Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros de todo el mundo, especialmente del Tercer Mundo, donde hay muy pocos seminarios teológicos o escuelas Bíblicas, si es que hay.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 40 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




CRISTO – SOLO EN GETSEMANÍ

(Contestando el Error de Calvino)

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Tarde del Día del Señor, 25 de Marzo, 2012


Quiero que volteen en su Biblia a Isaías capitulo 63. En el sermón de esta noche tendrás que prestar mucha atención. Citaré fuentes múltiples, y tengo que hacerlo en éste sermón. Así que no esperes fuegos artificiales. Esta noche no los tendremos. Hablaré sobre el Huerto de Getsemaní. Corregiré uno de los problemas en la historia de la iglesia.

Juan Calvino (1509-1564) era un gran hombre, un gran Reformador. Pero creo que cometió un error en su comentario sobre el Libro de Isaías, y eso ha manchado a casi todos los comentarios desde entonces. Ahora, yo no estoy en contra de Juan Calvino. Él era un gran teólogo y un gran comentador Bíblico. No estoy de acuerdo con todo lo que los Reformadores dijeron. Ellos eran paido-bautistas. Bautizaban infantes. Yo soy Bautista. Así que no estoy de acuerdo con ellos tocante al Bautismo, y algunas otras cosas.

Pero quiero que sepas ahora mismo que yo no estoy en contra de Juan Calvino en sí. Tengo que decir eso porque hay mucha gente Reformada que mira nuestro sitio de la red y lee estos sermones. Yo estoy de acuerdo con Lutero y Calvino y Zwingli y algunos otros sobre lo que dijeron sobre la conversión. Y creo que necesitamos estudiar a los Reformadores, a los Puritanos, y a los evangelistas del Primer Gran Despertamiento sobre el tema de la conversión.

Pero he buscado en los comentarios modernos, y con “moderno” quiero decir aquellos que comienzan en el siglo diecisiete, y he visto que casi todos ellos miran hacia atrás, a lo que Calvino dijo sobre Isaías 63:1-3, y yo creo que él estaba equivocado sobre este pasaje. Te diré por qué yo creo que él estaba equivocado. Mi texto es Isaías, capitulo 63:1-3.

“¿Quién es éste que viene de Edom, de Bosra, con vestidos rojos? ¿éste hermoso en su vestido, que marcha en la grandeza de su poder? Yo, el que hablo en justicia, grande para salvar. ¿Por qué es rojo tu vestido, y tus ropas como del que ha pisado en lagar? He pisado yo solo el lagar, y de los pueblos nadie había conmigo; los [voy a pisar] con mi ira, y los hollé con mi furor; y su sangre salpicó mis vestidos, y manché todas mis ropas” (Isaías 63:1-3).

El profeta Isaías hacía dos preguntas en este pasaje. Primero, preguntó “¿Quién es éste que viene de Edom, de Bosra, con vestidos rojos?” (v. 1). Segundo, preguntaba: “¿Por qué es rojo tu vestido, y tus ropas como del que ha pisado en lagar? (v. 2). Luego estas dos preguntas fueron contestadas, y en las respuestas aprendemos del sufrimiento del Mesías, y particularmente de Su agonía en el Huerto de Getsemaní. Este punto de vista ha sido atacado por Juan Calvino y los que siguieron su comentario. Vamos a responder en este sermón. Para ello, veamos estas dos preguntas con mayor detalle.

I. Primero, “¿Quién es éste que viene de Edom?”

El profeta Isaías pregunta, ¿Quién es éste?” Pero el Dr. John Gill (1697-1771) señaló que “Varios escritores Judíos, antiguos como modernos, interpretan esto como el Mesías….Así dice uno de sus escritores [Moses Haddarsan], ‘Cuando venga el Rey Mesías, estará vestido de púrpura…que será color como el vino…rojo como la sangre…y será la cabeza de Israel; y es esto lo que dice en Isaías 63:1, ¿por qué vistes vestidos rojos?’” El Dr. Gill luego citó a otros antiguos rabinos que dijeron que este pasaje se refiere al Mesías, tales como Abarbinel y Kimshi. Él dijo que el rabino Jarchi hablaba de la vestimenta roja del Mesías como siendo “teñida en sangre, o mojada en ella; a lo cual [el Dr. Gill dijo] está de acuerdo con la ropa de Cristo en Apocalipsis 19:13, donde se dice que Él estaba vestido de una ropa teñida en sangre, dicho capitulo es el mejor comentario sobre este pasaje…” (traducción de John Gill, D.D., An Exposition of the Old Testament, The Baptist Standard Bearer, reimpreso en 1989, tomo I, p. 368; comentarios sobre Isaías 63:1).

Albert Barnes dijo de Isaias 63:1: “La mayoría de intérpretes lo refieren al Mesias” (traducción de Albert Barnes, Barnes’ Notes on the Old and New Testaments, Baker Book House, reimpreso en 1978, tomo II, p. 368; nota sobre Isaías 63:1).

Pero Juan Calvino no estaba de acuerdo con “la mayoría de intérpretes” los antiguos rabinos y los padres de la iglesia. Calvino dijo: “Este pasaje ha sido violentamente distorsionado por los Cristianos, como si lo que se dijo se refiriere a Cristo, cuando el profeta simplemente habla de Dios mismo, y ellos han imaginado que aquí Cristo está rojo, por estar mojado en su propia sangre que derramó en la cruz. Pero el profeta no quiso decir nada de eso” (traducción de John Calvin, Commentary on the Prophet Isaiah, Baker Book House, reimpreso en 1998, tomo III, p. 337).

Pero el contemporáneo de Calvino, Martín Lutero (1483-1546), no estaba de acuerdo con Calvino. Lutero dijo: “Muchos piensan que se refiere a Cristo. Esta es nuestra opinión” (traducción de Luther’s Works, Concordia Publishing House, edición de 1972, pág. 352). Cabe recordar que Lutero tradujo la Biblia completa al Alemán. El pensamiento de Lutero fue formado por la teología Bíblica. Por lo tanto creo que es más fiable que Calvino en este pasaje particular de la Escritura.

Además, cuando Calvino dijo: “el profeta habla simplemente de Dios mismo”, ¿A qué persona de la Trinidad se refería? ¡Espero que no haya olvidado que Dios es una Trinidad! ¿El Espíritu Santo usa “vestido”? ¿Dios el Padre lleva “vestido”? Y una Exégesis Bíblica estricta del pasaje debería, al menos, tener en cuenta el hecho de que la física descripción de la persona en este punto del pasaje apunta a Cristo, la Segunda Persona de la Deidad. Además, muchos comentaristas modernos, como el Dr. Gill, dicen que la segunda mitad de Isaías 63:3 se refiere a Apocalipsis 19:15, donde Cristo “pisa el lagar del vino del furor y de la ira del Dios Todopoderoso”. Si eso es verdad, ¿por qué no la primera parte del verso también se refiere a Cristo?

El Dr. John Oswalt dijo: “Aún antes del tiempo del N.T. [Nuevo Testamento] los Judíos aplicaban este pasaje al Mesías. Tertuliano, Orígenes, San Jerónimo, y otros Padres de la Iglesia con valentía aplicaban el pasaje a Cristo...reaccionando en contra de cualquier cosa que pueda sonar a alegoría. Calvino habló enérgicamente en contra de esta interpretación, y prácticamente todos los comentaristas desde entonces le siguieron”. El Dr. Oswalt reconoció que Calvino estaba reaccionando a la alegoría. Entonces Oswalt dijo: “Pero si uno debe resistir la alegoría, también debe uno resistirse a una interpretación que no preste la debida atención al contexto en el que aparece este pasaje. Aquí...un mayor énfasis está en la soledad del Guerrero, haciendo lo que nadie más podía hacer. Por otra parte [subraya] que es el brazo de Dios por el cual la salvación aparece, y aparece en los capítulos 49-53 que el brazo de Dios es su Siervo...el pasaje es acerca de la obra del Mesías…” (traducción de John N. Oswalt, Ph.D., The Book of Isaiah, Chapters 40-66, Eerdmans Publishing Company, 1998, págs. 595-596).

Estoy de acuerdo con el Dr. Oswalt, los antiguos rabinos, los padres de la iglesia, Lutero y Spurgeon. ¡Este pasaje de la Escritura habla de Jesús el Mesías! Incluso el Dr. John MacArthur está de acuerdo con ellos. Él llama a esta Persona “Mesías” y “El Salvador” (traducción de The MacArthur Study Bible, Word Bibles, edición de 1997, págs. 1050, 1051; nota sobre Isaías 63:1,). ¿No es posible que estos hombres estaban correctos, y que Juan Calvino haya estado equivocado? Aunque Calvino fue un gran hombre, sus comentarios no eran infalibles. Solo la Biblia es infalible:

“¿Quién es éste que viene de Edom, de Bosra, con vestidos rojos? ¿éste hermoso en su vestido, que marcha en la grandeza de su poder? Yo, el que hablo en justicia, grande para salvar” (Isaías 63:1).

¡Este es Jesús el Mesías! “Yo, el que hablo en justicia, grande para salvar”.

II. Segundo, “¿Por qué es rojo tu vestido?”

Solo hay una pregunta adicional que debe ser tratada. Por favor, pónganse de pie y lean los versos dos y tres en voz alta.

“¿Por qué es rojo tu vestido, y tus ropas como del que ha pisado en lagar? He pisado yo solo el lagar, y de los pueblos nadie había conmigo; los [voy a pisar] con mi ira, y los hollé con mi furor; y su sangre salpicó mis vestidos, y manché todas mis ropas” (Isaías 63:2-3).

Se pueden sentar. Nota en el versículo tres, que la Biblia en Inglés King James dice, “He pisado yo solo el lagar” y “los [voy a pisar] con mi ira”. “He” y “lo voy” – uno en el pasado y otro en el futuro. Tratando con las palabras Hebreas, el Dr. Edward J. Young señaló que los traductores modernos y comentarios “por lo general” traducen estas palabras equivocadas, poniéndolas en el pasado (véase la NVKJ, NVI, NVAS, etc.) El Dr. Young señaló que la palabra Hebrea “waw debil,” “weak waw”, muestra que los pisoteos son en el futuro, por lo que “había dos pisoteos distintos, uno de los cuales todavía no ha ocurrido” (traducción de Edward J. Young, Ph.D., The Book of Isaiah, Eerdmans, 1993, volumen 3, p. 477). Por lo tanto, la Biblia en Inglés King James, y la Biblia de Ginebra de 1599 son las únicas Biblias populares que traducen el verso tres correctamente. Así, “había dos pisoteos distintos, uno de las cuales todavía no ha ocurrido”. ¡Estos dos pisoteos nos muestran la obra de Jesús el Mesías en Su primera venida, y en Su Segunda Venida!

He pisado yo solo el lagar”.

“Los [voy a pisar] con mi ira”.

“Había dos pisoteos distintos, uno de los cuales aún no ha ocurrido” (Edward J. Young, Ph.D., ibid.). El cual “no ha ocurrido todavía” habla de la Segunda Venida de Cristo, como Rey de Reyes y Señor de Señores.

“Los [voy a pisar] con mi ira” (Isaías 63:3b).

¡Este es Cristo en su Segunda Venida! El Apóstol Juan dijo:

“Entonces vi el cielo abierto; y he aquí un caballo blanco, y el que lo montaba se llamaba Fiel y Verdadero, y con justicia juzga y pelea. Sus ojos eran como llama de fuego, y había en su cabeza muchas diademas; y tenía un nombre escrito que ninguno conocía sino él mismo. Estaba vestido de una ropa teñida en sangre; y su nombre es: EL VERBO DE DIOS. Y los ejércitos celestiales, vestidos de lino finísimo, blanco y limpio, le seguían en caballos blancos. De su boca sale una espada aguda, para herir con ella a las naciones, y él las regirá con vara de hierro; y él pisa el lagar del vino del furor y de la ira del Dios Todopoderoso” (Apocalipsis 19:11-15).

¿Pero qué hay del primer pisar del lagar?

He pisado yo solo el lagar, y de los pueblos nadie había conmigo...” (Isaías 63:3a).

Sólo hay una posibilidad de esto ocurriendo en la vida de Cristo, en Su primera venida. Es el momento cuando Él sufrió en el Huerto de Getsemaní.

“¿Por qué es rojo tu vestido, y tus ropas como del que ha pisado en lagar? He pisado yo solo el lagar, y de los pueblos nadie había conmigo...” (Isaías 63:2-3a).

“¿Por qué es rojo tu vestido, y tus ropas como del que ha pisado en lagar?” Aquí está la respuesta:

“Y estando en agonía, oraba más intensamente; y era su sudor como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra”
       (Lucas 22:44).

¡La sangre en Su vestido es del sudor ensangrentado! El profeta pregunta:

“¿Por qué es rojo tu vestido, y tus ropas como del que ha pisado en lagar? (Isaías 63:2).

Jesús responde:

“He pisado yo solo el lagar, y de los pueblos nadie había conmigo...” (Isaías 63:3).

Los Discípulos se habían dormido a la orilla de Huerto. Jesús estaba solo en la oscuridad de Getsemaní.

Hablando sobre ese texto Spurgeon dijo que Jesús, en el Huerto de Getsemaní:

La carga toda la llevó,
Con fuerza y nada la faltó.

¡Mi alma, medita en el Glorioso que pisa el lagar! Esos pecados que te hubieran aplastado en pedazos, tuvo que pisar bajo sus pies. ¡Cómo debe haber lastimado su talón al pisar los pecados! Oh con que poder debe haber pisado esos crímenes tuyos, ¡haciéndolos menos que nada! Cómo forzó de él, no sudor como el nuestro, sino gotas de sangre, cuando él pudo decir: “He pisado yo solo el lagar” (traducción de C. H. Spurgeon, “The Single-Handed Conquest,” The New Park Street Pulpit, Pilgrim Publications, reimpreso 1976, página 195).

Hablando de nuevo sobre Isaías 63:1, Spurgeon dijo:

Los comentadores y expositores casi universalmente niegan que este texto se pueda usar como refiriéndose a la pasión de nuestro Señor. Nos dicen que para hacerlo tendríamos que torcer la Escriture de su significado obvio; que de cualquier modo sería una mera acomodación del pasaje. Ahora, yo me paro en la batalla, y niego dicha suposición. La iglesia por un instinto santo ha referido el pasaje a la primera y segunda venidas de nuestro Señor, y no ha estado equivocada (Traducción de C. H. Spurgeon, “Who is This?”, The Metropolitan Tabernacle Pulpit, Pilgrim Publications, reimpresión de 1974, tomo 33, p. 86).

Yo creo que la primera mitad de Isaías 63:3 habla de Cristo en el Huerto de Getsemaní.

El Dr. John R. Rice dijo: “Miras la agonía de Jesús en [Lucas 22] verso 44”, ‘era su sudor como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra’. Suponemos que la presión, la tensión, el dolor, la carga de los pecados del mundo, estaban a punto de matarlo. Los capilares estaban a punto de estallar...la sangre fluía a través de las glándulas de sudor...en todo caso, recordemos que los sufrimientos de Jesús por los pecados del mundo no eran simplemente solo los sufrimientos de la cruz” (traducción de John R. Rice, D.D., The Son of Man: A Verse-by-verse Commentary on the Gospel According to Luke, Sword of the Lord Publishers, 1971, pág. 519; nota sobre Lucas 22:44).

Allí solo en el Huerto de Getsemaní Jesús cargó nuestros pecados, “más Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros” (Isaías 53:6). Jesús cargó nuestros pecados y los llevó a la Cruz al día siguiente:

“Quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero” (I Pedro 2:24).

¡Oh, Salvador, sudando sudor de sangre en Getsemaní, Tu vestido está empapado en sangre! ¡Cómo te damos gracias por haber llevado nuestros pecados del Huerto a la Cruz! ¡Ahora sabemos que todos nuestros pecados han sido expiados por Tu sufrimiento y Tu muerte! Ahora sabemos la respuesta a la pregunta del profeta:

“¿Por qué es rojo tu vestido, y tus ropas como del que ha pisado en lagar?” (Isaías 63:2).

Y escuchamos la respuesta:

“He pisado yo solo el lagar, y de los pueblos nadie había conmigo...” (Isaías 63:3).

¡Ahora sabemos que Tu vestido estaba rojo por Tu sudor ensangrentado! ¡Cuántos nos amaste para sufrir así!

El mundo entero,
   No será dádiva digna de ofrecer;
Amor tan grande y sin igual,
   En cambio exige todo el ser.
(Traducción libre de “When I Survey the Wondrous Cross”
   por Dr. Isaac Watts, 1674-1748).

Pecador, ¿confiarás en Jesús? ¿Vas a confiar en Él y serás salvo esta noche? ¿Dirás con el Dr. Watts, “Amor tan grande y sin igual, en cambio exige todo el ser”?

(FIN DEL SERMÓN)
Puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.realconversion.com. Oprime “Sermones en Español”.

You may email Dr. Hymers at rlhymersjr@sbcglobal.net, (Click Here) – or you may
write to him at P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015. Or phone him at (818)352-0452.

La Escritura Leída Antes del Sermón por Dr. Kreighton L. Chan: Lucas 22:39-44; Isaías 63:1-3.
El Solo Cantado Antes del Sermón por Sr. Benjamin Kincaid Griffith:
“‘Tis Midnight, and on Olive’s Brow” (por William B. Tappan, 1794-1849).


EL BOSQUEJO DE

CRISTO – SOLO EN GETSEMANÍ

(Contestando el Error de Calvino)

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

“¿Quién es éste que viene de Edom, de Bosra, con vestidos rojos? ¿éste hermoso en su vestido, que marcha en la grandeza de su poder? Yo, el que hablo en justicia, grande para salvar. ¿Por qué es rojo tu vestido, y tus ropas como del que ha pisado en lagar? He pisado yo solo el lagar, y de los pueblos nadie había conmigo; los [voy a pisar] con mi ira, y los hollé con mi furor; y su sangre salpicó mis vestidos, y manché todas mis ropas” (Isaías 63:1-3).

I.   Primero, “¿Quién es éste que viene de Edom?” Isaías 63:1;
Apocalipsis 19:13, 15.

II.  Segundo, “¿Por qué es rojo tu vestido?” Isaías 63:2-3;
Apocalipsis 19:11-15; Lucas 22:44; Isaías 53:6; I Pedro 2:24.