Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros de todo el mundo, especialmente del Tercer Mundo, donde hay muy pocos seminarios teológicos o escuelas Bíblicas, si es que hay.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 40 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




POR QUÉ LA DOCTRINA DE LOS ÁNGELES
ES DESCUIDADA EN LOS ÚLTIMOS DÍAS

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Mañana del Día del Señor, 15 de Enero, 2012

“Que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina. Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas” (II Timoteo 4:2-4).


Billy Graham dijo: “Yo nunca he oído a nadie predicar un sermón sobre los ángeles...me he preguntado, ¿por qué este descuido? ¿Por qué hemos ignorado las grandes enseñanzas bíblicas acerca de los ángeles?” (traducción de Angels: God’s Secret Agents, Doubleday and Company, 1975, p. 17).

Graham señaló entonces que todos los libros de teología sistemática tienen secciones dedicadas a los ángeles. Pero no escuchamos esta doctrina predicada en los púlpitos de hoy.

No estoy de acuerdo con Billy Graham en varios temas, especialmente en relación con el “decisionismo”. Pero Graham hizo una buena pregunta cuando dijo: “Nunca he oído a nadie predicar un sermón sobre los ángeles...¿por qué este descuido? ¿Por qué hemos ignorado las enseñanzas bíblicas acerca de los ángeles?” En mi sermón “¡Los Ángeles Están Con Nosotros!” (oprime aquí para leerlo) he señalado dos de las razones: (1) Muchos predicadores no han sido convertidos, y (2) muchos otros no han sido llamados a predicar. No se puede esperar que pastores en esa condición vean la necesidad de hablar sobre las cosas espirituales.

Pero hay aun más que eso. Esta es una época centrada en el hombre. La mayoría de la gente no está interesada en lo que Dios ha revelado en la Biblia acerca de las cosas espirituales. Están centrados en el hombre en lugar de centrarse en Dios. Sólo están interesados en sí mismos, y en lo que pueden ver y sentir en el mundo material. Eso sin duda incluye a un gran número de gente de iglesia hoy en día.

En su penetrante ensayo, “El Mundo de la Biblia es el Mundo Real,” el Dr. A. W. Tozer dijo:

      Al leer las Escrituras la persona sensible sentirá la marcada diferencia entre el mundo como la Biblia lo revela y el mundo tal como es concebido por la gente religiosa de hoy. Y el contraste no es a nuestro favor...Jacob vio una escalera apoyada en la tierra y a Dios de pie encima de ella y los ángeles ascendían y descendían de ella. Abraham y Balaam y Manoa como muchos otros se encontraron con los ángeles de Dios y conversaron con ellos...los ángeles estuvieron presentes para contar del nacimiento venidero de Jesús, y para celebrar el nacimiento cuando se llevó a cabo en Belén, los ángeles consolaron a nuestro Señor cuando Él oró en Getsemaní; los ángeles son mencionados en algunas de las epístolas inspiradas, y el Libro de Apocalipsis brilla con la presencia de de criaturas extrañas y hermosas atentas a los asuntos de la tierra y el cielo…
      Sí, el mundo real es un mundo poblado. Los ojos ciegos de los Cristianos modernos no pueden ver lo invisible pero eso no destruye la realidad de la creación espiritual (traducción de A. W. Tozer, D.D., “The Bible World is the Real World,” Of God and Men, Christian Publications, 1960, pp. 116-117).

A lo único que hago excepción es que estos “Cristianos modernos” no son Cristianos para nada – en ningún sentido de la palabra. Los “ojos de su entendimiento” nunca se han abierto. Esto demuestra que no han experimentado el nuevo nacimiento. El Apóstol Pablo describió los llamados “Cristianos” en los versículos tres y cuatro de nuestro texto.

“Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas” (II Timoteo 4:3-4).

La Bíblia del Estudio de Profecía [Prophecy Study Bible] da estos comentarios sobre nuestro texto:

Pablo...ofrece más advertencias a los últimos días de la Era de la Iglesia. La palabra “sufrir” tiene el significado básico de “apoyar”... De este modo, llegará un momento en que la mayoría dentro de la Iglesia no apoyará la enseñanza de la doctrina sana o saludable. La palabra “concupiscencia” significa simplemente “fuerte deseo”, pero en este contexto tiene una connotación negativa. Una tolerancia de la falsa doctrina proviene de los deseos o sentimientos de las personas que no quieren seguir la Palabra de Dios. Estos miembros de la iglesia se dice que tienen “comezón de oír”, que significa que quieren que sus predicadores sólo digan chistes. Ellos no quieren escuchar la instrucción de la sana doctrina, ni tampoco serán satisfechos por la Palabra de Dios, por lo que se sentirán atraídos por las ideas humanas y fábulas para llenar el vacío (traducción de The Tim LaHaye Prophecy Study Bible, AMG Publishers, 2000, p. 1304; nota sobre II Timoteo 4:3-4).

La mayoría de las congregaciones en los “últimos días” están dominadas por personas no convertidas, que constituyen la mayoría de los asistentes. El predicador sólo puede hablar de “cosas felices”. Como La Bíblia del Estudio de Profecía dice: “Ellos quieren que sus predicadores solo digan chistes”. ¡Si el pastor dice que las personas son pecadoras o están mal él perderá a muchas de ellas! ¡Es por eso que muchos predicadores tienen miedo de hablar la verdad! Como la mayoría de la gente en la congregación no han nacido de nuevo no quieren oír sobre redargüir, reprender, exhortar (II Timoteo 4:2). “Ellos no sufrirán la sana doctrina” (II Timoteo 4:3). Es por eso que muchos predicadores se vuelven a las “fábulas” (II Timoteo 4:4), tal como la psicología popular, el pensar positivamente, el evangelio de la prosperidad, y la predicación de “motivación”, y también “exposiciones” Bíblicas que no “redarguyen”, “reprenden”, ni “exhortan” a su gente (mira Christless Christianity por Dr. Michael Horton, Baker Books, 2008).

Los ángeles no son lo único que queda fuera de la predicación de hoy. ¿Cuándo oímos sermones completos sobre el pecado, el Infierno, Satanás, los demonios, la Sangre de Cristo, o Jesucristo Mismo? Casi nunca escuchamos sermones enteros sobre la expiación de Cristo en la Cruz. ¡Casi nunca escuchamos sermones completos centrados en Jesucristo mismo! ¡Casi nunca escuchamos sermones completos sobre el nuevo nacimiento! ¡Sin duda estamos viviendo en los últimos días! ¡Sin duda estamos viviendo en el tiempo profetizado en II Timoteo 4:2-4!

“Que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina. Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas” (II Timoteo 4:2-4).

Los estudios de auto-ayuda, mensajes de motivación, y los estudios de la Biblia verso por verso es todo lo que escuchamos en nuestros púlpitos en los últimos días, en los cuales vivimos. ¡El estudio de la Biblia verso por verso no es lo que nuestros antepasados escucharon en los tres grandes despertamientos de los siglos 18 y 19! ¡Quitemos esas “exposiciones” de la faz de la tierra! ¡Las hemos escuchado por décadas y no nos han ayudado! ¡Necesitamos carne, carne doctrinal, carne de la Santa Palabra de Dios!

La Biblia tiene mucho que decir acerca de la doctrina de los ángeles – ¡y tú tienes que escucharla hoy! El Dr. P. B. Fitzwater fue catedrático de teología sistemática en el Instituto Bíblico Moody por muchos años [Moody Bible Institute]. Estoy sacando dos puntos sobre este tema [del libro de Teología] Christian Theology: A Systematic Presentation del Dr. P. B. Fitzwater (Eerdmans Publishing Company, 1958 edición, pp. 255-257).

I. Primero, los ángeles ministran a los que son herederos de la salvación.

El Dr. Fitzwater citó Hebreos 1:13-14, “Pues, ¿a cuál de los ángeles dijo Dios jamás: Siéntate a mi diestra, Hasta que ponga tus enemigos por estrado de tus pies? ¿No son todos espíritus ministradores, enviados para servicio a favor de los que serán herederos de la salvación?” (Hebreos 1:13-14). El Dr. Fitzwater dijo: “Aquí directamente se afirma [que los ángeles] ministran a favor de los hijos de Dios. No se declara que haya un ángel definido para cada creyente. Es suficiente saber que existe este ministerio para los salvos. Los ángeles parecen tener un interés particular en los jóvenes creyentes. ‘Mirad que no menospreciéis a uno de estos pequeños; porque os digo que sus ángeles en los cielos ven siempre el rostro de mi Padre que está en los cielos’ (Mateo 18:10). Este interés es en guardar las necesidades de los [Cristianos] inmaduros. Los jóvenes tienen las necesidades más críticas. Ellos deben vivir sus vidas en un mundo de maldad. Es una bendición saber que Dios tiene una preocupación especial por el joven creyente y que Él por lo tanto proporciona el ministerio necesario para ellos por [los ángeles]”.

Las manifestaciones de la ayuda angelical también se están produciendo en los lugares donde los Cristianos son perseguidos por su fe. En los países Musulmanes, y los países Comunistas, se oye de ángeles que ministran a los que son “herederos de la salvación”. Los ángeles suelen ayudar a los Cristianos perseguidos en tiempos de peligro.

Aunque no estoy de acuerdo con Billy Graham en la separación, el decisionismo y algunos otros temas, encontré su libro sobre los ángeles muy refrescante. Billy Graham dijo: “Los misioneros de los siglos dieciocho y diecinueve han reportado muchos incidentes maravillosos donde los ángeles parecían ayudarles a proclamar el evangelio” (ibid.).

Pero la ayuda angelical no ha sido limitada solamente al pasado. Hoy día, en muchos países donde se prohíbe el Evangelio, los Cristianos han encontrado ayuda a través del ministerio de los ángeles. Informes de ayuda angelical nos viene de China, India, Irán, Pakistán, Indonesia, el norte de África y otras partes del Tercer Mundo. Un trabajador nativo Cristiano en China dijo que los estadounidenses a menudo está cegados al ministerio de los ángeles ya que, “Si piensas que eres fuerte y rico, no habrá milagros a tu alrededor”.

Mientras América sigue decayendo, el tiempo se acerca cuando los Cristianos verdaderos aquí también verán su necesidad de ayuda angelical en medio del peligro y la persecución. En los días malos que vienen un remanente de Cristianos verdaderos aquí también verá que solo Dios los puede ayudar.

II. Segundo, los ángeles ejecutan juicio sobre los enemigos de Dios.

El Dr. Fitzwater citó Hechos 12:23, “Al momento un ángel del Señor le hirió, por cuanto no dio la gloria a Dios; y expiró comido de gusanos” (Hechos 12:23). El Dr. Fitzwater dijo: “El malvado Herodes fue herido por el ángel del Señor, porque él no dio la gloria a Dios. ‘Y aconteció que aquella misma noche salió el ángel de Jehová, y mató en el campamento de los asirios a ciento ochenta y cinco mil; y cuando se levantaron por la mañana, he aquí que todo era cuerpos de muertos’ (II Reyes 19:35). En respuesta a la oración del rey, el ángel del Señor fue enviado a herir al ejército Asirio, dando libertad a Israel”.

El Dr. Fitzwater continuó diciendo, “[Los ángeles] reúnen a los elegidos de Dios y ejecutan juicio sobre los impíos”. ‘Así será al fin del siglo: saldrán los ángeles, y apartarán a los malos de entre los justos, y los echarán en el horno de fuego; allí será el lloro y el crujir de dientes’ (Mateo 13: 49-50). Por los ángeles los malos serán separados de los justos...En este ministerio de juicio no es posible el fracaso; no hay ningún recurso del hombre que pueda retrasar o impedir su ministerio” (ibid.).

Si tú no estás entre los elegidos puedes estar seguro que los ángeles te separarán de entre los justos, y te echarán al fuego del Infierno, donde llorarás y crujirás los dientes por toda la eternidad.

¡Oh, que eso no te pase a ti! Que ahora te voltees de tu incredulidad a Jesús. Él sufrió y murió en la Cruz para pagar el castigo por tu pecado. Él derramó Su Sangre para limpiarte de todo pecado. ¡Él ascendió a la diestra de Dios y está disponible para ti ahora! Ven a Él. Confía en Él. “Él te salva, Él te salva, Él te salvará”.

En tiempo así, eres tú salvo,
   En tiempo así, tienes un ancla;
Seguro está, seguro está
   ¡Que tu ancla esté en la Roca que es Jesús!
Jesús la Roca, seguro es;
   ¡Jesús la Roca, solo Él lo es!
Seguro está, seguro está
   ¡Que tu ancla esté en la Roca que es Jesús!
(Traducción libre de “In Times Like These” por Ruth Caye Jones, 1902-1972).

En Jesús pon tus ojos,
   Tan lleno de gracia y amor,
Y lo terrenal sin valor será,
   A la luz del glorioso Señor.
(Traducción libre de “Turn Your Eyes Upon Jesus”
   por Helen H. Lemmel, 1863-1961).

“En Jesús pon tus ojos”. ¡Tú lo necesitas! Sólo Jesús puede salvarte de tu pecado. Pero para confiar en Jesús tú debes dejar de confiar en ti mismo. Spurgeon dijo: “Confía en Jesús, y serás salvo. Confía en ti mismo, y te perderás”. Algunos de ustedes han estado confiando en ustedes mismos. Te pido que vengas a Jesús y confíes en Él. Pero pronto tú te miras a ti mismo, para ver si te sientes diferente, para ver si ha habido un cambio dentro de ti. En lugar de confiar en Jesús, y dejar las cosas así, te ves a ti mismo – para ver si tienes el “sentimiento correcto” o el “cambio correcto”. ¡Así, confías en ti mismo en lugar de Jesús! Hemos conocido a gente que ha hecho esto durante años sin ser salvos. Si eso te describe a ti, escucha las palabras del viejo canto:

En vano mil veces traté
   Mi alma calmar, animarla;
Más lo que siempre he de tener,
   La Biblia dice es Jesús.
(Traducción libre de “In Jesus” por James Procter, 1913).

Cuando escribía este sermón un pajarito negro chocaba contra la ventana de cristal de mi oficina en casa. El pájaro se levantó golpeó la ventana una y otra vez, luego otra vez. Por fin me levanté y asusté al pájaro. Algunos de ustedes son igual a ese pajarito. Haces la misma cosa una y otra, y otra vez, pero aun sigues perdido. Dices que vas a confiar en Jesús, pero rápidamente te miras a ti mismo. Puesto que no ves ningún cambio, o no tienes un nuevo sentimiento en ti mismo, dices que todavía estás perdido. ¡Te estoy diciendo que dejes de examinarte a ti mismo! ¡Hay un tiempo para dejar de examinarse a sí mismo y empezar a examinar a Jesús! Ven a Jesús y no mires hacia atrás a ti mismo en lo absoluto. “En vano traté”. Cántala conmigo.

En vano mil veces traté
   Mi alma calmar, animarla;
Más lo que siempre he de tener,
   La Biblia dice es Jesús.

Si miras hacia atrás a ti mismo sólo verás oscuridad y pecado. ¡No seas como la mujer de Lot – que se volteó a mirar a Sodoma y se perdió! Tu corazón es una Sodoma perfecta, lleno de pecado y oscuridad. ¡Ven a Jesús, y no mires hacia atrás a ti mismo! Como dijo Spurgeon, “Confía en Jesús, y serás salvo. Confía en ti mismo, y te perderás”. Ven a Jesús, y no te mires a ti mismo en lo absoluto. Muchos otros han sido salvos después de una larga lucha como esta. Mira a Jesús. Ven a Jesús. Confía en Jesús. Y no mires hacia atrás a ti mismo. Ven a Él sin “sentimiento correcto” y serás salvo. Mírate a ti mismo y serás condenado – junto con la mujer de Lot. Jesús dijo: “Acordaos de la mujer de Lot” (Lucas 17:32). Mira a Jesús, confía en Él, ¡y no mires atrás! ¡No te examines a ti mismo otra vez! ¡Ven a Jesús y no mires hacia atrás a ti mismo en lo absoluto! “Confía en Jesús, y serás salvo. Confía en ti mismo, y te perderás”. Canta la canción otra vez.

En vano mil veces traté
   Mi alma calmar, animarla;
Más lo que siempre he de tener,
   La Biblia dice es Jesús.

Spurgeon dijo: “[Piensas] que sería algo horrible si confiaras en Jesús y aun así perecieras? Sí lo sería. Pero [ya que] perecerás si no lo confías, el riesgo no es muy grande.

Si voy pereceré;
   Resuelto estoy a tartar;
Porque si mi quedo aparte, yo sé
   Para siempre moriré.

No tienes nada que perder, porque ya estás perdido, por lo tanto lánzate [a Cristo] y atrevete a creer en la misericordia de Dios para ti – hasta para ti” (traducción de C. H. Spurgeon, Around the Wicket Gate, Pilgrim Publications, reimpresión de 1992, pp. 50, 51). Canta aquella canción una vez más.

En vano mil veces traté
   Mi alma calmar, animarla;
Más lo que siempre he de tener,
   La Biblia dice es Jesús.

(FIN DEL SERMÓN)
Puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.realconversion.com. Oprime “Sermones en Español”.

You may email Dr. Hymers at rlhymersjr@sbcglobal.net, (Click Here) – or you may
write to him at P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015. Or phone him at (818)352-0452.

La Escritura Leída Antes del Sermón por Dr. Kreighton L. Chan: II Timoteo 4:1-5.
El Solo Cantado Antes del Sermón por Sr. Benjamin Kincaid Griffith:
“In Times Like These” (por Ruth Caye Jones, 1902-1972).


EL BOSQUEJO DE

POR QUÉ LA DOCTRINA DE LOS ÁNGELES
ES DESCUIDADA EN LOS ÚLTIMOS DÍAS

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

“Que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina. Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas” (II Timoteo 4:2-4).

I. Primero, los ángeles ministran a los que son herederos de la salvación,
Hebreos 1:13-14; Mateo 18:10.

II. Segundo, los ángeles ejecutan juicio sobre los enemigos de Dios,
Hechos 12:23; II Reyes 19:35; Mateo 13:49-50; Lucas 17:32.