Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros de todo el mundo, especialmente del Tercer Mundo, donde hay muy pocos seminarios teológicos o escuelas Bíblicas, si es que hay.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 40 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




ROB BELL Y EL ‘POEMA DE GÉNESIS’

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Tarde del Día del Señor, 22 de Mayo, 2011

“Por la transgresión de uno vino la condenación a todos los hombres” (Romanos 5:18).


Debo volver una vez más al libro en Inglés de Rob Bell, El Amor Gana [Love Wins] (HarperOne, 2011), porque en las últimas semanas ha causado una tempestad. El corazón del libro se da cuando Bell dice: “El amor de Dios eventualmente derretirá aún al corazón más duro” (p. 108), y cuando él se refiere favorablemente a “un número que insiste que la historia no es trágica, que el infierno no es para siempre, y el amor, al final, ganará y todos serán reconciliados con Dios” (p. 109). A los que él se refiere incluye a Origen (185-254), un maestro Católico que se castró y que creía que todos en el Infierno, inclusive el Diablo, un día serían salvos. La iglesia Católica condenó después a Origen como hereje por sus enseñanzas. El Sr. Bell dice que él aprendió mucho de Origen (Love Wins, p. 107).

Pero la raíz de las ideas falsas de Bell se halla en el hecho de que él entiende mal el Libro de Génesis, y los comentarios en Génesis dados en Romanos 5 y en I Corintios 15. Si ves a Génesis de modo erróneo, todo lo demás que enseñes estará mal. Esto es lo que Rob Bell dice de Génesis:

En el poema de Génesis que comienza la Biblia, la vida es una realidad pulsante, progresante, de evolución, dinámica… porque las cosas se hallan en el nivel más fundamental, yendo a un lugar (traducción de Love Wins, ibid., p. 44).

¡Qué modo extraño, torcido de describir a Génesis! Solo un “poema”, ves. No es historia real. No describe eventos reales. Solo “el poema de Génesis”. Estoy seguro que aprendió ese término en el Seminario liberal Teológico Fuller, donde obtuvo su maestría hace unos años. Pero, el Sr. Bell dice que en Génesis “la vida es una realidad pulsante, progresante, de evolución [?], dinámica” (ibid.). Esa descripción da risa. ¡De hecho me reí a carcajadas en mi oficina al leerla! ¡El libro de Génesis no es nada de eso! Génesis es uno de los libros más tristes, sin esperanza que ha sido escrito. Adán y Eva pecaron, y fueron expulsados del Huerto a un mundo arruinado. El primogénito asesinó a su hermano. El hijo de Caín hizo una ciudad basada en venganza y asesinato. Adán murió. Set murió. Enos murió. Cainán murió. Mahalaleel murió. Jared murió. Enoc fue arrebatado. Matusalén murió. Lamec murió. Entonces “Vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal” (Génesis 6:5). Luego Dios envió un diluvio para destruir “el mundo de los impíos” (II Pedro 2:5). Noé y su hijo pecaron. El hombre alzó la Torre de Babel desafiando a Dios, y “los esparció Jehová desde allí sobre la faz de toda la tierra” (Génesis 11:8). Los ancestros de Abraham vivieron y murieron. Dios llamó a Abraham, quien pasó por muchos fracasos. Sodoma y Gomorra fueron destruidas por el fuego. Lot cometió incesto con sus hijas. La esposa de Abraham murió. Abraham murió. Los dos hijos de Isaac fueron impíos. Isaac murió. Jacob crió muchos hijos que vendieron a su hermano José, de esclavo a los Egipcios. Jacob murió. Y Génesis termina con estas palabras oscuras:

“Y murió José a la edad de ciento diez años; y lo embalsamaron, y fue puesto en un ataúd en Egipto” (Génesis 50:26).

El Dr. J. Vernon McGee dijo: “Así acaba el Libro de Génesis. Comenzó con Dios creando el cielo y la tierra, y termina con un ataúd en Egipto. ¿Qué le había sucedido a la familia humana? El pecado se había metido en la creación de Dios” (traducción de J. Vernon McGee, Th.D., Thru the Bible, Thomas Nelson Publishers, 1981, tomo I, p. 198; comentario de Génesis 50:26).

¿Cómo puede el Dr. Bell llamar a Génesis un bello “poema” donde la vida “progresa, en evolución…yendo a un lugar”? (Love Wins, p. 44). ¡La vida no estaba progresando, estaba retrocediendo! ¡La vida no estaba evolucionando, estaba degenerándose! ¡Y el único lugar donde la vida “iba” era la tumba! ¡Génesis termina con un hombre muerto “embalsamado…en un ataúd en Egipto”!

Y allí es donde el Sr. Bell se equivoca. ¡Él no capta todo el significado de Génesis! El mensaje de Génesis es oscuro, opaco y sin esperanza. Y todo comienza con Adán alzando la mano contra el rostro de Dios y retando al Dios que lo hizo. Y si no entiendes eso, no entenderás el resto de la Biblia.

“Por la transgresión de uno vino la condenación a todos los hombres” (Romanos 5:18).

Rob Bell no entendió eso, ¡y por eso está mal su libro! Rob Bell no entiende que “el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte” (Romanos 5:12). El Sr. Bell no comprende que “como por la transgresión de uno vino la condenación a todos los hombres” (Romanos 5:18). El Sr. Bell no entiende que “por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores” (Romanos 5:19). El Sr. Bell no comprende que “en Adán todos mueren” (I Corintios 15:22). Por eso el Sr. Bell no cree que los hombres están “muertos en pecados” (Efesios 2:5). Con razón el Sr. Bell piensa que toda la raza humana tiene la capacidad, aun en el Infierno, de hacer una “decisión” que los salvará. Rob Bell no cree que la raza humana fue arruinada en Adán. Él no cree que todos los humanos son “hijos de ira” (Efesios 2:3). Él no cree que la raza humana está bajo la maldición del pecado, que el hombre está tan ciego y arruinado que jamás buscará a Dios.

“No hay quien entienda. No hay quien busque a Dios”
       (Romanos 3:11).

¡Nadie! ¡Nadie en la tierra, y nadie en el Infierno! ¡Nadie! ¡Punto! ¡Fin de la historia!

“No hay quien entienda. No hay quien busque a Dios”
       (Romanos 3:11).

El Sr. Bell piensa que el hombre es tan libre como un pájaro para “escoger” (una de sus palabras favoritas). Él dice: “Tenemos esa clase de libertad, ese tipo de opción” (Love Wins, p. 72). Él cree que “tenemos esa clase de libertad” porque no cree el Libro de Génesis, para él solo es un “poema” (Love Wins, p. 44).

La posición de Rob Bell tiene nombre. Se llama Pelagianismo, tras un monje del siglo cuatro que se llamaba Pelagio. Los Unitarios Universalistas enseñan estos puntos generales. La teoría de Pelagio dice que “el pecado de Adán lo afectó solo a él; que todo ser humano es…creado inocente…y que el único efecto del pecado de Adán en su posteridad fue su mal ejemplo” (traducción de H. C. Thiessen, Ph.D., Introductory Lectures in Systematic Theology, Eerdmans Publishing Company, edición de 1963, p. 260). El Pelagianismo también enseña que el hombre tiene la capacidad de escoger a Cristo a toda hora y puede ser salvo, por las elecciones que hace. Claramente esto es lo que Rob Bell cree, que el hombre puede ser salvo en cualquier lado, a cualquier hora, hasta en el Infierno, “escogiendo” o “decidiendo”. Es la forma más extrema de “decisionismo”. Oprime aquí para leer nuestro libro en Inglés sobre el “decisionismo” – titulado, Today's Apostasy: How Decisionism is Destroying Our Churches [La Apostasia de Hoy: Como el Decisionismo Esta Destruyendo Nuestras Iglesias]. 

Bell dice: “Tenemos esa clase de libertad, ese tipo de opción” (Love Wins, p. 72). Eso es Pelagianismo. No es lo que la Biblia enseña. Eso no lo enseñaban los Reformadores, los Puritanos, Bunyan, Whitefield, Wesley o Spurgeon. El Pelagianismo jamás fue apoyado por nuestros padres Protestantes Bautistas. ¡Ellos predicaban contra el Pelagianismo y contra el Universalismo hasta el fin de sus vidas – y nosotros también debemos hacerlo!

“Por la transgresión de uno vino la condenación a todos los hombres” (Romanos 5:18).

Oye cuan clara y Bíblicamente el Dr. Isaac Watts explica Romanos 5:18 en uno de sus himnos del Primer Gran Despertamiento:

Nuestra manchada sangre es de él,
   Que envenena el ser;
Lo bueno nos hace oponer,
   Y esclavos del pecar.

Vivimos ajenos de Dios,
   Y así nos gusta estar;
Corriendo en mal senda vamos
   Al infierno y pecar.

Rompemos las leyes de Dios,
   Su gracia al rechazar;
Combatiendo por Satanás
   Y contra el santo Dios.
(Traducción libre de “Our Unregenerated State”
     por Dr. Isaac Watts, 1674-1748; al son de “O Set Ye Open Unto Me”).

¿Te has sentido así alguna vez? ¿Has sentido alguna vez que has heredado la “sangre manchada de Adán”? ¿Has sentido alguna vez que “el veneno [del pecado] reina dentro” de ti? ¿Has sentido alguna vez que eres “esclavo voluntario del pecado”? ¿Has sentido alguna vez que amas estar lejos de Dios, que en verdad no quieres que Dios te vea o esté cerca de ti? ¿Te gusta estar distante?

¡Te advierto! Dios dijo: “No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre” (Génesis 6:3). ¡Te advierto! Un día vendrá cuando Dios ya no te convenza de pecado. ¡Entonces serás condenado en vida! Ese día probablemente ya está aquí para alguno de ustedes. ¡Te advierto! Dios dijo: “No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre”.

“Por la transgresión de uno vino la condenación a todos los hombres” (Romanos 5:18).

¿Cómo puedes seguir así como estás? ¿Cómo puedes soportar vivir con la sangre envenenada de Adán corriendo por tus venas? ¿Cómo puedes soportar vivir esclavo del pecado? ¿Cómo puedes dormir sabiendo que estás en el peligroso camino al Infierno?

Sí, yo sé que tú recuerdas un gran pecado que has cometido. Un pecado particular está en tu mente. Sé que te molesta a veces. Pero la espada del Espíritu debe ir más adentro. Tienes que sentir que tu corazón mismo es pecaminoso – que eres un pecador por naturaleza – que debes amar a Dios, pero no lo amas ni puedes amarlo – que no puedes complacer a Dios – que no puedes cambiarte solo. Tienes que sentir verdadera convicción – más que sólo acciones malas – que tienes una naturaleza mala. Se te tiene que hacer que sientas que tu corazón está mal. Se te tiene que hacer sentir que necesitas más que perdón – que necesitas un nuevo corazón y una nueva naturaleza – y que tú no puedes hacer que eso te suceda. Tienes que sentir lo que David sintió. Tienes que ser movido a clamar, como él: “Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio” (Salmo 51:10). ¡Se te tiene que hacer sentir tu necesidad de Jesús, y Su sangre que limpia! Se te tiene que hacer sentir lo que el Dr. Watts dijo en su himno. Lo he alterado, usando pronombres personales. Es el número 8 en la hoja de canciones. Cántala al tono de “Las Puertas de Justicia Abrid”.

Gran Dios de gracia y gloria, Que vergüenza me da,
Ser de una raza tan vil, De mi padre Adán.

Mi manchada sangre es de él, Que envenena mi ser;
Lo bueno me hace oponer, Y esclavo del pecar.

Quebranto las leyes de Dios, Su gracia rechazo yo;
Combatiendo por Satanás, Y contra el santo Dios.

Ajeno de Dios vivo yo, Y así me gusta estar;
Corriendo en mal camino voy Al infierno y pecar.

Levanto el nombre de Dios, Manda a Su Espíritu
Trae al rebelde pecador, Para amigo hacerlo.

¿Se establecerá tal ser, Tal ceguedad brillar?
Que a Tu Hijo vea, Señor, Y sienta Su sangre.
   (Traducción libre de “Our Unregenerated State”
     por Dr. Isaac Watts, 1674-1748;
       alterada por el Pastor; al son de “O Set Ye Open Unto Me”).

(FIN DEL SERMÓN)
Tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers en el Internet
en www.realconversion.com. Oprime “Sermones en Español”.

You may email Dr. Hymers at rlhymersjr@sbcglobal.net, (Click Here)
or you may write to him at P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015.
Or phone him at (818)352-0452.

La Escritura Leída por Dr. Kreighton L. Chan Antes del Sermón: Romanos 5:12-19.
El Solo Cantada por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith Antes del Sermón:
“Lord, I am Vile, Conceived in Sin”
(por Dr. Isaac Watts, 1674-1748; del Salmo 51).