Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros de todo el mundo, especialmente del Tercer Mundo, donde hay muy pocos seminarios teológicos o escuelas Bíblicas, si es que hay.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 40 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




¿ESTAMOS SIENDO TESTIGOS DE LA MUERTE
DE LA CRISTIANDAD AMERICANA? –
UN SERMON DEL CUATRO DE JULIO

Por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Angeles
Viernes por la Noche, 4 de Julio del 2008

“Bienaventurada la nación cuyo Dios es Jehová” (Salmos 33:12).


Este texto se refiere primeramente a la nación de Israel, la cual tiene un pacto terrenal eterno con Dios que es irrevocable. Pero, por aplicación, el texto se refiere a las naciones Gentiles que se colocan así mismas bajo el Señorío de Dios. El Dr. Gill dijo, que “no debe ser limitado a ellos [Israel]; porque también él es el Dios de los Gentiles; esta nación es la generación escogida, nación santa y gente peculiar, ambos Judíos y Gentiles: y el Señor es el Dios de ellos” (John Gill, D.D., An Exposition of the Old Testament, The Baptist Standard Bearer, 1989 reprint, volume III, p. 664).

Así los Americanos alguna vez pudimos habernos jactado que este verso hablaba de nuestro país.

“Bienaventurada la nación cuyo Dios es Jehová” (Salmo 33:12).

¿Pero puede ser eso dicho de nosotros ahora?

Alexis de Tocqueville (1805-1859) fue un historiador Francés y un político teórico quien se hizo famoso por su análisis de la democracia Americana. Mientras viajaba por los Estados Unidos al principio de los 1830s, él escribió sus observaciones acerca de la sociedad Americana, las cuales él escribió en su libro, Democracy in America (1835-1840). En ese célebre libro, Alexis de Tocqueville escribió,

Yo busque la grandeza y la sabiduría de América en sus grandes puertos y sus extensos ríos, y no estaban ahí; en sus campos fértiles y sus ilimitadas praderas, y no estaban ahí; en sus ricas minas y en su vasto comercio mundial, y no estaban ahí. No fue sino hasta que fui a las iglesias de América, y escuche sus púlpitos en llamas de justicia que entendí el secreto de su sabiduría y poder. América es grandiosa porque es buena, y si América alguna vez deja de ser buena, América dejará de ser grandiosa.

Esa cita de Alexis de Tocqueville me estremece el corazón, “No hasta que fui a las iglesias y escuche sus pulpitos en llamas de justicia que entendí el secreto de [América] su sabiduría y poder.” ¿Podría él decir eso hoy? Leonard Ravenhill no lo creyó. Él dijo,

Apenas hace un par de días que un buen hermano predicador me dijo, “Ya no tenemos grandes predicadores en el país.” Yo creo saber lo que él quiso decir: ningún hombre sobresaliente con “así dijo el Señor,” un hombre con gran expresión bajo la unción del Espíritu. Tenemos predicadores con dones, predicadores talentosos, predicadores oradores, predicadores famosos, predicadores organizadores, ¿pero dónde, OH dónde, están los predicadores quienes alarman a la nación con expresión profética? Hay una gran escasez de grandes predicadores… una escasez de una predicación que agite la conciencia, una escasez de quebrantamiento de corazón, una escasez de desgarramiento del alma, una escasez de esa predicación que nuestros padres conocieron la cual mantenía a los hombre despiertos toda la noche por miedo de caer en el infierno. Lo repito, “Hay una escasez de la palabra del Señor” (Leonard Ravenhill, America is Too Young to Die, Bethany Fellowship, 1979, p. 79).

En esta hora critica de la historia de América, ¡no tenemos profetas! El Evangelio de entretenimiento está en un nivel nunca antes visto. (ibid., p. 81).

Dr. A. W. Tozer dijo,

Es una pregunta abierta si el movimiento evangélico ha o no ha pecado demasiado tiempo y se ha alejado de Dios demasiado para poder regresar a una sanidad espiritual. Personalmente no creo que sea demasiado tarde para arrepentirse… El si es el gran problema. ¿Lo harán? ¿O ellos están muy satisfechos con la religión de diversión y son muy superficiales para reconocer su triste alejamiento de la fe del Nuevo Testamento? Si esto último es verdad, entonces no queda nada más que el juicio (A. W. Tozer, D.D., Of God and Men, Christian Publications, 1960, pp. 18-19).

¿Quién hablará al respecto? ¿Dónde y cuándo estarán de nuevo nuestros pulpitos “en llamas de justicia”? Dr. Tozer dijo,

Cuán desesperadamente en este momento la iglesia necesita hombres con coraje… Un temor flotante sobre la iglesia como una antigua maldición. Temor de nuestro vivir, temor de nuestros trabajos, temor de perder popularidad, temor unos de otros; estos son los fantasmas que atormentan a los hombres que tienen puestos de liderazgo en la iglesia (A. W. Tozer, D.D., The Best of A. W. Tozer, Baker Book House, 1978, pagina 83).

De nuevo, Dr. Tozer dijo,

Hoy en día nos encontramos en las…frías escaleras que nos guían hacia abajo: (1) No convicción de pecado. (2) No conversión transformadora. (3) No encuentro con Dios. (4) No objeto de adoración. ¿De aquí a dónde vamos? (A. W. Tozer, D.D., The Price of Neglect, Christian Publications, 1991, pagina 31).

Y Dr. J. Vernon McGee dijo,

La iglesia ha fracasado en decirme que soy un pecador. La iglesia ha fracasado en lidiar conmigo como un individuo perdido. La iglesia ha fracasado en ofrecerme salvación en Jesucristo solamente. La iglesia ha fracasado en decirme las horribles consecuencias del pecado, la certeza del infierno, y el hecho de que Jesucristo solo puede salvar (J. Vernon McGee, Thru the Bible, Thomas Nelson Publishers, 1983, volume V, p. 924).

Estoy de acuerdo con todo lo que Leonard Ravenhill, A. W. Tozer, y Dr. McGee dijeron. ¡Se me hace muy claro a mi que las iglesias de América no son nada a lo que eran cuando Alexis de Tocqueville las observó en 1835! Aquí hay 12 razones por el descenso de la Cristiandad Americana.

1.  El “alto criticismo” Alemán empezó a comerse el corazón Bíblico del Protestantismo Americano en la segunda mitad del siglo diecinueve, dejando a muchos pastores inseguros de la veracidad y la inerrancia de las Escrituras. Spurgeon peleó esta batalla cuando empezaba, en la “Controversia Downgrade” (vea Harold Lindsell, Ph.D., The Battle for the Bible, Zondervan Publishing House, 1976; Harold Lindsell, Ph.D., The Bible in the Balance, Zondervan Publishing House, 1979; W. A. Criswell, Ph.D., Why I Preach that the Bible is Literally True, Broadman Press, 1973)

.

2.  El “Decisionismo” empezó a reemplazar el “evangelismo antiguo” durante el mismo período. Más o menos de 1835 en adelante, “decisiones por Cristo” rápidamente reemplazaron la antigua idea Bíblica de la conversión (vea Iain H. Murray, The Old Evangelicalism: Old Truths for a New Awakening, The Banner of Truth Trust, 2005; Iain H. Murray, Revival and Revivalism: The Making and Marring of American Evangelicalism, The Banner of Truth Trust, 1994; y C. L. Cagan y R. L. Hymers, Jr., Today’s Apostasy: How Decisionism is Destroying Our Churches, Hearthstone Publishing, Ltd., 2001 edition. Presione aquí para leer el libro completo en Inglés).

3.  El feminismo ha, en este mismo período, gradualmente tomado el control, trayendo nuestras iglesias más conservadoras cada vez más bajo el dominio de la feminización – con multitudes de hombres y jóvenes dejando las iglesias como consecuencia. Aún esas iglesias que son pastoreadas por hombres todavía están controladas por mujeres quienes dominan la disposición de la iglesia. Esto es verdad en las iglesias más conservadoras, también como en las otras (vea David Murrow, Why Men Hate Going to Church, Thomas Nelson Publishers, 2004; Leon J. Podles, Ph.D., The Church Impotent: The Feminization of Christianity, Spence Publishing Company, 1999).


Estas tres tendencias han resultado en las iglesias del Oeste, y específicamente en América, llenándose de personas inconversas, mientras que a la misma vez el 88% de los jóvenes criados en las iglesias se van antes de la edad de veinticinco años, para nunca regresar; las mujeres son más numerosas que los hombres por un promedio de tres a uno; y cada década el número actual de asistencia de personas ha bajado en todas las principales denominaciones. Por ejemplo, la Convención Sureña Bautista reporta,

El número de personas bautizadas en las Iglesias Sureñas Bautistas bajaron por tercer año consecutivo en el 2007 al nivel más bajo en la Convención Sureña Bautista desde el año de 1987…Thom S. Rainer, presidente de Lifeway Christian Resources, dijo que no había manera de escapar el hecho de que los Sureños Bautistas no están alcanzando tantas personas para Cristo como lo hicieron antes (“SBC, California Baptism Statistics Show Decline: National Baptisms Drop to Lowest Level Since 1987,” Rob Phillips, Baptist Press, The California Southern Baptist, June 2008, p. 3).

Así, aún los Sureños Bautistas que alguna vez fueron prósperos están experimentando ahora la misma clase de descenso en membresía que ha sido genuina en todas las principales denominaciones Protestantes y Bautistas desde el principio del siglo veinte.

Yo creo que este deterioro en las iglesias Americanas Protestantes y Bautistas es un resultado directo de las tres tendencias que ya mencioné: (1) El abandono a la inerrancia de la Escritura, (2) Decisionismo, el cual reemplazó la conversión Bíblica con una superficial, grandemente sin significado “decisión por Cristo,” y (3) la feminización de las iglesias, la cual es la mayor causa del alejamiento de los hombres y los jóvenes de las principales denominaciones. Pero hay otras tendencias que están relacionadas directa o indirectamente a este problema que continua desarrollándose.

4.  “Enseñanza Bíblica” de tono dulce ha reemplazado la predicación antigua, con la tendencia de hacer las iglesias un lugar femenino de crianza, en vez de una predicación evangelística energética y fuerte, y cada-miembro evangelismo. Aún la “predicación” en muchas iglesias Bautistas fundamentalistas hoy en día varía un poco a lo que tu escucharías en una iglesia Metodista, Presbiteriana liberal o Episcopal. ¡Es la verdad! ¡Chequéalo! ¡Hemos caído muy bajo sin darnos cuenta!

5.  Las reuniones de oración han sido reemplazadas grandemente por grupos con intereses especiales en el servicio de media semana. La reunión de oración del pasado está rápidamente desapareciendo.

6.  La música contemporánea se ha convertido en una dominante atracción en las iglesias, en vez de predicación evangelística. Como la música ha reemplazado la predicación evangelística, la misma predicación ha sido empujada hacia el fondo. Las personas son atraídas a atender “experiencias de adoración” en vez de servicios donde la predicación evangelística es el centro, como era antes. En miles de iglesias Americanas, la predicación evangelística ha sido abandonada completamente. Este enfoque parece “funcionar” en algunas “súper-iglesias,” pero no trabaja en la congregación regular.

7.  El énfasis de evangelizar a los jóvenes afuera de las iglesias ha sido reemplazado con entretenimiento, tratando en vano de mantener al menos algunos jóvenes que fueron criados en la iglesia. Pero las encuestas muestran que este método no funciona. Aun así parece que nadie entiende que los jóvenes perdidos que están afuera de las iglesias deben ser atraídos tradicionalmente a través de una fuerte predicación evangelística. Alguien dijo, “Si no ganamos a los que están afuera de la iglesia para Cristo, nuestras iglesias morirán.” Se piensa que aún más entretenimiento es la respuesta, pero solamente es más de lo mismo, y las estadísticas muestras que no está funcionando. Los jóvenes y los hombres quieren ser desafiados, no entretenidos. A menos que esta situación sea revertida drásticamente, debemos esperar a un éxodo mayor de jóvenes y hombres, esos que quieren ser desafiados a confrontar una sociedad impía en un combate mano a mano, a través de un vigoroso personal evangelismo de púlpito.

8.  Mantener los ancianos y a un grupo de jóvenes contentos que va disminuyendo, en vez de desafiarlos a confrontar y evangelizar a una cultura moribunda, ha reemplazado el evangelismo radical de los antiguos predicadores.

9.  La conversión verdadera ha sido reemplazada por “decisiones” sin sentido, las cuales no producen celosos ganadores de almas quienes trabajan para traer a los que están afuera de la iglesia a escuchar ardiente predicación evangelística, la cual puede convertir a alguno de ellos del mundo.

10.  El servicio del Domingo por la noche, el cual en algún tiempo fue baluarte de la predicación evangelística, ha sido cancelado en un número cada vez más alto en las iglesias, dejando a los hombres y a los jóvenes sin nada significativo para hacer el Domingo por la noche. Las iglesias no crecerán de nuevo a menos que los servicios evangelísticos del Domingo por la noche sean restaurados en el lugar que les corresponde. Reemplazándolo con más “estudios Bíblicos” después del almuerzo, como muchas iglesias lo están haciendo ahora, solamente les roba a las iglesias la oportunidad de traer personas perdidas en el mundo el Domingo por la noche a escuchar la predicación del Evangelio. Quitar los servicios del Domingo por la noche no ayudará a agregar personas a las iglesias. Es parte de la razón de nuestro descenso.

11.  El desafío de la Cruz ha sido reemplazado con enseñanza afeminada y programas inefectivos que presentan muy poco desafío a la juventud y hombres de la iglesia para confrontar a nuestra cultura moribunda con un fuerte espíritu de cruzada. Ellos pueden responder muy bien a eso si se les da la oportunidad, pero ellos no están respondiendo al los programas afeminados y diluidos que se dan hoy en día.

12.  Los mismos pastores frecuentemente suelen actuar como ejecutivos, en vez de “hacer la obra de evangelista” (vea II Timoteo 4:5). El pastor debe “obrar” evangelizando a los perdidos, en vez de presidir a algunas ancianas y algunos niños que ya atienden su iglesia.


La única cosa que parece tenemos a nuestro favor es que la mayoría de iglesias conservadoras apoyan al pueblo que tiene un convenio con Dios, Israel. Dios lo hizo claro,

“Bendeciré a los que te bendijeren, [los Judíos] y a los que te maldijeren maldeciré” (Génesis 12:3).

Nuestras iglesias y nuestra nación estaría en una crisis más seria si no fuera por el hecho de que la mayoría de los Cristianos Evangélicos oran y apoyan al estado Judío de Israel. Y, tan débiles como son nuestras iglesias, Dios ha bendecido a nuestra nación porque nosotros hemos estado solidariamente al lado del pueblo Judío en general, y particularmente el estado de Israel.

Si algún día tuviéramos un nuevo presidente en Washington que dejara de apoyar a Israel, me temo que nuestros días como una gran nación terminarán, porque Dios dijo,

“Bendeciré a los que te bendijeren, [los Judíos] y a los que te maldijeren maldeciré” (Génesis 12:3).

Nuestras iglesias conservadoras por lo general apoyan a Israel. Lamentablemente, parece que este es el único hilo que queda que nos une al antiguo texto,

“Bienaventurada la nación cuyo Dios es Jehová” (Salmo 33:12).

CONCLUSIÓN

¿Son otras naciones más capaces que nosotros de clamar este texto como suyo? Me temo que sí.

1.  Corea del Sur, una nación muy pequeña, en las últimas semanas ha sobrepasado a los Estados Unidos y Canadá combinados en el número (no el porcentaje, pero el número actual) de misioneros extranjeros que están enviando a evangelizar al mundo. ¡Hoy en día ellos tienen más misioneros que nosotros en los campos extranjeros por todo el mundo!

2.  ¡Indochina está experimentando poderosos avivamientos hoy en día, la clase que América no ha visto desde 1859!

3.  La China misma está en medio de la congregación de almas más grande que cualquier nación en los últimos tiempos. Franklin Graham recientemente dio una baja estimación de 130 millones de Cristianos en la China (Decision Magazine, July/August 2008, p. 13). Pero muchos de los que están estudiando le explosión de la Cristiandad en China ponen el número mucho más alto. ¡Se ha calculado que cada hora cerca de 1,000 Chinos se convierten al Cristianismo, día y noche, 24,000 por día, los siete días a la semana! Este es la clase de avivamiento que no se ha escuchado en América desde 1859. China está en medio del avivamiento más grande de cualquier nación en los últimos tiempos (vea David Aikman, Jesus in Beijing: How Christianity is Transforming China and Changing the Global Balance of Power, Regency Publishing, 2003; vea The Voice of the Martyrs, P.O. Box 443, Bartlesville, OK 74005, (918)337-8015; sitio del Internet a www. persecution.com.)

4.  En el Oeste las iglesias Africanas están al frente en asuntos de moralidad y evangelismo. Muchos Episcopales, incluyendo al famoso teólogo Canadiense Dr. J. I. Packer, están dejando la Iglesia Episcopal, y se están colocando así mismos bajo la autoridad de los obispos Africanos, a causa del quebrantamiento moral de su denominación en América y Canadá.

5.  Las iglesias en Centro y Sur América han podido mantener las leyes en los libros de sus naciones haciendo el aborto ilegal, y otras perversiones sociales, cosas que las iglesias en América han sido incapaces de hacer,

“Bienaventurada la nación cuyo Dios es Jehová”
      (Salmo 33:12).

Las naciones llamadas del “Tercer Mundo” tienen, me parece a mí, mucho más derecho que América de clamar nuestro texto en este momento en la historia.

Mientras América va descendiendo cada vez más hacia la “cultura de muerte” Dios está levantando nuevas naciones, de las cuales pronto se dirá,

“Bienaventurada la nación cuyo Dios es Jehová” (Salmo 33:12).

Hoy en día tomaría más que uno o dos avivamientos para salvar la América que conocemos. ¡Tomaría una nueva Reformación! Tendríamos que regresar a las “solas” de los Reformadores Protestantes, y aplicarlas vigorosamente en nuestras predicas y en nuestras iglesias, y en nuestro evangelismo. Yo no veo eso pasando en América. Ni creo que sucederá. Muchos dicen ahora que el evangelicalísmo está muriendo en nuestra nación, y que el fin de la civilización del Oeste está cerca. Pagaremos un precio muy alto por rechazar “la fe que ha sido una vez dada a los santos” (Judas 3). Seremos juzgados severamente como una cultura por alejarnos de la fe seria, centrada en Cristo, de la conversión centrada de nuestros Padres.

Como le dijo Churchill a su guardaespaldas, con lagrimas en sus ojos, cuando el fue nombrado Primer Ministro en los oscuros días al principio de la Segunda Guerra Mundial, “Espero que no sea demasiado tarde. Me temo mucho que sí lo es. Lo único que podemos hacer es nuestro mayor esfuerzo” (John Lukacs, Ph.D., The Duel: 10 May – 31 July 1940, The Eighty-Day Struggle Between Churchill and Hitler, Ticknor and Fields, 1991, p. 7).

Y, después de todo, eso es exactamente lo que Dios espera que hagamos cada uno de nosotros en estos tiempos tan inciertos. “Lo único que podemos hacer es nuestro mayor esfuerzo.” En este Cuatro de Julio del 2008, ese es mi pensar, y es mi desafío para ti. Pase lo que pase a nuestra amada nación, “Lo único que podemos hacer es nuestro mayor esfuerzo.” Continuemos evangelizando Los Angeles. Continuemos clamando, como lo hizo Jeremías, en contra de las cosas que están destruyendo a nuestras iglesias y a nuestra nación en este tiempo. Y que Dios Mismo nos ayude a hacerlo. Amén.

(FIN DEL SERMÓN)
Tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.realconversion.com. Oprime “Sermones en Español.”

El Solo Cantado por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith Antes del Sermón:
“In Times Like These” (by Ruth Caye Jones, 1944).