Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros de todo el mundo, especialmente del Tercer Mundo, donde hay muy pocos seminarios teológicos o escuelas Bíblicas, si es que hay.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 40 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




LA GUERRA DE OBAMA CONTRA ISRAEL

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Tarde del Día del Señor, 29 de Mayo, 2011

“Pero Jehová había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré. Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición. Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra” (Génesis 12:1-3).


En un corto sermón es difícil dar todos los hechos relacionados a la confrontación del Viernes pasado (20 de Mayo del 2011) entre el Presidente Obama y el Primer Ministro de Israel, Benjamin Netanyahu. Todo comenzó cuando el presidente Obama emitió un comunicado el día antes de reunirse con el Sr. Netanyahu. En ese comunicado, Obama dijo que Israel debería dar a los Palestinos y a sus aliados terroristas toda la tierra que Israel había ganado en 1967, en la Guerra de los Seis Días. Fue un comunicado sorprendente por dos razones: (1) primero, ningún otro presidente de EE.UU. había llamado alguna vez a Israel a renunciar a tanta tierra para dársela a sus enemigos; (2) segundo, es sin precedente que un presidente hiciera tal comunicado antes de reunirse con el Primer Ministro de Israel. Dick Morris llamó a esa severa confrontación de los dos líderes el inicio de “La Guerra de Obama contra Israel”.

OneNewsNow reportó (5/23/11) que “Miles de activistas a favor de Israel fueron [hablados por Obama] el Domingo en el cual él [repitió] sus comentarios hechos antes en la semana sobre el regreso de Israel a sus fronteras de antes de 1967”. Entre los que asistieron estaba Laurie Cardoza-Moore, quien dijo que “Entre tanto que Obama clama apoyar a Israel, muchos de los participantes están alertas e inciertos si pueden confiar en lo que dijo el presidente mientras el trataba de aclarar sus comentarios del Jueves” (ibíd.).

El abogado Jordan Sekulow, un analista de la defensa nacional, dice que el presidente Obama ha manifestado ser anti-Israelí, a pesar de los intentos de explicarse. Sekulow dijo: “Tienes un congresista Demócrata de Nueva Jersey, Robert Andrews – no es moderado, es liberal – diciendo que Obama se está inclinando hacia Hamas, una conocida organización terrorista”.

En una encuesta realizada por OneNewsNow, más del 93% de los entrevistados, cuando se les preguntó cómo describirían la actitud del presidente hacia Israel, dijeron “hostil, anti-Israel” (traducción de Chad Groening, “Obama’s Schizophrenic Policy”, OneNewsNow, 5/27/11).

La revista liberal Time, en un ataque total contra el Primer Ministro Netanyahu, lo llamó “grosero”, “provocador”, “cursi” y “condescendiente” por defender las fronteras de su país (Time, 6 de junio del 2011, p. 25). Pero el Gobernador Mitt Romney dijo: “Obama ha lanzado a Israel bajo las llantas del autobús” (ibíd.)

.

El comentador de noticias Dick Morris, quien es Judío, fue aún más allá. En un artículo titulado “La Guerra de Obama contra Israel”, Morris dijo:

      Ningún Judío Americano que valora la existencia de la nación del Israel puede seguir engañándose a sí mismo. El Presidente Obama está en contra del estado Judío. Su discurso del Jueves abraza abiertamente la posición de los Palestinos y está designado a forzar a Israel a someterse a su dominio.
       ¿De qué otra manera podemos interpretar la demanda que Israel regrese a sus fronteras de 1967 y que esto es el principio para más negociaciones?...Las fronteras de 1967 pueden ser caminadas fácilmente en cuatro horas y manejadas en menos de quince minutos. Le tomaría un minuto a un avión para volar sobre ella.
       Forzar a Israel a unas fronteras sin protección no es un preludio a la solución. Es el preludio al equivalente moderno de la Solución Final de [Hitler] – la destrucción de Israel y la de los siete millones de Judíos que viven allí.
       ¿Quién puede creer que achiquitando a Israel va a apaciguar a los Árabes tanto como desmembrando a Checoslovaquia hubiera apaciguado a Hitler?...Menos de...sacar a los Judíos que han vivido allí por más de sesenta años – no hay ningún acuerdo que ellos vayan a aceptar...
       Las consecuencias para los Demócratas Judíos de los comentarios de Obama son profundas. Cada uno de ellos debe elegir ahora, sin rodeos y sin dudas, entre su apoyo a Obama o su apoyo a Israel. No es Israel o el Partido Republicano que les ha obligado a hacer esta decisión. Es el propio Presidente, cuyo pre-juicio anti-Israelí nunca se había mostrado tan abiertamente.
       Mientras el presidente Obama solicita fondos de los Judíos Americanos, recordemos a nuestros familiares, amigos y compatriotas en Israel y honrémosles diciendo que no. Es hora que los Judíos Americanos elijan. Al igual que lo hicieron en 1938 (traducción de DickMorris.com, “Obama’s War on Israel,” Mayo 23 del 2011).

Aunque no siempre estoy de acuerdo con Dick Morris, creo que tiene razón en esto. Es hora de que todos los Estadounidenses elijan – elijan defender a Israel y digan: “Nunca más” a los que están tratando de exterminar a los Judíos. ¡Nunca más! Vamos a enviar telegramas al Presidente y hacer llamadas telefónicas a la Casa Blanca. ¡Vamos a decirle que queremos que se retracte de lo que ha dicho, y que le de todo su apoyo a nuestro aliado y amigo, el Estado de Israel y al pueblo Judío en todas partes!

Y démosle gracias a Dios que el Primer Ministro Netanyahu se enfrentó al Sr. Obama:

      Amonestando al presidente de los Estados Unidos en la televisión internacional, Netanyahu rechazó el plan dado por Obama que usaría las fronteras de antes de la guerra de 1967... como el punto de partida para las negociaciones, diciendo que al hacerlo pondría en riesgo la seguridad de Israel y lo obligaría a negociar con “una versión Palestina de Al Qaeda”.
       “La única paz que perdurará es una basada en la realidad, en hechos inquebrantables”, dijo Netanyahu, inclinándose intensamente hacia un sombrío Obama (traducción de Los Angeles Times, Sábado, 21 de Mayo, 2011, p. A1).

¡Qué bueno! ¡Gracias Primer Ministro Netanyahu! Gracias por mantenerse firme por Israel. ¡Dios te bendiga! ¡Eres nuestro héroe y nuestro amigo! Oramos por ti. “Pedid por la paz de Jerusalén; Sean prosperados los que te aman” (Salmo 122:6).

Ahora, ¿por qué nosotros, como Cristianos creyentes de la Biblia, apoyamos fuertemente a Israel, y al pueblo Judío en general? Algunos piensan que tenemos un motivo ulterior – que realmente apoyamos a Israel porque queremos convertir a los Judíos. Eso no es cierto. Sí, compartimos el Evangelio de Cristo con todos, tanto Judíos como Gentiles.

“Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego” (Romanos 1:16).

No nos avergonzamos del Evangelio de Cristo. Lo compartiremos con todos los que quieren escucharlo.

Pero esa no es en realidad la razón por la que amamos y apoyamos a Israel y a los Judíos en general. La verdadera razón es que “son amados por causa de los padres” (Romanos 11:28). Amamos a Israel y a los Judíos crean o no en Jesús. Aún si rechazan a Jesús, los amamos. “Son amados por causa de los padres”. Ninguno de nosotros conoceríamos a Dios si no fuera por esos antepasados Judíos. Jesús Mismo dijo: “La salvación viene de los judíos” (Juan 4:22). No sabríamos sobre el Dios de Israel si no fuera por los Judíos. No tendríamos la Biblia si no fuera por los Judíos. Todos los libros de la Biblia – ambos el Antiguo y el Nuevo Testamento – fueron escritos por las manos de los Judíos. Nuestro Mesías, Jesús, es Judío. Esas son algunas de las razones porque amamos a Israel y al pueblo Judío, crean o no en Jesús. Dios sabe que eso es verdad. “Son amados por causa de los padres”.

Al principio en Génesis 12:1-3 leemos del pacto de Dios con Abraham, nuestro antepasado en la fe.

“Pero Jehová había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré. Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición. Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra” (Génesis 12:1-3).

Dios mandó a Abraham a la tierra que ahora llamamos Israel. Dios le dijo que fuera “a la tierra que te mostraré”. Dios dio la tierra de Israel a Abraham y su semilla, Isaac y Jacobo, más de 2,000 años antes de Cristo. Es su tierra. Dios lo dijo. Entonces, Dios dijo que iba a hacer de Abraham una nación grande, y que Él bendeciría al mundo a través de ellos. Dios ha hecho esto, como lo he mostrado – al darnos la Biblia, la fe, y al Mesías. Ahora nota el versículo tres:

“Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra” (Génesis 12:3).

Dios dijo que bendeciría a cualquier nación que bendijera a los Judíos, la semilla de Abraham. Y así, Dios dijo que maldeciría a cualquier nación que maldijera a los Judíos. Eso ha sido extraordinariamente cumplido a través de las generaciones. Egipto maldijo a los Judíos y cayó en la ruina. Lo mismo que Babilonia. Y Roma. También España. Y Rusia. También Alemania. Desde el tiempo de Egipto a los tiempos modernos, cada civilización que ha maldecido a los Judíos ha sido maldecida por Dios.

Una de las razones que Estados Unidos ha sido tan bendecida por Dios, a pesar de nuestros muchos pecados, es que nuestra nación, hasta ahora, ha bendecido al pueblo Judío, y ha apoyado la tierra que Dios les dio que es Israel.

Pero, oh, si el Presidente Obama se aleja de Israel, y le da puñalada por la espalda, y apoya a sus enemigos, ¡que terrible maldición puede descender sobre Estados Unidos! Rápidamente podríamos caer bajo la maldición de Dios, como cayó sobre la Nazi Alemania, o tal como a Egipto antiguo, Babilonia, Roma, España y Rusia. Oremos para que Dios Mismo voltee el corazón de nuestro Presidente. Oremos por la paz de Jerusalén, y la prosperidad de Israel. Amén

.

No pedimos disculpas por creer en Jesús. Él murió en la Cruz para pagar por nuestros pecados. Él derramó su preciosa Sangre para limpiarnos de todo pecado. Él resucitó físicamente de entre los muertos para darnos el nuevo nacimiento y la vida eterna. Cómo oro esta noche que alguien aquí en nuestra iglesia venga a Jesús por fe, y sea salvo por Él por siempre y por toda la eternidad. Amén.

Anoche yo dormía, Y un sueño vino a mí,
   De pie frente a Jerusalén, Cerca del templo allí.
Los niños que cantaban, Podía escuchar,
   Los ángeles del Cielo, Daban respuesta así;
Los ángeles del Cielo, Daban respuesta así: —
    “¡Jerusalén! ¡Jerusalén! Las puertas abre sí,
¡Hosanna en el Cielo, Hosanna a tu Rey!”

Y yo creí todo cambió, Las calles sin cantar,
   No había más hosannas Pequeños nada más.
El sol era un misterio, El día fio y gris,
   La cruz se levantaba Sola en la colina,
La cruz se levantaba Sola en la colina.
    “¡Jerusalén! ¡Jerusalén! Los ángeles cantan ya
¡Hosanna en el Cielo, Hosanna a tu Rey!”

Otra vez todo cambió, La tierra nueva es,
   Y junto al mar yo vi a la Santa Ciudad;
La luz de Dios estaba allí, La puerta se abrió,
   Y a todo el que entre, No se le negará.
Sin luna y sin estrellas, Sin sol para alumbrar,
   Nueva Jerusalén llegó, Y nunca se irá,
Nueva Jerusalén llegó, Y nunca se irá.
    “¡Jerusalén! ¡Jerusalén! ¡Canta, oscuridad no hay!
¡Hosanna en el Cielo, Hosanna en eternidad!”
    (Traducción libre de “The Holy City”
       por Frederick E. Weatherly, 1848-1929).

LA GUERRA DE OBAMA CONTRA ISRAEL

por Dick Morris y Eileen McGann
Mayo 23 del 2011
http://www.dickmorris.com/blog/obamas-war-on-israel/#more-3142

Ningún Judío Americano que valora la existencia de la nación del Israel puede seguir engañándose a sí mismo. El Presidente Obama está en contra del estado Judío. Su discurso del Jueves abraza abiertamente la posición de los Palestinos y está designado a forzar a Israel a someterse a su dominio.

¿De qué otra manera podemos interpretar la demanda que Israel regrese a sus fronteras de 1967 y que esto es el principio para más negociaciones? Las fronteras de 1967 incluyen una línea en la parte central de Israel que es de doce millas de longitud. Puede ser caminada fácilmente en cuatro horas y manejada en menos de quince minutos. Le tomaría a un avión un minuto para volar sobre ella.

Forzar a Israel a unas fronteras sin protección no es un preludio a la solución. Es el preludio al equivalente moderno de la Solución Final – la destrucción de Israel y la de los siete millones de Judíos que viven allí.

¿Quién puede creer que achiquitando a Israel va a apaciguar a los Árabes tanto como desmembrando a Checoslovaquia hubiera apaciguado a Hitler? Los palestinos, a lo largo han mantenido un hervidero de quejas por la agencia de refugiados de las Naciones Unidas, Hamas y la Autoridad Palestina, quieren el derecho a regresar. Ellos demostraron eso esta semana pasada cuando se acercaban a las fronteras de Israel exigiendo admisión. Menos de tener sus fincas y casas de nuevo – y de sacar a los Judíos que han vivido allí por más de sesenta años – no hay ningún acuerdo que ellos vayan a aceptar.

¿Y qué hay detrás de la aceptación de Obama a la demanda de los Palestinos? Se lleva a cabo unas semanas después de la unión de la Autoridad Palestina y Hamas, que comprometiendo a ambos a la destrucción de Israel. ¡Esta es la entidad que Obama quiere que Israel le confíe doce millas de la costa!

Si en los últimos meses de las revoluciones el mundo Árabe han demostrado algo, es que la calle Árabe está más preocupada por su propio bienestar económico y en salir de debajo del despotismo de sus regímenes de la difícil situación de los Palestinos

.

Las consecuencias para los Demócratas Judíos de los comentarios de Obama son profundas. Cada uno de ellos debe elegir ahora, sin rodeos y sin dudas, entre su apoyo a Obama o su apoyo a Israel. No es Israel o el Partido Republicano que les ha obligado a hacer esta decisión. Es el propio Presidente, cuyo pre-juicio anti-Israelí nunca se había mostrado tan abiertamente.

Mientras el Presidente Obama solicita fondos de los Judíos de Americanos, recordemos a nuestros familiares, amigos y compatriotas en Israel y honrémosles diciendo que no. Es hora que los Judíos Americanos elijan. Al igual que lo hicieron en 1938.

(FIN DEL SERMÓN)
Puedes leer los sermones de Dr. Hymers todas las semanas por el Internet
at www.realconversion.com. Oprime “Sermones en Español.”

You may email Dr. Hymers at rlhymersjr@sbcglobal.net, (Click Here)
or you may write to him at P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015.
Or phone him at (818)352-0452.

La Escritura Leída Antes del Sermón por el Dr. Kreighton L. Chan: Génesis 12:1-7.
El Solo Cantado Antes del Sermón por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith:
“The Holy City” (por Frederick E. Weatherly, 1848-1929).