Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros de todo el mundo, especialmente del Tercer Mundo, donde hay muy pocos seminarios teológicos o escuelas Bíblicas, si es que hay.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 40 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




¡CALCULANDO EL COSTO – Y ESFORZANDOSE A ENTRAR!

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Angeles
La Tarde del Día del Señor, 6 de Junio de 2010

“Esforzaos a entrar por la puerta angosta; porque os digo que muchos procurarán entrar, y no podrán” (Lucas 13:24).


Recuerda que Cristo trataba con el tema de la salvación. Un hombre le dijo: “¿son pocos los que se salvan?” (Lucas 13:23). Jesús entonces se volvió hacia la multitud y les dijo lo que tenían que hacer para ser salvos: “Esforzaos a entrar por la puerta angosta”. La “puerta angosta” es Cristo Mismo. La palabra “esforzaos” viene de la forma plural de la palabra Griega “agonizōmai.” Danker Bauer (Danker Bauer, A Greek-English Lexicon of the New Testament and Other Early Christian Literature, University of Chicago Press, 2000, p. 17) indica que la palabra originalmente tenía qué ver con el esfuerzo en una competición atlética, mas después, en la época del Nuevo Testamento, llegó a usarse para describir pelear y batallar. Fue usada por el Apóstol Pablo en ese sentido cuando dijo: “He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe” (II Timoteo 4:7).

Así que la palabra “agonizōmai” habla de pelear y batallar – y, en nuestro texto se refiere a pelear y batallar para entrar a Cristo, que es “la puerta angosta”. El Dr. Lenski dijo: “Tenemos el verbo fuerte ‘esforzar’ [agonizesthe] del cual todavía tenemos ‘agonizar’... Tenemos que esforzarnos hasta la ultimo para entrar...Esto es lo opuesto de la indiferencia, de ser...descuidados, o de vivir en seguridad falsa” (R. C. H. Lenski, D.D., The Interpretation of St. Luke’s Gospel, Augsburg Publishing House, reimpreso en 1961, p. 747; nota sobre Lucas 13:23). El Dr. Lenski tradujo nuestro texto así: “Batalla para entrar por la puerta angosta” (ibid., p. 746). El Dr. Lenski prosiguió a decir:

Cuando es demasiado tarde, se despiertan y “procuran” entrar y no pueden “tener éxito”...porque la puerta está cerrada. Entonces aquí tenemos los tiempos futuros “procurarán”, “no [podrán] tener éxito”. Ambos señalan al tiempo cuando la puerta estará cerrada...El arrepentimiento...será imposible (R. C. H. Lenski, D.D., ibid., p. 748).

Hay un viejo himno que lo dice todo:

Lo que cuesta sabéis si tu alma perdéis,
   ¿Aunque el mundo entero ganéis?
Y podría ser que ya cruzaste el lumbral,
   ¿Lo que cuesta, lo que cuesta sabéis?
(Traducción de “Have You Counted the Cost?” de A. J. Hodge, 1923).

“Esforzaos a entrar por la puerta angosta; porque os digo que muchos procurarán entrar, y no podrán” (Lucas 13:24).

El Domingo pasado en la noche te mostré contra lo que debes batallar para entrar a Cristo – tienes que batallar contra Satanás, tienes que batallar contra tu propia naturaleza depravada – contra tu orgullo y tu indisposición de someterte a Cristo. El Dr. Martín Lloyd-Jones dijo: “Ningún hombre jamás se hizo Cristiano sin parar a verse a si mismo” (Iain H. Murray, Lloyd-Jones: Messenger of Grace, The Banner of Truth Trust, 2008, p. 212). Te pregunto: ¿Te has visto alguna vez como un pecador condenado? ¿Has encarado alguna vez el asunto de tu rebelión contra Cristo? ¿Te has admitido a ti mismo que piensas que sabes más de esto que Él? ¿Te has admitido a ti mismo que eres rebelde contra Él, que lo has desechado, y despreciado Su amor, y lo has empujado todos estos meses y años? ¿Le has admitido todo eso a Él – y a ti mismo? Si no, quizá nunca entrarás a El, quizá nunca serás convertido, quizá nunca pasarás más allá de solamente estar “aprendiendo, y nunca [poder] llegar al conocimiento de la verdad” (II Timoteo 3:7).

“Esforzaos a entrar por la puerta angosta; porque os digo que muchos procurarán entrar, y no podrán” (Lucas 13:24).

¡Canta el coro de pie, otra vez!

Lo que cuesta sabéis si tu alma perdéis,
   ¿Aunque el mundo entero ganéis?
Y podría ser que ya cruzaste el lumbral,
   ¿Lo que cuesta, lo que cuesta sabéis?

Puedes sentarte.

“Esforzaos a entrar por la puerta angosta; porque os digo que muchos procurarán entrar, y no podrán” (Lucas 13:24).

I. Primero, piensa lo que te sucederá si no batallas para entrar.

“El Señor Jesús desde el cielo con los ángeles de su poder, en llama de fuego, para dar retribución a los que no...obedecen al evangelio” (II Tesalonicenses 1:7-8).

El Dr. W. G. T. Shedd señaló que:

El castigo sin fin es razonable...porque lo apoya la conciencia humana. La propia conciencia del pecador “testifica” y aprueba la sentencia que condena “en el día en que Dios juzgará por Jesucristo los secretos de los hombres, conforme a mi evangelio” (Romanos 2:16)… El Catecismo de Westminster Más Grande Westminster Larger Catechism 89 [dice] que “a los impíos, se les pronunciará la justa sentencia de condenación con evidencia clara y con la plena convicción de sus conciencias” (traducción libre de W. G. T. Shedd, Ph.D., Dogmatic Theology, P and R Publishing, edición de 2003, p. 920).

Como lo puso Frederick W. Faber:

¡Oh, que terrible pensamiento!
Un acto de pecado contiene en sí
El poder del odio eterno de Dios,
Y eternos dolores.
   (Frederick W. Faber, 1814-1863).

¡Canta el coro otra vez!

Lo que cuesta sabéis si tu alma perdéis,
   ¿Aunque el mundo entero ganéis?
Y podría ser que ya cruzaste el lumbral,
   ¿Lo que cuesta, lo que cuesta sabéis?

Pueden sentarse. El Dr. Shedd nos dijo:

El pecado es la acción suicida de la voluntad humana. Al hombre no se le fuerza a matarse a sí mismo; pero lo hace, no puede traerse a vida de regreso. Al hombre no se le fuerza a pecar, pero lo hace, se puede regresarse a donde estaba antes de pecar. No puede volver a la inocencia. [El se vuelve como esclavo del pecado]. “todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado” dijo Cristo (Juan 8:34); (Shedd, ibid., pp. 923-924).

De nuevo, el Dr. Shedd nos dijo:

...que el pecado sin fin es razonable es probado por la preferencia de los mismos impíos. Los espíritus no sumisos, rebeldes, desafiantes e impenitentes prefieren el infierno que el cielo. Milton correctamente interpreta a Satanás al decir... “es mejor reinar en el infierno que servir en el cielo”...Los malvados no estarían más felices en el cielo que en el infierno... El impío prefiere la...libertad de pecar...que la pureza de la sociedad Cristiana (Shedd, ibid., p. 926).

“Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas. Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas” (Juan 3:19-20).

¡Cántalo otra vez!

Lo que cuesta sabéis si tu alma perdéis,
   ¿Aunque el mundo entero ganéis?
Y podría ser que ya cruzaste el lumbral,
   ¿Lo que cuesta, lo que cuesta sabéis?

Se pueden sentar. Jesús dijo:

“Y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes” (Mateo 25:30).

“Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno” (Mateo 25:41).

La Biblia dice:

“Los cobardes e incrédulos... y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda” (Apocalipsis 21:8).

¡Piensa, piensa! ¡Piensa en lo que te pasará si no obedeces el mandamiento de Cristo!

“Esforzaos a entrar por la puerta angosta; porque os digo que muchos procurarán entrar, y no podrán” (Lucas 13:24).

¡Cántalo!

Lo que cuesta sabéis si tu alma perdéis,
   ¿Aunque el mundo entero ganéis?
Y podría ser que ya cruzaste el lumbral,
   ¿Lo que cuesta, lo que cuesta sabéis?

El hombre ya llevaba siete días de muerto antes de que hallaran su cuerpo. Dije: “Cierren el ataúd – se está pudriendo!” Pero la familia prevaleció. Tuvimos que pasar por el ataúd y mirar su cara pudriéndose. Sus dientes resaltaban de sus labios podridos. ¡Piénsalo! Tu cara un día se podrirá así! ¡Pero tu alma se hundirá a las llamas eternas!

“¿Quién de nosotros morará con el fuego consumidor? ¿Quién de nosotros habitará con las llamas eternas?” (Isaías 33:14).

¡Oh Dios! “¿Quién de nosotros morará con el fuego consumidor?”

¡Cántalo otra vez!

Lo que cuesta sabéis si tu alma perdéis,
   ¿Aunque el mundo entero ganéis?
Y podría ser que ya cruzaste el lumbral,
   ¿Lo que cuesta, lo que cuesta sabéis?

“Esforzaos a entrar por la puerta angosta; porque os digo que muchos procurarán entrar, y no podrán” (Lucas 13:24).

Ah, alma, ¿no te escaparás de estos horrores? No sin sbatallar para entrar – ¡no sin batallar y pelear, no sin pelear, con todo tu vigor y toda la fuerza para entrar a Cristo!

“Esforzaos a entrar por la puerta angosta; porque os digo que muchos procurarán entrar, y no podrán” (Lucas 13:24).

II. Segundo, cómo debes esforzarte a entrar.

¡Un hombre en su estado natural tiene que esforzarse para tener convicción de pecado, para sentir su naturaleza pecaminosa – para conocer su necesidad de la salvación! Pero, ¿cómo puede un hombre natural prepararse? El Dr. Shedd dio tres “deberes” que debe llevar a cabo – con celo, con esfuerzo, con intensidad:

1.  Leyendo y escuchando la Palabra de Dios. “La fe viene por el oír y el oír por la palabra de Dios” (Romanos 10:17). El Catecismo de Westminster Más Grande dice: “El Espíritu de Dios vuelve la lectura, pero sobre todo la predicación de la palabra, medios eficaces de iluminación, convenciendo, y humillando pecadores, alejándolos de sí mismos y atrayéndolos a Cristo”.

2.  Seria aplicación de la mente y el examen de la verdad con el fin de comprender y sentir su fuerza. “Mirad, pues, cómo oís; porque a todo el que tiene, se le dará” (Lucas 8:18). John Owen dijo: “Si los hombres fueran tan intensos en las cosas espirituales como los son en las cosas [de la vida regular] sería muy diferente con ellos.” El uso de estos medios de convicción tiende a producir una sensación de los requisitos de la ley y el fracaso para obedecerlos, y el traer el alma perdida bajo convicción de pecado.

3.  La Oración por la obra del Espíritu Santo en la convicción de pecado. “Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?” (Lucas 11:13). Ora para que el Espíritu de Dios te convenza de pecado hasta que tu corazón se ablande y tu mente se llene de horror ante el pensamiento de tu pecado – y tu necesidad de Cristo para salvarte. (Abreviado de Shedd, ibid., página 774).

“Esforzaos a entrar por la puerta angosta; porque os digo que muchos procurarán entrar, y no podrán” (Lucas 13:24).

¡Cántala una vez más!

Lo que cuesta sabéis si tu alma perdéis,
   ¿Aunque el mundo entero ganéis?
Y podría ser que ya cruzaste el lumbral,
   ¿Lo que cuesta, lo que cuesta sabéis?

Oro que seas convencido de pecado y que Dios te atraiga a Jesús, “El Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo” (Juan 1:29). Amén.

(FIN DEL SERMÓN)
Tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.realconversion.com. Oprime “Sermones en Español”.

La Escritura Leída Antes del Sermón por Dr. Kreighton L. Chan: Lucas 13:22-28.
El Solo Cantado Antes del Sermón por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith:
“The Unpardonable Sin” (autor desconocido;
al son de “O Set Ye Open Unto Me”).


EL BOSQUEJO DE

¡CALCULANDO EL COSTO – Y ESFORZANDOSE A ENTRAR!

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

“Esforzaos a entrar por la puerta angosta; porque os digo que muchos procurarán entrar, y no podrán” (Lucas 13:24).

(Lucas 13:23; II Timoteo 4:7; 3:7)

I.   Primero, piensa lo que te sucederá si no te esfuerzas a entrar,
II Tesalonicenses 1:7-8; Romanos 2:16; Juan 8:34; 3:19-20;
Mateo 25:30, 41; Apocalipsis 21:8; Isaías 33:14.

II.  Segundo, cómo debes esforzarte a entrar, Romanos 10:17;
Luca 8:18; 11:13; Juan 1:29.