Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros de todo el mundo, especialmente del Tercer Mundo, donde hay muy pocos seminarios teológicos o escuelas Bíblicas, si es que hay.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 40 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




ESTA GENERACIÓN VAGABUNDA

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Angeles
La Tarde del Día del Señor, 5 de Junio, 2011

“Pero tú, Daniel, cierra las palabras y sella el libro hasta el tiempo del fin. Muchos correrán de aquí para allá, y la ciencia se aumentará” (Daniel 12:4).


He dado este sermón muchas veces en nuestra iglesia. Yo considero que “Esta Generación Vagabunda” es uno de los sermones más importantes que he predicado, y quiero que lo escuches con mucho cuidado esta tarde.

El texto dice:

“Pero tú, Daniel, cierra las palabras y sella el libro hasta el tiempo del fin...” (Daniel 12:4).

El significado completo de este verso no fue comprendido completamente sino hasta “el tiempo del fin”. Había de ser “sellado” o encubierto hasta el fin del tiempo. Nota que Daniel mismo no comprendía completamente la profecía que se le había revelado.

“Y yo oí, mas no entendí. Y dije: Señor mío, ¿cuál será el fin de estas cosas? El respondió: Anda, Daniel, pues estas palabras están cerradas y selladas hasta el tiempo del fin”
       (Daniel 12:8-9).

Fue solo hasta el siglo veinte que el significado profético de estas palabras comenzó a aclararse. El Dr. W. A. Criswell dijo que Daniel 12:4 nos habla de “una hora de movilidad sorprendente y que un gran aumento de conocimiento se pronostica para los últimos días” (traducción literal de Criswell Study Bible, nota sobre Daniel 12:4).

“Pero tú, Daniel, cierra las palabras y sella el libro hasta el tiempo del fin. Muchos correrán de aquí para allá, y la ciencia se aumentará” (Daniel 12:4).

La gente se interesa mucho en la profecía Bíblica hoy por los eventos que acontecen en el Medio Oriente, y por el terrorismo que vemos en muchas partes del mundo, y los eventos que acontecen en Israel. Los problemas de ecología y de sobrepoblación, y los grandes problemas sociales y psicológicos que la humanidad enfrenta también han causado que mucha gente se vuelva a las profecías Bíblicas para encontrar respuestas. A menudo la gente pregunta: “¿Tiene la Biblia algo que decir sobre los eventos que leo en el periódico?” Yo tengo que admitir que si yo no creyera en la Biblia, estaría muy desanimado y asustado por lo que sucede en el mundo. Debemos saber lo que la Biblia dice sobre la profecía – sobre lo que sucederá en el futuro. ¿Qué dice la Biblia?

I. Primero, la Biblia da muchas señales de que ahora vivimos en “el tiempo del fin,” del cual se habla en Daniel 12:4.

Nuestro texto dice:

“Pero tú, Daniel, cierra las palabras y sella el libro hasta el tiempo del fin…” (Daniel 12:4).

Yo creo que ya estamos en ese tiempo, “el tiempo del fin”. Toda señal indica que vivimos muy cerca del fin del mundo según lo conocemos.

Primero, existen señales ecológicas que el fin del mundo está cerca. Primero, hay señales ecológicas de que el fin se acerca. Jesús predijo:

“grandes terremotos, y en diferentes lugares hambres y pestilencias; y habrá terror y grandes señales…y en la tierra angustia de las gentes, confundidas a causa del bramido del mar y de las olas; desfalleciendo los hombres por el temor y la expectación de las cosas que sobrevendrán en la tierra”
       (Lucas 21:11, 25-26).

Jesús dijo que el corazón de la gente se enfriaría al ver lo que sucede “en la tierra”. ¡Él dijo que habría gran temor por los problemas ecológicos que encaran a la humanidad!

Segundo, Cristo dijo que la fricción racial sería una señal de que el fin está cerca.

“Entonces les dijo: Se levantará nación [ethnos o grupo étnico] contra nación [grupo étnico], y reino [‘basilean’ o ‘grupo nacional’] contra reino [grupo nacional]” (Lucas 21:10).

Grupo étnico contra grupo étnico, grupo nacional contra grupo nacional - ¿no es eso lo que estamos viendo hoy? ¡Con toda nuestra sabiduría humana, tecnología y ciencia, no podemos detener la batalla étnica entre las razas, ni las guerras entre las naciones!

Tercero, la Biblia nos dice que Israel le sería un gran problema a las naciones en el tiempo del fin. Dios dijo:

“Yo pondré a Jerusalén por piedra pesada a todos los pueblos”
       (Zacarías 12:3).

Los Cristianos verdaderos necesitan pararse por Israel en estos tiempos. Pero la Biblia predice que las naciones del mundo estarán contra Israel en el tiempo del fin. El aumento de tensión por Israel es una señal de que estamos en los últimos días.

Cuarto, la Biblia nos dice que un aumento de persecución contra los Cristianos es una señal del fin. Jesús dijo:

“Os echarán mano, y os perseguirán, y os entregarán…a las cárceles” (Lucas 21:12).

Eso acontece ahora mismo en la Republica Popular de la China, en Sudán, en Indonesia, en el Medio Oriente, y en muchas otras partes del mundo. Yo creo que la terrible persecución de Cristianos que vemos en todo el mundo, es una señal de que el fin está cerca.

Quinto, está la señal de apostasía religiosa. La Biblia dice:

“Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la apostasía…” (II Tesalonicenses 2:3).

Aun cuando cientos de miles ingresan a las Iglesias en China, África, y otras partes del mundo, al mismo tiempo hay una gran caída, una gran apostasía de la Cristiandad verdadera, aquí en el mundo occidental. Esto también parece ser señal de que vivimos muy cerca al fin del mundo que conocemos, y de la Segunda Venida de Jesucristo.

Todas las señales principales están en su lugar. Las predicciones de la Biblia se han cumplido. Es por eso que estoy convencido de que ahora vivimos en “el tiempo del fin”, del que habla Daniel 12:4.

II. Segundo, el texto nos dice que la ciencia y viajar aumentarán en el tiempo del fin.

“Pero tú, Daniel, cierra las palabras y sella el libro hasta el tiempo del fin. Muchos correrán de aquí para allá, y la ciencia se aumentará” (Daniel 12:4).

El aumento de la ciencia en los últimos 150 años ha hecho posible que la movilidad y el viajar aumenten. El profeta Daniel jamás viajó más rápido de lo que un caballo podía correr, quizá 15 millas por hora. La velocidad más común para él era la que el hombre podía caminar. En los tiempos de Daniel nadie había viajado a más de 15 o 20 millas por hora. Pero con la invención del tren, y la energía eléctrica, el hombre anduvo por carreteras y ríos a velocidades de 20 a 30 millas por hora, por primera vez. Luego Henry Ford hizo popular el motor de combustión interna, y las velocidades de 25, 35 y hasta 70 millas por horas finalmente se alcanzaron. Hoy día hay automóviles que pueden viajar a 600 millas por hora. Los aeroplanos pueden viajar a 2,000 millas por hora, y las naves espaciales a 24,000 millas por hora. Hoy un aeroplano puede dar la vuelta al mundo en menos de 24 horas. Y una nave espacial puede dar la vuelta al mundo en 80 minutos. En menos de 1 segundo un mensaje de radio puede llegar de un confín de la tierra al otro. Ahora se habla de la posibilidad de que el hombre en el futuro viaje a la velocidad de la luz, o 7½ veces alrededor del mundo en un solo segundo. Eso podría suceder al perfeccionarse los medios de anti gravedad. ¡Imagínatelo!

W. E. Blackstone, en su libro clásico, Jesús is Coming, Jesús Viene [en Inglés] en 1917 dijo lo siguiente:

Ahora debemos considerar cuales son las evidencias para creer que Su venida está cerca. De las muchas razones por las que creer que el fin del mundo según lo conocemos está cerca, daremos siete en lista. Primero, la prevalencia de viajar y de la ciencia.

Eso fue escrito en 1917. Luego Blackstone citó Daniel 12:4. Y dijo:

Comparar años recientes con el presente muestra un asombrante aumento en ambos el viajar y la ciencia.

Continuó:

Se cuenta de una mujer en Inglaterra que después de pensar mucho decidió emprender viaje. Amistades se juntaron para ayudarla a partir. Y andando una milla o más para despedirla, se había juntado una multitud para decirle adiós. Pero su viaje completo era de solamente cincuenta millas.

Y todos fueron a decirle adiós, porque sabían que nunca la volverían a ver. ¡Ella se mudaría a cincuenta millas de distancia! ¡Pero hoy, si se descubre la anti gravedad, el hombre viajará a la velocidad de la luz – o a 7½ veces alrededor del mundo en un segundo!

Luego Blackstone dijo esto:

Ahora la invención ha encadenado las fuerzas del vapor y de la electricidad a coches de palacios por mar y tierra, de modo que uno puede darle la vuelta al mundo cómodamente en 60 días.

Eso le parecía sorprendente a Blackstone en 1917. Unos años antes, Jules Verne había escrito su novela de ciencia ficción La Vuelta al Mundo en Ochenta Días. La hicieron película que todavía puedes ver en la televisión, con David Niven. Y cuando Jules Verne la escribió, la gente se reía de la idea de dar la vuelta al mundo en 80 días en un globo. Hoy, suena anticuado hablar de volar alrededor del mundo en 80 días, porque ahora es común que la gente viaje alrededor del mundo en 20 horas. ¡El hombre en nave espacial puede viajar aun más rápido todavía!

Nuestro texto dice:

“Pero tú, Daniel, cierra las palabras y sella el libro hasta el tiempo del fin. Muchos correrán de aquí para allá, y la ciencia se aumentará” (Daniel 12:4).

Esto sucedió en el siglo veinte, en la vida de mis padres y abuelos. Cuando mi abuela nació no había automóviles. Todavía no se inventaba el aeroplano. Mi abuela recordaba la primera vez que dos hombre volaron por aeroplano – eran los hermanos Wright Brothers. Y todavía vivió para ver al hombre orbitar el mundo en satélite. ¡En una sola vida! Todo ese aumento en la ciencia, y velocidad, y viajar es una señal de que estamos acercándonos al fin del mundo según lo conocemos.

El Dr. M. R. DeHaan, en su libro, Signs of the Times, Las Señales de Los Tiempos [en Inglés], dijo esto:

Daniel da dos de las señales del fin del tiempo. Son estas: (1) muchos correrán de aquí para allá, y (2) la ciencia se aumentará. Yo las llamo la señal de viajar y la señal de la educación. El tiempo del fin se marcará por un aumento sin igual en viajar y un gigante progreso en el conocimiento, la educación, el descubrimiento de la ciencia. Daniel dice: “Muchos correrán de aquí para allá”. El predijo que sería una era de viajar sin precedentes. Maravilla leer dichas palabras escritas hace más de 2,500 años en las palabras del profeta Daniel. Pero describe completamente nuestra era moderna de hoy. El mundo se ha encogido. Es una era de velocidad y viajar. Primero llegaron el vapor y la electricidad. Primero llegó el tren, luego el diesel. El automóvil. Los barcos veloces. El Aeroplano. Y ahora los aviones, seguidos por los satélites. No se puede ignorar el significado de estas palabras, “muchos correrán de aquí para allá”.

Pero entremos más en esta profecía de Daniel y su cumplimiento, lo cual vemos en el mundo hoy.

III. Tercero, el texto nos dice de la inquietud de la humanidad en el tiempo del fin.

“Pero tú, Daniel, cierra las palabras y sella el libro hasta el tiempo del fin. Muchos correrán de aquí para allá, y la ciencia se aumentará” (Daniel 12:4).

Pregúntate, ¿Por qué la gente corre de aquí para allá? ¿Por qué se viaja tanto hoy? Yo creo que la razón por la cual gente se moviliza es, que hay algo en su corazón que los lleva a moverse constantemente.

Recuerda lo que Caín dijo en el libro de Génesis:

“He aquí me echas hoy de la tierra, y de tu presencia me esconderé, y seré errante y extranjero en la tierra”
       (Génesis 4:14).

Caín cometió un pecado. El mató a su hermano. Como resultado del pecado él fue fugitivo sobre la tierra, viajando constantemente, sin estar satisfecho en ningún lugar.

Estoy convencido de que la razón por la que la gente se mueve tanto hoy es porque es movida por el pecado. La razón principal que la gente viene a América es por el pecado, el pecado de la codicia. ¡La gente no viene a América para hacerse buenos Cristianos! Vienen por codicia, para ganar más dinero. Por eso es casi imposible que los estudiantes de intercambio Chinos se hagan Cristianos verdaderos. En la China se halla el avivamiento más grande de la Cristiandad en la historia moderna. Pero cuando los estudiantes vienen aquí solo les interesa ganar más y más dinero. Se van a Las Vegas los fines de semana – a apostar el dinero. Quieren trabajar en vez de venir a la iglesia – para ganar más y más dinero. El dinero se vuelve el dios de ellos – tal como se ha vuelto dios para los Americanos.

Los de habla hispana se mueven constantemente, cambiándose constantemente. Arruina a sus hijos y a ellos. ¡Quédate en un solo lugar! ¡Quédate aquí con nosotros!

A. W. Tozer dijo de los verdaderos Cristianos que tuvimos una vez en América:

El diácono que pasó toda su vida en el mismo condado donde nació ha muerto y se ha ido para siempre. El existió antes de los días del nómada moderno…Su error básico fue que…necesitando un cambio y un descanso…pero sin haber oído de estas ayudas para la salud y la vida, mantuvo su nariz metida en el trabajo, crió a diez hijos, trabajó en su finca, y leyó uno o dos libros por mes… Él aun podía dispararle a una ardilla desde un árbol de nueces a cien yardas de distancia sin lentes, y correr a los ochenta y siete años de edad. Cuando al fin falleció, su familia y vecindad, quienes apreciaban su carácter de oro, habiendo vivido junto a él toda la vida, se dolieron sinceramente. Cómo pueden decir que su nieto, que se muda de apartamento cada dos años y pasa el verano rugiendo por el jardín en una nube de humos, es igual a en carácter valiente, no se puede comprender. (A. W. Tozer, “Midsummer Madness,” en God Tells the Man Who Cares, Christian Publications, edición de 1970, p. 127).

¿Por qué la gente en toda América se mueve tanto? ¿Por qué dejan sus iglesias y se mudan hasta el otro confín del país? Casi siempre se trata de avaricia para tener más y más dinero. Yo no estoy de acuerdo con Billy Graham en muchas cosas, pero sí estoy de acuerdo con él cuando dijo que el pecado más grande de América es el pecado de la codicia, querer tener más y más dinero.

Joven, este movimiento y mudarse constante, y el deseo de tener más dinero le han hecho daño a tu generación. Tus padres te arrancaron de tu escuela, y te halaron de tus amigos, y como resultado te hallas solo. Es una gran tragedia. La mayoría de jóvenes en América están terriblemente solos. No puedes tener una relación estable, ni amigos verdaderos si te mudas constantemente.

¡No dejes que te digan que tienes que mudarte para asistir a la Universidad! Hay quince o veinte universidades a distancias accesibles de esta iglesia. ¡Quédate y ve a la escuela acá! ¡Quédate en esta iglesia y haz amistades aquí! ¿Por qué estar solitario? – ¡ven a la iglesia! La cosa más importante que puedes hacer es volverte Cristiano verdadero – ¡y quédate aquí en ésta iglesia Bautista y ayúdanos a tener un impacto positivo en Los Angeles! No te vayas. Solamente te pondrá en soledad – una vez más. ¿Por qué estar solitario? – ¡ven a casa – a la iglesia – y quédate aquí!

Si dejas tu iglesia, dejas tus raíces. Dejas todo lo que de verdad cuenta en la vida. Es lo que hizo Caín. Y arruinó su vida, y la vida de sus hijos. Se hicieron paganos – los primeros paganos en el mundo – porque Caín se apartó de la presencia del Señor para vivir en la tierra de Nod. El Dr. DeHaan dijo:

La tierra de Nod literalmente significa “la tierra de vagar”. Eso es lo que significa la palabra Hebrea, la tierra de vagar. Implica viajar de lugar a lugar. La tradición relata que Caín salió de India y de China y de otras tierras remotas… La interpretación general es que Caín viajó a cierta distancia de su hogar. Sugiere una inquietud, una incomodidad.

Moverse, moverse, moverse. Es lo que la gente hizo en el día de Caín, en los días antes del Gran Diluvio. Y Cristo nos dijo que las acciones de la progenie antes del Diluvio caracterizarían a la gente en los últimos días. El dijo:

“Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre” (Mateo 24:37).

Y así es hoy. La gente se muda constantemente, tal como lo hacían en los días antes del Diluvio. Eso es exactamente lo que la gente hace hoy.

“Muchos correrán de aquí para allá, y la ciencia se aumentará” (Daniel 12:4).

¿Por qué se mueve tanto la gente? Ya dije que mayormente viene de la codicia, de la avaricia de tener más y más dinero. La Biblia dice:

“También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. Porque habrá hombres amadores de sí mismos…” (II Timoteo 3:1-2).

La gente en los últimos días es literalmente “Amadora del dinero” y “amadores de sí mismos” – ese es el Griego literal. Y he dicho que el deseo constante de moverse está generalmente basado en la codicia de una u otra clase. La gente dice: “Podría conseguir un trabajo y quedarme aquí en la iglesia, pero yo haría más dinero si me cambiara a otro lado”. Dicen: “Yo podría ir a ésta escuela, es buena. Pero ganaría aun más dinero en el futuro si asistiera a aquella escuela – allá lejos”. Así que allí tienes una generación egoísta y codiciosa moviéndose y mudándose constantemente.

Ahora, Jesús tenía algo que decir de esto. Jesús dijo:

“Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (Mateo 6:33).

Eso es lo que el Sr. Mencía hizo. Eso es lo que el Sr. Griffith hizo. Eso es lo que el Dr. Chan hizo. Eso es lo que el Dr. Cagan hizo. Eso es lo que la Sra. Salazar y la Dra. Judith Cagan hicieron. Eso es lo que mi esposa hizo. Todos los líderes de nuestra iglesia han puesto el reino de Dios antes. ¡Mira cuan felices y normales son las familias de ellos! Y eso es lo que quiero que hagas. No te corras para otro lado. Quédate aquí y busca primero el reino de Dios. Como cantó el Sr. Griffith hace un momento:

Corazón contento, mente en grande paz,
Tesoros son estos, que no comprarás.
Si a Jesús tienes, más riqueza hay en ti
Que acres de diamantes y oro sin fin.

He estado en aquí en el centro de Los Angeles por más de sesenta años. Casi todo mi ministerio de cincuenta y tres años ha sido en el centro de Los Angeles, primero en una iglesia de gente blanca, y luego en una iglesia China, y luego esta iglesia. A menudo he deseado irme de Los Angeles. Pero Dios quiso que me quedara. Muchas veces ha sido difícil quedarme aquí, a menudo ha sido difícil financieramente o emocionalmente. Pero he visto que es más importante estar en la voluntad de Dios que en un lugar “mejor”. C. T. Studd, gran misionero a China y África, dijo: “El lugar más seguro en donde estar es en el centro de la voluntad de Dios”. ¡Y estoy de acuerdo con él!

Todos aquellos que fueron a la escuela conmigo se mudaron fuera de la cuidad. Mi familia o murió, o se mudó. Todos se han ido de Los Angeles. Antes había muchos acá. Ahora solo yo, aparte de mis hijos y mi esposa, soy el único con apellido Hymers en Los Angeles. Soy el único de mi generación que queda en la ciudad donde había docenas de ellos. Pero los que se mudaron y los que se fueron no han llevado mejor vida y no han hallado lo que buscaban. Y yo tengo una vida más plena y rica y mejor que aquellos que huyeron y dejaron la cuidad. Quédate en la ciudad. Y yo creo que ese es el mensaje que los pastores deben predicar desde un confín de América al otro en las grandes ciudades. ¡Quédate en ésta ciudad! ¡Quédate en la iglesia local! ¡Afuera no hay nada!

Algunos predicadores tienen un día de volver a casa, cuando regresan los que se fueron de sus iglesias. He oído eso en varias iglesias, donde tiene el dia de volver a casa y todos regresan a la iglesia. Yo no creo que deban hacerlo. Yo no lo haría para aquellos que dejaron la ciudad central y dejaron su iglesia. Lo que deberían tener es un día de “quedarse en casa” para los que se quedaron. Ten un día de “quedarse en casa” y no des honra a los que se van. Jamás. Nunca los menciones con honra.

¿Qué crees que le pasó a nuestras iglesias? ¿Qué le pasó a América? La gente blanca se fue de las ciudades. Dejaron sus iglesias. Tenemos que predicar en contra de eso. Casi ha matado a América. Nada ha destruido a nuestra nación más que la gente blanca dejando las ciudades, dejando sus iglesias, corriendo. Se llama “el vuelo blanco”. ¡Y ha arruinado a América! ¡Deja de huir! ¡Quédate en la cuidad! Eso es lo que necesitamos predicar. No es un mensaje que le agradará a la gente, pero tal vez alguien lo haga. ¿Qué debemos hacer, predicar solo lo que agrada a la gente? ¡Mejor predicar lo que la gente necesita oír!

Ahora yo soy el último que queda, pero tengo una vida más plena y rica y mejor que aquellos que huyeron y dejaron la ciudad. Y te animo a que hagas lo mismo. Ve contra la corriente. Pon raíces, y quédate donde estás.

Y otra razón aparte del materialismo, es la falta de dominio propio. “Muchos correrán de aquí para allá, y la ciencia se aumentará”. La Biblia dice que esta generación sería “sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes” (II Timoteo 3:3). La palabra “intemperantes” significa que no se pueden controlar a ellos mismos. Mucha gente se mueve continuamente porque no se pueden controlar, particularmente entre los Hispanos. No pueden quedarse en el mismo lugar. Tienen que mudarse cada tres o cuatro meses. ¡No es modo de vivir!

Desafortunadamente, pese a ser gran hombre en muchas maneras, el padre de mi madre era así, mi abuelo. Tuvo siete hijos, todos nacieron en diferentes estados. Él se mudaba constantemente. Mi madre nació en Oklahoma. Un hermano en Nevada. Dos en el Occidente de Canadá. Mudándose, mudándose, mudándose. No maravilla que al fin de su vida no tenía nada. ¡Ese no es modo de vivir! Vi lo que le pasó a la familia de mi madre y a la de mi padre con tanto mudarse, y me propuse no cambiar así a mis hijos. Una noche conté con mi esposa las escuelas. Yo asistí a 28 diferentes escuelas antes de graduarme de la Secundaria. Y de niño viví en varios hogares. Decidí que al crecer iba a poner mis raíces en un solo lugar. Porque no veo que la gente avance con tanto mudarse. Si te has mudado acá, que sea la última vez. Párate firme y di: “Ya basta. Esta es la última vez que me mudaré”.

Cuentan que Aldous Huxley iba en camino a una reunión de la Asociación Británica en Dublin, Irlanda. Pero llegó tarde a la estación. De prisa tomó un taxi llevado a caballos. Le dijo al chofer: “Que corran rápido los caballos”. El chofer le pegó a los caballos. Y salieron, brincando por las calles. Después Huxley le gritó al chofer: “¿Sabes adónde vamos?” El chofer contestó, “No, sé adónde vamos, pero vamos bien rápido”. Así es el hombre moderno. “No sé adónde voy, pero voy bien rápido”.

Uno de los que marchaban en el ejercito de Coxe yendo a Washington trataba de explicar su misión con decir: “No sabemos lo que queremos, pero lo queremos bastante, y bien rápido”. Y así es la gente joven hoy. “No sé lo que quiero, pero lo quiero lo más pronto posible”. A propósito, ¿Hacia donde va tu vida? Vas lo más rápido que puedes, pero, ¿Adónde vas? Vives en la línea de alta velocidad. ¿Pero, adónde te lleva tu vida? ¿Adónde estarás en veinticinco años? ¿En cincuenta años? Vas lo más rápido que puedes, pero, ¿para donde vas? ¿Adónde estarás en cien años? ¿Adónde pasarás la eternidad? Vas lo más rápido posible, ¿pero para donde? ¿Qué quieres de la vida? Sabes, las grandes preguntas filosóficas de la vida son: ¿Quién soy? ¿Por qué estoy aquí? Y ¿para donde voy? Y si no has resuelto esas preguntas, no importa cuanta educación universitaria tengas, a la larga no te ayudará. ¿Quién eres? ¿Por qué estás aquí? ¿Adónde vas? ¿Adónde pasarás la eternidad?

Hablé con una persona hace algún tiempo. Ella dijo, “antes de venir a esta iglesia yo no sabía por qué estaba aquí”. Dijo: “Iba al trabajo y me iba a casa. Me acostaba y me levantaba. Iba al trabajo. Llegaba a casa. Me acostaba. Me levantaba. Y me preguntaba: ¿Cuál es el propósito de esto?” ¿Por qué estoy aquí? ¿Para donde voy? Y ella dijo: “Al llegar a esta iglesia hallé el propósito de mi vida y hallé por qué estoy en la tierra”. Eso es lo que necesitas. ¿Por qué estar solo y sin propósito? ¡Ven al hogar – a la iglesia!

Un Cristiano anciano se sentó con un joven un día. Ese joven pensaba que tenía un gran futuro. Ganaba buen dinero. El anciano le dijo: “¿Qué piensas hacer con tu vida?” “Bueno”, dijo él, “Voy a trabajar duro”. El anciano lo miró, y dijo: “¿y después?” “Bueno” dijo él: “Voy a ganar mucho dinero”. El anciano lo miró, y dijo: “¿y después?” “Bueno”, dijo él: “Supongo que me casaré”. El anciano dijo: “¿y después?” “Bueno, supongo que seré padre de familia, y criaré hijos”. “¿Y después?” “Bueno, creo que me jubilaré y disfrutaré los logros de mi vida”. “¿Y después?” “Bueno, creo que moriré”. “¿Y después?” Y esa fue la pregunta que lo acosaba. Y no la podía sacar de su mente.

Y eso es lo que necesitas hacer tú. Te has preguntado: “¿Qué significa en verdad mi vida? ¿Adónde se dirige mi vida? He corrido de aquí para allá, pero para donde se dirige mi vida?”

Y es por eso que quiero que vuelvas aquí a la iglesia el próximo Domingo. Quiero que hagas amistades sólidas en ésta iglesia. Ese es el modo de curar la soledad. La iglesia no es un lugar perfecto, porque tiene seres humanos en ella, y los seres humanos no somos perfectos. Pero la iglesia es “el lugar más feliz sobre la tierra”. Eso dicen de Disneyland, pero se equivocan. ¡La iglesia local es el lugar más feliz sobre la tierra!

Pero debes cometerte a la iglesia local. No curará tu soledad si vienes por un tiempo y luego te vas. Tienes que unirte a la iglesia, y seguir viniendo, todas las semanas, no importa lo que suceda. ¡Ese tipo de cometido es necesario para tener un matrimonio estable – y es necesario para ser parte de la familia de la iglesia! La gente está sola porque es demasiado egoísta y codiciosa para cometerse a otros. Terminan como el viejo Scrooge, en la obra A Christmas Carol de Dickens. Son tan egoístas y codiciosos que terminan completamente solos – metidos en un asilo, cortados de las relaciones significantes. Y comienza ahora, mientras estás joven. Anótalo como una de las verdades de la vida: Si no te cometes a un grupo estable de gente, siempre estarás solo. Y no hay un lugar más solo que el Infierno. El hombre rico en el Infierno estaba tan solo que rogaba que un pordiosero le diera agua de beber. Tienes que entrar a esta iglesia local y quedarte aquí si quieres vencer la soledad.

Y luego, tienes que venir por completo a Jesucristo, el Hijo de Dios. Él murió en la Cruz para pagar la pena por tus pecados. Él derramó Su Sangre preciosa para que tus pecados pudieran ser lavados. Él resucitó de los muertos y ahora está sentado a la diestra de Dios, en el Cielo. Pero tienes que volverte de tu estilo de vida egoísta y pagano, y tienes que venir a la iglesia todos los Domingos, sin faltar nunca. ¡Ese es el arrepentimiento verdadero! ¡Eso es lo que significa! ¡Y tienes que venir a Cristo del todo, y ser lavado en Su Sangre! ¡Esa es la salvación verdadera! ¡Esa es la Cristiandad del Nuevo Testamento! ¡Esa es la respuesta a las grandes preguntas de la vida! ¡Esa es la manera de vivir para siempre! ¡Sal de esta generación vagabunda! ¡Déjala! ¡Entra en esta iglesia Bautista local, del Nuevo Testamento! ¡Ven a Cristo del todo! ¡Hazlo! ¡Hazlo! ¡Hazlo! ¡Y Dios te bendecirá para siempre!

(FIN DEL SERMÓN)
Tú puedes leer los sermones de Hymers cada semana en el Internet
en www.realconversion.com. Oprime “Sermones en Español.”

You may email Dr. Hymers at rlhymersjr@sbcglobal.net, (Click Here)
or you may write to him at P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015.
Or phone him at (818)352-0452.

La Escritura Leída por Dr. Kreighton L. Chan Antes del Sermón: Daniel 12:1-4, 8-10.
El Solo Cantado por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith Antes del Sermón:
“Acres of Diamonds” (por Arthur Smith, 1959).


EL BOSQUEJO DE

ESTA GENERACIÓN VAGABUNDA

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

“Pero tú, Daniel, cierra las palabras y sella el libro hasta el tiempo del fin. Muchos correrán de aquí para allá, y la ciencia se aumentará” (Daniel 12:4).

(Daniel 12:8-9)

I.   Primero, la Biblia da muchas señales de que ahora vivimos en
“el tiempo del fin,” Daniel 12:4a; Lucas 21:11, 25-26;
Lucas 21:10; Zacarías 12:3; Lucas 21:12; II Tesalonicenses 2:3.

II.  Segundo, la Biblia nos dice que la ciencia y viajar aumentarán en el tiempo del fin, Daniel 12:4b.

III. Tercero, la Biblia nos habla de la inquietud de la humanidad en el
tiempo del fin, Génesis 4:14; Mateo 24:37; II Timoteo 3:1-2;
Mateo 6:33; II Timoteo 3:3.