Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros de todo el mundo, especialmente del Tercer Mundo, donde hay muy pocos seminarios teológicos o escuelas Bíblicas, si es que hay.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 40 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




DESEADOS – ¡SOLDADOS CRISTIANOS!

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Angeles
La Mañana del Día del Señor, 20 de Febrero, 2011

“Pelea la buena batalla de la fe” (I Timoteo 6:12).

“Tú, pues, sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo”
(II Timoteo 2:3).


El Dr. R. A. Torrey dijo: “La vida Cristiana es una guerra, no un picnic. Hay batallas, enemigos, y victorias…pelear es el primer trabajo” (traducción de R. A. Torrey, D.D., How to Work for Christ, Fleming H. Revell Company, n.d., pp. 391-392). El Apostol Pablo dijo:

“Pelea la buena batalla de la fe” (I Timoteo 6:12).

“Tú, pues, sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo”
       (II Timoteo 2:3).

No me entiendas mal, los Cristianos que creen la Biblia no son terroristas. No apoyo la Guerra Santa, como los Musulmanes con el “Jihad”. El Señor Jesucristo fue interrogado por Poncio Pilato, gobernador Romano. Cristo le dijo: “Mi reino no es de este mundo; si mi reino fuera de este mundo, mis servidores pelearían…”(Juan 18:36). En el Huerto de Getsemaní, Cristo le dijo a Pedro, “Vuelve tu espada a su lugar; porque todos los que tomen espada, a espada perecerán” (Mateo 26:52).

Como Cristianos estamos en una batalla. El Apóstol Pablo dijo: “Porque no tenemos lucha contra sangre y carne” (Efesios 6:12). Estamos en una batalla espiritual. Nuestra batalla se llama “la buena batalla” (I Timoteo 6:12). John Milton la llamó: “La mejor batalla”. Para pelear “la mejor batalla”, la “buena batalla de la fe” tenemos que saber quienes son nuestros enemigos, cómo pelear, y la condición para tener éxito en nuestra guerra.

I. Primero, debemos saber quienes son nuestros enemigos.

La Biblia dice que nuestros mayores enemigos son Satanás y sus demonios. El Dr. Chan leyó de Efesios capitulo 6:

“Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes”
     (Efesios 6:11-12).

Sobre este pasaje de la Escritura, Dr. J. Vernon McGee dijo:

El enemigo en la batalla del Cristiano no es de carne ni sangre. Es espiritual…estamos en batalla espiritual. El Diablo tiene [demonios] en rangos…Estos poderes están organizados. “Principados” son los demonios que vigilan naciones. Son como generales. “Potestades” son los soldados que quieren poseer a los seres humanos. “Los gobernadores de las tinieblas de este siglo” son demonios que están a cargo de los intereses mundanos de Satanás. “Huestes espirituales en las regiones celestes” son demonios…encargados de la religión…Tenemos al enemigo identificado. Ese enemigo es espiritual. Es Satanás quien encabeza sus fuerzas demoníacas. Ahora debemos reconocer donde es la batalla. Creo que la iglesia ha perdido de vista la batalla espiritual (traducción de J. Vernon McGee, Th.D., Thru the Bible, Thomas Nelson Publishers, 1983, tomo V, pp. 279-280; nota sobre Efesios 6:12).

No seamos iglesia que ha “perdido de vista la batalla espiritual”. ¡Recordemos que estamos en guerra con el Diablo y sus fuerzas demoníacas! ¡Canta el número 7 de pie!

¿Soy un soldado de la cruz,
   Le sigo a Jesús,
Y temeré servirle fiel,
   O me avergüenzo de Él?

¿Al Cielo buscaré entrar
   Con gran comodidad,
Cuando otros premios ganarán
   Su sangre al derramar?

¿No hay enemigos para mi?
   ¿El ataque parar?
¿El mundo es amigo de Dios
   Para llevarme a Él?

¡Debo luchar, si he de reinar;
   Dadme valor, Jesús!
Carga y dolor podre aguantar;
   Al ser guiado en Tu luz.
(Traducción de “Am I a Soldier of the Cross?”
     por Isaac Watts, D.D,. 1674-1748).

Se puede sentar.

II. Segundo, debemos saber cómo pelear contra el enemigo.

Después de decirle al Cristiano que se vista de la armadura de Dios, el Apóstol nos dice cómo pelear:

“Orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu…” (Efesios 6:18).

El Dr. McGee dijo: “Pablo hace distinción entre la oración y la súplica. La oración es general, la súplica es específica” (ibid., p. 283; nota sobre Efesios 6:18).

Oramos por todo lo que hace nuestra iglesia, cosa por cosa, los Jueves y Sábado en la noche. Éstas son oraciones generales. Pero debemos orar específicamente en oraciones privadas en la casa. Leonard Ravenhill dijo: “La oración es la batalla.” Ravenhill citaba del gran predicador Chrysostom, quien dijo:

La potencia de la oración ha vencido la fuerza del fuego, la ira de leones; ha calmado la anarquía a paz, apagado guerras; aplacado elementos, echado fuera demonios, roto cadenas de muerte, abierto las puertas del cielo, quitado enfermedades, quitado fraudes, rescatado ciudades de la destrucción, detenido el curso del sol, y apagado el progreso del rayo. La oración es una panoplia suficiente, tesoro, mina sin final, cielo que no oscurece las nubes, cielo no perturbado por la tormenta. Es la raíz, la fuente, la madre, de mil bendiciones (traducción literal citada en Leonard Ravenhill, Why Revival Tarries, Ravenhill Books, edición de 1974, p. 156).

¡Vamos en oración a la guerra contra Satanás y sus demonios!

“Orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu…” (Efesios 6:18).

El Diablo “cegó el entendimiento de los incrédulos” (II Corintios 4:4). ¡Oremos de todo el corazón que Dios abra sus mentes, eche fuera al Diablo, y suelte a los cautivos!

Enseñame lo que es Tu verdad,
   En este mundo de iniquidad;
Donde las almas se pierden hoy,
   Ayúdame, Señor, a orar.
(Traducción libre de “Teach Me to Pray” por Albert S. Reitz, 1879-1966).

¡Cántenla de pie!

Amen, se pueden sentar. Oramos de todo corazón por los que no son convertidos todavía. Oramos que Dios te libre de la incredulidad Satánica. Oramos que Dios te despierte a sentir la culpa de tu pecado, con gran convicción. ¡Oramos que Dios te atraiga a Jesucristo, para justificación y limpieza de pecado por Su Sangre santa! Oramos que no solo vengas a la iglesia unas cuantas veces. Oramos que estés atraído del todo adentro de la iglesia – ¡y estés con nosotros el Sábado y el Domingo de mañana y de noche!

III. Tercero, debemos saber la condición para tener éxito en nuestra guerra.

Nadie puede tener éxito en la guerra Cristiana a menos que sea convertido. La persona con falsa conversión siempre fallará en la guerra Cristiana. Tarde o temprano sentirá que es demasiado venir todos los Sábados de noche y Domingos de mañana y de noche. Hará excusas para no ir al evangelismo. Se detendrá y al fin se irá de la iglesia. La guerra Cristiana será mucho para él. Se apartará de su iglesia. La Biblia dice:

“Estos son los que causan divisiones; los sensuales, que no tienen al Espíritu” (Judas 19).

¡Cómo oramos que no seas uno de ellos! ¡Cómo oramos que vengas con nosotros, seas convertido, y nos ayudes a “pelear la buena batalla de la fe” (I Timoteo 6:12)!

Sabine Baring-Gould (1834-1924) comparaba la iglesia a un ejército en su famoso himno: [“Soldados Cristianos”] “Onward, Christian Soldiers”

Muéyese potente la iglesia de Dios,
   De los ya gloriosos marchamos en pos;
Somo solo un cuerpo y uno es el Señor,
   Una la esperanza, y uno nuestro amor.
Soldados Cristianos, A pelear marchar,
   Yendo por delante la cruz del Señor.
(Traducción de “Onward, Christian Soldiers”
   por Sabine Baring-Gould, 1834-1924).

Cuando alguien se une al Ejército de los Estados Unidos, tiene que ir a “entrenar” y pasar entreno básico varias semanas. Eso es muy difícil. Pasan angustia para hacerse soldados. Para ser Cristiano verdadero, soldado de Cristo, tienes que pasar angustia, la agonía de la conversión. Cristo dijo: “Esforzaos a entrar” (Lucas 13:24). La palabra “esforzaos” se tradujo de la palabra Griega “agonizomai.” La concordancia Strong’s Exhaustive Concordance dice que significa “esforzarse, o pelear.” De allí tenemos la palabra en Español “agonizar”. Tienes que pasar la agonía y la pelea de la convicción del pecado para experimentar el nuevo nacimiento y la conversión. Sí, puedes ser Cristiano de nombre sin pasar por una conversión verdadera. Pero irás al Infierno al morir si no eres convertido. En el Último Juicio Jesús te dirá:

“Nunca os conocí; apartaos de mí” (Mateo 7:23).

Cristo murió en tu lugar para pagar la pena de tus pecados. El resucitó de los muertos y ascendió de nuevo a sentarse a la diestra de Dios en el Cielo. Cómo oramos que te preocupes por tus pecados y te alarmes por tu culpa ante la vista de un Dios santo. ¡Cómo oramos que vengas directamente a Su Hijo Jesús, para limpieza de tu pecado en Su Sangre Preciosa! Porque “la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado” (I Juan 1:7). Amen.

(FIN DEL SERMÓN)
Puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.realconversion.com. Oprime “Sermones en Español”.

You may email Dr. Hymers at rlhymersjr@sbcglobal.net, (Click Here)
or you may write to him at P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015.
Or phone him at (818)352-0452.

La Escritura Leída por Dr. Kreighton L. Chan Antes del Sermón: Efesios 6:10-18.
El Solo Cantado por Sr. Benjamin Kincaid Griffith Antes del Sermón:
“Am I a Soldier of the Cross?” (por Isaac Watts, D.D., 1674-1748).


EL BOSQUEJO DE

DESEADOS – ¡SOLDADOS CRISTIANOS!

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

“Pelea la buena batalla de la fe” (I Timoteo 6:12).

“Tú, pues, sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo”
(II Timoteo 2:3).

(Juan 18:36; Mateo 26:52; Efesios 6:12)

I.   Primero, debemos saber quienes son nuestros enemigos,
Efesios 6:11-12.

II.  Segundo, debemos saber cómo pelear contra nuestros enemigos,
Efesios 6:18; II Corintios 4:4.

III. Tercero, debemos saber la condición para tener éxito en nuestra guerra,
Judas 19; I Timoteo 6:12; Lucas 13:24; Mateo 7:23; I Juan 1:7.