Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros de todo el mundo, especialmente del Tercer Mundo, donde hay muy pocos seminarios teológicos o escuelas Bíblicas, si es que hay.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 40 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




CHINA – ¡LA PUERTA ESTÁ ABIERTA!

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Mañana del Día del Señor, 18 de Septiembre, 2011

“He puesto delante de ti una puerta abierta, la cual nadie puede cerrar; porque...tienes poca fuerza” (Apocalipsis 3:8).


Respecto a este verso, el Dr. J. Vernon McGee dijo,

En una hora cuando el púlpito y los seminarios niegan la deidad de Cristo descaradamente, he aquí un grupo de creyentes que permanecieron fieles a Él proclamando al Dios-hombre y Su muerte de sustituto por los pecadores. Esta iglesia en Filadelfia ha sido llamada muchas cosas. Algunos la llaman la iglesia misionera; otros la llaman la iglesia sirviente; algunos la llaman una iglesia viva – todo esto es correcto. A mí en lo personal me gusta llamarla la iglesia avivada (traducción de J. Vernon McGee, Th.D., Thru the Bible, Thomas Nelson Publishers, 1983, tomo 5, p. 918; comentario de Apocalipsis 3:8).

Ese es un comentario tremendo de la iglesia de Filadelfia. Cristo dijo, “tienes poca fuerza.” La palabra Griega traducida “fuerza” es “dunamin,” una forma de “dunamis.” De esa palabra Griega conseguimos nuestra palabra “dinamita.” Cristo no dijo que no tenían fuerza alguna. Él dice que tenían poca dunamis, poca fuerza, un poco del poder de Dios. ¡Y ese dunamis tiene mucho alcance! Un poquito de dinamita puede hacer estallar un gran edificio. Y un poco del poder de Dios puede hacer estallar las paredes y los obstáculos que el hombre pone en el camino para detener el avivamiento y el esparcimiento del Evangelio.

Cuando el dunamis de Dios, Su poder, baja, Él abre las puertas que el hombre nunca pudo abrir. De hecho, es exactamente eso lo que dijo Cristo en el verso anterior. Él describe el poder de Dios como,

“El que abre y ninguno cierra, y cierra y ninguno abre”
       (Apocalipsis 3:7).

Él abre las puertas que el hombre jamás pudo abrir, y El cierra puertas también. Y cuando Él las cierra, el hombre no puede abrirlas, no importa cuanto trate.

Yo creo que vemos un retrato exacto de eso hoy cuando vemos la condición espiritual de América y la comparamos a la de China. En América nosotros tenemos televisión “Cristiana” veinticuatro horas al día. Tenemos algunas iglesias gigantes. ¡Parece que lo tenemos todo! Pero hay un vacío alarmante en mucha de nuestra Cristiandad. Como dijo el Dr. McGee, muchas iglesias aquí en América y en el Occidente hasta niegan “la deidad de Cristo.”

Y es interesante observar todos los diferentes esquemas que los pastores Americanos tratan de usar para conseguir que la gente vaya a sus iglesias. Pero nada parece estar funcionando muy bien. Y la razón es dada en el verso siete,

“El...que abre y ninguno cierra, y cierra y ninguno abre”
       (Apocalipsis 3:7).

Ves, parece que Dios ha cerrado la puerta en la mayoría de iglesias en América – ¡“y ninguno abre”! Ningún ser humano puede abrir la puerta al derramamiento de avivamiento y de conversiones. ¡Solamente Dios Mismo puede hacer eso! Ningún “hombre” puede abrir la puerta de avivamiento en América por una razón muy sencilla – ¡Dios ha cerrado la puerta! Esa es una declaración simple del hecho. Y podemos ver, “ninguno abre.” O sea que ningún ser humano puede figurarse cómo “conseguir” que Dios envíe avivamiento. Dios es soberano. Él abre. Él cierra. ¡El hombre no puede hacer que Dios haga lo que él quiere! Dios hace lo que Él quiere, y Dios, en esta hora presente, no quiere abrir la puerta de bendición en las iglesias de América. Y ningún ser humano puede forzar a Dios a hacer lo que Él ha decidido no hacer – ¡porque Él es soberano! ¡Quisiera que más predicadores Americanos entendieran eso! Dios es soberano. O sea que tú no puedes conseguir que Él haga lo que tú quieres que Él haga – a menos que Él decida hacerlo por Sí Mismo. Tú no entras en el mapa en absoluto – porque Dios es soberano. Pero me parece que la mayoría de nuestros predicadores aquí no entienden eso. Ellos todavía piensan que algún nuevo “método” o “truco” ha de “trabajar.” Amigo mío, en realidad nada “trabaja” sino solo el Espíritu de Dios – ¡Él decide si hemos de experimentar avivamiento o no! ¡ no decides eso! ¡Dios lo decide! Canten la primera estrofa de “Avivanos”.

¡Avivanos, Señor! Tu fuerza muestra ya;
   Dejanos escuchar la voz, Que al muerto vida da.
¡Avivanos! Refrescanos, Señor;
   La gloria para ti será; Nuestra la bendición.
(Traducción libre de “Revive Thy Work” por Albert Midlane, 1825-1909).

¡Pero ahora vemos que exactamente lo opuesto está sucediendo en la China! Aquí en América vemos ante nuestros propios ojos la apostacía de muchas iglesias. ¡Pero en China vemos exactamente lo opuesto! Es reportado en todas partes. No estoy de acuerdo con Billy Graham en algunos asuntos importantes. Pero su hijo, Franklin Graham, estaba correcto cuando dijo que las iglesias en China han “crecido enormemente en décadas recientes. Virtualmente prohibidas bajo la Revolución Cultural de Mao, el número de Cristianos ahora es de 40 millones o más [algunos dicen que es como de 130 millones] – y están multiplicandose.” [Continúo citando a Franklin Graham.] “En el centro del crecimiento se halla el cometido de Cristianos ordinarios a ‘hacer la obra de evangelista’ (II Timoteo 4:5)...[los Cristianos en China han] avanzado porque los seguidores de Cristo [allí] han sido atrevidos en su fe, a veces arriesgando sus propias vidas por la causa de Cristo” (Franklin Graham, [la revista] Decision, Julio/Agosto 2008, página 40).

Ese tipo de celo por evangelizar a los perdidos es dado por Dios, y no tenemos mucho de eso aquí en América. ¿Cuánta gente en la mayoría de iglesias Americanas alguna vez trae a una persona perdida a oír la predicación? Pero los Chinos tienen gran celo de evangelizar a los perdidos – ¡y es un celo dado por Dios! ¡Dios Mismo está inspirando a los Chinos a convertir a la China en una nación Cristiana ante los ojos del mundo!

El crecimiento rápido de la Cristiandad en China ha hecho un grande impacto hasta en los líderes del Partido Comunista allí. [La revista] Christianity Today reporta que el Presidente Comunista Chino Hu Jintao dijo en un discurso dado en el 2008: “Nosotros...traeremos a luz el papel positivo de personajes y creyentes religiosos [lee – ‘los Cristianos’] a promover el desarrollo económico y social” (Christianity Today, Mayo 2008, p. 31). ¡Esa es una declaración realmente sorprendente de un presidente Comunista de la China! Muestra que él ve la marea del avivamiento barriendo con cientos de miles de gente China hacia el Reino de Dios, y él quiere la ayuda de ellos “a promover el desarrollo economico y social.” ¿Quién hubiera pensado que algún presidente Comunista de la China jamás diría tal cosa abiertamente en una declaración ampliamente divulgada? El articulo de la revista Christianity Today dice que muchos miembros del Partido Comunista en la China se están haciendo Cristianos! (ibid.). El articulo de Christianity Today dijo, “La gente de la China está hambrienta de aceptar a Jesús. El Espíritu Santo ya ha abierto sus corazones. La gente se apresura a la iglesia” (ibid.). ¡Esta es la obra de Dios! ¡No es la obra del hombre! A la China, Cristo le está diciendo,

“He aquí, he puesto delante de ti una puerta abierta, la cual nadie puede cerrar; porque...tienes poca fuerza” (Apocalipsis 3:8).

Aun ante el número “bajo” que estimó Franklin Graham, de 40 millones nuevos conversos [aunque ciertamente es mucho más alto que eso] el número de Cristianos Chinos es mucho mayor que la gran Convención Bautista del Sur, y de varias otras denominaciones Americanas combinadas, en cantidad más grande que todos los Bautistas del Sur, Carismáticos, y otros evangelicos Americanos combinados! Solamente podemos decir con el Señor Jesucristo,

“El Señor ha hecho esto, Y es cosa maravillosa a nuestros ojos” (Mateo 21:42).

Por favor canta la Doxología, de pie, y da la gloria a Dios por el avivamiento poderoso en China – y otras partes de Asia y del “Tercer Mundo.” ¡Canta la Doxología con adoración a Dios por Su poder y potestad en este grande avivamiento!

A Dios el padre celestial,
   Al Hijo nuestro redentor;
Y al eternal Consolador,
   Unidos todos alabad. Amén.

Continuemos orando por el avivamiento en China y otras partes de Asia y el “Tercer Mundo.” Oremos que el poder de Dios mantenga la puerta abierta en aquellas tierras lejanas. Oremos a Él

“que abre y ninguno cierra, y cierra y ninguno abre”
       (Apocalipsis 3:7).

Oremos ahora mismo, cada cual en su propio idioma, ¡para que Dios continúe enviando avivamiento evangelístico que gana almas, a la China y a Asia! (Oración por la congregación). “Avivanos”. ¡Cántala de nuevo!

¡Avivanos, Señor! Tu fuerza muestra ya;
   Dejanos escuchar la voz, Que al muerto vida da.
¡Avivanos! Refrescanos, Señor;
   La gloria para ti será; Nuestra la bendición.

Ahora tengo otra idea que es importante para nuestra propia iglesia. En meses recientes hemos hallado que los jovenes Chinos y de Asia aquí están mucho más abiertos al Evangelio que otros. Esta es la hora para que nos levantemos y hagamos todo lo posible de traer a estos jovenes Chinos y Asiáticos a nuestra iglesia, para presentarles el Evangelio, para decirles que Jesús murió en la Cruz para pagar por sus pecados, para decirles que Él resucitó fisicamente de los muertos y ahora está a la diestra de Dios en el Cielo, decirles que Su Sangre preciosa puede lavar sus pecados, para decirles que ellos pueden ser salvos al confiar en Él, y dirigirlos a una conversión verdadera en Cristo Jesús. ¡Dios se está moviendo! No apaguemos el Espíritu. Que el Espíritu de Dios nos mueva a “traerlos del campo del pecar”.

Hay muchos jóvenes Chinos y Asiáticos aquí en nuestra iglesia por primera vez esta mañana. Hay otros que han estado asistiendo por solamente unas cuantas semanas. Nuestra petición para ti es ésta – hazte parte del movimiento de Dios en el Tercer Mundo en esta hora crítica en la historia. Ven por entero a nuestra iglesia. ¡No vengas solamente de vez en cuando el Domingo en la mañana! ¡Oh, no! ¡Regresa el Domingo en la noche! Regresa el Sábado por la noche a escuchar al Dr. Chan predicar. ¡Metete en la iglesia, y asegúrate de ser convertido a Jesucristo! Y cuando seas convertido, se bautizado, hazte miembro completo de esta iglesia. ¡Ve a trabajar de inmediato evangelizando a otros! Trae a tus amigos a la iglesia. Trae a tus compañeros de escuela a la iglesia. ¡Ayudanos a hacer esta iglesia un gran centro de alcance de jóvenes Asiáticos, y otros, aquí en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles! ¡Y que Dios, en Su gracia soberana, nos ayude a hacerlo para Su gloria! Cantemos de pie el poema de Oswald J. Smith, “¡Salid a Evangelizar!” Que yo he alterado ligeramente y puesto las palabras al son de “And Can It Be?” por Charles Wesley. Es el número siete en tu cancionero.

Para el tiempo lema dad, Que sea emocionante, con poder,
Grito de guerra, con ardor Para morir o conquistar.
Palabra que nos de emoción, Para obedecer al Salvador.
Es la llamada: alzaos hoy, ¡Evangeliza, el lema es!

El evangelio proclamad, en Su nombre, ir por doquier;
Se oye por todos los cielos ya, ¡Salid a evangelizar!
A moribunda raza, el don del Evangelio traed;
Al tenebroso mundo ya, ¡Salid a evangelizar!
   (Traducción libre de “Evangelize! Evangelize!”
     por Dr. Oswald J. Smith, 1889-1986; al son de “And Can It Be?”
       por Charles Wesley, 1707-1788).

“He puesto delante de ti una puerta abierta, la cual nadie puede cerrar; porque aunque tienes poca fuerza” (Apocalipsis 3:8).

(FIN DEL SERMÓN)
Tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.realconversion.com. Oprime “Sermones en Español.”

You may email Dr. Hymers at rlhymersjr@sbcglobal.net, (Click Here) – or you may
write to him at P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015. Or phone him at (818)352-0452.

La Escritura Leída por Dr. Kreighton L. Chan Antes del Sermón: Apocalipsis 3:7-13.
El Solo Cantado por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith Antes del Sermón:
“The Price of Revival” (por Dr. John R. Rice, 1895-1980).