Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros de todo el mundo, especialmente del Tercer Mundo, donde hay muy pocos seminarios teológicos o escuelas Bíblicas, si es que hay.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 40 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




¡CORRIGIENDO EL CRISTIANISMO SIN CRISTO!

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Mañana del Día del Señor, 25 de Marzo, 2012

“Pues me propuse no saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo, y a éste crucificado” (I Corintios 2:2).


Mi sermón esta mañana se titula, “¡Corrigiendo El Cristianismo Sin Cristo!” El Señor Jesucristo está siendo excluido de nuestras iglesias. Casi nunca escuchas sermones sobre Jesucristo, y a éste crucificado en estos días malos. Pocos sermones son predicados sobre Cristo hoy en día, y menos aún sobre Su crucifixión. ¿Dónde escuchamos sermones hoy sobre Jesucristo, o sobre Su crucifixión? ¡Aún durante la Semana Santa los predicadores más modernos no se enfocan en la pasión de Cristo! En esta época apostatada Cristo se queda fuera de nuestras iglesias. ¡Él está fuera de las puertas de la iglesia, excluido, como lo fue en la iglesia de Laodicea!

El Dr. Michael Horton ha escrito un libro llamado “Cristianismo Sin Cristo” (Baker Books, 2008). El Dr. Horton dijo que la mayoría de los predicadores de hoy dejan a Cristo crucificado fuera de sus sermones. Él dijo:

El Cristianismo sin Cristo está [en todos lados] cruzando el espectro conservador-liberal y todas las denominaciones…Es fácil distraerse de Cristo como la única esperanza para los pecadores. Donde todo se mide por nuestra felicidad en lugar de la santidad de Dios, el sentido de que somos pecadores pasa a ser secundario, si no ofensivo…Yo creo que la iglesia en Estados Unidos hoy está tan obsesionada con ser práctica, relevante, útil, con éxito, y...aceptada que casi es un reflejo del mundo mismo...No hay nada que no se pueda encontrar en la mayoría de las iglesias de hoy que no podría ser satisfecho por cualquier número de programas seculares y los grupos de autoayuda (traducción de Christless Christianity, págs. 26, 15-17).

El Dr. Horton entonces citó los temas de sermones dados en un folleto de una iglesia conservadora Bautista.

“Como Sentirte Bien Contigo Mismo”
“Como Vencer la Depresión”
“Como Tener Una Vida Plena y Exitosa”
“Aprendiendo a Manejar Tu Dinero Sin que El te Maneje a Ti”
“Los Secretos de una Vida Familiar Exitosa”
“Como Vencer el Estrés” (ibíd., pág. 49).

Cristo, y a éste crucificado no es mencionado. ¡Ay de cualquier iglesia donde Cristo no es bienvenido!

Incluso en las iglesias conservadoras, donde se enseña la Biblia verso por verso, los versos son invariables sobre enseñar a la gente como tener vidas felices y exitosas. Hoy en día casi nunca se oye la antigua ley y la predicación del Evangelio. Casi nunca oímos de un pastor que diga:

“Pues me propuse no saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo, y a éste crucificado” (I Corintios 2:2).

¡Qué Dios nos ayude! Lo que Cristo dijo a la iglesia de Laodicea describe muchas iglesias de hoy:

“Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca. Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo”
       (Apocalipsis 3:17).

Cuando yo era adolescente la gente manejaba muchas millas para escuchar grandes predicadores del Evangelio como el Dr. R. G. Lee y el Dr. W. A. Criswell. En aquel entonces el mensaje de la Cruz de Cristo era central. Pero hoy en día muchas iglesias se están convirtiendo a la música pop para llenar sus santuarios. Rick Warren está promoviendo la Iglesia con Propósito. Sus métodos incluyen:

1.  Música de rock, y aún música de rock pesado.
2.  Nada de himnos tradicionales.
3.  Remplazando el piano con instrumentos de música pesada.
4.  Vestirse casual en los servicios de adoración.
5.  No servicio de oración.
6.  Traducciones modernas de la Biblia.
7.  Las palabras “iglesia” y “Bautista” removidas del nombre de la iglesia.
8.  La eliminación de la predicación del Evangelio centrado en Cristo,
      y a éste crucificado.
9.  Las palabras “salvo,” “perdido,” “Infierno,” “Sangre,” y “nacido de nuevo”
      removidas de los sermones.
10. Cambiando “perdido” y “salvo” a “con iglesia” y “sin iglesia”.

Estos sermones están diluidos a charlas de motivación. No hay sermones completos sobre Jesucristo, y a éste crucificado.

El 23 de Mayo del 2005, en el Foro Pew sobre Religión y Vida Pública, Rick Warren dijo: “La palabra ‘fundamentalista’ en realidad viene de un documento en la década de 1920 llamado ‘los Cinco Fundamentos de la Fe’. Y es un punto de vista muy legalista y estrecho del Cristianismo.” ¿Qué objetó de esos folletos? Se opuso a los siguientes puntos, que fueron el foco de “los Fundamentos”. Él llamó esos puntos “legalistas” y “estrechos” –

1.  La inerrancia y completa autoridad de la Biblia.
2.  El nacimiento virginal y la completa Deidad de Jesucristo.
3.  La resurrección corporal de Jesucristo de entre los muertos.
4.  La muerte vicaria, expiatoria de Cristo en la Cruz.
5.  La literal segunda venida de Jesucristo.

Esos son los temas de “los Cinco Fundamentos” que Rick Warren llamó, “legalistas” y “estrechos”. Bueno, si los que creen en esas doctrinas Bíblicas históricas son legalistas y de punto de vista estrechos, ¡ponme como uno de ellos! ¡Estoy de acuerdo con cada uno de ellos! Y ponme como un predicador que todavía “me propuse no saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo, y a éste crucificado”. “En la Cruz”. ¡Cántala!

En la cruz, en la cruz,
   Sea allí mi gloria,
Hasta que el rio al cruzar
   Mi alma descanse.
(Traducción libre de “Near the Cross” por Fanny J. Crosby, 1820-1915).

Spurgeon, el “Príncipe de los Predicadores”, dijo, “La mentira más grande jamás contada del Diablo fue que las iglesias pueden ganar almas con el entretenimiento”. ¡Fuera con Rick Warren y su necedad del “Propósito”! No necesitamos el movimiento del “Propósito” Necesitamos escuchar predicación sobre “Jesucristo, y a éste crucificado”. ¡Cántala de nuevo!

En la cruz, en la cruz,
   Sea allí mi gloria,
Hasta que el rio al cruzar
   Mi alma descanse.

“Jesucristo, y a éste crucificado” es el tema más importante de la Biblia. Después de haberse levantado de entre los muertos, Jesús le dijo a Sus seguidores,

“¡Oh insensatos, y tardos de corazón para creer todo lo que los profetas han dicho! ¿No era necesario que el Cristo padeciera estas cosas, y que entrara en su gloria? Y comenzando desde Moisés, y siguiendo por todos los profetas, les declaraba en todas las Escrituras lo que de él decían” (Lucas 24:25-27).

“Les declaraba en todas las Escrituras lo que de él decían”. Él estaba declarando las Escrituras del Viejo Testamento. ¡Debemos hacer lo mismo! De cada libro del Viejo Testamento, y del Nuevo, debemos “declarar en todas las Escrituras lo que de él decían”. ¿Cristianismo sin Cristo? ¡Fuera de nuestras iglesias y nuestros púlpitos! ¡Declaremos “lo que de él decían” en cada servicio – a los pecadores y a los santos! Sí, ¡los Cristianos necesitan escuchar sermones sobre Jesucristo, y a éste crucificado! Yo estoy en completo acuerdo con esa canción, “De Amor Será la Historia”.

De amor será mi historia, A quien ya la escuchó
   Pues está tan atento como el que no la oyó.
Y al estar en gloria, mi nuevo canto será,
   La vieja, vieja historia que siempre sonará.

¡Cántalo!

De amor será mi historia, Será mi tema en gloria,
   Diré la vieja historia del amor de Jesús.
(Traducción libre de “I Love to Tell the Story”
   por A. Catherine Hankey, 1834-1911).

“La Iglesia con Propósito” de Rick Warren no es el único error de hoy. El “evangelio de la prosperidad” ahora está arruinando a nuestras iglesias también. Es promocionado por Kenneth Copeland, T. D. Jakes, Benny Hinn, Joyce Meyer, y Joel Osteen. Millones de personas ven estos predicadores en la televisión. Kenneth Copeland dijo: “Tú no tienes un Dios vivo dentro de ti. Tú eres uno. Eres parte integral de Dios”. ¡Tú eres Dios! ¡Qué herejía! ¡Y la gente cree esa basura! Estos predicadores predican el falso evangelio de “Dios te ama de todas maneras”. El Dr. Horton dijo: “No hay necesidad de Cristo como nuestro mediador ya que Dios nunca es tan santo y nosotros no somos tan moralmente perversos como para exigir nada menos que la muerte de Cristo en nuestro lugar. Dios es nuestro amigo. Él sólo quiere que seamos felices” (Horton, ibid., Págs. 71, 72). Si piensas que él está equivocado, escucha lo que Joel Osteen, dijo en una entrevista con Larry King, el 20 de junio del 2005.

Osteen dijo que no estaba seguro de lo que le sucedería a la gente que rechaza a Cristo. King [entonces le preguntó] sobre los Judíos, Musulmanes, y otros no Cristianos. “Ellos están equivocados, ¿verdad?” [King preguntó]. Osteen respondió, “Bueno, yo no sé si creo que están equivocados…Pero creo que solo Dios va a juzgar el corazón de las personas. Yo pasé mucho tiempo en India con mi padre. Yo no sé todo sobre la religión de ellos pero yo sé que aman a Dios. No sé. Yo he visto la sinceridad de ellos. No sé” (citado en Horton, ibíd., pp. 74, 75).

“No estoy seguro” que le va a suceder a la gente que rechaza a Cristo. “No sé” que le va a suceder a la gente que rechaza a Cristo. “¡No sé si la gente necesita a Cristo o no!” Qué diferente es el mensaje del Sr. Osteen al de Cristo, quien dijo: “Nadie viene al Padre, sino por mí” (Juan 14:6). El Sr. Osteen no sabe pero yo sé. Yo sé lo que la Palabra de Dios dice:

“Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios”
      (I Corintios 1:18).

“Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa”
       (Hechos 16:31).

“Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos”
       (Hechos 4:12).

Es por eso que “me propuse no saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo, y a éste crucificado” (I Corintios 2:2). “En la Cruz”. ¡Cántala de nuevo!

En la cruz, en la cruz,
   Sea allí mi gloria,
Hasta que el rio al cruzar
   Mi alma descanse.

En estos días extraños de apostasía, el mensaje de la Cruz es raramente predicado, aún en las iglesias más conservadoras que creen la Biblia. Casi siempre es un sermón dado a los Cristianos – como si todos allí fueran salvos – ¡como si los Cristianos mismos no necesitaran oír el mensaje de la Cruz! Así la gente en esas iglesias frecuentemente es muy débil en la fe. Después de décadas de escuchar estudios Bíblicos verso por verso y sermones de motivación, pocos de ellos tienen el amor abnegado de Cristo. ¡Qué diferencia con los Cristianos del primer siglo, que escuchaban constantemente el mensaje de Cristo y la Cruz! ¿Cuántos pueden decir hoy,

“Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí” (Gálatas 2:20)?

¿Cuántos pueden decir,

“Pero lejos esté de mí gloriarme, sino en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por quien el mundo me es crucificado a mí, y yo al mundo” (Gálatas 6:14)?

¡Qué Dios nos ayude! El mensaje de Cristo, y a éste crucificado debe ser predicado de nuevo en nuestros púlpitos! ¡No hay esperanza para nadie sin Jesucristo, y a éste crucificado! “¡Cerca de la Cruz! O Cordero de Dios”. ¡Cántala!

Cerca de la cruz, Jesús,
   Sus escenas tráeme;
Ayúdame a andar
   Cubierto en su sombra.
En la cruz, en la cruz,
   Sea allí mi gloria,
Hasta que el rio al cruzar
   Mi alma descanse.
(Traducción libre de “Near the Cross” por Fanny J. Crosby, 1820-1915).

La última vez que mi pastor, el Dr. Timothy Lin, habló en nuestra iglesia él tenía 98 años de edad. Él me dijo algo que sigue volviendo a mí. Él me dijo: “Yo creo que Dios me ha dicho que tu iglesia tiene que alcanzar a otros”, algo así. No le presté mucha atención a él en ese momento. Pensé que estábamos haciendo lo suficiente para alcanzar a otros. Así que me olvidé de lo que el Dr. Lin dijo. Pero el pasado Martes por la noche parecía que Dios me decía: “Él estaba correcto, sabes. Es por eso que estoy bendiciendo tu ministerio en el Internet”. ¡Estaba tan emocionado por ese pensamiento que me decidí, en ese mismo momento, predicar este mensaje que estoy dando esta mañana!

Sí, nuestra iglesia está haciendo un gran evangelismo aquí en Los Ángeles. Tú sales a las calles y centros comerciales y universidades y traes a los perdidos a todos los servicios para escuchar la predicación del Evangelio de Cristo. Sí, estamos haciendo un buen trabajo de dar el mensaje de la Cruz aquí en Los Ángeles. Pero debemos llegar a todo el mundo por medio del Internet. Nuestros sermones sobre Jesucristo, y a éste crucificado ya están nuestro sitio web en 16 idiomas, y estamos agregando dos idiomas más la próxima semana. Planeamos tener los sermones en 20 idiomas para finales del verano, o antes. La próxima semana nuestros sermones sobre Cristo crucificado estarán en nuestro sitio web en 18 idiomas, en Inglés, Español, Ruso, Francés, Polaco, Urdu (Pakistán), Hindi (India), Laos, Tagalo (Filipinas), Birmano, Coreano, Japonés, Indonesio, Chino simplificado, Chino tradicional, Armenio, Camboyano, y Árabe. Nuestros registros indican que estos sermones van a 168 naciones del mundo – de Suazilandia a Nepal, desde Bangladesh a Islandia, desde Portugal hasta Afganistán, desde Etiopía hasta Hungría, desde Marruecos hasta la Costa de Marfil, de Tailandia a Líbano, desde Suiza a Rumania, desde Taiwán a China Continental, desde Costa Rica hasta Malasia, desde Rusia hasta España, desde Corea hasta Polonia, desde Indonesia hasta México, desde Australia hasta Alemania, desde Ucrania a Francia, del Reino Unido a Japón, y Puerto Rico, Kuwait, Italia, Arabia Saudita, Birmania, Egipto, Emiratos Árabes Unidos, Irlanda, Uganda, Jordania, Israel, Marruecos, Nueva Zelanda, Madagascar, Argelia, Haití, Malawi, Chipre y las islas del mar, ¡a más de 160 naciones de la tierra! ¡A Dios sea la gloria! ¡Las grandes cosas que ha hecho! ¡La Doxología! ¡Cántala!

A Dios el Padre celestial,
   Al Hijo nuestro redentor;
Y al eternal Consolador;
   Unidos todos alabad. Amén.
(Traducción libre de “The Doxology” por Thomas Ken, 1637-1711).

Predicadores nativos de estas tierras toman estos sermones en sus propios idiomas y los predican a su gente en naciones como Irán, donde ningún misionero del habla Inglesa puede ir. Muchos Cristianos se preocupan porque el “evangelio de la prosperidad” se esparce en el Tercer Mundo. Pero nuestros sermones sobre Jesucristo, y a éste crucificado están en nuestro sitio web en 18 idiomas llegando literalmente a miles de predicadores nativos en lugares donde ninguno de nuestros misioneros puede ir. Estos predicadores nativos son nuestros misioneros – ellos predican los sermones de nuestro sitio web a su gente, en su idioma.

Desde las montañas de Islandia, desde el coral de India,
Donde las fuentes de África fluyen a las arenas,
Desde los ríos antiguos, desde las palmas y playas,
Nos llaman a librar Su tierra de las cadenas del error.

¿Nosotros iluminados con la sabiduría de lo alto,
Les negaremos la lámpara de la vida?
¡Salvación! ¡Salvación! El son de gozo proclamad,
Hasta que la nación más pequeña aprenda el nombre del Mesías.
   (Traducción de “From Greenland’s Icy Mountains”
     por Reginald Heber, 1783-1826).

Y te digo atrevidamente a ti que estás viendo este video o estás leyendo el manuscrito de este sermón: “Ven y ayúdanos”. Estamos casi al fin de lo que nuestra iglesia puede hacer, aquí en la ciudad central de Los Ángeles. Si amas el mensaje de la Cruz, que predicamos, te ruego esta mañana, envíanos un mensaje electrónico y dinos que te volverás socio con nosotros enviando $50 cada mes para ayudarnos a añadir más idiomas, para alcanzar a más almas perdidas con el bendito Evangelio de “Jesucristo, y a éste crucificado”. Que Dios te bendiga por orar y apoyarnos financieramente en este gran alcance mundial. ¡Amén y amén! “En la Cruz”. ¡Cántala!

En la cruz, en la cruz,
   Sea allí mi gloria,
Hasta que el rio al cruzar
   Mi alma descanse.

Si estás aquí esta mañana, pero aun no eres salvo, te pido que confíes en Jesús, el Salvador crucificado. El murió en la Cruz para pagar la pena de tu pecado. Él derramó Su sangre preciosa para lavarte de todo pecado. Él resucitó de los muertos y ascendió de nuevo al Cielo para orar por ti, y para darte vida eterna. Arrepiéntete y confía en Jesús. Él salvará tu alma para todo el tiempo, y toda la eternidad.

Vamos a cantar “¡Cerca de la Cruz! O Cordero de Dios”. Mientras nosotros cantamos sal de tu asiento y ve atrás del auditorio. Nuestro diácono Dr. Cagan, y yo iremos a hablar contigo acerca de confiar en Jesús.

Cerca de la cruz, Jesús,
   Sus escenas tráeme;
Ayúdame a andar
   Cubierto en su sombra.
En la cruz, en la cruz,
   Sea allí mi gloria,
Hasta que el rio al cruzar
   Mi alma descanse.

(FIN DEL SERMÓN)
Puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.realconversion.com. Oprime “Sermones en Español”.

You may email Dr. Hymers at rlhymersjr@sbcglobal.net, (Click Here) – or you may
write to him at P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015. Or phone him at (818)352-0452.

La Escritura Leída Antes del Sermón por el Dr. Kreighton L. Chan: I Corintios 1:18-24.
El Solo Cantado Antes del Sermón por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith:
“The Old Rugged Cross” (por George Bennard, 1873-1958).