Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros de todo el mundo, especialmente del Tercer Mundo, donde hay muy pocos seminarios teológicos o escuelas Bíblicas, si es que hay.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 40 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




EL REINO MILENIAL

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado la Tarde del Día del Señor, 14 de Diciembre de 2008
en el Tabernáculo Bautista de Los Angeles

“Vosotros, pues, oraréis así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra” (Mateo 6:9-10).


Por casi dos mil años los Cristianos han orado “Venga tu reino. Hágase tu voluntad como en el cielo, así también en la tierra.” Nosotros oramos “El Padre Nuestro” al fin del devocional familiar en nuestra casa todas las noches. Alguien podrá decir que es solamente un rito, pero para mi en lo personal es una oración verdadera y quiero decir cada palabra. Mi abuela, la madre de mi madre, oraba el “Padre Nuestro” conmigo todas las noches cuando era yo un niñito, y he seguido haciéndolo toda mi vida, todas las noches antes de dormir. El Dr. J. Vernon McGee dijo,

“Venga Tu reino” es el reino del cual Mateo ha estado hablando, el reino que Cristo establecerá en esta tierra. Es una petición digna de que todos la oremos (traducción de J. Vernon McGee, Th.D., Thru the Bible, Thomas Nelson Publishers, edición de 1983, tomo IV, p. 37; nota de Mateo 6:10).

Cuando yo oro esa oración, yo estoy orando porque el Reino de Mil Años venga en su plenitud cuando Cristo vuelva. La palabra “milenio” significa mil años. La palabra Griega “chilia” (un mil) se usa seis veces en Apocalipsis 20:2-7. Los Cristianos del primer y segundo siglo creían en el reino literal de 1,000 años de Cristo en esta tierra. Eran premilenialistas. O sea que los primeros Cristianos todos esperaban que Cristo volviera a la tierra a establecer el Reino. El “pre” en “premilenialismo” quiere decir que Cristo regresará antes del milenio a establecer Su Reino por mil años. Papias (finado en 165 D.C) dijo, “después de la resurrección de los muertos habrá un milenio, cuando se establecerá el reino de Cristo en esta tierra.” Policarpio (finado 70-156 D.C.) habló de [Cristianos] reinando con Cristo y del hecho de que los santos juzgarán al mundo (vea Henry C. Thiessen, Ph.D., Introductory Lectures in Systematic Theology, Eerdmans Publishing Company, edición de 1949 [en Inglés] p. 470).

Pero con el tiempo algunos Cristianos de importancia comenzaron a enseñar que el Reino era alegórico en vez de literal. Comenzaron a enseñar el amilenialismo, comenzando con Clement de Alexandria (D.C. 155-220) y especialmente Origen de Alexandria (D.C. 185-254). La enseñanza suya, que alegorizaba y espiritualizaba el Reino de 1,000 años, prevaleció, y el Concilio de Roma, bajo el Papa Damasus denunció formalmente el punto premilenial, lo cual ellos llamaron “Chiliasmo,” en D.C. 373. Así, la Iglesia Católica se volvió amilenial, o sea, ellos enseñaban que no habría retorno de Cristo a establecer Su Reino terrenal, y que la Iglesia Católica Romana misma convertiría al mundo gradualmente, y las promesas del Reino se cumplirían por el triunfo del Catolicismo. Este punto se conoce como “amilenialismo.” La “a” en frente de “milenio” quiere decir que no hay Reino terrenal venidero. El “Amilenialismo” significa Reino “no milenial.”

Daniel Whitby (1638-1726 D.C.) era Unitario y negó la divinidad de Cristo. Whitby restauró el método alegórico entero de Origen, pero lo llamó una “hipótesis nueva.” Daniel Whitby, el hereje Unitario “enseñaba que todas las promesas del Reino deberían tomarse en un sentido espiritual y alegórico…El a menudo es llamado el padre del post-milenialismo moderno” (Thiessen, p. 471). El postmilenialismo enseña que Cristo volverá después del milenio – después de que la iglesia haya convertido a la mayoría del mundo. El Postmilenialismo es, en realidad, solamente una forma moderna del amilenialismo. Igual que el amilenialismo, dice que no habrá restauración de Israel, que la “iglesia” reemplaza a Israel, que Cristo no regresará visiblemente a esta tierra a establecer Su Reino, y que la “iglesia” convertirá al mundo, trayendo una era dorada. Mal Couch dijo:

La Primera Guerra Mundial, y finalmente la Segunda Guerra Mundial, virtualmente acabaron con las esperanzas de los postmilenialistas. La crueldad de la humanidad se hizo evidente y las cosas no se mejoraron, como [ellos] enseñaban (traducción de Mal Couch, Ph.D., Tim LaHaye Prophecy Study Bible, AMG Publishers, 2000, p. 1398).

Extrañamente este punto de vista alegórico, que espiritualiza, parece estar volviendo con “la teología de reemplazar” [la “iglesia” reemplazando a Israel en el plan de Dios] diciendo que la “iglesia” puede “conquistar a la sociedad y restaurar la justicia” y establecer el Reino (Couch, ibid.). Esto realmente es un regreso al punto de vista Católico del “triunfalismo” Cristiano y “reemplazamiento” de los Judíos por la “iglesia” en el plan de Dios. Esto no es lo que la Biblia enseña.

Yo asistí al Seminario Golden Gate Baptist Theological Seminary (Bautista del Sur) cuando era mucho más liberal de lo que es hoy día. Recuerdo a un catedrático que enseñaba el amilenialismo y el postmilenialismo como si fueran ciertos. El también ponía de menos y se mofaba del premilenialismo, llamandolo “chiliasmo,” y herejía, y se burlaba como si fuera una doctrina falsa enseñada en la Biblia Scofield Study Bible, pero que los “escolares” no la creían. El atacaba a la Biblia Scofield Study Bible tan a menudo sobre este tema, que fuí y me compré una por primera vez – ¡y la he usado desde ese entonces! Estoy predicando de una Biblia Scofield Study Bible esta noche, como lo hago todos los Domingos, porque yo creo en el retorno premilenial de Cristo como lo enseña en la Biblia Scofield Study Bible. Estoy convencido de que la Biblia no enseña el amilenialismo ni el postmilenialismo.

El Domingo pasado en la noche vimos tres grandes verdades en Zacarías 14:4-5, 9. Primero, Cristo regresará de repente al Monte de los Olivos:

“Y se afirmarán sus pies en aquel día sobre el monte de los Olivos, que está en frente de Jerusalén al oriente …”
       (Zacarías 14:4).

Cristo regresará del Cielo, bajando al mismo Monte de los Olivos donde El ascendió. Los angeles dijeron,

“Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo. Entonces volvieron a Jerusalén desde el monte que se llama del Olivar, el cual está cerca de Jerusalén, camino de un día de reposo” (Hechos 1:11-12).

“Se afirmarán sus pies en aquel día sobre el monte de los Olivos” (Zacarías 14:4). Los mismos pies que fueron traspasados con clavos en la Cruz bajarán al mismo monte donde Cristo ascendió de vuelta al Cielo (Hechos 1:9-12). Segundo, Cristo regresará con todos Sus santos.

“Y vendrá Jehová mi Dios, y con él todos los santos”
      (Zacarías 14:5).

Esto quiere decir que todos los Cristianos previamente arrebatados bajarán del cielo, siguiendo a Cristo. Este evento fue profetizado por primera vez por Enoc, antes del Diluvio.

“De éstos también profetizó Enoc, séptimo desde Adán, diciendo: He aquí, vino el Señor con sus santas decenas de millares” (Judas 14).

Y el Apóstol Juan habló de ello en Apocalipsis 19:14, “Y los ejércitos celestiales…le seguían” al bajar del Cielo a destruir los ejércitos del Anticristo y a establecer Su Reino terrenal de mil años. Terceramente, Zacarías 14:9 dice que entonces Cristo establecerá Su Reino en la tierra:

“Y Jehová será rey sobre toda la tierra. En aquel día Jehová será uno, y uno su nombre” (Zacarías 14:9).

Al fin será contestada la oración que ha sido orada por dos mil años,

“Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra” (Mateo 6:10).

Finalmente vemos en Apocalipsis 20, y quiero que volvamos ahí de nuevo esta noche. Voltea por favor a Apocalipsis 20, comenzando con el verso uno. Aquí aprendemos dos verdades importantes del Reino venidero.

I. Primero, Satanás será atado por 1,000 años.

“Vi a un ángel que descendía del cielo, con la llave del abismo, y una gran cadena en la mano. Y prendió al dragón, la serpiente antigua, que es el diablo y Satanás, y lo ató por mil años; y lo arrojó al abismo, y lo encerró, y puso su sello sobre él, para que no engañase más a las naciones, hasta que fuesen cumplidos mil años; y después de esto debe ser desatado por un poco de tiempo” (Apocalipsis 20:1-3).

Notarás que los “mil años” se mencionan dos veces en los versos del uno al tres. Los “mil años” se mencionan un total de seis veces en el capitulo veinte de Apocalipsis. El Dr. McGee dijo:

Es verdad que el Milenio se menciona solamente en un capitulo, pero Dios lo menciona seis veces [en ese capitulo]. ¿Cuántas veces tiene que decir algo para que sea cierto? El menciona otras cosas que la gente enfatiza y piensa que son de importancia solamente porque ocurren una o dos veces en la Escritura. Los mil años se mencionan seis veces, y aquí es con relación a Satanás (traducción de McGee, ibid., tomo 5, pagina 1055; nota de Apocalipsis 20:1-3).

La ausencia de Satanás en la tierra durante el Reino Milenial cambiará las condiciones de oscuridad a luz. Mientras Satanás opere en este mundo no puede haber un Reino perfecto. La voluntad de Dios no puede cumplirse “en la tierra, como en el cielo” (Mateo 6:10) mientras Satanás esté suelto en este mundo.

Un angel vendrá con una gran cadena y atará a Satanás por el período entero del Reino Milenial de Cristo.

“Vi a un ángel que descendía del cielo, con la llave del abismo, y una gran cadena en la mano. Y prendió al dragón, la serpiente antigua, que es el diablo y Satanás, y lo ató por mil años; y lo arrojó al abismo, y lo encerró, y puso su sello sobre él, para que no engañase más a las naciones, hasta que fuesen cumplidos mil años; y después de esto debe ser desatado por un poco de tiempo” (Apocalipsis 20:1-3).

Satanás será lanzado “y lo arrojó al abismo, y lo encerró” (Apocalipsis 20:3) durante el Reino de mil años de Cristo. Satanás será puesto en prisión en “el abismo,” que sí significa literalmente “el abismo.” Esto no es el Lago de Fuego. Satanás será lanzado en el Lago de Fuego después de que el Reino se cierre, al final de los mil años. ¡Qué mundo tan maravilloso será cuando Cristo establezca Su Reino en la tierra! ¡Satanás ya no estará aquí para tentarnos y atormentarnos en el Reino de nuestro Dios y de Su Cristo! Como lo dice un viejo canto:

El dominio de Satanás pronto acabará,
   Oh, ¡Qué fuera el día de hoy!
Dolores y penas terminarán,
   Oh, ¡Qué fuera el día de hoy!
¡Gloria, gloria! Gozo a mi corazón traerá.
   ¡Gloria, gloria! Cuando Dios le corone Rey.
¡Gloria, gloria! Apresuraos a preparar el camino;
   ¡Gloria, gloria! Jesús un día volverá.
(Traducción de “What If It Were Today?”
   por Lelia N. Morris, 1862-1929; alterado por el Pastor).

¡Satanás será atado en el abismo sin fondo por toda la era del Reino! ¡Qué promesa tan maravillosa!

II. Segundo, el Reino de Cristo sera establecido entonces en la
tierra por mil años.

Por favor lea conmigo en su Biblia mientras leo Apocalipsis 20:4-6.

“Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años. Pero los otros muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años. Esta es la primera resurrección. Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años” (Apocalipsis 20:4-6).

La Biblia en Inglés Tim LaHaye Prophecy Study Bible dice que los versos cuatro y cinco hablan de aquellos que serán ejecutados por el Anticristo durante la Tribulación por rehusar llevar la marca en la mano o en la frente. Ellos serán resucitados físicamente para poder reinar con Cristo en Su Reino de mil años en la tierra (vea Tim LaHaye Prophecy Study Bible, AMG Publishers, edición de 2000, p. 1399; nota en Inglés de Apocalipsis 20:4-5). El verso seis dice,

“Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años” (Apocalipsis 20:6).

De este verso la Biblia Tim LaHaye Prophecy Study Bible dice,

La “primera resurrección” es para los creyentes y toma lugar en tres pasos: (1) Cristo como los primeros frutos (I Cor. 15:20); (2) El rapto…(I Cor. 15:23; I Tes. 4:13-18); (3) Los santos de la Tribulación serán alzados antes del Reino junto con los santos del Antiguo Testamento (Salmo 50:1-6). Esta resurrección incluye a todos los muertos [convertidos] hasta el tiempo del regreso de Cristo (ibid., p. 1400; nota de Apocalipsis 20:6).

El verso seis muestra que aquellos que sean resucitados en la “primera resurrección”:

“Serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años” (Apocalipsis 20:6).

¡Qué cosa tan maravillosa será reinar con Cristo en Su Reino! Pero también debemos ser vencedores para hacerlo. En Apocalipsis 3:21 leemos,

“Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono” (Apocalipsis 3:21).

Para calificar para reinar con Cristo en Su Reino terrenal, tienes que ser vencedor. Pero para ser un vencedor, tienes primeramente que ser convertido. Jesús hizo muy claro que el primer paso para entrar y reinar en el Reino es la conversión verdadera. Jesús dijo,

“Si no os volvéis y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos” (Mateo 18:3).

Tú tienes que experimentar una conversión verdadera o no entrarás en el “reino de los cielos,” y si no entras en el “reino de los cielos” ¡seguramente no entrarás en el Reino de mil años de Cristo en la tierra! ¡Por lo tanto, tú debes de buscar la conversión verdadera en Cristo por encima de todo lo demás en la vida!

La conversión verdadera generalmente involucra ser convicto de pecado primero, luego de batallar para librarse del pecado hasta darte cuenta de que no puedes hacerlo. Finalmente, la conversión viene cuando te rindes de tí mismo, dándote cuenta de que estás totalmente depravado, y entonces viniéndo a Cristo para ser limpiado de tu pecado por Su Sangre. Cuando tú vienes a Cristo tus pecados son expiados por Su muerte en la Cruz. Cuando tú vengas al Cristo resucitado en el Cielo, y descances en El por fe en El solo, experimentarás la conversión verdadera y comenzarás a ser vencedor, calificado para reinar con Cristo en Su Reino Milenial en la tierra. Pero el primer paso es buscar la conversión verdadera en Cristo Jesús. Que Dios te dé pronto una experiencia de conversión en Jesucristo. Amen.

(FIN DEL SERMÓN)
Tú puedes leer los sermons de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.realconversion.com. Oprime “Sermones en Español.”

La Escritura Leída por Dr. Kreighton L. Chan Antes del Sermón: Apocalipsis 20:1-7.
El Solo Cantado por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith Antes del Sermón:
“What If It Were Today?” (por Lelia N. Morris, 1862-1929).


EL BOSQUEJO DE

EL REINO MILENIAL

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

“Vosotros, pues, oraréis así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra” (Mateo 6:9-10).

(Zacarías 14:4; Hechos 1:11-12; Zacarías 14:5; Judas 14;
Apocalipsis 19:14; Zacarías 14:9)

I.   Primero, Satanás sera atado por 1,000 años, Apocalipsis 20:1-3.

II.  Segundo, el Reino de Cristo será entonces establecido en la tierra
por mil años, Apocalipsis 20:4-6; 3:21; Mateo 18:3.