Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros de todo el mundo, especialmente del Tercer Mundo, donde hay muy pocos seminarios teológicos o escuelas Bíblicas, si es que hay.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 40 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




LA CONVERSIÓN DE RUT

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles,
La Mañana del Día del Señor, 6 de Noviembre, 2011

“Respondió Rut: No me ruegues que te deje, y me aparte de ti; porque a dondequiera que tú fueres, iré yo, y dondequiera que vivieres, viviré. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios mi Dios” (Rut 1:16).


La historia es simple. Hubo hambre en la tierra de Judá durante el tiempo de los Jueces. Un hombre y su esposa, Noemí, tomaron a sus dos hijos y se fueron de Belén y fueron al país pagano de Moab. Los dos hijos se casaron con mujeres paganas. El esposo de Noemí murió. Después los dos hijos de ella murieron. Noemí se quedó con sus dos nueras, Orfa y Rut. Pero ninguna de ellas tenía hijos.

Cuando Noemí oyó que el hambre había terminado en Judá, ella decidió volver a Belén. Noemí le dijo a las dos jóvenes que regresaran con sus madres, y ella regresaría a Judá sola. Las dos jóvenes dijeron: “Ciertamente nosotras iremos contigo a tu pueblo” (Rut 1:10). Pero Noemí insistió que las jóvenes regresaran a su pueblo. Ambas dijeron que amaban a Noemí. Ambas lloraron. Sin embargo, Orfa besó a Noemí y se fue “a su pueblo, y a sus dioses” (Rut 1:15). Sin embargo Ruth se negó a dejarla, incluso después de que Noemí le insistió de nuevo que se fuera a su casa.

“Respondió Rut: No me ruegues [no me insistas] que te deje, y me aparte de ti; porque a dondequiera que tú fueres, iré yo, y dondequiera que vivieres, viviré. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios mi Dios” (Rut 1:16).

Aquí tenemos la experiencia de la conversión de Rut. Voy a dividir el texto en cuatro puntos simples.

I. Primero, Rut fue influenciada por su suegra piadosa.

Noemí tenía una gran influencia sobre Rut porque Rut la amaba. Rut era de un fondo pagano. Pero su amor por Noemí la ayudó a romper sus prejuicios religiosos.

Casi todos los que vienen a la iglesia del mundo exterior se convierten a través del amor y la preocupación de los Cristianos. Ellos entienden muy poco de la verdad. Pero sienten el amor de la gente Cristiana en la iglesia. El Domingo pasado un joven que era visitante por primera vez me dijo que él no estaba interesado en convertirse en Cristiano, pero él fue muy amable y me dijo que la persona que lo trajo a la iglesia era muy amigable, y que nuestra gente fue amable con él. Si vuelve o no, durante años se recordará que él la pasó muy bien en una iglesia Bautista.

Muy a menudo los que como Rut, vienen de un fondo sin iglesia se interesan en nuestra fe porque los Cristianos fueron amables con ellos, y empiezan a amar venir a la iglesia, como Rut amó a Noemí.

No hay nada malo en ello. Cuando yo tenía trece años el Dr. y la Sra. McGowan me llevaron, con sus hijos, a una iglesia Bautista. Yo no estaría predicando aquí esta mañana, 57 años después, si ellos no hubieran sido amables conmigo cuando yo era un adolescente perdido y solitario. ¡Le debo mi alma a esas queridas personas!

Jesús dijo: “Fuérzalos a entrar, para que se llene mi casa” (Lucas 14:23). Las personas se ven obligadas a entrar en la iglesia por la ternura y bondad de la gente en la iglesia. Moody dijo la famosa frase, “Tráelos con amor”. ¡Hagamos nuestro mejor esfuerzo para cumplir lo que dijo!

Todos los Domingos un niño de cómo 10 a 12 años caminaba varias cuadras para ir a la iglesia de Moody en Chicago. Cada Domingo él pasaba de largo una iglesia, donde un anciano estaba a la entrada saludando a la gente que allí asistía. Él observó que el niño pasaba, dirigiéndose a la iglesia de Moody. Un Domingo en el mañana aquel anciano le preguntó: “¿Por qué vas hasta la iglesia de Moody? ¿Por qué no vienes aquí?” El niño le dijo: “No, gracias. Voy a ir a la iglesia del Sr. Moody. Allí sí saben como querer a la persona”.

La gente era forzada a venir por la amabilidad de los Cristianos en aquella iglesia. Moody dijo: “Tráelos con amor”. ¡Hagamos nuestro mejor esfuerzo para cumplir lo que dijo!

II. Segundo, Rut fue probada.

Noemí dijo: “He aquí tu cuñada se ha vuelto a su pueblo y a sus dioses; vuélvete tú tras ella” (Rut 1:15). El Dr. J. Vernon McGee dijo:

Orfa tomó la decisión de regresar. Como ves, su decisión por Dios no había sido real. Ella regresa a la idolatría [y] jamás se escuchó de ella otra vez (traducción de J. Vernon McGee, Th.D., Thru the Bible, Thomas Nelson Publishers, 1982, volume II, p. 93).

El Dr. McGee dijo que Noemí le rogó a Rut que volviera a sus ídolos “para ponerla a prueba para ver si ella era genuina o no” (ibid.).

Y cada uno de ustedes aquí esta mañana será puesto a prueba también. Verás que alguien se va de la iglesia, como Rut vio a Orfa irse. Pensarás: “Pensé que eran sinceros, pero se fueron de la iglesia”. ¿No es exactamente la manera que Rut fue probada? Orfa y Rut le habían dicho a Noemí: “Ciertamente nosotras iremos contigo a tu pueblo” (Rut 1:10). Sin embargo, al igual que Judas, Orfa besó a Noemí, y luego la dejó y se fue de vuelta al mundo. Rut vio su mal ejemplo, y sin duda fue probada

.

Toda persona que es convertida ha tenido la misma experiencia. Cada uno de nosotros ha visto a algunos de nuestros amigos irse de la iglesia y volver a los pecados del mundo. Pedro vio a Judas irse. Pablo vio a su amigo Demas irse. Pablo dijo: “Demas me ha desamparado, amando este mundo” (II Timoteo 4:10). Y si a Pedro y a Pablo les pasó esto, ¿no te parece que tú también tendrás que pasar por esta prueba, como le pasó a Rut? El Apóstol Pablo dijo: “Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios” (Hechos 14:22). La palabra Griega traducida “tribulación” es “thlipsis”. Significa “presiones, aflicciones, problemas, sufrimientos”. “Es necesario que a través de muchas [presiones, aflicciones, problemas, sufrimientos] entremos en el reino de Dios”. Aún después de haber sido Cristianos por muchos años tenemos que pasar por la presión y el sufrimiento de ver a amigos cercanos e incluso seres queridos irse de la iglesia “amando este mundo” (II Timoteo 4:10).

Ruth pasó esa prueba cuando su amiga y cuñada se fue y volvió a su idolatría pagana. ¿Pasarás esa prueba y seguirás viviendo para Cristo cuando amigos cercanos se vayan de nuestra iglesia? Es mi oración que lo hagas. Por muchos años desde que estaba en la iglesia China, me ha gustado esa vieja canción que el Sr. Griffith cantó hace un momento.

Nos llama el Maestro; la senda es triste,
   Peligro y dolor regados allí;
Más el Santo Espíritu nos da consuelo;
   A Jesús seguimos sin voltear atrás;
(Traducción libre de “The Master Hath Come”
   por Sarah Doudney, 1841-1926; al son de “Ash Grove.”)

No importa qué tristezas pasemos, y no importa quién se va de la iglesia, los elegidos de Dios dirán: “Seguimos al Salvador y no podemos echarnos atrás”. ¿Cómo puedes regresar si has sido llamado eficazmente? ¡Es imposible para un verdadero converso echar marcha atrás! ¡Amén, y Amén!

III. Tercero, Rut confió en Dios.

“Respondió Rut: No me ruegues que te deje, y me aparte de ti; porque a dondequiera que tú fueres, iré yo, y dondequiera que vivieres, viviré. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios mi Dios
       (Rut 1:16).

Esta no fue una “decisión” rápida. Ella pensó cuidadosamente al respecto por años. Rut realmente quería que el Dios de Noemí fuera su Dios. Ella había escuchado de Dios, pero ahora ella creía en Dios Mismo.

En algún momento tienes que venir cara a cara con el Dios vivo. No será siempre diversión y juegos, solo viniendo a la iglesia porque te gusta estar con la gente. En cierto punto Dios Mismo debe hacerse lo suficientemente importante para que cambies el rumbo total de tu vida – ¡sin importar lo que los demás digan o hagan!

La vida de Rut cambió para siempre al encontrarse con Dios Mismo. El Dr. J. Vernon McGee dijo: “Vas a encontrar a [Rut] mencionada en el primer capítulo del Nuevo Testamento [Mateo 1:5]. Ella está en la genealogía que condujo a Cristo” (ibid.). Yo creo que Rut fue convertida realmente en este momento, cuando dijo:

“No me ruegues que te deje, y me aparte de ti; porque a dondequiera que tú fueres, iré yo, y dondequiera que vivieres, viviré. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios mi Dios”
      (Rut 1:16).

Una verdadera conversión cambia la forma en que vives y cambia la dirección completa de tu vida. Pero, recuerda, debes venir a Dios a través de Su Hijo, el Señor Jesucristo. Cristo dijo: “Nadie viene al Padre, sino por mí” (Juan 14:6). ¿Por qué? Porque el Apóstol Pablo dijo:

“Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre” (I Timoteo 2:5).

Jesucristo murió en la Cruz para pagar el castigo por tus pecados, y derramó Su Sangre para limpiarte de todo pecado. Debes venir a Jesús para encontrar paz con Dios. Pero hay un último punto que sale de nuestro texto.

IV. Cuarto, Rut se unió al pueblo de Dios.

Ella le dijo a Noemí: “Tu pueblo será mi pueblo” (Rut 1:16). Ella valientemente cortó con los Moabitas y se convirtió en Judía. Eso era exactamente lo que ella necesitaba hacer para ser salva en aquella dispensación. ¡Rut fue realmente convertida! El Apóstol Pablo dijo:

“Por lo cual, Salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, Y no toquéis lo inmundo; Y yo os recibiré, Y seré para vosotros por Padre, Y vosotros me seréis hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso” (II Corintios 6:17-18).

Sal de este mundo pecaminoso. Entra en la iglesia del todo. Mucha gente se queda mitad en la iglesia, y mitad en el mundo – ¡y se preguntan por qué no experimentan una verdadera conversión! Entra completamente cada Sábado por la noche, cada Domingo por la mañana, y cada Domingo por la noche. Ven hasta adentro – a Cristo, y a la iglesia local. Di, con Rut, “Tu pueblo será mi pueblo”. ¡Amén! ¡y Amén! Pónganse de pie y canten himno número 7, “Vino el Maestro.” ¡Cántala!

Nos llama el Maestro; la senda es triste,
   Peligro y dolor regados allí;
Más el Santo Espíritu nos da consuelo;
   A Jesús seguimos sin voltear atrás;
Nos llama el Maestro; aún con tentaciones
   Y dudas rodeados, feliz cantamos:
“Id hacia adelante,” con tribulaciones;
   Deben seguir al Rey los hijos de Sion.

Nos llama el Maestro, en edad temprana,
   Con espíritus frescos cual amanecer:
Dejamos al mundo, con sus burladores;
   Echando nuestra suerte con el pueblo de Dios:
Nos llama el Maestro, Sus hijos e hijas,
   Pedimos su bendición y su amor;
Por los verdes pastos, por las quietas aguas;
   Al fin nos guiará a Su reino allá.
(Traducción libre de “The Master Hath Come”
     por Sarah Doudney, 1841-1926; al son de “Ash Grove.”)

(FIN DEL SERMÓN)
Puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.realconversion.com. Oprime “Sermones en Español”.

You may email Dr. Hymers at rlhymersjr@sbcglobal.net, (Click Here) – or you may
write to him at P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015. Or phone him at (818)352-0452.

La Escritura Leída Antes del Sermón por el Dr. Kreighton L. Chan: Rut 1:8-16.
El Solo Cantado Antes del Sermón por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith:
“The Master Hath Come” (por Sarah Doudney, 1841-1926).


EL BOSQUEJO DE

LA CONVERSIÓN DE RUT

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

“Respondió Rut: No me ruegues que te deje, y me aparte de ti; porque a dondequiera que tú fueres, iré yo, y dondequiera que vivieres, viviré. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios mi Dios” (Rut 1:16).

(Rut 1:10; 15)

I.   Primero, Rut fue influenciada por su suegra piadosa, Lucas 14:23.

II.  Segundo, Rut fue probada, Rut 1:15, 10; II Timoteo 4:10; Hechos 14:22.

III. Tercero, Rut confió en Dios, Juan 14:6; I Timoteo 2:5.

IV. Cuarto, Rut se unió al pueblo de Dios, II Corintios 6:17-18.