Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros de todo el mundo, especialmente del Tercer Mundo, donde hay muy pocos seminarios teológicos o escuelas Bíblicas, si es que hay.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 40 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




DOS REMEDIOS PARA LA SOLEDAD

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Mañana del Día del Señor, Septiembre 12, 2010

“Soy semejante al pelícano del desierto; Soy como el buho de las soledades; Velo, y soy Como el pájaro solitario sobre el tejado” (Salmo 102:6-7).


El Salmista se compara así mismo con tres pájaros, “al pelícano del desierto”, “el buho de las soledades”, “el pájaro solitario sobre el tejado”. Él sentía la soledad que es ilustrada por estos pájaros – el pelícano solitario del desierto, el buho solitario del desierto, el pájaro solitario sobre el tejado. Spurgeon dijo:

El Salmista [se compara] así mismo a los…pájaros que son usados comúnmente como emblemas de tristeza y vileza…él se ve así mismo como un pájaro [triste y solitario] sentado entre los palacios en ruinas (traducción de C. H. Spurgeon, The Treasury of David, Pilgrim Publications, reimpreso en 1983, tomo IV, p. 420).

El Dr. Gill dijo:

Los Judíos tenían techos planos sobre sus casas, y allí los pájaros solitarios venían y se sentaban solos por la noche, a los cuales el Salmista [se compara] así mismo; siendo olvidados por sus amigos y conocidos, o, estando en [tristes y solitarias] circunstancias, él decide estar solo, lamentándose de su estado y solitaria condición (traducción de John Gill, D.D., An Exposition of the Old Testament, The Baptist Standard Bearer, reimpreso en 1989, tomo IV, p. 127).

La mayoría de jóvenes de la escuela secundaria y de la universidad se sienten así hoy en día. Las encuestas muestran que la soledad es uno de los principales problemas que enfrenta a los jóvenes de hoy. Un joven le dijo a Josh McDowell, “Quiero ser especial para alguien, pero a nadie le importo…estoy tan solo que casi no puedo soportarlo” (traducción de la cita de Josh McDowell in The Disconnected Generation, Word, 2000, p. 11). Ese joven experimentó el dolor de la soledad del que habla el Salmista:

“Soy semejante al pelícano del desierto; Soy como el buho de las soledades; Velo, y soy Como el pájaro solitario sobre el tejado” (Salmo 102:6-7).

¡Pero Dios no quiere que seas solitario! En el Huerto del Edén, Dios dijo: “No es bueno que el hombre esté solo” (Génesis 2:18). Yo creo que eso es tan cierto hoy como lo era antes de la Caída – “No es bueno que el hombre esté solo” – ¡la mujer tampoco! ¡Dios no quiere que seas solitario! Por eso Dios ha proveído dos remedios para la soledad.

I. Primero, Dios ha dado la iglesia local para curar tu soledad emocional.

Los jóvenes tienen grandes ventajas hoy en día – la televisión, carro, dinero, su propia computadora – y muchas otras ventajas que generaciones anteriores no tuvieron. Aún así se sienten solos. Sus padres se han ido, o están muy preocupados con otras cosas en vez de pasar el tiempo con sus hijos. Frecuentemente sus madres están trabajando. Si tienen hermanos o hermanas, ellos no están la mayoría del tiempo.

Tú puedes encender una computadora y “conversar” con personas cibernéticamente, pero de algún modo eso realmente no ayuda. De algún modo no es lo mismo como tener amigos verdaderos. Ellas pueden ser personas virtuales, pero no son verdaderas. ¡Tú no puedes tener una amistad satisfactoria con personas a través de una computadora! ¡Después de pasar cientos de horas en juegos de video – solo – tú puedes empezar a sentir que tiene que haber algo más, algo real! No piensas a veces, “¿Esto es todo lo que hay en la vida?”

Luego está el problema de mudarse constantemente. Muchos padres de familia se mudan cada cuantos años – siempre para ganar más dinero, o para obtener alguna otra “ventaja”. Parece que ellos nunca piensan cómo esto les afecta a sus hijos. Ellos siempre son “el niño nuevo” en la clase, siempre “ajeno”. Yo sé exactamente como se siente eso. Yo fui a más de veinte diferentes escuelas antes de graduarme del grado doce. Yo siempre era “el niño nuevo” – siempre el “ajeno” – siempre solitario. ¡Con qué razón, mudándonos tantas veces! ¿Te has sentido así alguna vez? Mi amigo el Dr. John S. Waldrip se sintió así. Cuando era niño él fue trasladado de una escuela a otra.

“Soy semejante al pelícano del desierto; Soy como el buho de las soledades; Velo, y soy Como el pájaro solitario sobre el tejado” (Salmo 102:6-7).

Esa es de la manera que él se sintió. ¿Te has sentido así alguna vez? Cuando él era jóven el Dr. Waldrip dijo:

Estaba en un lugar nocturno lleno de hombres y mujeres jóvenes. Allí estaba yo, en un cuarto lleno de gente, completamente solo y desconectado de todos los demás…

¿Te has sentido así alguna vez – solitario en una multitud? Luego el Dr. Waldrip dijo:

Llenamos nuestros horarios diarios con eventos…Pero a pesar de toda la actividad, raramente nos conectamos profundamente con otros. Nos hemos convertido en una sociedad de conocidos más que de amigos (traducción de John S. Waldrip, Th.D., “Cure for the Lonely Heart,” May 2, 2004).

“Soy semejante al pelícano del desierto; Soy como el buho de las soledades; Velo, y soy Como el pájaro solitario sobre el tejado” (Salmo 102:6-7).

Pero Dios dijo: “No es bueno que el hombre esté solo” (Génesis 2:18). Esa es una de las razones por las que Jesucristo creó la iglesia local – ¡para curar tu soledad emocional! Cristo no quiere que estés solo. Esa es una razón por la que Él dijo:

“Sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella” (Mateo 16:18).

Cuando te gradúas de la escuela secundaría o de la universidad, la gente te dice: “Mantente en contacto”, o “Nos vemos después”. Pero eso raramente ocurre. Parten en direcciones diversas. ¡Pero tú no te “gradúas” de tu iglesia local! ¡Aún cuando te mueres, te juntas con otros en el Paraíso! Por eso escribí esa canción que el Sr. Griffith cantó hace un momento:

No cuidan de ti los de la gran ciudad;
Y nada te ofrecen, carecen de amor.
Más tú a Jesús ven y encontrarás,
¡Comida en la mesa y mucha amistad!
A la iglesia ven, en amistad comed;
¡Deleite será, en la mesa al comer!
   (Traducción libre de “Come Home to Dinner” por Dr. R. L. Hymers, Jr.;
      al son de “On the Wings of a Dove”.)

¡Canta el coro de nuevo!

A la iglesia ven, en amistad comed;
¡Deleite será, en la mesa al comer!

II. Segundo, Dios ha dado a Su Hijo, Jesús, para curar tu alejamiento espiritual de Él.

Cuando nuestros primeros padres pecaron en el Huerto, ellos fueron alejados, separados, de Dios. Adán se “escondió” de Dios (Génesis 3:10). Ellos fueron “echados fuera” del Huerto (Génesis 3:23) – y del compañerismo intimo con Dios.

“Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres…” (Romanos 5:12).

Por el pecado, toda la raza humana está “muerta en pecados” (Efesios 2:5). La nota en la Biblia de Estudio Scofield sobre Efesios 2:5 dice: “La muerte espiritual es el estado natural del hombre…alejado de la vida de Dios” Efesios 4:18 dice que la humanidad en su estado natural es:

“Ajenos [separados] de la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazón” (Efesios 4:18).

Separada, excluida, ajena de Dios – la humanidad caminaba en tinieblas, espiritualmente muerta, cortada de Dios. Pero Dios, en Su amor y misericordia, envió a Su Hijo, Jesucristo, del Cielo para traer reconciliación entre Dios y el hombre pecaminoso. La Biblia dice:

“Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida.” (Romanos 5:10).

Éramos enemigos de Dios por naturaleza (Romanos 8:7). Pero Dios envió a Su Hijo Jesús a morir en la Cruz – para pagar completamente por tu pecado. ¡Y Él resucitó a Jesús de entre los muertos para darnos vida! Jesús está ahora en el Cielo, a la diestra de Dios. Cuando vienes a Jesús tus pecados son expiados, y eres limpiado de “todo pecado” por Su preciosa Sangre (I Juan 1:7). La Biblia dice:

“Y a vosotros también, que erais en otro tiempo extraños y enemigos en vuestra mente, haciendo malas obras, ahora os ha reconciliado en su cuerpo de carne, por medio de la muerte, para presentaros santos y sin mancha e irreprensibles delante de él” (Colosenses 1:21-22).

Cuando vienes a Jesucristo, el Hijo de Dios, tus pecados son pagados por Su muerte en tu lugar – y Dios te puede recibir como Su hijo. La Sangre de Cristo limpiará tu pecado. La resurrección de Cristo te dará el nuevo nacimiento. ¡Serás nacido de nuevo como un hijo de Dios! Ya no estarás separado de Dios. Ya no vivirás solo en el mundo. Ya no serás como un pelícano en el desierto, ni un búho en el desierto o como “el pájaro solitario sobre el tejado” (Salmo 102:6-7) – ¡porque tú serás entonces un hijo de Dios! Por favor canta de pie el himno número siete en hoja de canciones.

Del cautiverio, noche y penar, vengo Jesús, vengo Jesús;
Hacia Tu libertad y Tu luz, vengo Jesús a Ti;
De mi dolor vengo a Tu salud, de la pobreza a Tu bendición,
De mi pecado vengo y a Ti, vengo Jesús a Ti.
   (Traducción libre de “Jesus, I Come” por William T. Sleeper, 1819-1904).

(FIN DEL SERMÓN)
Puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.realconversion.com. Oprime “Sermones en Español”.

You may email Dr. Hymers at rlhymersjr@sbcglobal.net, (Click Here)
or you may write to him at P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015.
Or phone him at (818)352-0452.

La Escritura Leída Antes del Sermón por Dr. Kreighton L. Chan: Salmo 102:1-7.
El Solo Cantado por el Sr. Mr. Benjamin Kincaid Griffith:
“Come Home to Dinner” (by Dr. R. L. Hymers, Jr.).

EL BOSQUEJO DE

DOS REMEDIOS PARA LA SOLEDAD

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

“Soy semejante al pelícano del desierto; Soy como el buho de las soledades; Velo, y soy Como el pájaro solitario sobre el tejado” (Salmo 102:6-7).

(Génesis 2:18)

I.   Primero, Dios ha dado la iglesia local para curar tu soledad
emocional, Génesis 2:18; Mateo 16:18.

II.  Segundo, Dios ha dado a Su Hijo, Jesús, para curar tu
alejamiento espiritual de Él, Génesis 3:10, 23; Romanos 5:12;
Efesios 2:5; 4:18; Romanos 5:10; 8:7; I Juan 1:7;
Colosenses 1:21-22.