Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros de todo el mundo, especialmente del Tercer Mundo, donde hay muy pocos seminarios teológicos o escuelas Bíblicas, si es que hay.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 40 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




ADÁN – UN TIPO DE CRISTO

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
Sábado por la Noche, Junio 18, 2011

“Reinó la muerte desde Adán hasta Moisés, aun en los que no pecaron a la manera de la transgresión de Adán, el cual es figura del que había de venir” (Romanos 5:14).


El Dr. Charles Hodge dijo que: “El diseño de esta sección [de Romanos] es la ilustración de la doctrina de la justificación de pecadores sobre la base de la justicia de Cristo, por una referencia a la condena del hombre por el pecado de Adán” (traducción de Charles Hodge, Ph.D., A Commentary on Romans, The Banner of Truth Trust, 1997 reimpreso, p. 142).

“Reinó la muerte desde Adán hasta Moisés, aun en los que no pecaron a la manera de la transgresión de Adán...” Eso es, la muerte reinó sobre todos los hombres, antes de que los Diez Mandamientos fueran dados a Moisés. Ellos no pecaron “después de la similitud [‘en la semejanza,’ George Ricker Berry] de la trasgresión de Adán”. Los que vivieron desde Adán hasta Moisés no tenían la ley escrita para condenarlos. Entonces, ¿por qué, reinó la muerte sobre ellos? Fue la naturaleza pecaminosa del hombre, heredada de Adán, la que lo causó. Lo hicieron porque heredaron la naturaleza pecaminosa de Adán.

“Reinó la muerte desde Adán hasta Moisés, aun en los que no pecaron a la manera de la transgresión de Adán...”
      (Romanos 5:14).

Adán pecó contra un mandamiento directo de Dios, “no comerás” (Génesis 2:17). Pero aquellos que vivieron entre Adán y Moisés no la tenían la ley directa, escrita. Aún así eran pecadores. ¿Por qué? Porque “reinó la muerte” sobre (Romanos 5:14). “Muerte” aquí significa más que la muerte física. Se refiere también a la muerte espiritual. El Dr. J. Vernon McGee dijo:

Hay una muerte espiritual, la cual es separación y rebelión contra Dios. Somos alejados de Dios, y estamos muertos en delitos y pecados (vea Efesio 2:1)...Esa es la imagen que la Escritura representa (traducción de J. Vernon McGee, Th.D., Thru the Bible, Thomas Nelson Publishers, 1983, volumen 4, p. 679; nota sobre Romanos 5:14).

Eso nos trae a la parte de nuestro texto que yo me quiero enfocar esta noche – “[Adán] el cual es figura del que había de venir” (Romanos 5:14). La palabra Griega traducida “figura” es “tupŏs.” Significa “tipo” o “figura” (Strong).

La importancia de Adán es crítica. Él fue “la figura (tipo, retrato) de Él que había de venir”, eso es, de Cristo. Adán y Cristo son ilustrados como los dos [hombres] esenciales de la historia humana, como las dos figuras o representantes de la raza humana (traducción de The Preacher’s Outline Sermon Bible, Alpha-Omega Ministries, 1996 edición, volumen 2, p. 473; nota sobre Romanos 5:12-21).

Y, así, Adán es un tipo o retrato de Cristo en varias maneras. Este bosquejo es una versión simplificada de una que dio el Puritano Benjamin Keach (1640-1704) en su libro en Inglés Predicando de los Tipos y las Metáforas de la Biblia [Preaching From the Types and Metaphors of the Bible] (Kregel Publications, 1972 reimpreso, p. 972).

“Adán…el cual es figura del que había de venir”
       (Romanos 5:14).

Benjamin Keach dio tres paralelas entre Adán y Cristo, lo que hizo a Adán un tipo de Cristo. Te daré dos de los puntos de Keach.

I. Primero, Adán no tuvo otro padre sino Dios; así también Cristo no tuvo otro padre sino Dios.

Adán y Cristo fueron ambos en una manera especial llamados los hijos de Dios – Adán por creación directa, y Cristo por generación eterna. Jesús siempre fue el hijo de Dios.

El Dr. John MacArthur ha enseñado que Jesús se hizo el hijo de Dios en la encarnación, cuando Él nació de la Virgen María. Su punto de vista es llamado el “Hijo de encarnación”. El Dr. MacArthur dijo:

En ninguna parte enseña la Biblia que Cristo es el Hijo eternal…Él siempre fue Dios, pero Él se hizo Hijo. Él no tuvo el título de hijo siempre. Ese es Su título de encarnación. Eternamente Él es Dios, pero solo desde Su encarnación ha sido Hijo…Cristo no fue Hijo sino hasta Su encarnación (traducción de John MacArthur, D.D., The MacArthur New Testament Commentary – Hebrews, Moody Press, 1983, pp. 27-28).

El punto de vista de Dr. MacArthur sobre el “Hijo de encarnación” fue rechazado por George W. Zeller y Renald Showers (The Eternal Sonship of Christ, Loizeaux Brothers, 1993).

Cristo siempre ha sido el Hijo de Dios. Zeller y Showers dijeron: “La Biblia enseña que ser el Hijo [eterno] Jesucristo envuelve la persona y naturaleza de nuestro Señor, la esencia de quien es Él como la Segunda Persona de la Trinidad. Ya que Él nunca puede ser otro sino quien es, no puede existir aparte de ser el Hijo” (Ibíd., p. 91). Él es:

“Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos”
       (Hebreos 13:8).

El Dr. John F. Walvoord, autor, teólogo, y por décadas el presidente del Seminario Teológico de Dallas, dijo:

Cristo ha sido un Hijo desde la eternidad, y la teoría de que se convirtió en Hijo por la encarnación no es adecuada para explicar el uso del término...Las Escrituras representan a Cristo como el Hijo eterno de Dios...El punto de vista de la Escritura sobre Cristo el Hijo, como es reconocido en muchos de los grandes credos de la iglesia, es que Cristo fue siempre el Hijo de Dios (traducción de John F. Walvoord, Th.D., Jesus Christ Our Lord, Moody Press, 1969, pp. 39, 41-42).

C. H. Spurgeon, el “Principe de Predicadores”, dijo:

Jesús, el Hijo eterno de Dios, “Dios verdadero de Dios verdadero”, que había sido cantado a través de los siglos eternos por los ángeles gozosos, quien había sido el favorito de la corte de su Padre, exaltado muy por encima de principados y poderes, y sobre todo nombre que fue nombrado, se condescendió a ser un hombre, nació de la Virgen María, fue acunado en un pesebre, vivió una vida de sufrimiento y finalmente tuvo una muerte de agonía (traducción de C. H. Spurgeon, “Justice Satisfied,” The New Park Street Pulpit, Pilgrim Publications, 1975, vol. 5, p. 243).

El respetado teólogo y comentador Dr. Charles Hodge dijo:

Cristo es llamado el Hijo de Dios porque es consustancial con Dios el Padre, y por lo tanto igual a él en poder y gloria. El término [Hijo de Dios] es por lo tanto, tal como se aplica a Cristo, no un mandato, ni expresiva de cualquier relación asumida en el tiempo. Él fue y es el Hijo Eterno (traducción de Charles Hodge, Ph.D., Commentary on the Epistle to the Romans, Eerdmans, 1976, p. 18).

“Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos”
       (Hebreos 13:8).

Cristo siempre, por lo tanto, ha sido el Hijo de Dios, y el Dr. MacArthur estaba equivocado.

Yo no escribo esto como algo en contra del Dr. MacArthur. Él tiene muchas cosas buenas que decir en El Estudio Bíblico de MacArthur [The MacArthur Study Bible] (World Bibles, 1997 edition). Frecuentemente leo sus notas allí, y a veces incluso lo cito de manera positiva en mis sermones. Sin embargo en 1997, en las notas de su estudio Bíblico, todavía pareció respaldar el “Hijo de encarnación”, en su nota sobre el Salmo 2:07 (“...la relación de Padre/Hijo en la Trinidad, la relación prevista en la eternidad pasó y se dio en la encarnación...”); en su nota sobre Romanos 1:4 (“Él era el Hijo eterno en anticipación a Su encarnación, que fue cuando entró en el mundo en la encarnación que fue declarado ... como el Hijo de Dios y asumió el papel de sumisión al Padre”), y en su nota sobre Hebreos 1:5 (“Siempre fue Dios, pero Él cumplió Su papel como Hijo en el espacio y el tiempo en Su encarnación”), el énfasis es mío. Cristo no asumió el “papel” del Hijo en su encarnación. El Dr. Hodge dijo: “El término [Hijo de Dios] es por lo tanto, tal como se aplica a Cristo, no un mandato [es decir, el “papel”], ni expresa cualquier relación asumida en el tiempo [es decir, en Su encarnación]. Él fue y es el Hijo Eterno” (ibid.).

Así, Adán es un tipo de Cristo. La Biblia llama a Adán “el hijo de Dios” (Lucas 3:38). Adán no tenía otro padre que Dios. Igualmente Cristo no tenía otro padre que Dios. Adán fue creado por Dios, pero Cristo fue generado eternamente como el Hijo de Dios.

“Adán…el cual es figura del que había de venir”
       (Romanos 5:14).

II. Segundo, el pecado de Adán fue imputado a toda su descendencia; así, la justicia de Cristo es imputada a toda Su descendencia por medio de la fe en Él.

“Como el pecado entró en el mundo por un hombre [Adán]”
       (Romanos 5:12).

“Porque así como por la desobediencia de un hombre [Adán] los muchos fueron constituidos pecadores” (Romanos 5:19).

Por el pecado de Adán todos los hombres se hicieron pecadores.

Cristo, el postrer Adán, imputa justicia a toda Su descendencia espiritual. Como el pecado de Adán fue imputado a toda su descendencia, así la justicia de Cristo fue imputada a toda Su descendencia por medio de la fe en Él.

“Porque así como por la desobediencia de un hombre [Adán] los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno [Cristo] los muchos serán constituidos justos” (Romanos 5:19).

“Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados” (I Corintios 15:22).

Cuando al principio escuchaste el Evangelio tú estabas en Adán, en un estado de pecado y muerte. Pero ahora has escuchado de Jesús “el postrer Adán” (I Corintios 5:45). Jesús, el postrer Adán, ha venido a salvarte de tu juicio, a perdonar tus pecados, y a limpiarte de todo pecado con Su propia Sangre.

Pero no debes confundir a Jesús el Hijo con Dios el Padre. ¡El Padre se encuentra con los pecadores con un fuego consumidor! (Hebreos 12:29). Debes venir a Jesús, el hijo eterno de Dios. Jesús es la única Persona en la Trinidad que tiene Sangre para limpiar tu pecado. Jesús te ama más de lo que tú nunca sabrás. Jesús dijo que Él vino “a buscar y a salvar lo que se había perdido” (Lucas 19:10).

Jesús vino y murió en la Cruz en tu lugar, porque Él te ama. Jesús vino y derramó Su Sangre para limpiar tus pecados, porque Él te ama. Parafraseando una vieja canción:

¡Sí, Jesús te ama!
¡Sí, Jesús te ama!
¡Sí, Jesús te ama!
¡La Biblia dice así!

Ven a Jesús en simple fe y arrepentimiento. Tú lo has hecho difícil al rechazar Su llamada a que vengas a Él. ¡Pero no es nada “difícil”! ¡La salvación es por gracia! Ven a Él. ¡Él te ama tanto que perdonará tus pecados y salvará tu alma en el momento que vengas a Él! ¡Ven a Jesús y serás salvo por todo el tiempo y por toda la eternidad!

(FIN DEL SERMÓN)
Puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.realconversion.com. Oprime “Sermones en Español”.

You may email Dr. Hymers at rlhymersjr@sbcglobal.net, (Click Here)
or you may write to him at P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015.
Or phone him at (818)352-0452.


EL BOSQUEJO DE

ADÁN – UN TIPO DE CRISTO

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

“Reinó la muerte desde Adán hasta Moisés, aun en los que no pecaron a la manera de la transgresión de Adán, el cual es figura del que había de venir” (Romanos 5:14).

(Génesis 2:17)

I.   Primero, Adán no tuvo otro padre sino Dios; así también Cristo no
tuvo otro padre sino Dios, Hebreos 13:8; Lucas 3:38.

II.  Segundo, como el pecado de Adán fue imputado a toda descendencia
así, la justicia de Cristo es imputada a toda Su descendencia por
medio de la fe en Él, Romanos 5:12, 19; I Corintios 15:22, 45;
Hebreos 12:29; Lucas 19:10. Cristo, el postrer Adán, también es una
persona verdadera, representando a toda Su descendencia espiritual.
Como el pecado de Adán fue imputado a toda su descendencia, así
también la justicia de Cristo fue imputada a toda Su descendencia,
Romanos 5:19.