Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros de todo el mundo, especialmente del Tercer Mundo, donde hay muy pocos seminarios teológicos o escuelas Bíblicas, si es que hay.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 40 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




OTRO JESÚS

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Mañana del Día del Señor, 4 de Julio del 2010

“Pero temo que como la serpiente con su astucia engañó a Eva, vuestros sentidos sean de alguna manera extraviados de la sincera fidelidad a Cristo. Porque si viene alguno predicando a otro Jesús que el que os hemos predicado, o si recibís otro espíritu que el que habéis recibido, u otro evangelio que el que habéis aceptado, bien lo toleráis” (II Corintios 11:3-4).


Satanás usó dos tácticas para detener la propagación de la Cristiandad en los primeros siglos. Él usó la persecución y la doctrina falsa para oponerse a la obra de Dios. En nuestro texto vemos que Satanás, la vieja serpiente, estaba usando falsos maestros para engañar a los Cristianos en Corinto, llevándolos por mal camino de la fe simple en Cristo que Pablo había predicado a ellos cuando él fundó esa iglesia.

Pero ahora ellos estaban escuchando a “falsos apóstoles” (II Corintios 11:13). Y esos falsos maestros estaban predicando:

“…a otro Jesús que el que [los verdaderos apóstoles] os hemos predicado” (II Corintios 11:4).

El Dr. Walter Martin, a quien yo conocí personalmente y quien predicó en nuestra iglesia, dijo:

La Persona y obra de Cristo es verdaderamente la fundación de la fe Cristiana…El “otro” Jesús de los cultos falsos de ese día (Gnosticismo y Galatianismo) amenazó la iglesia…A manera de que precisamente entendamos mejor como [II Corintios 11:4] puede ser aplicado en nuestro día, solamente necesitamos citar algunas ilustraciones [modernas] del “otro” Jesús del que la Biblia advierte tan gráficamente (traducción de Walter Martin, Ph.D., The Kingdom of the Cults, 1985 edition, p. 378).

De nuevo, el Dr. Martin dijo: “Debemos entender la naturaleza del ‘otro Jesús’, y entonces dar las razones Bíblicas por qué es la obligación de los Cristianos identificarlo como falso” (Martin, ibíd., p. 377). Tomemos unos minutos esta mañana para identificar el “otro Jesús” que es presentado en las falsas religiones de nuestro día.

I. Primero, el “otro Jesús” de la Ciencia Cristiana.

El Dr. Martin dijo que, en la religión de Ciencia Cristiana, “el Gnosticismo fue revivido y la Sra. [Mary Baker] Eddy [la fundadora de la Ciencia Cristiana]…ella mostró su punto de vista [de Jesucristo] para que nadie pudiera mal interpretarla cuando ella escribió:

El Cristo espiritual fue infalible; Jesús, como hombre material, no era Cristo (traducción de Miscellaneous Writings, p. 84).

El Apóstol Juan escribió fuertemente contra la falsa idea Gnóstica, enseñada por la Sra. Eddy, que Jesús, en Su carne, “no era Cristo”. El Apóstol Juan contestó fuertemente esa herejía cuando dijo:

“Todo espíritu que no confiesa que Jesucristo [es] venido en carne, no es de Dios” (I Juan 4:3).

El Dr. Merrill F. Unger señaló que “[es] venido” es de la palabra Griega “eleluthota”, que está en el tiempo perfecto e indica que Jesús venido en la carne no es “solo un hecho histórico pero presente en efectos benditos” (traducción de Merrill F. Unger, Ph.D., Demons in the World Today, Tyndale House Publishers, 1972 edition, p. 156). El Dr. Norman Geisler, comentando sobre I Juan 4:2, dijo que la frase “[es] venido” es en el “tiempo perfecto, que significa, Jesús vino en la carne en el pasado y permanece en la carne [después de Su ascensión]” (traducción de Norman L. Geisler, Ph.D., The Battle for the Resurrection, Wipf & Stock Publishers, 1992 edition, p. 164). Así, la Sra. Eddy estaba equivocada cuando dijo: “Jesús, como hombre material, no era Cristo” (ibíd.). El Apóstol Juan respondió:

“¿Quién es el mentiroso, sino el que niega que Jesús es el Cristo?
       (I Juan 2:22).

Por lo tanto concluimos que el “espíritu de Cristo” de la Ciencia Cristiana no es el verdadero Jesús. ¡Es “otro Jesús”, no el Jesús de la Escritura y de la historia!

II. Segundo, el “otro Jesús” de los Testigos de Jehová.

Los Testigos de Jehová siempre han enseñado que Jesús es “un dios”, pero no Dios encarnado. Ellos han dicho:

Él es “dios poderoso”, pero no el Dios poderoso, que es Jehová (traducción de The Truth Shall Make You Free, pagina 47).

El fundador de los Testigos de Jehová, Charles Taze Russell, dijo que Jesús era el Arcángel Miguel antes de que apareciera en el mundo (traducción de Studies in the Scriptures, vol. 5, p. 84). Por lo tanto el “Jesús” de los Testigos de Jehová es un ángel que se hizo hombre. Él es “un” dios, pero no Dios el Hijo, la Segunda Persona de la Trinidad. Estas son enseñanzas falsas que hacen al “Jesús” de los Testigos de Jehová “otro Jesús” – no el Jesús de la Escritura. Para reforzar su punto de vista que Jesús es “un” dios, ellos traducen mal Juan 1:1. La palabra Griega “theos” no puede ser honestamente traducida como “un” dios. La Reina Valera está correcta, “el Verbo era Dios” (Juan 1:1). Y Jesús proclamó que él era Dios, el gran “Yo soy” de Éxodo 3:14, cuando Él dijo:

“Antes que Abraham fuese, yo soy” (John 8:58).

“Tomás respondió y le dijo: ¡Señor mío, y Dios mío!”
      (Juan 20:28).

De nuevo, el punto de vista de los testigos de Jehová sobre la resurrección de Jesús muestra claramente que creen en “otro Jesús”. En el libro de los Testigos de Jehová, Asegúrate de Todas las Cosas, [Make Sure of All Things], leemos acerca de “la ascensión de Jesús como un espíritu” (p. 320). Una vez más, dicen, “El Retorno de Cristo Invisible, como Él testificó que el Hombre no lo Volvería a Ver en Forma Humana” (p. 321). Dicen que Cristo fue resucitado como un “espíritu divino” (Martin, ibíd., p. 97). ¡Sin embargo la Biblia deja muy claro que Él no resucitó como un espíritu!

“Mientras ellos aún hablaban de estas cosas, Jesús se puso en medio de ellos, y les dijo: Paz a vosotros. Entonces, espantados y atemorizados, pensaban que veían espíritu. Pero él les dijo: ¿Por qué estáis turbados, y vienen a vuestro corazón estos pensamientos? Mirad mis manos y mis pies, que yo mismo soy; palpad, y ved; porque un espíritu no tiene carne ni huesos, como veis que yo tengo. Y diciendo esto, les mostró las manos y los pies. Y como todavía ellos, de gozo, no lo creían, y estaban maravillados, les dijo: ¿Tenéis aquí algo de comer? Entonces le dieron parte de un pez asado, y un panal de miel. Y él lo tomó, y comió delante de ellos” (Lucas 24:36-43).

Cuando Jesús ascendió cuarenta días después, fue en el mismo cuerpo de carne y hueso que se levantó de los muertos,

“Y estando ellos con los ojos puestos en el cielo, entre tanto que él se iba, he aquí se pusieron junto a ellos dos varones con vestiduras blancas, los cuales también les dijeron: Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo” (Hechos 1:10-11).

Así vemos que el “Jesús” de la Ciencia Cristiana y el “Jesús” de los Testigos de Jehová son espíritus en la resurrección. Pero el Mismo Jesús resucitado claramente dijo:

“Un espíritu no tiene carne ni huesos, como veis que yo tengo”
      (Lucas 24:39).

Así, el “Jesús” de la Ciencia Cristiana es “otro Jesús” – y el “Jesús” de los testigos de Jehová es también “otro Jesús”.

III. Tercero, el “otro Jesús” del Mormonismo.

La iglesia Mormona afirma que Jesús es uno entre muchos dioses, que se muestra claramente en su propia literatura:

Cada uno de estos dioses, incluyendo a Jesucristo y su Padre, estando en posesión de un espíritu no sólo organizado, sino un cuerpo glorioso de carne y hueso (traducción de Key to the Science of Theology, by Parley Pratt, 1973 edition, p. 44).

El teólogo Mormón Pratt dio lo que el Mormonismo cree. Tienen un panteón lleno de dioses. Pero la Biblia dice:

“Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre” (I Timoteo 2:5).

La iglesia Mormona dice que Jesús, antes de Su encarnación, fue el hermano espiritual de Lucifer. ¡Ellos dicen que Jesús, después de su encarnación, fue un polígamo, el esposo de María y Marta! Así es evidente, para cualquiera que conoce la Biblia Cristiana, que el “Jesús” del Mormonismo es también “otro Jesús” – no del que se habla en el Nuevo Testamento. El Dr. Walter Martin dijo:

El Jesús de la Ciencia Cristiana, los Mormones, los Testigos de Jehová, y de todos los sistemas de culto no es sino una caricatura sutil del Cristo de [la Biblia]...pero sigue siendo [sin duda] “otro Jesús” que representa otro evangelio e imparte otro espíritu, que sin ningún esfuerzo de la imaginación podría ser llamado santo (Martin, ibíd., p. 380). ¡En otras palabras, en un espíritu demoníaco!

Jesús predijo estos “falsos Cristos” en Mateo 24:24:

“Porque se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aun a los escogidos” (Mateo 24:24).

Luego, en el siguiente versículo, Cristo dijo:

“Ya os lo he dicho antes” (Mateo 24:25).

IV. Cuarto, el “otro Jesús” del Protestantismo liberal.

Cuando era joven me gradué de dos seminarios liberales. Estudié al liberal Dr. Emil Brunner, quien dijo:

Resurrección de la sangre, ¡no! (veáse Norman L. Geisler, The Battle for the Resurrection, Wipf & Stock Publishers, 1992 edition, p. 89).

El teólogo liberal Dr. Rudolf Bultmann, dijo que la resurrección de Cristo “no es un acontecimiento de la historia pasada...Un hecho histórico que involucra una resurrección de los muertos es totalmente inconcebible” (Geisler, ibíd.). Bultmann habló de “la incredulidad de un acontecimiento mítico como la resurrección de un cadáver” (Geisler, ibíd.). El Dr. George Eldon Ladd del Seminario Fuller dijo que la resurrección de Jesús “no fue una revivificación de un cadáver, volviendo a la vida física” (Geisler, ibíd., p. 94). El Dr. Ladd enseñó que el cuerpo de Jesús “simplemente desapareció” (Geisler, ibíd.). El Dr. Murray Harris de Trinity Evangelical Divinity School enseñó que “las apariciones de resurrección de Jesús no eran más que manifestaciones y no en el mismo cuerpo físico en el que murió” (Geisler, ibíd., p. 99). Pero Jesús Mismo dijo que Él resucitó de los muertos en el mismo cuerpo que fue clavado a la Cruz:

“Pero él les dijo: ¿Por qué estáis turbados, y vienen a vuestro corazón estos pensamientos? Mirad mis manos y mis pies, que yo mismo soy; palpad, y ved; porque un espíritu no tiene carne ni huesos, como veis que yo tengo. Y diciendo esto, les mostró las manos y los pies” (Lucas 24:38-40).

Por lo tanto, también tenemos que decir, tristemente, que el Jesús del que estos Protestantes liberales y neo-evangélicos hablan también es “otro Jesús”. ¡Ten en cuenta que todos estos Protestantes liberales tienen el mismo punto de vista básico de Jesús resucitando como un espírituy que esto es esencialmente la misma cosa que los Testigos de Jehová y los de la Ciencia Cristiana creen!

No puedo terminar este sermón sin mencionar la razón principal por la que tanta gente en nuestros días creen en “otro Jesús” (II Corintios 11:4). Hacia el final del Segundo Gran Despertamiento un predicador llamado C. G. Finney (1792-1875) cambió radicalmente la manera en que los pastores trataban a los perdidos. Antes de Finney, los predicadores antiguos escuchaban los testimonios de los necesitados. Pero Finney acabó con eso y, a través del uso de sus “nuevos métodos”, trajeron a miles de personas a las iglesias y no los escuchaban a ellos, ni averiguaban lo que creían. Dentro de unas cuantas décadas la mayoría de los predicadores adoptaron los métodos de Finney. Cualquier persona que profesaba ser convertida de inmediato fue recibida en las iglesias. Hemos escrito un libro que explica en detalle todo esto titulado, “La Apostasía De Hoy”. Puedes leerlo gratuitamente en este sitio web. Oprima aquí para leer en Inglés “La Apostasía de hoy”.

El Dr. Asael Nettleton (1783-1844) fue uno de los pocos líderes Cristianos que estaba en contra del “decisionismo” de Finney. Hablando de los nuevos métodos introducidos por Finney, el Dr. Nettleton dijo:

Muchas veces me he quedado impresionado por esta circunstancia en el modo de predicación, que nada se supo del peligro de la conversión espuria [falsa]. Durante muchos meses, nunca la idea parecía ser vista, que había tal cosa como una influencia satánica...un hipócrita entusiasta, o una persona que se engañaba a sí mismo, de la que nunca se soñó (traducción de Asahel Nettleton, D.D., citado en Bennet Tyler y Andrew Bonar, The Life and Labours of Asahel Nettleton, The Banner of Truth Trust, 1975 reimpresión, pp. 367-368).

Una vez más, el Dr. Nettleton dijo:

Es una parte importante del deber de un predicador... discriminar entre la conversión verdadera y la falsa. Sin esto...el trabajo rápidamente se degenera (ibíd.).

¡Bueno, eso es exactamente lo que pasó! El trabajo de evangelismo se degeneró rápidamente. Siguiendo los métodos de Finney, miles de predicadores fallaron en no “discriminar entre la conversión verdadera y la falsa”. Miles de predicadores olvidaron “que había tal cosa como una influencia satánica”. Y, así, cientos de miles de personas no convertidas fueron traídas a la membrecía de las iglesias sin que los pastores les hicieran alguna pregunta. Millones llegaron a creer en “otro Jesús” – como resultado directo de los pastores descuidando escuchar sus testimonios – descuidando de hacer unas cuantas preguntas sencillas que cada convertido verdadero debería ser capaz de responder. Pocas décadas después de Finney las iglesias Protestantes y Bautistas se llenaron de gente no convertida, que se hicieron liberales, o cayeron en uno de los cultos que he mencionado. Incluso hoy en día los Mormones obtienen a la mayoría de sus “convertidos” de las iglesias Bautistas, porque esos Bautistas nunca han experimentado una conversión verdadera.

¿Sabías que los Mormones se “comen” una iglesia Bautista cada semana en el Estado de Texas? Sí, se llevan unos trescientos Bautistas cada semana allí. En su actual tasa de crecimiento pasarán la Convención Bautista Sureña y se convertirán en el mayor grupo de no Católicos en los Estados Unidos dentro de unos veinte años o algo así. El Calvary Contender reportó: “Los Mormones Hacen Conversos de los Bautistas [Mormons Make Converts From Baptists]. Los Mormones afirman que tienen más conversos de los Bautistas que nadie más” (traducción de Calvary Contender, Mayo 15, 2001, p. 2). El Dr. Paige Patterson, presidente del Seminario Teológico Bautista del Suroeste [Southwestern Baptist Theological Seminary], estuvo de acuerdo que “podría ser verdad” (Calvary Contender, ibíd.); veáse R. L. Hymers, Jr., Th.D., A Puritan Speaks to Our Dying Nation, Hearthstone Publishing, 2002, pp. 11-12).

¡Esta situación deplorable sólo puede ser remediada por los predicadores Bautistas si se aseguran lo más posible que su gente sea verdaderamente convertida!

En 1903, un pastor Bautista llamado F. L. Chapell dijo: “Los días oscuros que precedieron al Gran Despertamiento vendrán de nuevo a menos que alguien se mantenga firmemente, claramente y decididamente en la doctrina de una membrecía de iglesia convertida” (traducción de F. L. Chapell, The Great Awakening of 1740, escrito en 1903). Estamos viviendo ahora en los “días oscuros” que él predijo hace más de cien años.

C. H. Spurgeon fue uno de los últimos predicadores que siguió el antiguo método. Aunque era el pastor de la iglesia Bautista más grande de su época, él amaba a su gente lo suficiente como para escucharlos y evaluar el testimonio de cada uno antes de bautizarlos.

Podría pedirte que hagas una “decisión por Cristo” en este momento, y sin duda muchos de ustedes responderían. Pero sé, de estar en el ministerio durante 52 años, que casi todos ustedes – probablemente cada uno – pronto se apartarían de la iglesia y volverían a una vida egoísta de pecado.

No todas las conversiones son exactamente igual. Pero por lo general tienes que venir bajo la convicción del pecado, y sentir la depravación de tu corazón. Sólo entonces verás el valor de la muerte de Cristo en la Cruz para pagar el castigo por tu pecado. Sólo entonces verás que necesitas que el verdadero Jesús lave tus pecados con Su Sangre verdadera. Sólo entonces vendrás al verdadero Jesús, y sólo entonces Él te permitirá vivir tu vida como un verdadero Cristiano, como un verdadero miembro de la iglesia local.

(FIN DEL SERMÓN)
Puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.realconversion.com. Oprime “Sermones en Español”.

La Escritura Leída Antes del Sermón por el Dr. Kreighton L. Chan: Mateo 24:23-25.
El Solo Cantado Antes del Sermón por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith: “One Day”
(por J. Wilbur Chapman, 1859-1918).


EL BOSQUEJO DE

OTRO JESÚS

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

“Pero temo que como la serpiente con su astucia engañó a Eva, vuestros sentidos sean de alguna manera extraviados de la sincera fidelidad a Cristo. Porque si viene alguno predicando a otro Jesús que el que os hemos predicado, o si recibís otro espíritu que el que habéis recibido, u otro evangelio que el que habéis aceptado, bien lo toleráis” (II Corintios 11:3-4).

(II Corintios 11:13)

I.   Primero, el “otro Jesús” de la Ciencia Cristiana, I Juan 4:3; 2:22.

II.  Segundo, el “otro Jesús” de los Testigos de Jehová, Juan 1:1;
Éxodos 3:14; Juan 8:58; 20:28; Lucas 24:36-43; Hechos 1:10-11.

III. Tercero, el “otro Jesús” del Mormonismo, I Timothy 2:5;
Mateo 24:24, 25.

IV. Cuarto, el “otro Jesús” del Protestantismo liberal, Lucas 24:38-40.