Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros de todo el mundo, especialmente del Tercer Mundo, donde hay muy pocos seminarios teológicos o escuelas Bíblicas, si es que hay.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 40 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




CHINA – ¡SELLADOS POR EL ESPÍRITU DE DIOS!

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Tarde del Día del Señor, 25 de Septiembre, 2011

“No hagáis daño a la tierra, ni al mar, ni a los árboles, hasta que hayamos sellado en sus frentes a los siervos de nuestro Dios” (Apocalipsis 7:3).


Las Olimpíadas en Beijing fueron vistas en televisión por millones alrededor del mundo. La economía China está explotando, es la que crece más rápido de cualquier nación en la tierra. ¡Los ojos de todo el mundo están sobre la China hoy! Pero la cosa más asombrante de la China es el crecimiento de la Cristiandad allí en los últimos veinticinco años.

David Aikman, ex-Jefe del Bureau la revista Time [Tiempo] en Beijing, en su libro Jesus in Beijing [Jesús en Beijing] (Regnery Publishing, Inc., 2003), dijo:

China está en el proceso de ser Cristianizada. Eso no quiere decir que todos los Chinos se harán Cristianos, ni que una mayoría lo serán. Pero según el paso del aumento del número de Cristianos en el campo, en las ciudades, y especialmente dentro del establecimiento social y cultural de China, es posible que los Cristianos constituirán...el 30 por ciento de la población de China dentro de tres décadas [ahora 22 años, ya que el libro fue escrito en 2003]... Con un crecimiento del 7 por ciento anualmente, el número de Cristianos en China [ya] achica al número de Cristianos en la mayoría de naciones en la tierra. Al igual que los Cristianos a través [de otras partes] del mundo en desarrollo, los Cristianos Chinos representan la vanguardia [linea principal] de la iglesia en el siglo veintiuno... el esparcir de China en Asia y el hemisferio sur en las dos últimas décadas probablemente afectará a la Cristiandad en una escala global. Philip Jenkins ha iluminado esto muy bien en su libro The Next Christendom [La Nueva Cristiandad]… vale la pena considerar la posibilidad que el centro no solamente númerico, sino también intelectual de gravedad por la Cristiandad puede salirse decisivamente de Europa y de Norte América según continua la Cristianización de China y ella se vuelve un super-poder mundial...¿Será el siglo veintiuno el siglo de China en el mundo?...El punto de este libro ha sido que la Cristiandad cambiará la naturaleza de la China en muchas maneras en las próximas décadas, y al hacerlo, cambiará el mundo en que vivimos (traducción de David Aikman, Jesus in Beijing: How Christianity is Transforming China and Changing the Global Balance of Power, Regnery Publishing, Inc., 2003, pp. 285, 291, 292).

Pero debemos recordar que el gran avivamiento que está tomando lugar en China no vino facilmente. Usando las palabras de Churchill durante la segunda guerra mundial, solamente vino con “sangre, trabajo, lágrimas y sudor.” El gran avivamiento en China vino solamente por una batalla sangrienta con Satanás que duró más de 100 años. Yo te podría contar sobre la Rebelión de los Boxer en 1900. Riley K. Smith dijo:

      Los Boxer tenían un odio violento por los Cristianos... Ellos convencieron [a Tzu Hsi, tía del emperador] que los misioneros estaban robandose espíritus Chinos y que sacaban los ojos de niños Chinos para ser usados en su medicina. La ex-emperatríz tomó acción contra los “diablos blancos extranjeros” y el 21 de Junio de 1900, expidió una orden secreta para ejecutar a todos los extranjeros. La matanza fue comenzada…los Boxer comenzaron a devastar pueblos …tomaron listas de iglesias yendo de puerta en puerta mutilando y decapitando a ambos, misioneros y a Cristianos Chinos… Una de las matanzas más sangrientas tomó lugar en la capital de Shanxi, Taiyuan. Con las puertas de la ciudad cerradas, los extranjeros quedaron atrapados.
      A finales de Junio de 1900, bandas prendieron fuego a las misiones Bautistas Británicas y de Shao Yang. Los misioneros y un grupo de Cristianos Chinos buscaron refugio en una escuela Bautista de niños a media milla de distancia. Después de haber llegado, la misionera Edith Coombs se dio cuenta de que había dejado a dos niñas atrás. Corriendo de regreso al edificio que estaba en llamas, ella rescató a las niñas, mas fue atrapada por la banda y fue esquinada entre las llamas del edificio. La acción final de Edith fue arrodillarse [en oración] en el fuego mientras la consumía...
      En Soping...misioneros y Cristianos Chinos fueron perseguidos, apedreados a muerte y decapitados. Sus cabezas fueron colgadas en el muro de la ciudad como advertencia para todos...Uno de los misioneros era Carl Lundberg, que trató de escapar a Mongolia con compañeros misioneros y sus hijos...Él escribió, “Si no logramos escapar, diganle a nuestros amigos que nosotros vivimos y morimos por el Señor. No me arrepiento de haber venido a China. El Señor me llamó y Su gracia es suficiente...Perdonen mi escritura, me está temblando la mano.” Él y otros fueron decapitados [corto tiempo] después.
      Los Cristianos Chinos no fueron la excepción de la matanza. A la mayoría se les ofrecía la libertad si simplemente renunciaban a Cristo. Algunos se retractaron, muchos no. Uno que rehusó era conocido como “Fiel” Yen, quien con su esposa fue atado a un pilar en un templo pagano...Los Boxer los azotaron brutalmente con palos y procedieron a prender fuego debajo de ellos, quemandoles las piernas. Pero la pareja todavía rehusaba negar a Cristo. [Finalmente] los locos [Boxers] soltaron a la Sra. Yen, pero su esposo no fue tan afortunado. Los Boxer arrojaron su cuerpo sobre un montón [de madera] y lo prendieron [en fuego]. Mientras su cuerpo se quemaba en las llamaradas [un soldado trató de salvarlo]. El soldado fue descuartizado. Indignados por la violencia innecesaria, los soldados espantaron a los Boxer hacia fuera del templo y llevaron al Sr. Yen, quemado, apenas vivo, al juez que puso [al Sr. Yen] en la prisión...donde murió.
      Cuando la matanza al fin menguó, más de 30,000 Cristianos Chinos habían sido mártires. Robert Coventry Forsythe en The China Martyrs of 1900, [Los Mártires de China de 1900] escribió que “las masacres de los Boxer producieron más mártires Protestantes que todas las previas décadas de la historia de Iglesias Protestantes en China... muchos padecieron torturas indecibles, y muchos prefirieron la muerte que la apostasía” (traducción literal de Riley K. Smith, China: The Blood-Stained Trail, Living Sacrifice Book Company, 2008, pp. 46, 47, 49, 50, 51).

O te podría contar de la persecución por los fánaticos Japoneses que mataron a muchos Cristianos cuando invadieron China al principio de la Segunda Guerra Mundial. Dr. Timothy Lin, mi ex-pastor, estaba a cargo de un orfanatorio en China. Mientras los Japoneses se acercaban, el Dr. Lin juntaba a los huerfanos y a su esposa e hijos hacia un bote para escapar. Los aviones Japoneses volaron hacia ellos y le dispararon a la mayoría de los que estaban en el bote, matando a la esposa del Dr. Lin y a su hija. El Dr. Lin se cayó antes de subir al bote y se quebró el cuello, y así escapó la balacera. Él casi murió por la fractura del cuello, pero sobrevivió y eventualmente vino a América donde fue mi pastor y maestro por veinticuatro años. Al igual que el Pastor Wurmbrand, el Dr. Lin era un mártir en vida, un hombre que vivió casi llegando a ser mártir, pero escapó para hablar por Cristo.

O te podría decir de aquellos en China que sufrieron y murieron bajo la persecución del dictador Comunista, Mao Tse Tung, durante la “Revolución Cultural” de 1966-1969. Más dejaré que el Pastor Richard Wurmbrand lo haga. Yo conocí muy bien al Pastor Wurmbrand. Él habló muchas veces en nuestra iglesia. Él era el muy respetado fundador de “The Voice of the Martyrs” [La Voz de los Mártires]. Oprime aquí en www.persecution.com, el sitio de Internet del Pastor Wurmbrand, para leer sobre los Cristianos que sufren en China. El Pastor Wurmbrand, también fue un mártir viviente, habiendo pasado 14 años en un campo de concentración Comunista Rumano. Tres de esos años él fue torturado en prisión incomunicada, sin oír nunca voz humana y sin ver la luz del sol. Vamos a ver una película del Pastor Wurmbrand llamada, Tortured for Christ, [Torturado por Cristo], después de este servicio. Dejaré que el Pastor Wurmbrand te diga acerca del sufrimiento de los Cristianos Chinos bajo Mao Tse Tung durante la “Revolución Cultural.” El Pastor Wurmbrand dijo:

      El sufrimiento de la Iglesia [iglesias de casa] China sobrepasa toda imaginación…El Dr. D. Rees, ex misionero a la China, de regreso de una gira investigativa, nos escribió, “Todos mis amigos Chinos han sido asesinados o puestos en prisión. Uno ha sido cegado, uno arrojado en un pozo, dos murieron de tuberculosis, y otro, se enloqueció al ser lavado del cerebro y firmó un documento de retracción. Cuando volvió en sí, rompió su retracción”. Pero la Iglesia China continua creciendo por miles…
      A Kamun Chandah, doctor de la India, le cortaron las piernas y le sacaron los ojos en una de las prisiones Chinas.
      En uno de esos incidentes, un Ruso, Vladimir Tatishtshev, fue arrestado [en China] en Shanghai. Los torturadores [Comunistas] Chinos ataron tubos de hierro a sus piernas con tornillos y los martillaron hasta quebrarle los huesos, para hacerlo confesar crimenes imaginarios. Cuando él rehusó, la policía Comunista fue al hogar de él. Una oficial tomó a su bebé y le dijo a la madre, “Si no firmas una acusación en contra de tu esposo, aplastaremos la cabeza de tu bebé.” La madre…rehusó. Entonces la oficial policía, siendo ella una mujer, aplastó la cabeza del bebé contra la pared…y los otros Comunistas balearon a la madre.
      La Radio Moscú dijo el 7 de Abril de 1970, “En el transcurso de diez años, más de 25 millones de gente [Cristiana] ha sido exterminada en China. [Otros] han sido metidos, por millones, a enormes campos de concentración.”
      El periodico de Moscú Krasnaia Zvezda [7 Mayo, 1969] escribió, “El Partido Comunista Chino…ha quemado los ojos de la gente con agua hirviendo y con ácido sulfúrico, mutilado [piernas] con navajas y ha abierto cráneos con piedras y…espadas de doble filo.”
      Muchos de nuestros hermanos Chinos se arrastran en ceguedad o en sus estómagos, sus [piernas y brazos] han sido arrancados. [Mas] la iglesia subterránea explota [en crecimiento] (traducción libre de Pastor Richard Wurmbrand, Where Christ is Still Tortured, Marshalls Paperbacks, London, 1982, pp. 130, 131).

Al oír del sufrimiento indecible y de la tortura de Cristianos en China el Domingo pasado en la noche, se oyó a alguien que vino a nuestra iglesia decir, “¿Por qué tanta gente se está haciendo Cristiana en China a pesar de que son puestos en prisión y torturados?” La respuesta sale de nuestro texto. Durante la Gran Tribulación que viene, un ángel del Señor dirá:

“No hagáis daño a la tierra, ni al mar, ni a los árboles, hasta que hayamos sellado en sus frentes a los siervos de nuestro Dios” (Apocalipsis 7:3).

Este verso habla de los 144,000 Judíos que se volverán a Cristo y serán sellados en sus frentes (sus mentes) por el Espírtu Santo. En Efesios 1:12-13, se nos dice lo que este “sellamiento” significa,

“Cristo…En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa
(Efesios 1:12-13).

Cuando una persona experimenta la conversión verdadera, es sellada por el Espíritu Santo. Como los 144,000 creyentes Judíos en la Tribulación, ellos son sellados “en sus frentes [por Dios]” (Apocalipsis 7:3). Cuando Noé entró en el Arca antes del Gran Diluvio, la Biblia dice: “Jehová [el Señor] le cerró la puerta” (Genesis 7:16). El sellamiento de Noé dentro del Arca es un tipo del converso siendo “sellado con el Espíritu Santo de la promesa” (Efesios 1:13). Los Judíos que serán convertidos en la Tribulación serán sellados en sus frentes, como Noé fue sellado en el Arca por el Espíritu de Dios. Una vez seas “encerrado” y “sellado” en tu mente por el Espíritu de Dios nada en la tierra puede causar que pierdas tu salvación. Tú estás seguro eternamente “sellado con el Espíritu Santo de la promesa” (Efesios 1:13). Ninguna cantidad de persecución, ni aun de tortura te pueden separar de Cristo cuando eres “sellado” en tu “frente.”

Esto no es algo que le sucederá solamente a los Judíos conversos en la Tribulación venidera. Le está sucediendo ahora mismo a cientos de miles en la China Comunista. Y te podrá suceder también a ti.

Ven a Cristo. Cree en Él. Confía en Él con todo tu corazón. Cuando lo hagas, serás renacido. Dios te sellará tu mente para que ningún problema, o persecución, o tribulación pueda jamás quitarte tu salvación – ¡y estarás eternamente seguro en Cristo Jesús no importa lo que te pase! Ese es el secreto de los mártires Judíos en la Tribulación. Ese es el secreto de los mártires Chinos hoy día. Ellos creen en Jesús, y ellos están eternamente salvos. No importa qué tribulaciones y persecuciones les lleguen, ellos jamás cederán a Satanás ni regresarán al mundo.

Cristo murió en la Cruz para pagar la pena de tus pecados. Él derramó Su Sangre para limpiar tus pecados. ¡Ven a Él! ¡Confía en Él! Él te salvará para siempre, y tú ya jamás estarás perdido. ¡No importa qué tribulaciones vengan en la vida, nunca dejarás tu iglesia ni abandonarás a Cristo!

Oramos para que Dios te traiga bajo convicción de pecado. Oramos para que Dios te atraiga a Jesús, para que tus pecados puedan ser limpiados por Su Sangre. ¡Oramos para que pronto nazcas de nuevo, seas convertido a través del poder de Dios en Cristo! Amén. Voltea al himno número 8 en tu hoja de canciones, “O, Jesús, Mi Cruz Hoy Llevo”, la canción favorita del Dr. John R. Rice.

O, Jesús, mi cruz hoy llevo, Todo dejo y sigo a ti;
   Despreciado, abandonado, Eres todo para mí.
Toda la ambición perezca, Lo que quise y conocí;
   ¡Más cuan rica es mi vida, Dios, el cielo diste a mí!

Que el mundo me desprecie, Ya a Jesús también dejó;
   Como el hombre que me miente, No es así mi Salvador;
Mientras tenga tu sonrisa, Tierno, poderoso Dios,
   Aunque todos me eviten, Tu faz muestras y luz salió.

Al atormentarme el hombre, A tu seno me mandó;
   Grandes pruebas da la vida, Más descanso me es Dios.
La tristeza no me daña, Si tu amor conmigo está;
   Y el gozo no me encanta, Si Jesús allí no está.
(Traducción de “Jesus, I My Cross Have Taken”
     por Henry F. Lyte, 1793-1847).

(FIN DEL SERMÓN)
Tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.realconversion.com. Oprime “Sermones en Español.”

You may email Dr. Hymers at rlhymersjr@sbcglobal.net, (Click Here) – or you may
write to him at P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015. Or phone him at (818)352-0452.

La Escritura Leída por Dr. Kreighton L. Chan Antes del Sermón: Efesios 1:5-13.
El Solo Cantado por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith Antes del Sermón:
“Jesus, I My Cross Have Taken” (por Henry F. Lyte, 1793-1847).