Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros de todo el mundo, especialmente del Tercer Mundo, donde hay muy pocos seminarios teológicos o escuelas Bíblicas, si es que hay.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 40 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




PABLO – EL CONVERTIDO MODELO

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Angeles
La Mañana del Día del Señor, Noviembre 15, 2009

“Pero por esto fui recibido a misericordia, para que Jesucristo mostrase en mí el primero toda su clemencia, para ejemplo de los que habrían de creer en él para vida eterna” (I Timoteo 1:16).


Muchas personas creen que la conversión del Apóstol Pablo fue tan rara que no podemos esperar que nadie sea salvo de esa manera hoy. Yo creo que este error viene del hecho de que muy pocas personas de iglesia, particularmente en el mundo Occidental, han tenido una conversión como la de Pablo. Por lo tanto creen que la conversión de él fue excepcional, fuera de lo ordinario. Pero mi texto los contradice completamente. Dice claramente que la conversión de Pablo fue “para ejemplo de los que habrían de creer en [Cristo]”. La palabra Griega traducida “ejemplo” significa “un ejemplo…para imitación” (Strong). Así, Spurgeon dijo que la conversión de Pablo fue “un ejemplo para seguir…un modelo al cual otros copian…Pablo era la [ilustración] ideal de un convertido…todas [las verdaderas] conversiones de alguna manera son similares a este ejemplo de conversión. La transformation de…Saulo de Tarso al Apóstol Pablo es un caso típico de la obra de gracia en el corazón” (traducción de C. H. Spurgeon, “Paul as Pattern Convert,” The Metropolitan Tabernacle Pulpit, Pilgrim Publications, reimpreso en 1979, tomo LIX, p. 385).

En otras palabras, si te quieres convertir en un verdadero Cristiano, debes tener una conversión como la de Pablo, porque la conversión de Pablo fue dada “para ejemplo de los que habrían de creer en él [Cristo] para vida eterna” (I Timoteo 1:16).

Yo creo que esa es la razón por la que el testimonio de Pablo es repetido seis veces en el Nuevo Testamento (I Timoteo 1:15-16; Hechos 9; 22; 26; Gálatas 1, 2; Filipenses 3:1-14). Dios quiso que escucharas la conversión de Pablo seis veces en el Nuevo Testamento para que supieras cómo debes ser convertido. Solo hay una manera para convertirse en un verdadero Cristiano, y es siguiendo el ejemplo de Pablo. Los detalles puede que sean de alguna manera diferentes, pero el principal “ejemplo” de la conversión de Pablo es repetido cada vez que alguien es verdaderamente convertido y se vuelve un verdadero Cristiano.

“Pero por esto fui recibido a misericordia, para que Jesucristo mostrase en mí el primero toda su clemencia, para ejemplo de los que habrían de creer en él para vida eterna
       (I Timoteo 1:16).

Por lo tanto te daré un esquema de la conversion de Pablo en cuatro puntos.

I. Primero, Pablo escuchó un sermón evangelistico.

No te equivoques. Pablo estaba cerca y escuchó a Estaban dar un fuerte sermón evangelistico. Se nos dice eso en dos lugares, en Hechos 7:58, y de nuevo en Hechos 22:20, donde él dijo: “Yo mismo también estaba presente [ahí].”

¿Qué predicó Esteban? Él predicó en contra de los pecados de las personas que estaban presentes ese día. Él dijo: “Vosotros resistís siempre al Espíritu Santo” (Hechos 7:51). Él habló de Jesús “de quien vosotros ahora habéis sido entregadores y matadores” (Hechos 7:52). Él dijo: “He aquí, veo los cielos abiertos, y al Hijo del Hombre que está a la diestra de Dios” (Hechos 7:56).

Pablo escuchó a Esteban predicar sobre su pecado de rechazar a Cristo y de contribuir en Su muerte en la Cruz. Él escuchó a Esteban decir que él había resistido al Espíritu de Dios y quebrantado la ley de Dios (Hechos 7:53). Él escuchó a Esteban decir que Cristo ha resucitado de los muertos y ahora está sentado a la diestra de Dios en el Cielo.

Esas son grandes verdades evangelisticas que tú también debes escuchar si esperas ser convertido de la manera en que Pablo lo fue, según de su “patrón” y ejemplo. Tú también has resistido al Espíritu Santo en tu rebelde corazón. Tú por tu pecado también has contribuido a la muerte de Cristo. También has traicionado a Cristo una y otra vez faltando la iglesia, al hacer tu tiempo de estudio más importante que el tiempo de adorar a Dios el Domingo. ¿No sabes que casi todos los que estamos aquí esta mañana fuimos a la universidad? ¿No sabes que teníamos que dividir nuestro tiempo para así hacer espacio para Dios el Domingo? Yo trabajaba cuarenta horas a la semana y esclavizado fui a la universidad por la noche durante siete años. Pero nunca falté a la iglesia. Además de eso, todos los Domingos le enseñaba la Escuela Dominical a niños Chinos como tú. Yo le predicaba a los niños de la iglesia después de la Escuela Dominical. Recogía una cantidad de niños Chinos para llevarlos la iglesia, y los llevaba a la casa después, y luego les enseñaba de nuevo el Domingo por la noche. Yo no lo hice para mí mismo. Lo hice por los niños Chinos. Y yo esclavizado fui a la universidad por la noche, y yo trabajaba 8 horas al día, 40 horas a la semana. Y me miras a mí y me dices que no tienes tiempo para la iglesia. ¡Debería darte vergüenza! ¡Lo que realmente significa es que no tienes tiempo para Dios! ¡Tú siempre resistes al Espíritu Santo! ¡Has vivido toda tu egoísta vida descuidando a Dios y crucificando a Cristo de nuevo por tu egoísmo! ¡Esa es la pura verdad! ¡Eso es lo que Pablo oyó, y eso es lo que tú debes oír! ¡Tú eres un pecador! ¡Tú estás bajo la condenación de Dios! ¡Tú estás bajo la ira de Dios! Pronto serás juzgado por Dios:

“Y en el Hades [el Infierno]…alzó [tus] ojos, estando en tormentos” (Lucas 16:23).

Alguien puede decir: “¡Tú no me puedes decir eso a mí! ¡No voy a volver!” Muy bien, ¡entonces no vuelvas! Pero lo que te dije es la verdad – la misma verdad que Pablo escuchó a Esteban predicar. ¡Tómala o déjala! La conversión de Pablo es el modelo para todas las conversiones. Por lo tanto, tú tienes que oír fuerte predicación del evangelio para tener una verdadera conversión como la de Pablo.

“Pero por esto fui recibido a misericordia, para que Jesucristo mostrase en mí el primero toda su clemencia, para ejemplo de los que habrían de creer en él para vida eterna
       (I Timoteo 1:16).

¡Tómala o déjala! Te he dicho la verdad de la Biblia. ¡Tómala o déjala! Tú tienes que oír esta clase de predicación o jamás te volverás un Cristiano verdadero. Tú tienes que seguir el “ejemplo” de Pablo. ¡Esa es la clase de predicación que él oyó, y esa es la clase de predicación que tú tienes que oír! ¡Tú eres un pecador! ¡Tómalo o déjalo!

II. Segundo, Pablo vino bajo convicción de pecado.

Cuando Jesús le habló, Pablo cayó al suelo. Se estremeció y se sorprendió (Hechos 9:4, 6). Tuvo tal convicción de pecado que ayunó y oró durante tres días en una habitación oscura (Hechos 9:9-11).

Cuando A. W. Tozer, tenía 17 años escuchó a un hombre predicando en la calle. El hombre dijo que el joven era un pecador, yendo a un Infierno de fuego. El hombre dijo que él tenía que tener a Cristo, o arder en las llamas por la eternidad. Al igual que Pablo, el “patrón” del convertido, el joven corrió a su casa, subió al ático de la casa, y se tiró en el suelo con lágrimas de convicción, hasta que encontró a Cristo. Eso es lo que Pablo pasó. Eso es lo a A. W. Tozer pasó a los 17 años de edad. ¡Y eso es lo que tienes que pasar! Cuando el Espíritu de Dios venga a ti, te “convencerá [a ti] de pecado, de justicia y de juicio” (Juan 16:8).

Si no vienes bajo convicción por tu pecado nunca serás un verdadero Cristiano. Oh, puede que vayas a la iglesia de vez en cuando los Domingos en la mañana. Pero sólo seguirás siendo nominalmente una persona de la iglesia. Nunca serás un convertido verdadero. ¡Nunca te arrepentirás y te convertirás en un verdadero Cristiano a menos que seas convicto de tu pecado como lo fue Pablo!

“Pero por esto fui recibido a misericordia, para que Jesucristo mostrase en mí el primero toda su clemencia, para ejemplo de los que habrían de creer en él para vida eterna
       (I Timoteo 1:16).

III. Tercero, Pablo fue renacido.

Después de tres días de llanto, ayuno y oración, bajo profunda convicción de pecado, Pablo recibió el Espíritu Santo y nació de nuevo:

“y recibió al instante…la vista” (Hechos 9:18).

El nuevo nacimiento es instantáneo. Tú puedes bacilar de un lado a otro durante mucho tiempo. A veces pueda que sientas tu pecado, y luego pierdas tu convicción. Pero cuando el momento de tu verdadera conversión venga, serás salvo tan rápido como lo fue Pablo.

Joseph Hart rechazó a Cristo. Odiaba escuchar sermones que exponían su pecado. Odiaba escuchar que iba a ser lanzado en el lago de fuego. Odiaba escuchar que necesitaba la Sangre de Cristo para lavar sus pecados. Pero cuando Dios lo agarró, sacudió a Joseph Hart y lo mantuvo sobre la boca del Infierno. Joseph Hart tuvo convicción de su pecado. Él vino a Cristo. En sólo un momento él fue salvado por Jesús, su Dios crucificado. Joseph Hart se dedicó a escribir hermosos himnos. En uno de esos himnos, dijo:

En el momento que el pecador cree,
   Y confía en su Dios crucificado,
Su perdón recibe ahí,
   Completa redención por Su Sangre.
(Libre traducción de “The Moment a Sinner Believes”
   por Joseph Hart, 1712-1768).

O, como Robert Lowry lo puso,

¿Qué me puede dar perdón?
   Sólo de Jesús la Sangre.
¿Y un nuevo corazón?
   Sólo de Jesús la Sangre.

¡Canta el coro!

Precioso es el raudal,
   ¡Que limpia todo mal!
No hay otro manantial,
   Sólo de Jesús la Sangre.
(Traducción libre de “Nothing But the Blood” por Robert Lowry, 1826-1899).

IV. Cuarto, Pablo tuvo un nuevo propósito en su vida después de ser renacido.

Después de convertirse en un verdadero Cristiano Pablo dijo:

“Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo. Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo” (Filipenses 3:7-8).

Ahora que él había nacido de nuevo, Pablo dijo que pensaba que todas sus ambiciones y objetivos pasados no eran más que estiercol. Desde el momento en que se convirtió, Pablo vivió para Cristo, y trabajó para Cristo, y sirvió a Cristo. Cristo lo había salvado, y ahora Cristo era su Maestro y Señor.

La conversión de Pablo fue dada seis veces en la Biblia “para ejemplo de los que habrían de creer en él [Cristo] para vida eterna” (I Timoteo 1:16). ¡Que tengas la misma clase de conversión que Pablo tuvo – porque esa es la única manera de escapar del fuego del Infierno y obtener vida eterna, ¡y tener tus pecados perdonados! Amén.

“Pero por esto fui recibido a misericordia, para que Jesucristo mostrase en mí el primero toda su clemencia, para ejemplo de los que habrían de creer en él para vida eterna
       (I Timoteo 1:16).

(FIN DEL SERMÓN)
Tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.realconversion.com. Oprime “Sermones en Español”.

La Escritura Leída por Dr. Kreighton L. Chan Antes del Sermón: I Timoteo 1:12-16.
El Solo Cantado por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith Antes del Sermón:
“Ye Must Be Born Again” (por William T. Sleeper, 1819-1904).


EL BOSQUEJO DE

PABLO – EL CONVERTIDO MODELO

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

“Pero por esto fui recibido a misericordia, para que Jesucristo mostrase en mí el primero toda su clemencia, para ejemplo de los que habrían de creer en él para vida eterna” (I Timoteo 1:16).

(I Timoteo 1:15-16; Hechos 9; 22; 26; Gálatas 1, 2; Filipenses 3:1-14)

I.   Primero, Pablo escuchó un sermón evangelistico, Hechos 22:20; 7:51, 52,
56, 53; Luke 16:23.

II.  Segundo, Pablo vino bajo convicción de pecado, Hechos 9:4, 6, 9-11;
Juan 16:8.

III. Tercero, Pablo fue renacido, Hechos 9:18.

IV. Cuarto, Pablo tuvo un nuevo propósito en su vida después de ser renacido,
Filipenses 3:7-8.