Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros de todo el mundo, especialmente del Tercer Mundo, donde hay muy pocos seminarios teológicos o escuelas Bíblicas, si es que hay.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 40 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




¿QUÉ HARÁS CUANDO LA PUERTA SEA CERRADA?

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Tarde del Día del Señor, Mayo 16, 2010

“Esforzaos a entrar por la puerta angosta; porque os digo que muchos procurarán entrar, y no podrán. Después que el padre de familia se haya levantado y cerrado la puerta, y estando fuera empecéis a llamar a la puerta, diciendo: Señor, Señor, ábrenos, él respondiendo os dirá: No sé de dónde sois” (Lucas 13:24-25).


Mi texto es muy solemne esta noche. Jesús le dijo a las personas que se reunieron alrededor de Él estas serias palabras. Bien podríamos llamarlas “palabras aterradoras”.

“Esforzaos a entrar por la puerta angosta; porque os digo que muchos procurarán entrar, y no podrán” (Lucas 13:24).

Les dijo “Esforzaos a entrar por la puerta angosta [estrecha]”. La puerta estrecha es Jesús Mismo. Él dijo, en Mateo 7:13-14:

“Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan”
       (Mateo 7:13-14).

En Juan 10 Jesús también usó la figura de “la puerta”. Ambas se refieren a Él. En Juan 10:09, dijo:

“Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo…”
      (John 10:9).

Así, en nuestro texto, Jesús dijo: “Esforzaos a entrar por la puerta estrecha” – esforzaos a entrar en Él – “si alguno entrare, será salvo” (Juan 10:9). Pero Jesús dijo “esforzaos a entrar” a Él, o no serás salvo. La palabra Griega exacta traducida “esforzarse” es “agonizesthe”. Es una palabra que los Griegos utilizaban con frecuencia en las batallas militares, y en las luchas atléticas. Esto significa esfuerzo serio, incluso “luchar”. Podríamos ponerlo: “Esforzarse seriamente, hasta luchar, para entrar en “Cristo”, ¡“aprovechar” la oportunidad de entrar a Cristo! ¡Haz todo lo posible para entrar en Él! El Puritano John Trapp dijo: “Luchar hasta [el punto de] la agonía...como lo hicieron para conseguir los laureles en los Juegos Olímpicos [en la época Romana]...pero que nadie piense que [puede] bailar con el diablo todo el día y cenar con Cristo en la noche – [o ir] al cielo en un lecho de plumas” (traducción de John Trapp, Commentary on the Old and New Testaments, Transki Publications, reimpreso en 1997, tomo 5, p. 326; comentario sobre Lucas 13:24). Matthew Henry lo dijo aún más fuerte:

Todo lo que será salvo tiene que entrar por la puerta estrecha, tiene que pasar un cambio de todo el hombre, nada que sea menos que el nacer de nuevo...aquellos que entrarán por la puerta estrecha deben esforzarse para entrar. Es una cuestión difícil llegar al cielo y...no se ganará sin gran cuidado y dolor, de dificultad y diligencia. Debemos luchar con Dios en la oración, luchar como Jacobo, luchar contra el pecado y Satanás. Debemos…luchar con nuestros propios corazones. Agonizesthe – “Estar en una agonía; esforzarse como los que corren para ganar un premio; emocionarnos y esforzarnos al máximo” (traducción de Matthew Henry’s Commentary on the Whole Bible, Hendrickson Publishers, reimpreso en 1996, tomo 5, p. 586; nota sobre Lucas 13:24).

Esforzaos a entrar por la puerta angosta; porque os digo que muchos procurarán entrar, y no podrán. Después que el padre de familia se haya levantado y cerrado la puerta, y estando fuera empecéis a llamar a la puerta, diciendo: Señor, Señor, ábrenos, él respondiendo os dirá: No sé de dónde sois” (Lucas 13:24-25).

Ah, ¿cuántos son los que sólo “procuran entrar”? “Procurar” es una palabra mucho más débil que “esforzarse”. La palabra Griega es “zeteō”. Significa “aprender casualmente, o preguntar”, para incursionar en ello, para aprender un poco aquí y un poco allí, ¡sin ningún tipo de celo real o esfuerzo para en realidad luchar para entrar en Cristo! ¡Ah, qué triste destino espera a estos aficionados, estos necios superficiales, que se limitan a jugar, que sólo quieren aprender un poco más acerca de la salvación, ¡pero no tienen ganas de esforzarse a abrirse camino a Cristo! Ellos manipulan, y se entremeten y juegan a la religión –y se limitan a ¡“procurar entrar, y no podrán”! ¡Sólo están “jugando” a la religión!

Esforzaos a entrar por la puerta angosta; porque os digo que muchos procurarán entrar, y no podrán. Después que el padre de familia se haya levantado y cerrado la puerta, y estando fuera empecéis a llamar a la puerta, diciendo: Señor, Señor, ábrenos, él respondiendo os dirá: No sé de dónde sois” (Lucas 13:24-25).

El Dr. B. H. Carroll (1843-1914) fue presidente del Seminario Teológico Bautista Suroeste. El Dr. Carroll dijo:

… esfuérzate ahora para entrar por la puerta angosta, porque muchos tratarán de entrar en ella más tarde y no podrán una vez que el dueño de la casa se haya levantado y la puerta se haya cerrado. La idea entonces es ésta: que existe una limitación de tiempo, que...hay un momento en que si uno hiciera todo el esfuerzo en el mundo no haría ninguna diferencia en absoluto. Esa es ciertamente la idea de nuestro Salvador aquí. Es el énfasis de Isaías:

“Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano” (Isaías 55:6).

...Esla idea [predominante] en la parábola de las diez vírgenes. Aquellas cinco vírgenes insensatas trataron de entrar, se esforzaron por entrar, y llamaron y dijeron: “¡Señor, Señor, ábrenos!” [Mateo 25:11]...[Su] incapacidad consistía en luchar cuando ya era demasiado tarde para luchar, cuando nada bueno podía lograrse al hacerlo, cuando se cerró la puerta, cuando la oportunidad se había ido. Entonces se despiertan; se levantan, y con los ojos abiertos [ven] una visión espantosa, la importancia eterna de la cuestión, con la sensación de que afuera está la oscuridad y la muerte y el destierro, y que adentro está la vida y la gloria. Dándose cuenta al fin de la gran importancia de la salvación personal entonces ellas lo buscan, ellas tratan, se esfuerzan, llaman y oran, pero en vano. “Demasiado tarde, demasiado tarde, ya no puedes entrar”... ¿Qué se entiende por la incapacidad de la gente a entrar [a] Cristo? Eso...podemos fácilmente entender. Dios nos da aquí en la tierra una oportunidad; [la medida de] esa oportunidad él mismo la mide. No la podemos medir nosotros mismos. Dios mide la mide. ¿Cuánto [tiempo el momento de la oportunidad es] para cualquier persona en particular sólo él lo sabe. Es posible que a una niña de la escuela le de una medida de tres semanas. Es posible que a un hombre malo le de una medida de sesenta años. No sé. Es totalmente, absolutamente, [conocido sólo por Dios]. En esto consiste la soberanía divina. Una cosa sí sabemos: hay un tiempo en el que Cristo puede ser encontrado, y hay un tiempo en el que no se puede encontrar. Por eso yo digo: “Exortaos a vosotros mismos, buscad al Señor mientras puede ser hallado...” Los pasajes que he citado demuestran que estas personas estaban tratando de entrar [a] Cristo, pero Cristo se había retirado. Una cosa cierra la puerta, lo sabemos, y la cierra para siempre. Si la muerte nos encuentra afuera de Cristo nunca habrá otra oportunidad [para] nosotros... sabemos que la puerta se cierra entonces. [Pero] nuestro Salvador habla de un caso cuando se cierra antes de ese tiempo [de muerte]. Él dice que si alguien blasfema contra el Espíritu Santo ha cometido el pecado eterno que no tiene perdón, ni en esta vida ni en la vida venidera, lo que significa que mientras las personas están aún con vida, antes de que [sus cuerpos mueran] puedan tener la puerta cerrada, y ese cierre es eterno, y aunque puedan vivir mucho más tiempo después de ese momento, la puerta está cerrada y cerrada para siempre en su contra. Levantándose temprano, acostándose tarde, tocando de día y de noche, llorando como Esaú lloró, entonces no encuentran lugar para el arrepentimiento (traducción de B. H. Carroll, D.D., The Four Gospels, Baker Book House, reimpreso en 1976, tomo I, pp. 131-135; notas sobre Lucas 13:24-25).

Oh, cuántas veces la Biblia nos da ejemplos de personas que esperaron demasiado tiempo – y Dios cerró la puerta – y nunca fueron salvos. A pesar de que vivieron largo tiempo después, Dios los abandonó. En la Biblia leemos caso tras caso. Solo puedo dar unos cuantos esta noche.

Caín estaba celoso de su hermano Abel, porque Dios aceptó el sacrificio de la sangre de Abel, pero rechazó los vegetales de Caín. Caín se enojó. Dios le dijo: “Si bien hicieres, ¿no serás enaltecido?” (Génesis 4:7). Pero Caín se negó a arrepentirse y venir por la sangre a Dios. El tiempo se acabó para Caín. En un día, y en una hora, Dios abandonó a Caín. Su mente se quebrantó, y asesinó a Abel. Caín vivió durante años, pero ya era demasiado tarde para ser salvo. ¡Dios lo abandonó a él! ¡Había cometido el pecado imperdonable!

“Esforzaos a entrar por la puerta angosta; porque os digo que muchos procurarán entrar, y no podrán” (Lucas 13:24).

En los días de Noé, Dios dijo:

“No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre, porque ciertamente él es carne; mas serán sus días ciento veinte años” (Génesis 6:3).

Pasaron los días. Las páginas del calendario fueron arrancadas y desechadas. Las décadas pasaron – pero las personas no se arrepintieron ni buscaron al Señor. Los años pasaron volando. Por último, el último día del último año, de aquellos 120 años llegó. Noé les había predicado a ellos duro y por mucho tiempo sobre el juicio venidero – pero ellos continuaron con sus vidas, como si no hubiera ningún peligro, “comiendo y bebiendo”, sin miedo “hasta el día en que Noé entró en el arca” (Mateo 24:38). ¡Marca esas palabras! – ¡“Hasta el día en que Noé entró en el arca”! En ese día, “Jehová le cerró la puerta” (Génesis 7:16). Entonces, en ese día, se despertaron y trataron de entrar – ¡pero ya era demasiado tarde! Dios los había abandonado. ¡Habían cometido el pecado imperdonable! Vivieron siete días antes de que viniera el Diluvio (Génesis 7:10), pero ya era demasiado tarde para que pudieran entrar en el Arca – ¡demasiado tarde para ser salvos! Los veo en mi mente, arrastrándose, y arañando y gritando para que Dios los dejara entrar – ¡pero ya era demasiado tarde! Cada uno de ellos se ahogó en el Diluvio. Dios trajo “el diluvio sobre el mundo de los impíos” (II Pedro 2:5). ¡Demasiado tarde! ¡Demasiado tarde! Perdieron el tiempo y jugaron a la religión – hasta que “el padre de familia [se levantó], y...cerró la puerta” (Lucas 13:25).

“Esforzaos a entrar por la puerta angosta; porque os digo que muchos procurarán entrar, y no podrán. Después que el padre de familia se haya levantado y cerrado la puerta, y estando fuera empecéis a llamar a la puerta, diciendo: Señor, Señor, ábrenos, él respondiendo os dirá: No sé de dónde sois” (Lucas 13:24-25).

Esaú “por una sola comida vendió su primogenitura” a su hermano (Hebreos 12:16). Él dijo: “¿para qué, pues, me servirá la primogenitura?” (Génesis 25:32). “Y él comió y bebió, y se levantó y siguió su camino: Así menospreció Esaú la primogenitura” (Génesis 25:34). Los años pasaron rápidamente. Al fin Esaú vio que después de todo su primogenitura era importante. Pero ya era demasiado tarde. ¡Había cometido el pecado imperdonable cuarenta años antes! Ahora él gritó y clamó – ¡pero ya era demasiado tarde!

“Porque ya sabéis que aun después, deseando heredar la bendición, fue desechado, y no hubo oportunidad para el arrepentimiento, aunque la procuró con lágrimas”
       (Hebreos 12:17).

¡Ya era demasiado tarde para Esaú – para siempre! Y Dios dijo:

“A Jacob amé, mas a Esaú aborrecí” (Romanos 9:13).

“Esforzaos a entrar por la puerta angosta; porque os digo que muchos procurarán entrar, y no podrán. Después que el padre de familia se haya levantado y cerrado la puerta, y estando fuera empecéis a llamar a la puerta, diciendo: Señor, Señor, ábrenos, él respondiendo os dirá: No sé de dónde sois” (Lucas 13:24-25).

No recuerdo donde leí esta historia. Está en uno de los libros del Dr. John R. Rice. La escribí, pero no puedo recordar dónde la leí. Se las doy como la escribí hace años.

El Dr. John R. Rice una vez contó acerca de un hombre que vino a escuchar su predicación noche tras noche en las reuniones evangelísticas. El hombre se sentó en la parte de atrás y se reía y se burlaba de los sermones. El evangelista se fue y las reuniones terminaron. Los años pasaron pero el hombre nunca fue salvo.

Una noche, el Dr. Rice habló con su hermana por teléfono. Ella dijo: “John, ¿recuerdas el señor (Tal y tal)?” Él dijo, “Sí. Recuerdo que llegó a los servicios, pero no fue salvo. Él se burló y se rió y bromeó acerca de los sermones”.

Entonces la hermana del Dr. Rice le dijo lo que le pasó a ese hombre. Él se enfermó del estómago y lo llevaron al médico. El médico dijo: “Es demasiado tarde. No hay nada que se pueda hacer. Vete a casa y escribe tu testamento. No vivirás mucho.”

Hacía calor ese verano en Dallas. Fue antes de que tuvieran aire acondicionado. Dejaron las ventanas abiertas para que entrara un poco de brisa. Ese hombre estaba en su casa muriendo por semanas. Nadie podía consolarle. Se mandó a buscar al predicador Bautista, pero no pudo llevar al hombre a Cristo. El moribundo seguía diciendo que era demasiado tarde, que había esperado demasiado tiempo. Dicen que lo podían oír gritar por cuadras durante aquellas calurosas noches de verano en Dallas. Dicen que se le oía gritando: “¡Oh Dios, necesito más tiempo! ¡Oh Dios, yo no estoy preparado para morir! ¡Oh, Dios, no estoy preparado para morir! ¡No estoy preparado para morir! ¡No estoy preparado para morir!” Era demasiado tarde. Él había cometido el pecado imperdonable. Él murió así, gritando: “¡Oh, Dios, yo no estoy preparado para morir!”

“Esforzaos a entrar por la puerta angosta; porque os digo que muchos procurarán entrar, y no podrán. Después que el padre de familia se haya levantado y cerrado la puerta, y estando fuera empecéis a llamar a la puerta, diciendo: Señor, Señor, ábrenos, él respondiendo os dirá: No sé de dónde sois” (Lucas 13:24-25).

¡No esperes! ¡No pospongas el asunto por más tiempo! Cristo ha muerto en la Cruz para pagar la pena completa del pecado. Ven a Él y Él limpiará tus pecados por Su Sangre, y te vestirá con Su justicia. “Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano” (Isaías 55:6). “Esforzaos a entrar” a Cristo ahora, mientras Él está cerca – ¡antes de que la puerta de la salvación sea cerrada para siempre! El Dr. Rice dijo:

Has esperado y tardado rehusando al Salvador,
   Todas sus pacientes advertencias, Su amable imploro;
Comiste el fruto prohibido, creíste la promesa de Satanás;
   Tu corazón se ha endurecido, el pecado tu mente oscureció.
Que triste enfrentar el juicio, recordarás sin misericordia
   Duraste y tardaste hasta que el Espíritu se fue;
Que reproches y dolor, cuando la muerte te encuentre sin esperanza,
   Duraste y tardaste y esperaste demasiado.
(Traducción libre de “If You Linger Too Long”
   de Dr. John R. Rice, 1895-1980).

(FIN DEL SERMÓN)
Puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.realconversion.com. Oprime “Sermones en Español”.

La Escritura Leída por Dr. Kreighton L. Chan Antes del Sermón: Lucas 13:24-28.
El Solo Cantado por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith Antes del Sermón:
“If You Linger Too Long” (de Dr. John R. Rice, 1895-1980).