Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros de todo el mundo, especialmente del Tercer Mundo, donde hay muy pocos seminarios teológicos o escuelas Bíblicas, si es que hay.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 40 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




¡POR QUÉ DIOS ESTÁ BENDICIENDO A CHINA –
PERO JUZGANDO A AMÉRICA!

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un Sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Tarde del Día del Señor, 11 de Septiembre, 2011

“No puede el hombre recibir nada, si no le fuere dado del cielo”
(Juan 3:27).


David Aikman es ex-jefe, autor, periodista y consultor de política exterior de la revista Tiempo [Time] de Beijing. Ha pasado más de dos décadas reportando de más de cincuenta países, incluyendo varios años reportando de la República Popular de China. Aikman ha escrito un libro titulado Jesús en Beijing [Jesus in Beijing] (Regnery Publishing, Inc., 2003). Este libro cuenta cómo el Cristianismo está transformando China y cambiando el equilibrio del poder mundial. El primer capítulo se titula: “Jesús viene a Beijing”. Comienza con Aikman citando a un experto Chino de uno de los principales institutos de investigación de China, la Academia China de Ciencias Sociales, ubicada en la ciudad de Beijing. Esto es lo que ese profesor Chino, en la China Comunista, le dijo a un grupo de turistas Americanos en 2002. Es una declaración sorprendente, ya que muestra que abiertos al Cristianismo están muchos eruditos en este país Comunista. El profesor Chino dijo:

Una de las cosas que se nos pidió mirar fue la causa del éxito, de hecho, la preeminencia del Occidente en todo el mundo... Hemos estudiado todo lo que pudimos desde el punto de vista histórico, político, económico y cultural. Al principio, pensamos que era debido a que ustedes [en los Estados Unidos] tenían armas más poderosas que nosotros. Entonces pensamos que era porque tenían un mejor sistema político. Después nos centramos en su sistema económico. Pero en los últimos veinte años, nos dimos cuenta que el corazón de su cultura es su religión: el Cristianismo. Es por ello que el Occidente ha sido tan poderoso. La base moral Cristiana de la vida social y cultural [de ustedes] fue lo que hizo posible el surgimiento del capitalismo y la exitosa transformación de la política democrática. No tenemos ninguna duda de esto (traducción de David Aikman, Jesus in Beijing, Regnery, 2003, p. 5).

“Nos dimos cuenta de que el corazón de su cultura [Estadounidense] es su religión: el Cristianismo. Es por ello que el Occidente ha sido tan poderoso...No tenemos ninguna duda de esto”. Esa declaración es de un destacado profesor de Ciencias Sociales en la China Comunista. ¡Trata de conseguir que un profesor liberal en una universidad estadounidense esté de acuerdo con él de que el Cristianismo es la raíz de nuestro éxito en los Estados Unidos! Serías abucheado y burlado por casi cualquier profesor de la universidad secular en los Estados Unidos. Y sin embargo, este profesor Chino Comunista en una institución de investigación Comunista estatal vio lo que la mayoría de los eruditos Norteamericanos no ven – que el Cristianismo ha sido la raíz de nuestro éxito como nación.

Pero ese erudito Chino dijo eso hace casi 12 años. Desde entonces America ha experimentado el 11 de Septiembre, una serie de desastres naturales, y la caída económica más grande desde la Gran Depresión. Decenas de miles de Americanos están desempleados. Ahora muchos Americanos sienten que China sobrepasará a los Estados Unidos como el más grande superpoder sobre la tierra en los próximos años. ¿Por qué? ¿Cuál es la razón verdadera por la que nuestra sociedad se despedaza? La respuesta es simple – China se vuelve a Cristo, y los Estados Unidos se vuelven al paganismo – ¡esa es la razón!

Varias fuentes nos dicen que hay como 1,200 conversiones al Cristianismo en China cada hora, todo el tiempo. Como 30,000 convertidos al Cristianismo cada día, como 10 millones al año. Se estima que hay aproximadamente 100 millones de Cristianos en China mientras escribo este sermón, y el número crece como mil cada hora, las veinticuatro horas al día. Esto solo se puede describir como la más grande explosión de la Cristiandad en el mundo en esta hora de la historia.

¿Cómo podemos explicar el hecho de que China está en el proceso de convertirse al Cristianismo, mientras que América, y el resto del mundo Occidental, lo están abandonando? La respuesta, de nuevo, es simple.

“No puede el hombre recibir nada, si no le fuere dado del cielo”
      (Juan 3:27).

América y el Occidente están cayendo. Nuestra sociedad está llena de confusión moral y espiritual. Mira el hecho de que la Biblia está siendo desechada en América, y hasta atacada. Mira el hecho que nuestros hogares están quebrantados. Los jóvenes se sienten solos la mayoría del tiempo, simplemente porque la mayoría de nuestros hogares han sido destrozados por el rechazo del Cristianismo práctico. Los jóvenes Americanos han sido cortados de sus familias, y han sido dejados en las calles, solos – mientras que los profesores de las universidades seculares continuamente atacan el Cristianismo – ¡lo único que podría salvar nuestra nación de la ruina!

En América, nuestras iglesias están en problemas. Cuando yo era niño en la década de 1950, todas las iglesias Bautistas tenían servicio de Domingo en la noche – hasta las Bautistas Americanas. Pero hoy cuesta hallar una iglesia fundamentalista seria que tenga un servicio en la noche. Una de nuestras damas llamó por teléfono que trabaja con una de las más viejas escuelas fundamentales en América. Ella le pidió que le diera el hombre de una iglesia fundamental en cierta ciudad, que tuviera servicio de noche. Él le dijo que sabía de una, ¡aunque es una ciudad de millones de personas, con cientos de iglesias!

Nuestras iglesias no solo han cerrado los servicios de noche, ya casi ninguna tiene una verdadera reunión de oración. Talvez tengan “Awana,” practica del coro, o estudio Bíblico el Miércoles en la noche, pero las verdaderas reuniones de oración son cosa del pasado en casi todas nuestras iglesias.

¿Qué sobre el evangelismo? ¿Cuántas iglesias tienen un programa de evangelismo efectivo, que en realidad lleve a gente no convertida a la iglesia todos los Domingos? ¡Muy pocas! El Dr. James Dobson dijo que casi todo “el crecimiento de iglesias surge de traslados de membresía” (traducción de Focus on the Family newsletter, Agosto 1998, p. 2). En otras palabras, las iglesias solo saben como “robar” miembros de otras iglesias. No tienen idea de cómo asimilar a los no Cristianos a sus iglesias, y conseguir que se conviertan. Es por eso las iglesias de América, en la mayoría, están muriendo. El Dr. Woodrow Kroll de “Back to the Bible” [De Vuelta a la Biblia] dijo: “El Ministerio que se Desvanece no es solo el titulo de un libro; es una realidad desastrosa” (traducción de Woodrow Kroll, Th.D., The Vanishing Ministry, Kregel Publications, 1991, p. 10). Aunque suene así de horrible, ¡la mayoría de iglesias Americanas se secan y desaparecen delante de nuestros propios ojos! ¿Por qué sucede esto? Porque Dios está juzgando a América, y

“No puede el hombre recibir nada, si no le fuere dado del cielo”
       (Juan 3:27).

China se está volteando a Cristo. América se está alejando de Cristo. Pero aún cuando la oscuridad del neo-paganismo desciende a través de América, ¡una persona joven como tú no necesita viajar a China para encontrar esperanza! ¡No! ¡Tú puedes encontrar a Cristo aquí en el centro de Los Ángeles, en esta iglesia, si la gracia de Dios está sobre ti! Esa es la razón por la que decimos: “¿Por qué estar solitario? ¡Ven al hogar – a la iglesia! ¿Por qué estar perdido? Ven al hogar – a Jesucristo, el Hijo de Dios!” ¡Tú puedes hacer eso aquí en nuestra iglesia en Los Ángeles! ¡Puedes encontrar el mismo perdón y paz con Dios que millones están descubriendo en China – aquí en el Tabernáculo Bautista! ¡Ven al hogar – a la iglesia! ¡Ven al hogar – a Cristo!

Me doy cuenta que relativamente pocos prestarán atención a este mensaje hoy en día – aunque deberías de hacerlo. La razón por la que no escucharás es simple. Está en nuestro texto:

“No puede el hombre recibir nada, si no le fuere dado del cielo”
       (Juan 3:27).

Después de Su conversación con Nicodemo en Jerusalén, Jesús y Sus Discípulos salieron al campo. Jesús predicó, y Sus Discípulos bautizaron personas. Juan el Bautista estaba bautizando cerca de allí. Durante un argumento con los Fariseos, los discípulos de Juan se enteraron que más y más personas eran bautizadas por los Discípulos de Jesús. Los discípulos de Juan se sintieron mal por el hecho de que los Discípulos de Jesús estaban bautizando más personas que ellos. En nuestro texto, Juan le dice a sus seguidores que no se quejaran del éxito de Jesús. A cada persona se le dan diferentes dones y oportunidades.

“No puede el hombre recibir nada, si no le fuere dado del cielo”
       (Juan 3:27).

“Cielo – eso es de Dios. Este uso de un término general por uno específico implica modestia” (traducción de John Bengel, New Testament Commentary, Kregel, reimpresión 1981, volumen I, p. 577).

Matthew Henry señala que este verso presenta “una verdad general…que tenemos una necesaria y constante dependencia de la gracia de Dios en todas las mociones y acciones de la vida espiritual” (traducción de Matthew Henry, Commentary on the Whole Bible, Hendrickson, reimpresión de 1991, tomo 5, p. 720).

Aplico esta “verdad general” a la conversión. Creo que esto explica la razón por la que tanta gente en China se vuelve a Cristo, mientras que América huye a la oscuridad espiritual.

“No puede el hombre recibir nada, si no le fuere dado del cielo”
       (Juan 3:27).

Las verdades de la conversión no salen por presentaciones de computadora, ni trucos del crecimiento de iglesia con propósito, ni de otras formas que gustan usar las iglesias Americanas. Ninguno de esos trucos ha ayudado a las iglesias Americanas de ningún modo real. ¡Pero las “iglesias de casas” Chinas, con pocos himnarios y Biblias usadas, experimentan 1,200 conversiones cada hora! He oído a algunos Americanos de buenas intenciones decir que esperan que los Comunistas se aflojen, para que los Americanos puedan ir a China y “enseñarle” a los líderes Cristianos allí. Pero yo oro que lo opuesto suceda. Yo oro que Dios mantenga a los Americanos ¡afuera! ¡Ellos no necesitan nada de lo que les podamos enseñar! ¡Nosotros necesitamos lo que ellos tienen! ¡Ellos no necesitan nada de lo que nosotros tenemos!

“No puede el hombre recibir nada, si no le fuere dado del cielo”
       (Juan 3:27).

“El hombre” – o sea, cualquiera. Nadie puede recibir la salvación a menos que Dios se la de. Él no puede recibir “nada” – lo cual seguramente incluye la salvación de su alma – a menos que “le fuere dado del cielo”. ¿Por qué es así?

I. Primero, porque hay un Diablo que te detendrá de ser salvo.

Los Cristianos en China están muy conscientes del Diablo y sus demonios, mientras que los Cristianos Americanos casi nunca piensan en ellos. Si una persona nunca piensa en su enemigo, será vencida fácilmente.

Si quieres ser salvo, tienes que darte cuenta de que tú

“no puede[s]…recibir nada, si no [te] fuere dado del cielo”,

por el gran poder del Diablo y sus demonios. Jesús dijo:

“Y los de junto al camino son los que oyen, y luego viene el diablo y quita de su corazón la palabra, para que no crean y se salven” (Lucas 8:12).

¡Si no estás convertido, pon atención! ¡No es broma! Puedes oír cientos de sermones y quedarte inconverso – porque el Diablo quita de su corazón “la palabra”. Lucas 8:12 dice que el Diablo tiene el poder de hacer eso. Un Domingo una persona a quien yo aconsejaba después del sermón confundió al Padre y al Hijo – después de horas de predicación y consejería sobre este tema vital. Confundir al Padre y al Hijo condenará el alma. Pero, después de horas de predicación y consejería sobre este tema, esa persona hizo ese error fatal. Estoy seguro que estaba dormido al hecho de que el Diablo arrancó la palabra de su corazón tan pronto la oyó. Esa es la primera razón que

“No puede el hombre recibir nada, si no le fuere dado del cielo”
       (Juan 3:27).

El Diablo es tan fuerte y listo que arranca cada sermón, cada versículo de la Escritura, cada palabra de consejería – “para que no crean y se salven” (Lucas 8:12). Solamente la gracia soberana de Dios puede vencer el poder y la potencia y trucos de Satanás – en la conversión de un alma humana.

“No puede el hombre recibir nada, si no le fuere dado del cielo”
       (Juan 3:27).

“Sublime Gracia”. ¡Cántala!

¡Sublime gracia! que salvó
   ¡Tan vil ser como yo!
Fui ciego mas hoy miro yo,
   Perdido y Él me halló.
(Traducción de “Amazing Grace” por John Newton, 1725-1807).

II. Segundo, porque la corrupción de tu corazón muerto te detendrá de ser salvo.

Sin la gracia de Dios, tu corazón depravado jamás atrapará el evangelio ni vendrá a Cristo. Es imposible que un cadáver camine. Y es imposible que un pecador muerto como tú venga a Cristo por sí solo.

Voltea a Juan 6:44 por favor. Leamos este versículo juntos de pie y en voz alta.

“Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere; y yo le resucitaré en el día postrero” (Juan 6:44).

Se puede sentar. “Ninguno puede venir a mí, si el Padre…no le trajere”. Es muy claro y poderoso en este verso. Estas “muerto en pecados” (Efesios 2:5). ¡No tienes más habilidad en venir a Cristo que un muerto en salirse del ataúd!

Whitefield a menudo dijo que la gente necesitaba ver su propia depravación antes de experimentar la conversión verdadera. Tienes que ver que estás perdido. O sea que ninguna oración te puede ayudar. Nada que aprendas te ayuda. Ninguna “decisión” que hagas te hará bien. Estás perdido – muerto en pecado – y “ninguno puede venir a [Cristo] si el Padre…no le trajere”. Si Dios te deja en tu estado presente, estás condenado. No te puedes salvar a ti mismo – ni puedes contribuir a tu propia salvación.

“No puede el hombre recibir nada, si no le fuere dado del cielo”
       (Juan 3:27).

“Sublime Gracia”. ¡Cántala!

¡Sublime gracia! que salvó
   ¡Tan vil ser como yo!
Fui ciego mas hoy miro yo,
   Perdido y Él me halló.

III. Tercero, porque tu corazón muerto permanecerá sin convencerse de pecado.

Aparte de la gracia de Dios, tu corazón muerto jamás será convencido de su completo pecado a la vista de Dios. Solo por el poder del Espíritu Santo puede un corazón humano muerto ver y odiar su horrible pecado.

Jesús habló de la necesidad total del Espíritu Santo de convencer a una persona muerta, perdida. Jesús dijo:

“Y cuando él [el Espíritu Santo] venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio” (Juan 16:8).

Pensarás poco sobre tus pecados hasta que Dios te haga pensar en ellos. Poco experimentarás el dolor interno de conciencia por tus pecados hasta que Dios los traiga agudamente delante de ti. Esta es la razón principal por la que no estás salvo. No tienes conciencia de los grandes pecados que has cometido, los grandes pecados que están en el registro de Dios, los grandes pecados que te condenarán al castigo eterno. Pero tus pecados te parecerán de poca importancia, y muy opacos e irreales – a menos que Dios te convenza de pecado. No, no puedes ponerte bajo la convicción del pecado tú solo. Solamente Dios puede hacer eso.

“No puede el hombre recibir nada, si no le fuere dado del cielo”
       (Juan 3:27).

“Sublime Gracia”. ¡Cántala!

¡Sublime gracia! que salvó
   ¡Tan vil ser como yo!
Fui ciego mas hoy miro yo,
   Perdido y Él me halló.

IV. Cuarto, porque tu corazón muerto naturalmente rechaza a Jesucristo.

No puedes hacer nada para salvarte a ti mismo – porque tu corazón muerto muy naturalmente rechaza a Jesús, el Salvador. Tú no puedes mezclar la gasolina con el agua. Los dos automáticamente permanecen separados. Y tú no puedes mezclar tu corazón muerto y a Jesucristo. No importa lo que digas o hagas, tu corazón muerto no recibirá a Jesús ni se “mezclará” con Jesús. Automáticamente se quedará separado de Él. Naturalmente no puede ser algo diferente.

Por favor voltea a I Corintios 2:14. Leamos este versículo juntos, de pie y en voz alta.

“Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente”
       (I Corintios 2:14).

Se pueden sentar.

“El hombre natural” – ese eres tú, en tu estado natural. Sin la obra sobrenatural de Dios dentro de ti, quedarás ignorante de Cristo y de la salvación verdadera. Se requiere una obra sobrenatural de Dios en tu alma, o jamás vendrás a Jesucristo Mismo. Tú jamás serás lavado de tus pecados por Su Sangre si se te deja solo. Solamente Dios puede traerte a Jesús. No llegarás a Jesús por ti solo. Permanecerás en pecado, y morirás en pecado, y estarás en el Infierno por la eternidad por el pecado – a menos que Dios intervenga y te traiga a Jesús el Salvador.

“No puede el hombre recibir nada, si no le fuere dado del cielo”
       (Juan 3:27).

¡Oh, como oramos que Dios tenga misericordia de ti, y te atraiga a Jesús, para limpieza del pecado con Su Sangre preciosa! Amén. “Sublime Gracia”. ¡Cántala!

¡Sublime gracia! que salvó
   ¡Tan vil ser como yo!
Fui ciego mas hoy miro yo,
   Perdido y Él me halló.

(FIN DEL SERMÓN)
Tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.realconversion.com. Oprime "Sermones en Español."

You may email Dr. Hymers at rlhymersjr@sbcglobal.net, (Click Here) – or you may
write to him at P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015. Or phone him at (818)352-0452.

La Escritura Leída por Dr. Kreighton L. Chan Antes del Sermón: Juan 3:22-30.
El Solo Cantado por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith Antes del Sermón:
“Grace! ‘Tis a Charming Sound” (por Philip Doddridge, 1702-1751).


EL BOSQUEJO DE

¡POR QUÉ DIOS ESTÁ BENDICIENDO A CHINA –
PERO JUZGANDO A AMÉRICA!

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

“No puede el hombre recibir nada, si no le fuere dado del cielo”
(Juan 3:27).

I.   Primero, porque hay un Diablo que te detendrá de ser salvo,
Lucas 8:12.

II.  Segundo, porque la corrupción de tu corazón muerto te detendrá
de ser salvo, Juan 6:44; Efesios 2:5.

III. Tercero, porque tu corazón muerto se quedará sin ser convencido
de pecado, Juan 16:8.

IV  Cuarto, porque tu corazón muerto naturalmente rechaza a
Jesucristo, I Corintios 2:14.