Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros de todo el mundo, especialmente del Tercer Mundo, donde hay muy pocos seminarios teológicos o escuelas Bíblicas, si es que hay.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 40 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




¡ASÍ SE QUEDÓ JACOB SOLO!

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Mañana del Día del Señor, Septiembre 19, 2010

“Así se quedó Jacob solo; y luchó con él un varón hasta que rayaba el alba” (Génesis 32:24).


Jacob era como la mayoría de jóvenes hoy en día. Él tenía suficiente para comer. Él tenía buena ropa. Él tenía tal llamados “amigos”. Parecía que él tenía todo. Pero una noche todo se le fue quitado, y se quedó solo.

¿No es ese tu mayor problema de hoy? ¿No te sientes solo frecuentemente – especialmente cuando están entre un grupo de personas felices? ¿No te sientes que estás alejado de ellos en una manera terrible e inexplicable? J. D. Salinger (1919-2010) escribió [en Inglés] historias cortas y novelas, como Catcher in the Rye. Muchos jóvenes leyeron esa novela en la Universidad o en la escuela superior. Y siempre toca sus corazones, porque Salinger puso en palabras lo que estos jóvenes sienten – una soledad interior dolorosa que ningún adulto entiende por completo, y nadie los puede ayudar a superarla. Salinger estaba tan obsesionado con el alejamiento y soledad de su propia juventud que de repente paró de escribir estos libros. Por cuarenta años vivió como ermitaño – solo – alejado de toda la sociedad. Él no apareció en público o dio una entrevista a la prensa por cuarenta años, aunque todavía es considerado uno de los más grandes, más perspicaz autor de nuestros tiempos. ¿Por qué? ¿Por qué cortó toda comunicación con el mundo exterior y se convirtió en un ermitaño? ¡Fue porque él perdió toda la fe de poder superar la soledad!

Esta mañana te voy a dar cuatro pensamientos sobre sentimientos de soledad que a lo mejor hayas experimentado. Por favor escucha con atención, persona joven, porque lo que voy a decir acerca de tu soledad en los próximos minutos puede cambiar la dirección y el curso de tu vida entera.

I. Primero, la soledad que sientes es común en la mayoría de jóvenes
en nuestro tiempo.

Y no hay lugar más solitario para los jóvenes que una ciudad tan grande como Los Ángeles. El autor Herbert Prochnow dijo: “Una ciudad es una comunidad grande donde la gente es solitaria en grupo”. ¡Es es verdad, las ciudades Americanas son las más solitarias en la faz de la tierra! Literalmente millones de jóvenes en ciudades como las nuestras son solitarios. ¿Cómo estás tú? ¿Sientes a veces que a nadie le importas – que nadie te entiende – que nadie simpatiza contigo?

Tus padres están divorciados o peleando uno con el otro la mayoría del tiempo. Otros tienen padres que están tan ocupados que llegan a la casa cansados y caen en el sillón a ver la televisión. Ya no tienen energía para escucharte a ti. ¿No es así? Tus padres en realidad no te entienden, ¿verdad? No escuchan tus problemas, ¿verdad? ¡No te pueden ayudar a superar la soledad – y tú lo sabes! Ya lo sabías antes que yo lo mencionara – ¿verdad?

Tus tales llamados “amigos” tampoco te ayudan mucho, ¿verdad? Tienes miedo de contarles de tus miedos e inquietudes interiores. Tienes miedo de contarles las cosas que verdaderamente te molestan porque pueden pensar que eres raro, y que perderás la amistad de ellos. Así que realmente no puedes confiar en tus amigos tampoco, puedes – quiero decir de cosas interiores – y de tu miedo de quedarte solo. Tú no puedes hablar con ellos sobre eso, ¿verdad?

¿Adónde irás? Frecuentemente te sientes como el escritor del Salmo, quien dijo:

“Velo, y soy como el pájaro solitario sobre el tejado”
       (Salmo 102:7).

¡Los jóvenes a menudo se sienten tan solos como un pájaro sobre el tejado de una casa! ¡Con qué razón J. D. Salinger se hizo un recluso, alejado, solitario y raro! ¡Con qué razón tantos jóvenes están solitarios y no satisfechos con la vida! No pueden vivir en un mundo sin verdaderas amistades. ¡No pueden vivir en un mundo de soledad sin fin!

Es por eso que tantos jóvenes rondan los centros comerciales. No tienen más que hacer – sino “pasar el tiempo”. Allí hay luces. La gente se mueve de un lado a otro. ¡Ayuda un poco pero no mucho! ¡Solo entre la multitud! ¡Horrible! El ganador del Premio Nobel, el novelista Ernest Hemingway (1899-1961) escribió sobre eso en una historia corta titulada [Un Lugar Limpio Bien Iluminado] “A Clean Well-Lighted Place.” Se trataba de un hombre que se sentaba en una cantina bien iluminada todas las noches, porque temía la soledad que sentiría al ir a casa.

¡Esa debe ser la manera en la que Jacob se sintió esa noche!

“Así se quedó Jacob solo; y luchó con él un varón hasta que rayaba el alba” (Génesis 32:24).

Él estaba solo. Alguien saltó de las sombras y lo agarró. No había quien lo ayudara. ¡Jacob pasó una noche entera luchando con el varón, quien saltó de las tinieblas y lo tiró al suelo! ¡Es terrible estar solo, y ser atacado así!

¿Leíste en el periódico sobre las dos jóvenes que fueron asaltadas y violadas, y de alguna manera escaparon? ¿Leíste de esa muchacha que fue raptada en Utah? ¡Sí, en Utah! Allí hay muy poco crimen, pero jóvenes, muchachos y muchachas jóvenes están siendo asaltados, violados y raptados a un paso alarmante. Y no hay quien los ayude. Están completamente solos. ¡A Jacob le sucedió! Afuera es un mundo terrible y solitario para los jóvenes de hoy.

Un joven me dijo a mi: “No sé que hacer. No sé a donde ir. No tengo verdaderos amigos con los que puedo contar”. ¿Alguna vez te has sentido así?

II. Pero, segundo, la soledad que sientes puede ser curada en esta iglesia local.

¡Es por eso que Dios te dio esta iglesia! Dios puso iglesias locales como esta en el mundo para que la gente fuera feliz y tuviera compañerismo junta – y no fuera solitaria! ¡Nuestra iglesia está aquí para curar tu soledad! Esa es la razón por la que tan a menudo decimos: ¿Por qué estar solo? Ven al hogar – ¡a la iglesia!”.

“Así se quedó Jacob solo…” (Génesis 32:24).

¡Nada puede curar tu soledad como la iglesia local! Pero tú debes entrar a esta iglesia local y hacer amigos duraderos aquí. Los Cristianos antiguos eran felices porque la iglesia era su segundo hogar.

“Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón, alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos” (Hechos 2:46-47).

Ir a la iglesia todo el tiempo los llenaba de gozo y felicidad. El mundo Romano era cruel, oscuro y solitario. Pero los paganos literalmente llenaban las iglesias porque allí encontraban calor y felicidad, y amigos duraderos en la iglesia local. ¡Estaban en la iglesia cada vez que abrían la puerta! ¡Sigue su ejemplo y no estarás solo! Mi pastor Chino, Dr. Lin solía decir: “Haz de la iglesia tu segundo hogar”. ¡Regresa el próximo Domingo! ¡Ven al compañerismo de nuestra iglesia! ¡Curará tu soledad! Pero tú no puedes solamente aparecerte en la iglesia de vez en cuando. Para curar tu soledad tienes que resolver estar aquí todos los Domingos, especialmente en la época de las “fiestas”.

¡Tenemos algo todos los Jueves por la noche, Sábado por la noche, y eventos todo el día el Domingo! ¡Si empiezas a venir a esta iglesia cada semana, no estarás solo!

III. Tercero, la soledad que sientes debe ser curada a un nivel más profundo,
 para que dure.

Pero sería deshonesto sino te dijera que debes tener una experiencia más profunda para que la cura a la soledad sea duradera. Es bueno tener amigos en la iglesia, pero eso solo es el principio. Si tu único propósito es tener nuevos amigos, no serás salvo, y un día serás alejado de Dios, y de todos los demás, en el Infierno. ¡Y no hay ningún lugar más solitario en todo el universo que el Infierno!

Si lo único que buscas es nuevos amigos, tarde o temprano te irás a una vida de pecado. O ultimadamente morirás – y entonces experimentarás la peor de las soledades – ¡en el Lago de Fuego!

Así, para curar la soledad permanentemente, debes ir más profundo – y debes ver internamente.

“Así se quedó Jacob solo; y luchó con él un varón hasta que rayaba el alba” (Génesis 32:24).

La solitaria lucha de Jacob que duró toda la noche representa la profunda, búsqueda interior del alma por Jesucristo. ¡Ves, el hombre con quien Jacob luchó era Jesucristo Mismo! El pre-encarnado Cristo, dijo:

“Y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón” (Jeremías 29:13).

De nuevo Jesús dijo:

“Esforzaos a entrar por la puerta angosta” (Lucas 13:24).

Solo cuando luchas por entrar en Cristo puedes experimentar la conversión, y encontrar

“paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo”
       (Romanos 5:1).

Tú estás alejado de Dios por el pecado. Es por eso que Dios no es real para tí. Solo por medio de una conversión interna puedes encontrar “paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo” (Romanos 5:1).

IV. Y entonces, cuarto, la soledad de la conversión es necesaria para
que seas salvo.

¿Qué quiero decir “la soledad de la conversión”? Quiero decir que nadie puede experimentar esto por ti. Tienes que pasar por esta experiencia interna solo. El Apóstol Pablo dijo:

“Despiértate, tú que duermes, Y levántate de los muertos, Y te alumbrará Cristo” (Efesios 5:14)..

Tú continúas tu vida sin que te moleste para nada la conciencia. Entonces el Espíritu Santo empieza a despertarte. Empiezas a pensar en tus pecados. Empiezas a pensar en Dios y el juicio. Eso es Dios despertándote.

“Así se quedó Jacob solo; y luchó con él un varón hasta que rayaba el alba” (Génesis 32:24).

El “hombre” fue un aparecimiento del pre-encarnado Señor Jesucristo. La mayoría de personas tienen una lucha sola y difícil con Cristo cuando son verdaderamente convertidos. Debes ser convencido internamente de tu pecado y naturaleza arruinada. Debes ser convencido internamente del Juicio venidero. Debes venir a Jesús, el Hijo de Dios, y creer en Él. Solo entonces experimentarás una conversión verdadera, que durará para siempre, y por toda la eternidad. Solo entonces tu alejamiento espiritual de Dios y tu soledad existencial serán curados.

Ves, el remedio de la soledad solo es parte de eso. Lo más importante que hace Jesús es perdonar el pecado. Cuando has pasado por la lucha y crisis de la conversión, entonces, como parte de eso, algo más que viene con el perdón, es que recibes el remedio permanente a lo que yo llamo tu “soledad existencial”. Agustín dijo: “Nuestros corazones no tienen descanso hasta que encuentran descanso en Ti.”

Ven adentro de esta iglesia local. Ese es el primer paso para vencer la soledad. Está aquí todos los Domingos. Si solo vienes de vez en cuando no harás verdaderos amigos aquí. Y entonces escucha los sermones y piensa en ellos después. Piensa sobre Jesús muriendo en tu lugar, para pagar el precio de tus pecados, en la Cruz. Entonces ven a Cristo. El esta vivo arriba en el Paraíso, a la diestra de Dios. Ven a Jesús por fe y el te salvará de tus pecados, y curará tu soledad y alejamiento de Dios. Amen.

Por favor cante de pie y en voz alta el himno numero siete en tu hoja de canciones:

Jesús te invita, a la mesa aquí;
¡Ven a la cena, partamos el pan!
Aquí está Jesús, pues que se diga bien,
¡Ven a la cena, partamos el pan!
A la iglesia ven, en amistad comed;
¡Deleite será, en la mesa al comer!

Es dulce amistad, y amigos aquí;
En la mesa juntos, gran gozo tendrán.
Aquí está Jesús, pues que se diga bien,
¡Ven a la cena, partamos el pan!
A la iglesia ven, en amistad comed;
¡Deleite será, en la mesa al comer!v
No cuidan de ti los de la gran ciudad;
Y nada te ofrecen, carecen de amor.
Mas tú a Jesús ven y encontraras,
¡Comida en la mesa y mucha amistad!
A la iglesia ven, en amistad comed;
¡Deleite será, en la mesa al comer!

Jesús te invita, a la mesa aquí;
Ven a la cena y tu comerás.
Amigos te esperan, pues que se diga bien,
¡Ven a la cena, partamos el pan!
A la iglesia ven, en amistad comed;
¡Deleite será, en la mesa al comer!
   (Traducción de “Come Home to Dinner” por Dr. R. L. Hymers, Jr.;
      al son de “On the Wings of a Dove”).

(FIN DEL SERMÓN)
Puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.realconversion.com. Oprime “Sermones en Español”.

You may email Dr. Hymers at rlhymersjr@sbcglobal.net, (Click Here)
or you may write to him at P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015.
Or phone him at (818)352-0452.

La Escritura Leída Antes del Sermón por Dr. Kreighton L. Chan: Génesis 32:22-25.
El Solo Cantado Antes del Sermón por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith:
“Come Home to Dinner” (por Dr. R. L. Hymers, Jr.)
 

EL BOSQUEJO DE

¡ASÍ JACOB SE QUEDÓ SOLO!

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

“Así se quedó Jacob solo; y luchó con él un varón hasta que rayaba el alba” (Génesis 32:24).

I.   Primero, la soledad que sientes es común en la mayoría de jóvenes
en nuestro tiempo, Salmo 102:7.

II.  Segundo, la soledad que sientes puede ser curada en esta iglesia
local, Hechos 2:46-47.

III. Tercero, la soledad que sientes debe ser curada a un nivel más,
profundo, para que dure, Jeremías 29:13; Lucas 13:24;
Romanos 5:1.

IV. Cuarto, la soledad de la conversión es necesaria para que seas salvo,
Romanos 7:9; Efesios 5:14.