Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros de todo el mundo, especialmente del Tercer Mundo, donde hay muy pocos seminarios teológicos o escuelas Bíblicas, si es que hay.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 40 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




CONTEMPLANDO LA MUERTE
MIENTRAS EL AÑO NUEVO COMIENZA

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Tarde del Sábado, 31 de Diciembre, 2011

“Nuestros días sobre la tierra, cual sombra que no dura”
(I Crónicas 29:15).


El comentador C. F. Keil dice sobre este verso:

La certeza de que nuestra vida es un peregrinaje se nos presenta en la brevedad de la vida. Como sombra, que pasa rápido, son nuestros días sobre la tierra, y no se puede confiar en que la vida continue (traducción de C. F. Keil and F. Delitzsch, Commentary on the Old Testament, Eerdmans, reimpreso en 1973, tomo III, p. 300).

“Nuestros días sobre la tierra, cual sombra que no dura”
       (I Crónicas 29:15).

John Trapp dice que nuestras vidas son

Una sombra de humo, un sueño de sombra, como dirían los paganos. Una sombra parece ser algo, cuando en verdad no es nada; igual la vida del hombre: y mientras más larga parezca ser esta sombra, más cerca su sol está al ocaso, que ellos apartan de sí los pensamientos de muerte (traducción de John Trapp, A Commentary on the Old and New Testaments, Transki Publications, reimpreso en 1997, tomo I, p. 659).

Leamos en voz alta la segunda mitad del verso 15.

“Nuestros días sobre la tierra, cual sombra que no dura”
      (I Crónicas 29:15).

“No dura.” Ninguna persona tiene esperanza de escapar de la muerte, joven o vieja. Mira la realidad de esta declaración mientras se cierra el año 2011. Piensa en la muerte de los ricos y famosos en 2011.

Jack LaLanne, experto en ejercicios, falleció el 23 de Enero a los 96.
Bernard Nathanson, abortador que se volvió pro-vida, falleció el 21 de Febrero.
Jane Russell, actriz de películas, falleció el 28 de Febrero.
Elizabeth Taylor, actriz de películas, falleció el 23 de Marzo.
Osama bin Laden, líder terrorista de Al Qaeda, murió el 2 de Mayo.
Jackie Cooper, actor infantil, murió el 3 de Mayo.
Jack Kevorkian, doctor que asistía suicidios, conocido como “Dr. Muerte,” murió el 3 de Junio.
James Arness, estrella de “Gunsmoke,” murió el 3 de Junio.
Peter Falk, estrella de “Columbo,” murió el 23 de Junio.
Dolores Hope, viuda de Bob Hope, falleció el 19 de Septiembre.
Steve Jobs, visionario de Apple Computer, falleció el 5 de Octubre.
Moammar Gadhafi, dictador de Libia, murió el 20 de Octubre.
Joe Frazier, campeón de boxeo peso pesado, falleció el 7 de Noviembre.
Maurice Chase, “Father Dollar Bill” [sacerdote que entregó dólares], falleció el 20 de Noviembre.
Christopher Hitchens, autor de “God is Not Great” [Dios No Es Grande], murió el 15 de Diciembre.
Kim Jong Il, dictador de Corea del Norte, murió el 17 de Diciembre.
Los siguientes actores también fallecieron el 2011:
      Anne Francis,
      Cliff Robertson,
      Farley Granger,
      Edward Hardwick (Watson en la serie de Sherlock Holmes, BBC),
      Harry Morgan (estrella de “MASH”), y
      David Nelson (el hijo mayor de “Ozzie and Harriet”).

Esos son solo algunos de los famosos que murieron este año. El Dr. Cagan calcula que alrededor de 120 millones de personas murieron el año pasado. En la tierra hay aproximadamente 7 billones de personas. Todos y cada uno de ellos morirán – incluso tú.

“Nuestros días sobre la tierra, cual sombra que no dura”
       (I Crónicas 29:15).

Estos son pensamientos sombríos en qué pensar en la Víspera de Año Nuevo. Muy pocos quieren pensar en la muerte – en cualquier hora – ¡pero menos en el Año Nuevo! Y sin embargo otros 120 millones morirán este año. Bien podrías ser tú uno de ellos. El sobrino de un amigo cercano fue a Las Vegas a divertirse. Lo hallaron en su carro muriendo de un ataque cerebral. Tenia 25 años de edad. La muerte puede llegar a cualquier hora, a gente de cualquier edad.

“Nuestros días sobre la tierra, cual sombra que no dura”
      (I Crónicas 29:15).

Aunque la mayoría de gente no quiere pensar en la muerte, la Biblia tiene mucho que decir sobre ella.

I. Primero, la Biblia dice que todos nosotros moriremos.

La Biblia dice: “en Adán todos mueren” (I Corintios 15:22). La Biblia dice que “la muerte pasó a todos los hombres” (Romanos 5:12).

El Salmista preguntó: “¿Qué hombre vivirá y no verá muerte?” (Salmo 89:48). Y el Rey Salomón respondió:

“No hay hombre que tenga potestad sobre el espíritu para retener el espíritu, ni potestad sobre el día de la muerte”
       (Eclesiastés 8:8).

Aunque no sabemos cuando moriremos, la muerte siempre nos llega de sorpresa. Recuerdo exactamente donde estaba y lo que hacía cuando oí que mi abuela había muerto. Yo tenía quince años. Estaba sentado en el sofá viendo televisión. El teléfono sonó. Dijeron que ella había muerto. Esa fue la primera vez que yo experimenté el choque de la muerte. Recuerdo exactamente donde estaba y qué hacía cuando un hombre entró al cuarto de repente y gritó: “¡Dios mío! ¡El Presidente Kennedy está muerto!” Yo recuerdo exactamente donde estaba y lo que hacía cuando el teléfono sonó, y la voz de mi madre que me dijo: “Bill ha muerto”. Él era mi padrastro. Recuerdo exactamente donde estaba y lo que hacía cuando mi padre murió. Yo estaba leyendo el primer verso de la Epístola de Judas, cuando sonó el teléfono y una voz me dijo: “Su madre ha muerto”. Yo recuerdo cuando sonó el teléfono y una voz dijo: “Rene está muerta”. Ella era la hermana de mi madre. Cada vez que he oído eso ha enviado ola de choque por todo mi cuerpo.

Yo he conducido muchos funerales. He asistido a muchos otros funerales. He conducido o asistido a tantos funerales que ya perdí la cuenta. Y sin embargo, cada vez, hay un choque, una confusión, y tristeza. Nunca te acostumbras. Siempre llega como un gran golpe. Job dijo:

“El hombre nacido de mujer, Corto de días, y hastiado de sinsabores, Sale como una flor y es cortado, Y huye como la sombra y no permanece” (Job 14:1-2).

“Nuestros días sobre la tierra, cual sombra que no dura”
       (I Crónicas 29:15).

II. Segundo, la Biblia nos dice que contemos nuestros días.

El Salmo 90 es el Salmo más Viejo. En él, Moisés dio una declaración muy sabia. Leamos el Salmo 90:12 de pie y en voz alta.

“Enséñanos de tal modo a contar nuestros días, Que traigamos al corazón sabiduría” (Salmo 90:12).

Se pueden sentar.

Esto significa que debemos darnos cuenta de cuan breve e incierta es la vida – y que debemos usar nuestro tiempo sabiamente.

“Enséñanos de tal modo a contar nuestros días, Que traigamos al corazón sabiduría” (Salmo 90:12).

John Trapp dice:

Si deducimos el tiempo de la niñez y la juventud, que son vanidad, el tiempo de dormir, reposo [descanso], refacción [comer], y recreo (que es más de la mitad [de la vida]), y el tiempo de la aflicción y el pesar…a que poca cosa la vida se reduciría (traducción de John Trapp, A Commentary on the Old and New Testaments, Transki Publications, reimpreso en 1997, tomo II, p. 613).

John Trapp vivió de 1611 a 1669. Escribió un comentario de cinco tomos sobre la Biblia entera. Spurgeon dijo: “Trapp es mi compañero especial y mi tesoro, lo puedo leer cuado estoy demasiado cansado para cualquier otra cosa…¡Oh, el raro John Trapp! (traducción de C. H. Spurgeon, Lectures to My Students, Pilgrim Publications, reimpreso en 1990).

Ahora piensa en lo que dijo John Trapp sobre aquellas palabras: “Enséñanos de tal modo a contar nuestros días” (Salmo 90:12). Él dijo que no debes contar los días de tu niñez, cuando juegas neciamente. No debes contar el tiempo que pasas dormido, descansando y comiendo. Eso ya es más de la mitad de tu vida, que no debe contarse. Entonces no debes de contar el tiempo que estarás enfermo o con pesares.

Cuando se resta todo este tiempo, ¡cuan pequeña es la cantidad de tiempo que tienes para asegurarte de la salvación! ¡Solo hay pocas horas en la vida de la persona cuando tiene la oportunidad de volverse un Cristiano verdadero! Ninguno de nosotros tiene más de unas cuantas horas para oír un sermón despertador y ser convertido a Cristo.

“Enséñanos de tal modo a contar nuestros días, Que traigamos al corazón sabiduría” (Salmo 90:12).

Este es el tiempo de pensar sobre la salvación de tu alma. Este es el tiempo de leer y re leer: Treatise on Conversion [Un Tratado sobre la Conversión] de Richard Baxter. Este es el tiempo de pensar en preparar tu alma para la muerte. Porque John Trapp tenía razón cuando dijo: “Vivir con pensamientos de muerte es el modo de morir con consuelos de vida” (ibid.).

“Nuestros días sobre la tierra, cual sombra que no dura”
       (I Crónicas 29:15).

III. Tercero, la Biblia nos dice que iremos ya sea al Cielo o al Infierno cuando muramos.

Oh, yo sé que hay muchas teorías sobre lo que sucede después de que alguien muere. Sé que mucha gente piensa que volvemos a la vida en otra forma, o como otro ser humano. Sé que otros creen que nuestros espíritus vuelven a una conciencia cósmica. Y se que otros pocos piensan que no hay vida para nada después de la muerte. Yo no niego que hay muchas teorías sobre lo que sucede después de la muerte.

Pero, como Cristiano, debe tomar muy en serio lo que Jesucristo dijo. Por favor, de pie y voltea conmigo a Mateo 25:41. Leamos este verso en voz alta.

“Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles” (Mateo 25:41).

Se pueden sentar.

En 1533 el gran Reformador Martín Lutero predicó un sermón sobre Mateo 22:1-14. Escucha lo que dijo Lutero.

Sus manos y pies serán atados, y ellos serán echados a las más profundas tinieblas, o sea, que deben quedar cautivos eternamente con el Diablo en el fuego del infierno. Con manos y pies atados no se librarán con hacer buenas obras. Además deben estar en las tinieblas cortados de la luz de Dios, o sea, de todo consuelo, en tormento eterno, angustia y tristeza, y jamás volverán a ver una chispa de luz. Esto es terrible miseria, si dejáramos que tocara nuestro corazón: estar así en el infierno y tormento para siempre, sin nada aparte de llorar y crujir de dientes. El crujir de dientes es del [frío] y el llorar por el calor. Así han explicado los antiguos maestros estas expresiones, aunque el Señor con eso indica todos los tormentos imaginables…Cristo dice en efecto: sufrirás más de lo que las palabras puedan decir o los pensamientos puedan imaginar.

Jesucristo, la Segunda Persona de la Trinidad, vino del Cielo a morir en la Cruz y pagar por tus pecados. Él resucitó de los muertos para darte vida. No hay otro modo de escapar el castigo de tus pecados aparte de volverte de ellos a Jesucristo. Por favor abre tu Biblia a Juan 3:36. Leamos juntos este verso en voz alta, al ponernos de pie.

“El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él” (Juan 3:36).

“Nuestros días sobre la tierra, cual sombra que no dura”
       (I Crónicas 29:15).

Tú estás enfrentado con la posibilidad de la muerte este año. Tú estás enfrentado con lo inevitable de la muerte al fin de tu vida. “Enséñanos”, O Dios, “a contar nuestros días, que traigamos al corazón sabiduría” (Salmo 90:12).

(FIN DEL SERMÓN)
Puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.realconversion.com. Oprime “Sermones en Español”.

You may email Dr. Hymers at rlhymersjr@sbcglobal.net, (Click Here) – or you may
write to him at P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015. Or phone him at (818)352-0452.

La Oración Antes del Sermón por Dr. Kreighton L. Chan.
El Solo Cantado Antes del Sermón por Sr. Benjamin Kincaid Griffith:
“I Am Amazed” (por A. H. Ackley, 1887-1960).


EL BOSQUEJO DE

CONTEMPLANDO LA MUERTE
MIENTRAS EL AÑO NUEVO COMIENZA

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

“Nuestros días sobre la tierra, cual sombra que no dura”
(I Crónicas 29:15).

I.   Primero, la Biblia dice que todos moriremos, I Corintios 15:22;
Romano 5:12; Salmo 89:48; Eclesiastés 8:8; Job 14:1-2.

II.  Segundo, la Biblia nos dice que contemos nuestros días, Salmo 90:12.

III. Tercero, la Biblia nos dice que iremos ya sea al Cielo o al Infierno
cuando muramos, Mateo 25:41; Juan 3:36.