica de inmediato. Sin misericordia, la mofaba y ridiculizaba de todo modo posible – hasta le bajó la calificación un grado entero sin motivo. Yo le digo a los jóvenes que guarden silencio en la clase. Ya no es como cuando yo asistía a Cal State L.A. Ya estaba feo entonces, pero hoy casi están listos para echarle los Cristianos a los leones – ¡y quizá lo harían si no fuera contra la ley!

¡A mí también me odian! Tú dices, “Oh, pastor, ¿no te quieren?” ¡Bromeas! Me odian casi igual que los pecadores odiaron al profeta Miqueas. El malvado Acab dijo: “Aún hay un varón por el cual podríamos consultar a Jehová, Micaías hijo de Imla; mas yo le aborrezco” (I Reyes 22:8). Lo golpearon en la cara, y lo echaron en prisión por predicar la verdad (I Reyes 22:24, 26). “¡Le aborrezco!” “¡Le aborrezco!” eso es lo que los pecadores dicen en su corazón a un buen Cristiano en estos días malignos. Jesús dijo que el mundo “a mí me ha aborrecido antes que a vosotros” (Juan 15:18). Jesús dijo: “yo os elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece” (Juan 15:19).

Mi esposa y yo fuimos a Pittsburgh, Pennsylvania en Junio, 1983 para asistir a la Convención Bautista del Sur. Estuvimos ahí para repartir copias gratuitas de El Jornal Buatista del Sur [Southern Baptist Journal], periódico editado por el Dr. Bill Powell. Contenía lo que el Dr. Powell llamaba “datos fuertes” tocante al liberalismo en las escuelas SBC. Él tenía razón en darle tal nombre a dicha información. Eran “datos”. Sin duda él había documentado bien su material. Y eran “fuerte”. Golpeaba a los liberales con un golpe tras otro. Como era de esperar, enfureció a los maestros liberales.

Lo que me preocupaba más, era la reacción de los delegados (mensajeros) a la convención. Mi esposa estaba embarazada de nuestros gemelos en ese entonces. Ella es mujer pequeña y estaba obviamente embarazada. Jamás en la vida olvidaré la reacción de delegado tras delegado cuando mi pequeña esposa les etregaba una copia gratis del Jornal Bautista del Sur. Muchos le ladraban: “¡Tú no eres Bautista del Sur!” La repudiaban, pensamos que porque es Hispana. Muchos le gritaron: “¡Esta es basura de Powell y de Hymers!” Otros arrancaron el periódico de la mano de ella, lo apuñaban y se lo tiraban en la cara. Varios hombres hasta le escupieron. El recuerdo de su comportamiento obseno y repulsivo me hace llorar aun hoy, casi treinta años después.

Estando en nuestro cuarto esa noche mi esposa me dijo: “Robert, ¿cómo pueden esas personas ser Cristianos? Tantos de ellos fueron groseros. Hasta nuestras amistades eran frías. Más parecen políticos que predicadores. Las mujeres son peores. ¿Cómo pueden ser Cristianos?” ¿Qué podía yo decirle a ella? Solo podía inclinar la cabeza con vergüenza.

Si nadie nunca se enoja contigo, ¡examina a ver si eres un Cristiano verdadero o no! Jesús dijo:

“Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece” (Juan 15:19).

Si fueras una persona perdida, el mundo te amaría. Pero cuando eres verdaderamente salvo, muchos de ellos te aborrecerán tal como aborrecieron a Jesús. Jesús dijo: “Sin causa me aborrecieron” (Juan 15:25). Y a tí también te aborrecerán sin causa, si te vuelves un Cristiano verdadero. Oh, no te odiarán si solo dices que eres Cristiano. No te aborrecerán si solo vas a la iglesia de vez en cuando. No te aborrecerán si eres solo Cristiano nominal, Cristiano solo de nombre. Solo te aborrecerán si comienzas a venir a la iglesia todos los domingos sin faltar nunca. Solo te aborrecerán si experimentas una conversión verdadera. Un joven le preguntó a Moody: “¿Cómo puedo me puedo deshacer del mundo?” Moody le dijo: “¡Consigue un testimonio resonante por Cristo, y el mundo se deshará de tí!”

Tú dices: “Entonces ¿por qué debo volverme un Cristiano verdadero, si seré aborrecido por serlo?” Por lo siguiente – si no te pones serio y no te vuelves un Cristiano verdadero, y vas a la iglesia cada vez que la puerta está abierta – vivirás una vida sin esperanza, y morirás una muerte sin esperanza, e irás a una eternidad sin esperanza, a la eterna “oscuridad de las tinieblas” (Judas 13). Yo no sé de tí, pero yo preferiría ser aborrecido por el mundo que perder el favor de Dios. Yo preferiría ser echado a los leones que morar en la maldad. ¡Yo preferiría tomar mi lugar con los Cristianos desechados que seguir a los maratonistas impíos a la boca ardiente del Infierno!

“El uno será tomado...” (Mateo 24:40).

¡Gracias a Dios, nosotros seremos tomados! Se alegrarán al deshacerse de nosotros – y nosotros nos gozaremos al deshacernos de ellos! ¡Amén y amén! Que la separación sea completa. Que se diga: “una gran sima está puesta entre nosotros y vosotros, de manera que los que quisieren pasar de aquí a vosotros, no pueden, ni de allá pasar acá.” (Lucas 16:26). ¡Esa separación! ¡Ven, Señor Jesús! “El uno será tomado”. ¡Que sea yo el uno! ¡Amén!

Descendiendo del Cielo, angeles con Hosannas,
   Rodeado de angeles, con santos en gloria,
Lleno de gloria descenderá Jesús,
   Para recibir a “los Suyos”.
Hasta cuando Señor, será,
   Será que cantemos aquí,
¡Jesús vuelve! ¡Aleluya! ¡Aleluya!
   Amén, ¡Aleluya! Amén.

Sí, ¡los Cristianos se habrán ido!

Disculpen, ¡Me fui de largo al escribir este sermón! ¡Pero no cortaré una sola palabra! ¡Necesitamos oírlo en estos días malignos! “El uno será tomado”. Asegúrate que seas ese uno! Pero el verso continúa:

“El uno será tomado, y el otro será dejado” (Mateo 24:40).

II. Segundo, los que no son salvos serán dejados.

Si no eres salvo, serás dejado atrás en esta tierra maldita por el pecado. Lo que te sucederá. ¡No quieres saber! Pero yo te voy a decir de todos modos. ¡No va a ser bueno! No tengo tiempo para decirte todas las cosas horribles que te van a suceder si eres dejado atrás, pero aquí están algunas de ellas:

“Oí una gran voz que decía desde el templo a los siete ángeles: Id y derramad sobre la tierra las siete copas de la ira de Dios.

La primera copa.

Fue el primero, y derramó su copa sobre la tierra, y vino una úlcera maligna y pestilente sobre los hombres que tenían la marca de la bestia, y que adoraban su imagen.

La segunda copa.

El segundo ángel derramó su copa sobre el mar, y éste se convirtió en sangre como de muerto; y murió todo ser vivo que había en el mar.

La tercera copa.

El tercer ángel derramó su copa sobre los ríos, y sobre las fuentes de las aguas, y se convirtieron en sangre. Y oí al ángel de las aguas, que decía: Justo eres tú, oh Señor, el que eres y que eras, el Santo, porque has juzgado estas cosas. Por cuanto derramaron la sangre de los santos y de los profetas, también tú les has dado a beber sangre; pues lo merecen. También oí a otro, que desde el altar decía: Ciertamente, Señor Dios Todopoderoso, tus juicios son verdaderos y justos.

La cuarta copa.

El cuarto ángel derramó su copa sobre el sol, al cual fue dado quemar a los hombres con fuego. Y los hombres se quemaron con el gran calor, y blasfemaron el nombre de Dios, que tiene poder sobre estas plagas, y no se arrepintieron para darle gloria.

La quinta copa.

El quinto ángel derramó su copa sobre el trono de la bestia; y su reino se cubrió de tinieblas, y mordían de dolor sus lenguas,
16:11 y blasfemaron contra el Dios del cielo por sus dolores y por sus úlceras, y no se arrepintieron de sus obras.

La sexta copa.

El sexto ángel derramó su copa sobre el gran río Eufrates; y el agua de éste se secó, para que estuviese preparado el camino a los reyes del oriente.

(Entre paréntesis, versos 13-16.)

Y vi salir de la boca del dragón, y de la boca de la bestia, y de la boca del falso profeta, tres espíritus inmundos a manera de ranas; pues son espíritus de demonios, que hacen señales, y van a los reyes de la tierra en todo el mundo, para reunirlos a la batalla de aquel gran día del Dios Todopoderoso. He aquí, yo vengo como ladrón. Bienaventurado el que vela, y guarda sus ropas, para que no ande desnudo, y vean su vergüenza. Y los reunió en el lugar que en hebreo se llama Armagedón.

La séptima copa.

El séptimo ángel derramó su copa por el aire; y salió una gran voz del templo del cielo, del trono, diciendo: Hecho está. Entonces hubo relámpagos y voces y truenos, y un gran temblor de tierra, un terremoto tan grande, cual no lo hubo jamás desde que los hombres han estado sobre la tierra. Y la gran ciudad fue dividida en tres partes, y las ciudades de las naciones cayeron; y la gran Babilonia vino en memoria delante de Dios, para darle el cáliz del vino del ardor de su ira.
Y toda isla huyó, y los montes no fueron hallados. Y cayó del cielo sobre los hombres un enorme granizo como del peso de un talento; y los hombres blasfemaron contra Dios por la plaga del granizo; porque su plaga fue sobremanera grande” (Apocalipsis 16:1-21).

Alguien dirá: “¡Estás tratando de asustar a los jóvenes!” Bueno, tienes razón, lo estoy haciendo. “Bueno”, dices, “¡Eso no está bien! ¡Los jóvenes no deben tener miedo en la iglesia!” Ahora, fíjate, ¡ellos nunca se preocupan de eso cuando van al cine! Sólo lo dicen de un predicador anticuado. Puedes ir al cine y ver a los vampiros con la sangre saliendo de sus bocas. Puedes verlos cortar los brazos y las piernas de la gente por docenas. Puedes ver los asesinos en serie, asesinatos en masa, el sadismo, carnicería, y todo lo que pasa con la basura que vomitan en las salas del cine hoy en día – y ellos dirán: “¡Eso es bueno! ¡Los jóvenes necesitan entretenimiento! La sangre, lo macabro y el terror en las películas es muy divertido para ellos”. ¡Sólo dan rienda suelta a su ira y furia y odio a un predicador que les dice lo que está en la Biblia! ¡Vaya usted a saber! No les importa la fantasía – ¡pero odian la verdad! “Aún hay un varón por el cual podríamos consultar a Jehová…mas yo le aborrezco” (I Reyes 22:8). ¡Vaya usted a saber! Tú dices: “¿Qué clase de sermón es este?” Se llama un sermón evangelístico a la antigua. ¡Vaya usted a saber! Es como postre helado de crema antiguo – ¡la clase que ya no puedes conseguir! Todo lo que puedes conseguir ahora es estudios Bíblicos sin sabor dirigidos a las “señoras de la iglesia” (es decir, “Saturday Night Live”). ¡Pero este es el tipo de sermón que convierte a los jóvenes perdidos! ¡Ven a la iglesia! ¡Se salvo! ¡Hazlo ahora antes que sea demasiado tarde! ¡Eso es lo que los jóvenes necesitan escuchar!

“El uno será tomado, y el otro dejado” (Mateo 24:40). ¡Será mejor que regreses a la iglesia! ¡No hay esperanza para ti si no lo haces! ¡Será mejor que vengas a Cristo! ¡No hay esperanza para ti si no lo haces!

Yo sé que no puedo realmente asustarte a convertirte en un Cristiano con este sermón. La gente no se hace Cristiana por un destello de miedo. Pero ve a casa y piensa en ello. ¿No es cierto que el mundo se ha vuelto loco? ¿No es cierto que la mayoría de la gente ha dejado a Dios fuera de sus vidas? ¿No es cierto que la Biblia nos dice que el juicio viene? ¿No merece el mundo ser juzgado? ¿No mereces ser juzgado por tus pecados? Y si eso es verdad, ¿no necesitas que Jesús te salve de ese juicio?

Sí, Jesús murió en la Cruz para salvarte del pecado. Sí, Él está vivo ahora en el Cielo. Sí, ¡Él perdonará tus pecados cuando confíes en Él! ¡Pero vale más que no esperes! El tiempo es corto.

“El uno será tomado, y el otro será dejado” (Mateo 24:40).

Asegúrate de no ser tú el que sea dejado atrás. Que Dios te despierte antes de que sea demasiado tarde. Amén. Si no eres salvo todavía, por favor ve a la parte de atrás de la sala mientras cantamos el himno número 7 en tu hoja de canciones. El Dr. Cagan te llevará a un lugar tranquilo para orar. Por favor ve mientras cantamos.

Tal como soy, sin ruego que Tu sangre derramada fue,
¡Y que Tú estás llamándome, de Dios Cordero a Ti yo voy!

Tal como soy, no espero ya ninguna mancha a borrar,
¡Tu sangre sola limpiará, de Dios Cordero a Ti yo voy!
   (Traducción libre de “Just As I Am” por Charlotte Elliott, 1789-1871).

(FIN DEL SERMÓN)
Puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.realconversion.com. Oprime “Sermones en Español”.

You may email Dr. Hymers at rlhymersjr@sbcglobal.net, (Click Here) – or you may
write to him at P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015. Or phone him at (818)352-0452.

La Escritura Leída Antes del Sermón por Dr. Kreighton L. Chan: Mateo 24:37-42.
El Solo Cantado Antes del Sermón por Sr. Benjamin Kincaid Griffith:
“Christ Returneth” (por H. L. Turner, 1878).


EL BOSQUEJO DE

UNO TOMADO Y UNO DEJADO

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

“El uno será tomado, y el otro será dejado” (Mateo 24:40).

(Mateo 24:42, 37; Lucas 17:2; II Tesalonicenses 2:11;
Mateo 24:37; Juan 14:3; I Tesalonicenses 4:16-17;
II Timoteo 3:16; Hebreos 11:5; II Reyes 2:11)

I.   Primero, los verdaderos Cristianos serán tomados, Apocalipsis 11:10;
Romanos 8:7; I Reyes 22:8; Juan 15:18, 19, 25; Judas 13;
Lucas 16:26.

II.  Segundo, los que no son salvos serán dejados, Apocalipsis 16:1-21;
I Reyes 22:8.