Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros de todo el mundo, especialmente del Tercer Mundo, donde hay muy pocos seminarios teológicos o escuelas Bíblicas, si es que hay.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 40 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




¡PREDICADORES QUE ERAN EXTRAÑAMENTE DIFERENTES!

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Angeles
La Tarde del Día del Señor, 1 de Marzo de 2009

“Ellos salieron de la presencia del concilio, gozosos de haber sido tenidos por dignos de padecer afrenta por causa del Nombre” (Hechos 5:41).


Extrañamente algunos de los más grandes predicadores que he oído en realidad no eran buenos oradores – ¡para nada! No se abrazaban a todos los puntos de la teología Reformada. Pero en espíritu estaban más cerca a la Reformación de lo que se hubieran imaginado. El Dr. W. A. Tozer silvaba por sus dentaduras cuando hablaba. El Pastor Richard Wurmbrand tenía que quitarse los zapatos y tomar asiento – a causa de las cicatrices de las golpizas que los guardias Comunistas le dieron en las plantas de sus pies cuando él estaba en prisión en Rumania. El hablaba con un acento fuerte, un poco difícil de entender. El Dr. John R. Rice era un hombre pequeño con “aspiración” al hablar que lo hacía difícil de entender, especialmente al envejecer. Ninguno de ellos fue lo que tú dirías que es un “gran” o aún un “buen” predicador. Sin embargo, miles aún leen sus libros, después de décadas de que fallecieron. La mayor parte de lo que escribieron todavía se imprime, y una generación que vive hoy, que jamás los oyó predicar, todavía los lee ávidamente. Y mientras vivían, aun siendo muy ancianos, todos ellos todavía podían mantener la atención de miles a la vez en reunions de gran capacidad. Digo que este es un hecho extraño, pero cierto. ¿Cuál era el secreto de ellos?

Creo que eran predicadores poderosos por dos razones: (1) Cuando hablaban lo hacían muy en serio. Jamás hubo bromas ni chascarrillos para “calentar” a la audiencia. La gente notaba que “Este hombre en verdad siente lo que dice.” Eso en realidad es lo que capta la atención de una audiencia. Tozer, Rice y Wurmbrand todos tenían esa calidad. Estaban tan en serio que casi te daba temor no prestarles tu atención completa. (2) Ellos eran hombres que oraban muchísimo, y podías sentir el peso de Dios (yo uso la palabra “peso” a propósito) cuando hablaban. Debo añadir que el Dr. Lloyd-Jones también tenía estas cualidades. Era obvio que ellos tenían una profunda vida de oración, y el humo del “incienso” los seguía al salir del aramario hacia el pulpito. Ellos tenían otras cualidades no del mundo. Así que no importaba que Tozer, Rice y Wurmbrand no fueran buenos oradores, porque ellos eran predicadores ungidos por Dios. El poder del Espíritu de Dios cancelaba sus fallas humanas, y extrañamente usaba aquellas fallas humanas para hacer de ellos poderosos – aún más interesantes predicadores del Evangelio.

Tenían un sentido apostólico. Y no cabe duda que los Apóstoles recibieron su llamado y su poder en el Seminario del Sufrimiento, la misma escuela donde Tozer, Rice y Wurmbrand aprendieron su oficio. Igual que los Apóstoles, estos predicadores del siglo XX fueron, a su manera, mártires – como Wurmbrand los hubiera llamado “mártires en vida.” Ernest Hemingway dijo que el autor Ruso “Dostoyevsky fue forjado al ser enviado a Siberia”…siendo prisionero en condena solitaria (traducción de L. W. Phillips, Ernest Hemingway on Writing, Scribner, 2004, p. 20). Esto “hizo” Dostoyevsky un autor de gran entendimiento humano. En una manera semejante, los predicadores apostólicos son forjados igual que una espada es fundida – sumergiéndola en fuego rojo caliente. El fuego que forja a un predicador apostólico es las llamas de la persecución.

Sí, los que adornan la tumba de Tozer a menudo lo llamaron “un profeta del siglo XX”, especialmente después de su muerte. Pero hubo muchos otros que no lo querían, precisamente porque tenía dicha cualidad en vida. El tenía la tendencia de señalar las fallas en el Evangelicalismo, lo cual los incomodaba en su presencia. Lo llamaban “mistico,” y a menudo no era en tono de amabilidad. El autor Inglés Peter Jeffrey dijo de él:

Tozer no reconocía la popularidad y no tenía miedo de pararse a solas. Una vez él dijo que se había predicado fuera de todas las conferencias Bíblicas de renombre en el país…Igual que Thoreau, a quien él admiraba, Tozer marchaba a un ritmo diferente; y por ello, a menudo se hallaba a un paso diferente del de muchos [líderes] en el desfile religioso (traducción de Peter Jeffrey, Preachers Who Made a Difference, Evangelical Press, 2004, p. 91).

He aquí unas cuantas citas del Dr. Tozer, de la clase de predicación que le quitaba la popularidad con muchos líderes de iglesia.

El mundo evangélico entero en su mayoría no favorece a la Cristiandad saludable. Y tampoco estoy pensando en el modernismo. Sino que en los que creen la Biblia…que poco asemejan a los del Nuevo Testamento. El supuesto Cristiano Bíblico promedio de nuestros tiempos es una imitación barata (traducción de A. W. Tozer, D.D., Of God and Men, Christian Publications, 1960, pp. 12-13).

Un avivamiento de gran alcance del tipo de Cristiandad que conocemos hoy en América sería una tragedia moral de la cual no nos podríamos recuperar en cien años (traducción de A. W. Tozer, D.D., Keys to the Deeper Life, Zondervan Publishing House, 1957, p. 12).

Debemos tener una nueva reformación. Tiene que haber un rompimiento violento con aquella seudo-religión irresponsable, enloquecida con diversiones, pagana, que hoy se hace pasar por la fe de Cristo (traducción de A. W. Tozer, D.D., We Travel an Appointed Way, Christian Publications, 1988, p. 118).

Si el movimiento evangélico ha pecado tanto tiempo y se ha alejado demasiado de Dios para volver a la sensatez espiritual es un asunto abierto a discusión…Hemos visto un gran cambio tan radical en las creencias y prácticas de las iglesias… evangélicas que han llegado venderse …y si algún predicador o algún escritor desafía esta herejía invita al ridiculo y al abuso a venir de todas partes (traducción de A. W. Tozer, D.D., Of God and Men, pp. 18-19).

El Dr. John R. Rice hubiera estado de acuerdo con la evaluación de Tozer del evangelicalismo de hoy. El Dr. Rice atravesó muchas experiencias dolorosas para ganarse el “manto profético.” El fue “marginado” por la universidad Baylor University por defender la inerrancia de las Escrituras. Líderes Bautistas del Sur lo llamaron “un extremista” y las puertas de la mayoría de sus iglesias le fueron cerradas. Después fue “marginado” por el Dr. J. Frank Norris, quien dijo que estaba bajo la influencia de Aimee Semple McPherson, “predicadora” Pentecostal en los años 1930, por su énfasis en la necesidad del Espíritu Santo en el evangelismo. Más tarde en su vida fue “marginado” otra vez por ciertos Fundamentalistas, por su libro Why Our Churches Do Not Win Souls [Por Qué Nuestras Iglesias No Ganan Almas] (Sword of the Lord Publishers, 1966). El Dr. Rice pasó por muchas tribulaciones y perdió muchas amistades por pararse por la Biblia y por los Fundamentos de la fe. Hasta el día de hoy algunos predicadores se burlan abiertamente de sus canciones y de las posiciones que él tomó por Cristo. Con razón el último verso de su canción “All My Heart’s Love,” que el Sr. Griffith acaba de cantar, dice:

¿Por qué debo murmurar, Evadir el dolor,
   Temer la pérdida de oro o amistades por Su nombre?
¡Oh, Debo abrazar las prisiones o castigos,
   Si en su vergúenza he de participar!
Todo el amor de mi corazón, todos mis sueños –
   Hazlos, Señor Jesús, Solo para Tí.
Todo lo que soy, todo lo que podría ser –
   Tómame, Señor Jesús, que sea así.
(“All My Heart’s Love” por John R. Rice, D.D., 1895-1980;
   Songs of John R. Rice, Sword of the Lord Publishers, 1976, p. 46).

¿Quién de aquellos que lo conocieron se atrevería a decir que él no sentía exactamente lo que escribió en esa canción?

¿Por qué debo murmurar, Evadir el dolor,
   Temer la pérdida de oro o amistades por Su nombre?
¡Oh, Debo abrazar las prisiones o castigos,
   Si en su vergúenza he de participar!

Ese verso era cierto de los Apóstoles y, si la oportunidad hubiera aparecido, seguramente hubiera sido cierto del Dr. Rice.

“Ellos salieron de la presencia del concilio, gozosos de haber sido tenidos por dignos de padecer afrenta por causa del Nombre” (Hechos 5:41).

Los Apóstoles y los primeros Cristianos sufrieron voluntariamente. Pero hoy muy pocos evangélicos están dispuestos a sufrir por Cristo en América y Europa. ¿Por qué? La respuesta es simple – muchos de esos evangélicos son solamente Cristianos nominales. El diccionario dice que “nominal” significa “que tiene nombre de algo y le falta la realidad de ello,” no en realidad. Millones de estos evangélicos son solamente Cristianos nominales – Cristianos solamente de nombre, no en realidad. Los Cristianos nominales son descritos en la Biblia:

“Tienes nombre de que vives, y estás muerto” (Apocalipsis 3:1).

Nominal siginifica “solamente de nombre.” Dichos evangélicos tienen “un nombre” de que son Cristianos verdaderos, pero de hecho, solamente tienen

“apariencia [Griego: forma externa] de piedad” (II Timoteo 3:5).

A veces tendemos a pensar que todos “los creyentes” en las tierras Musulmanas o Comunistas son Cristianos verdaderos. Pero aun en esos lugares la mayoría son solamente nominales, no Cristianos verdaderos. El Pastor Richard Wurmbrand nos dijo lo que sucedía cuando los Comunistas tomaron Rumania:

      Los líderes de la iglesia Protestante competían unos con otros en ceder al Comunismo…Rapp, el obispo diputado de la iglesia Luterana en Rumania comenzó a enseñar en el seminario teológico que Dios había dado tres revelaciones: Una por Moisés, una por Jesús, y la tercera por Stalin, ¡la última poniéndose antes que las otras [remplazando] a la anterior! [Sin embargo Stalin era un asesino de masas, de muchos miles de Cristianos verdaderos].
       Yo asistí al Congreso de los Bautistas en la ciudad de Resita – un congreso bajo la bandera Roja, con el himno de la Unión Soviética [fue] cantado con todo el mundo de pie. ¡El presidente de los Bautistas alabó a Stalin como si fuera un gran maestro de la Biblia y proclamó que Stalin no hizo nada sino solamente cumplir los mandamientos de Dios!
       Debe ser entendido que los Bautistas verdaderos, a quien amo mucho, no estuvieron de acuerdo y le fueron fieles a Cristo, sufriendo mucho… Aquellos que se volvieron sirvientes del comunismo en vez de Cristo comenzaron a denunciar [a aquellos] que no se les unían (traducción de Richard Wurmbrand, Tortured for Christ, Living Sacrifice Book Company, edición 1998, p. 16).

Fíjate que Wurmbrand dijo, “Los Bautistas verdaderos…le fueron fieles a Cristo, sufriendo mucho.” Los Bautistas “nominales” se hicieron Comunistas, o simpatizantes Comunistas, pero los Bautistas “verdaderos” sufrieron mucho y se unieron a la “iglesia subterrea” (ibid.). Esto es cierto también en la China y en otros países Comunistas. Los Cristianos nominales se juntan a la iglesia Comunistas patrocinada por el gobierno, pero los Cristianos “verdaderos” se juntan a la “iglesia subterrea” o “iglesias de casa [hogareñas],” como las llaman en la China, y son perseguidos por ser Cristianos verdaderos. Para leer más de la persecución en partes restringidas del mundo, vaya a www.persecution.com.

Tom White, director de Voice of the Martyrs [La Voz de los Mártires], dijo:

Las personalidades Cristianas que viajan a China son impresionadas y encantadas por los grandes edificios de iglesias, las capas de coros, los cantos bonitos y el acceso fácil a la Iglesia Patriótica de Tres Seres, fundada por un gobierno ateo. Las visitas regresan a casa ignorantes del estado de 100 millones de Cristianos perseguidos que adoran afuera de la ley Comunista. En Octubre 29 de 2008, ¡nuestros contactos descubrieron 32 más líderes de iglesias de casa en una sola prisión! Algunas de las mujeres estaban en la Prisión de Mujeres No. 1 en la Ciudad Zhengshou. Más de 20 hombres y mujeres todavía están detenidos en la Prisión No. 3 de la Provincia Henan, sentenciados por la corte por ser “malvados miembros de culto” que participan en “reunions religiosas ilegales” (traducción de Tom White, The Voice of the Martyrs, March 2009, p. 2).

En la Provincia Hubei, el 1 de Noviembre de 2008, Cristianos de iglesias de casa…estaban parados en la estación de tren de Jingmen cuando fueron azotados por varios oficiales del Bureau de Seguridad Estatal vestidos de civiles. Ellos fueron esposados y detenidos en un hotel al otro lado de la calle. Las autoridades les quitaron sus Biblias diciéndoles, “Los perseguimos, les quitamos sus Biblias y nuestro propósito es no permitirles creer en Jesús…Esta persecución es para destruir completamente su iglesia, deshacernos de los misioneros y desbandarlos a ustedes los creyentes” (ibid.).

Los Cristianos “verdaderos” están dispuestos a soportar la persecución, como los Apóstoles y los primeros Cristianos,

“Ellos salieron de la presencia del concilio, gozosos de haber sido tenidos por dignos de padecer afrenta por causa del Nombre” (Hechos 5:41).

Cualquiera puede hacerse un Cristiano “nominal,” de nombre solamente, al decir una “oración de pecador,” o por creer doctrinas correctas. Pero tú puedes volverte un Cristiano verdadero solamente al pasar por una conversión verdadera. Tú tienes que sentir el peso de tu pecado y de la mortandad de tu alma. Solamente cuando te sientas perdido en pecado, incapaz de hacer algo para obtener la salvación, verás tu necesidad de que Cristo te redima por Su Sangre y por su resurrección de los muertos.

(FIN DEL SERMON)
Tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.realconversion.com. Oprima “Sermones en Español.”

La Escritura Leída por Dr. Kreighton L. Chan Antes del Sermón: Hechos 5:40-42.
El Solo Cantado por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith Antes del Sermón:
“All My Heart’s Love” (por Dr. John R. Rice, 1895-1980).